Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

La guerra hispano-yanki: Colonialismo frente a imperialismo

De
12 pages
Colecciones : Tiempo de historia. Año III, n.32
Fecha de publicación : 1-jul-1977
Voir plus Voir moins

La guerra hispano-yanki:
La derrota en la guerra hispano· norteamericana de 1898 determinó la definitiva desaparición da España como potencia colonial. V,
shnulténeamenle, el asalto del Imperiallamo yankl a la. rlque2:e, de paise. situado. fuerB de su marco regional. En el grabado, vemos
el bombardeo de San Juan, acaecido el 12 de mayo de 1898.
Colonialismo frente a imperialismo
Teófilo Ruiz Fernández
N la mañana del 3 de julio de Cuba suponía la definitiva desapa­
1898, la Escuadra del almi­ rición de España como potencia E rante Cervera se hacía a la colonial y el asalto del imperia­
mar para romper el bloqueo que las lismo yanki a las riquezas de países
fuerzas navales de los Estados situados fuera de su marco regio­
Unidos estaban realizando sobre el nal.
puerto de Santi.ago de Cuba. La En definitiva, una forma de explo­
tación desfasada (el colonialismo) guerra, provocada por USA y tor­
cedía su puesto a un nuevo sistema pemente aceptada por España, iba
capitalista (el imperialismo) mu­a entrar en un enfrentamiento de­
cho más brutal y opresor. CISIVO. La derrota de Santiago de
30

­
ANTECEDENTES México y los Estados Unidos, y aportó nada nuevo para resol­
la victoria supone a los yankis ver el problema de Cuba. Deesta
casi la mitad del terTitorio me+ debilidad,sinembargo, no supo Las luchas independentistas
xicano. En t 852 USA mani+ aprovecharseel Ejército Mambí desarrolladas por Bolívar, San
fiesta al Gobierno de España su que perdió a Ignacio Agramon­Martín, Sucre. Páez. Santa
deseo de comprarle la isla de te, el líder militar más desta­Cruz, Puyrredón ydemás caudi­
Cuba por cien millones de pe+ cado en esta fase de la lucha. La
llos populares, fueron mer­
sos. El asunto pareció quedar actitud autoritaria de Céspedes mando la extensión del imperio
en el olvido. pero el Uama­ provocó su caída y llevó el des­colonial de España. Sin embar­
miento de Céspedes (marzo de concierto al campo rebelde, que go,la guerra por la independen­
sólo gradas al esfuerzo de los 1869), para que el Gobierno de cia no llegó hasta el Caribe
los Estados U n idos reconociera jefes militares (Máximo Gómez, ----donde se encontraban las úl­
a Cuba como estado sobera­ Antonio Maceo y Calixto Gar­timas posesiones de la Corona
no, resucitó la cuestión y un cía, principalmente)pudo man­española- hasta 1868, y sólo
año después el presidente Grant tener viva la causa de la inde­afectó a Cuba. El abogado Car­
volvió a plantear la compra de pendencia. Ias Manuel de Céspedes. al
Cuba. frente de un escaso grupo de pa­ Agotada en sí misma la revoJu+
triotas, lanzó en Yara -10 de [_a rroclamación en España de ción bw"guesa de 1868, el pro­
octubre de 1868- el grito dI.' la 1 República, por sus crisis nunciamiento de Martínez
Independencia. Desde este in~­ illt~m_as y los inconvenientes Campos en Sagunto restauraba
tante ya no habrá paz penna con que se enfrenta, tampoco la Monarquía. El inicio de las
nente en la isla. La promesa de
guerras civiles en la península
libertad para los negros hizo favorecía el desalToUo de la lu­
aumentar en gran número la cha en Cuba, pero las tensiones
fuerza de los rebeldes que, al internas en el campo rebelde no
poco tiempo, controlaban pennitían aprovechar las venta+
buena parte del Oriente cubano. jas que el desprestigio de la co­
A pesar de las nuevas ideas libe­ rrupta administración espa­
rales traídas por la Revol ución ñola de Cuba y la intolerante
de septiembre (<<La Gloriosa))), actitud del Gobierno daban a
los políticos españoles conti+ los prutidarios de la indepen­
nuaronen su poslura de intran+ dencia. La llegada de Martinez
sigencia y sin querer reconocer Campos a la Gran Antilla in­
los deseos autonomistas de clinó favorablemente para Es­
Cuba y Puerto Rko. Mientras paña la contienda, y los rebel­
tanto, la guerra discurría en un des se vieron obligados a firmar
continuo hostigamiento de las la paz de Zanjón.
partidas rebeldes, que encon+
Ante fa escasez de reformas que
traban en Oriente el terreno
la metrópoli emprendía, la gue­
apmpiado para su táctica de
rra volvió a brotar, animada
1 ucha. Pero los progresos eran
por José Martí: el 24 de febrero
escasos y no resolvían nada. La
de 1895, con el «Grito de Bai­
subida de Prim al poder pudo
re», se inicia el enfrentamiento facilitar el camino del entendi+
definitivo que proporcionará la
miento; sin embargo. la necesi+
independencia a Cuba. El 25 de
dad de una «salida honrosa»
marzo, José Martí y Máximo
frustró las negociaciones para
Gómez finnan el «Manifiesto acabar con la guerra.
ele MOnLecnsti », la llamada del
Por su parte, los yankis ya ha+ Partido Revolucionario Cu­
bian empezado a de~plegar su bano a las armas por la libertad.
política expansionista: en 1836 El 19 de mayo, en Dos Ríos,
se produce la guerra de Texas. caía Martí, pero la Revolución
Las tropas mexicanas de López que él había inspirado era in­
Santa Anna son derTotadas en contenible. Las exigencias de LI'/ó luchas Independentlltas desarrolladas
por 8ollvar, San Marlln, Sucre, P'e:[, Santa San Jacinto por los indepen­ Cánovas para una victoria rá­
Cnn, Puyrred6n 'f demh caudillos popula­
dentistas texanos, con la cola+ res, lueron mermando la extensión del Im­ pida hicieron necesario el
perio colonial de Espa';a. Que tac:urrl6 a boradón de voluntarios yankis. reemplazo de mandos: Weyler
Cuerpos Indlgenu de EJército, porladores
En 1 ~45 estalla la guerra entre --.en F/lIplnas- de este unllorme. sustituyó a Martínez Campos.
31

