La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres

Partagez cette publication

Publications similaires

La república instalada

de institut-francais-d-etudes-andines

El nacionalismo cosmopolita

de institut-francais-d-etudes-andines

Etnias del norte

de institut-francais-d-etudes-andines

1

Bernard Castelin & Salim Lamrani

CUBA
UN VIAJE AL PAÍS DE LA
FRATERNIDAD





















UNIVERSIDAD DE LA REUNIÓN 2

Bernard Castelin & Salim Lamrani








CUBA

UN VIAJE AL PAÍS DE LA
FRATERNIDAD













Universidad de La Reunión 3

INTRODUCCIÓN




Del 1 al 13 de junio de 2015, 19 estudiantes de la Universidad de La
Réunion, procedentes de todas las carreras, tuvieron el privilegio de realizar un
viaje pedagógico a Cuba en el marco de un proyecto transversal, por iniciativa
del Servicio Universitario de Actividades Físicas y Deportivas (SUAPS) y del
Comité Regional del Deporte Universitario (CRSU). Durante cerca de 10 días,
nuestros jóvenes reunioneses pudieron descubrir la sociedad cubana, relacionarse
con estudiantes de la Universidad de La Habana, conocer a eminentes
personalidades nacionales e impregnarse de los valores de reparto y generosidad
tan queridos de los pueblos cubano y reunionés.

4

VIAJE

Varios encuentros organizados en el Espacio EVE de la Universidad permitieron a nuestros
estudiantes descubrir el proyecto y el programa y recibir las primeras informaciones sobre la bella isla de
José Martí. Para viajar a Cuba se necesita un pasaporte, una tarjeta de turismo (22€) y un seguro de viaje.
Vivien Delgado, Cónsul General de la República de Cuba en Francia, nos recibió personalmente en abril de
2015 para entregarnos los documentos necesarios. Su excelencia Héctor Igarza, embajador de la República
de Cuba en Francia, nos deseó una feliz estancia.

El lunes 1 de junio fijamos la cita a las 7
p.m. en el aeropuerto Rolland Garros de Saint-Denis
de La Réunion, punto de partida de un largo periplo
de cerca de 30 horas a través de los océanos Índico
y Atlántico para llegar a La Habana. El vuelo Air
France salía a las 9:15 p.m. El registro se realizó sin
problemas a pesar de la llegada tardía de Yanis
(¡7:45!). La tardona tenía circunstancias atenuantes:
para realizar un viaje tan largo, había que arreglarse,
nos explicó. Llevaba para la ocasión su camisa
blanca más bella y tenía un brushing impecable.

Una vez en el avión, tras consumir una
frugal bandeja de comida y ver una película con
ojo distraído, cada uno intentó descansar un
poco. Tras 11 horas de vuelo sin mayores
turbulencias llegamos al aeropuerto de
ParisOrly a las 6:20 a.m. donde recuperamos
nuestras maletas. Optamos por la compañía Air
Europa para proseguir el viaje por sus tarifas
más interesantes. Mientras esperábamos la
salida del siguiente vuelo a Madrid, previsto a
las 11:30 a.m., realizamos turnos para vigilar el
equipaje de todos mientras los demás
deambulan en el aeropuerto. 5

Tras un corto vuelo de dos horas, sin
problemas, llegamos a Madrid. La escala era
relativamente corta ya que el vuelo para La
Habana salía a las 3 p.m. El cansancio
empezaba a ser efectivo y algunos afortunados
pudieron conciliar el sueño y descansar un
poco a pesar del vuelo de más de 9 horas
bastante ruidoso. Los demás mataban el
tiempo conversando con los compañeros,
leyendo algún libro o escuchando música. 6

Llegada a La Habana

A las 7 p.m. exactamente, hora local
(8 horas menos que en Isla Reunión en
invierno), llegamos a buen puerto, cansados
pero felices de encontrarnos en la patria de
José Martí. Dos representantes del Instituto
Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP)
nos dieron la bienvenida a la salida del avión
y nos ayudaron a realizar las formalidades
administrativas de inmigración y aduana.
Tras recuperar el equipaje, quince estudiantes
de la Universidad de La Habana, miembros de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), nos acogieron
con los brazos abiertos, con el calor y la fraternidad que caracterizan al pueblo cubano. Ellos nos
acompañarían durante toda nuestra estancia y serían nuestros guías en la ciudad. Nuestro programa había
sido elaborado en estrecha colaboración con Randy Perdomo, presidente de la FEU de la Universidad de La
Habana, joven estudiante dinámico, discreto y eficiente, dotado de una autoridad natural. Los estudiantes
cubanos, simpáticos y galantes, se encargaron inmediatamente de las maletas de nuestras estudiantes y
salimos del aeropuerto donde nos esperaba un autobús de la agencia Havanatur.

Tras media hora de
recorrido, llegamos al hotel
Armadores de Santander,
hermoso establecimiento 4
estrellas situado en pleno
centro histórico de La
Habana, cerca del puerto.
Camilo, responsable de la
comunicación de hotel, nos
acogió calurosamente y nos
dio la bienvenida
ofreciéndonos un coctel
cubano.