La guen·a. a partir de aquí, co­ por las armas. Sin embargo. a españolas y Jos diversos parti­
bró una dw-eza inusitada. un líder militar o político caído dos políticos, a excepción de los
rápidamente le sucedía otro; las republicanos de Pi Y Margall, La crueldad de la lucha encon­
posibilidades de arreglo pad­ no se mostraban partidarios de
tró eco entre la opinión pública fico eran inexistentes. ante la la autonomía V las libertades:
norteamericana. que empezó a
intransigencia de Espaiia a ne­ por el contrario, creian absolu­
mostrar sus simpatías por la gociar con los rebeldes. sin an­ tamente necesaria la intensifi­causa rebelde. Asimjsmo, la la­
tes rendir las armas. cación de las operaciones mili­
bor desarrollada por los emi­
tares para acabar con los revol­grados y refugiados políticos El 4 de noviembre de 1896 fue
tosos.
contribuía a sensibilizar al Go­ elegido presidente de los Esta­
bierno yanld y a hacerle pensar dos Unidos W. MacK.inley. La
en una posible intervención. En tolerancia y neutralidad de su 1. EL te MAINE.
abril de 1896. el Departamento predecesor, Cleveland, desapa­
de Estado hace llegar una nota recieron. A las apetencias ex· Bajo la creciente presión de los
al Gobierno de Madrid ofre­ pansionistas y los deseos de Estados Unidos, y tras la
anexión, ya señalados, se su­ciéndole sus buenos oficios. muerte de Cánovas, el Gabinete
maba el importante factor del Sagasta se decidió a conceder la La situación se agravó con la
comercio ascendente de Esta­
sublevación de Filipinas. Cá­ autonomía a Cuba y Puerto Ri­
dos Unidos con Cuba, que ha­
co, pero siempre supedjtándola novas decidió proceder como en bía quedado casi interrumpido
Cuba: envió al general Polavieja a la rendición de los rebeldes.
con la reanudación de las hosti­
para que desarrollase una gue­ Pero las fuerzas del Ejercito
lidades.
mambí sólo admitían el cese de rra sin cuartel contra los insu­
rrectos. Para confinnar esta El peligro de una posible inter­ la lucha a cambio de la inde­
vención militar norteameri­ pendencia total. Sin embargo, postura el 30 de noviembre de
1896 el jefe de la sublevación cana en Cuba se hizo más que la impaciencia yanki estaba al­
canzando cotas peligrosas: en filinina, José Rizal. era pasado evidente; pero las autoridades
A p ••• r el. l •• nu ..... s lele •• llberala. Iralel •• por la Re ... oluclOn ele .eptlambre ele 1868,10' polltico. a.pañole. continuaron an.u postura ela
InlranSlg.ncla y sin querer reconocar lo. da •• o •• utonoml •• a. de Cuba, Filipina. y Puerto Rico. Sobre a.t •• Ilna •• , Insurrecto, del primar p .. a
luch.r) Ir •• un. Una. da barrila. ela azÚcer.
32

Lo • .,.belda.llIlplno. vieron Incrementada au lu.rza por la ayuda da lo. E.tado, Unido. V r.amprendleron el combata b.lO ta <IIT.aclón de
Emmo Aguln.ldo. Cavila -donde SR desarrolle este bombardeo Inlllaro-- seria al .. canario de la danota Ilnal e'peñola ante Dewey.
UD mensaje aJ Congreso, el 6 de de mostrarse favorables a las in- las dimensiones del ocurrido en
diciembre de 1897,elpresidente tendones de los americanos: a el «Maine» (1).
MacKinley ponía al Gobierno las nueve horas cuarenta minu- La escalada de la presión yanki
Sagasta en la disyuntiva de tos de la noche del 15 de febrero sobreel Gobiernode España fue
acabar con la guerra, pacifi- una tremenda explosión des- acentuándose y el 9 de marzo el
eando Cuba, o los ejércitos de truía el «Maine». El balance de Senado norteamericano apro­
USA intervendrían en el con- esta catástrofe se cifraba en dos baba un crédito de guerra. La
flieto. oficiales y 258 marineros muer- diplomacia española trató de
tos. El 25 de enero de 1898 fondeaba parar lo que ya era inevitable y
en el puerto de La Habana el buscó ayuda en todas las canci­día 2 J MacKinley nombró El
crucero protegido de segunda llerías. Sin embargo, no adop­una comisión para que investi­
clase «Maine», enviado por el taba la única solución que co­gase las causas del desastre. El
Gobierno de los Estados Uni­ rrespondía en aquellos momen­gobernador de Cuba, general
dos en «visita de amistad •. tos: la independencia. Los re­Blanco, hizo lo mismo. Los ex­
Asimismo, ya unas horas de la beldes cubanos no admitían ya pertos norteamericanos deter­
costa cubana, se encontraban el sistema autónomo, y en minaron que el «Maine» había
otras unidades de la flota ame­ Puerto Rico muchas voces se sido víctima de una mina sub­
ricana, dispuestas a reafumar alzaban pidiendo la unión con marina. Por su parte, la comi­
la «amistad» hacia España. los norteamericanos. En Espa­sión española declaró en su in­
ña, sólo la voz de Pi y Margall El presidente MacKinley se ha­ forme que la catástrofe se había
aconsejaba la independencia, bía mostrado poco convencido producido por la explosión de la
para evitarnos desastres mayo­de la eficacia del autonomismo caldera de la dinamo o por la
res y el inútil sacrificio de vidas cubano y buscaba un pretexto combustión espontánea del al­
y dinero. para intervenir de forma radi­ godón pólvora con que se car­
cal. España trató de capear el gaban los torpedos. Ante tajes
temporal y cerró los ojos a la divergencias, España propuso
2. EL ULTIMATUM provocación que suporna la una comisión investigadora de
presencia de un idacles de guerra carácter internacional, pero Es­
Estados Unidos intentó una úl-yankis en aguas cercanas a la tados Unidos rechazó esta idea
Gran Antilla; a la anterior dejando en el aire la posibilidad
(1) Recientemente, y a través del almi· prueba de «amistad" corres­ de un atent.ado. Pero la realidad rante Rickover, las autoritúuJes navales pondió con la cortesía de enviar era que en el puerto de La Ha­ de los EstatWs Unidos han reconocido
al «Vizcaya» al puerto de New que la explosión del _Maine_ {ue un. ac. bana no existían minas lo sufi­
cidente provocado por una explosión in­York. cientemente potentes como terior, descartándose toda posibilidad tk
para provocar un accidente de Los acontecimientos habrían sabota;e por parte española.
33