7

Tras dejar las maletas en las
habitaciones nos reunimos en el lobby
del hotel para agradecer a los
estudiantes cubanos su acogida y hacer
las presentaciones. Íbamos a compartir
una aventura humana de 10 días. Así
Eva, Bérénice, Camille, Joyce, Léa,
Béatrice, Stacy, Océane, Nassimia,
Anaïs, Pauline, Morgane, Tessa, Flora,
Yannis, Jonathan, Nick, Nicky y
Alexandre pudieron simpatizar con
Claudia, Glensy, Yaima, Fabiola,
Denisys, Yanet, Randy, Nelson, Amhed, David, Ricardo, Nel, Erick y Juan Carlo.

Obsequiamos con algunos regalos a nuestros amigos cubanos (mochilas, camisetas, llaveros, etc.) y
entregamos la medalla de nuestra universidad al Presidente Randy en señal de fraternidad. Tras despedirnos
de nuestros jóvenes guías y tras una cena rápida en el hotel todos pudimos disfrutar de una noche de sueño
necesaria y merecida.





8

DÍA 1

Recepción en la embajada de Francia

Habíamos citado a todos los estudiantes a
las 9 a.m. en el lobby del hotel ese miércoles 3 de
junio para nuestra primera actividad en tierra
cubana. El embajador de Francia Jean-Marie
Bruno nos hacía el honor de recibirnos en la sede
diplomática a las 10 a.m. Cuatro estudiantes
cubanos nos esperaban en el lobby del hotel para
llevarnos a destino. El medio de transporte más
económico y más auténtico era el taxi colectivo
llamado “almendrón”, que cuesta 40 centavos por
persona, y optamos por esa solución. Así pudimos disfrutar de un primer descubrimiento de La Habana a
bordo de magníficos coches americanos de los años 1950.

A nuestra llegada a la sede de la
embajada de Francia en el barrio pudiente de
Miramar, nos recibió cordialmente el señor
Bruno y nos presentó un panorama de la
situación nacional y de las relaciones
francocubanas, marcadas por la visita histórica de
François Hollande a Cuba, primer presidente
francés en viajar a la isla, en mayo de 2015. Tras
este intercambio, el embajador se prestó
amablemente para la tradicional foto de familia.

Bernard Castelin, director del SUAPS y
presidente del CRSU, se encargó de entregar la medalla
de nuestra universidad en una atmosfera agradable y
distendida. El señor Bruno nos deseó una feliz estancia
en la isla. Aprovechamos la ocasión para expresarle
nuestro agradecimiento por su disponibilidad.

9

Descubrimiento del deporte en Cuba

Luego almorzamos en el restaurante cubano “Casa
Quinta y 16” donde pudimos disfrutar de la excelente
cocina local y del talento de un grupo musical presente en
el establecimiento. Después fuimos en taxi colectivo y en
bus al Instituto Superior de Cultura Física “Manuel
Fajardo”, escuela de excelencia encargada de la
formación de los profesores y especialistas en este campo.
Teníamos cita con Irina González, directora de
Relaciones Internacionales de la institución.

Dos grupos, orientados por nuestros
amigos cubanos, se formaron durante el recorrido
bajo una lluvia tropical. El primer grupo llegó a
destino. En cambio el otro grupo se equivocó de
lugar y llegó al Instituto Nacional de Deporte y
Recreación (INDER), cuyo edificio se encuentra
justo enfrente del Instituto Manuel Fajardo.



En la recepción, el grupo 2 indicó que
tenía cita con el presidente de la institución. La
jefa de despacho expresó, con razón, su
sorpresa. No figuraba ninguna cita con un grupo
de estudiantes franceses procedentes de La
Réunion en la agenda de la presidencia. La
insistencia del grupo, que pensaba que se
encontraba en el lugar indicado, generó un
pequeño alboroto que llamó la atención del
presidente Antonio Eduardo Becali Rodríguez,
yudoca de formación y antiguo entrenador del equipo nacional femenino de yudo que ganó los Juegos
Olímpicos de Sídney en 2000, el cual salió de su oficina para informarse de la situación.
10

Tras las explicaciones de un
estudiante cubano, Antonio Becali
Rodríguez decidió sencillamente invitar
al grupo a que entrara en su oficina e
improvisó una charla de una hora sobre
el deporte cubano para jóvenes
franceses desconocidos. Nuestros
estudiantes incluso pudieron asistir al
entrenamiento del equipo nacional
femenino de voleibol. Esta experiencia única es ilustrativa de los valores de hospitalidad que caracterizan al
pueblo cubano.

Mientras tanto el otro grupo
comenzaba a perder la paciencia pues no
veía llegar a sus compañeros. Sólo fue a
media tarde, con más de hora y media de
retraso, cuando se reunió todo el equipo en
el Instituto Manuel Fajardo. La dirección
del IMF, informada de la situación por los
servicios del INDER, esperó con paciencia
la llegada de todos, ofreciendo café y jugos
a los presentes. Los tardones, con la sonrisa en la cara, narraron su encuentro fortuito con un antiguo
campeón olímpico suscitando la envidia de quienes no habían tenido ese privilegio.

Irina González nos hizo el
honor de reunir al equipo de dirección
completo para presentarnos la
institución. Así, el IMF propone seis
esferas de trabajo (Deporte, Educación
Física, Recreación, Promoción de
Salud, Ciencias Aplicadas y
Administración Deportiva) y dispone
de cinco departamentos (Juegos
Deportivos, Psicopedagogía, Ciencias
Sociales, Ciencias Biológicas, Educación Física). Forma a los estudiantes de la Licencia al Doctorado. La
integración de la entidad se hace tras un examen de entrada y todas las carreras son completamente gratuitas.