tima operación que satisfaciera de 266 de entre sus oficiales y ésta, una vez· realizada dicha
pacificación» (2). sus intereses con un riesgo mí­ tripulantes, cuando el buque vi­
nimo: la compra de Cuba por sitaba amistosamente el puerto
Las votaciones realizadas en 300 millones de dólares. Pero el de La Habana.
el Senado arrojaron 42 votos a Gobierno de España mantuvo Considerando que tal estado de favor y 35 en contra. En la
finne su postw-a de no ceder, cosas no puede ser tolerado por Cámpra de Representantes bajo ningún pretexto, parte al­ más tiempo, según manifestó quedó 311 por 6. Una vez
guna de su soberanía. Así las ya el Presidente de los Estados aprobada la resolución del cosas, era evidente lo inevitable U nidos, en mensaje que envió el Congreso por el presidente del enfrentamiento. J J de abril al Congreso, invi­ MacKinley, el embajador en
tando a éste a que adopte reso­ Madrid, Mr. Woodford, reci­La imposibilidad de acabar con
luciones; el Sellado y la Cámara bió el comunicado para ha­la resistencia mambí, la dureza
de Representantes, reunidas en cerlo llegar al Gobierno de Su de la lucha, el deseo expansio­
.. Congreso, acuerdan: Majestad y marcando el 23 de nista yanki y el deterioro su­
abril como fecha limite para Primero. Queel pueblo de Cuba frido por el comercío de USA
que España concediera la in~ es y debe ser libre e ¡,-ulependiel1-con Cuba fueron factores fun­
le; damentales para precipitar la dependencia a Cuba. Pero el
intervención norteamericana. Segundo. Que es deber de los Gobierno español no esperó al
día 23; con la retirada de su El 18 de abril de 1898 el Senado Estados U nidos exigir, y por la
presente su Gobierno exige, que embajador en Washington y la y la Cámara de Representantes
el Gobiemo espaiiol renullcie, celebraron una reunión con· entrega de pasaportes, el día
inmediata/He/1te, a su autori­ 21, al representante de los Es­junta para tomar una postura
dad y gobiemo en Cuba, y retire tados Unidos en Madrid, se ante el conAicto hispanocuba-
A la. nueve horas cuarenta ml ... UIOS dall S de lebrero de 1898, u ... e Iremende axploslón dettrula al erucero prolegldode segunde etl.e. Maine",
de le MarIna norleama,leana. Lo qua eonsUtulrla el pretexto esg,lmldo por fas autorldada' a,ladovnlda""as par. declarar la guarr. a Elp.i1a.
(Eala doble p'gln. recoge 'a enlr,de del .Melne .. en el puerto de Le Habana y a' e,lado en qua quedó t,as la axplo"ón.)
sus fuerzas, terrestres y rlavales, no. La «joint resolution» de las daba por aceptado el reto
cámaras era una declaración de de las tierras y mares de la isla; yanki.
guerra, dado que el presidente Tercero. Que se autoriza al Pre­ En todas partes se desenca­
MacKinley estaba dispuesto a sidente de los Estados Unidos, y denó una agitación patriótica
aprobarla, para intervenir en la se le encarga y ordena, que uti­ y belicista que enmudeció las
Gran AntiUa. Esta «resolución lice ladas las fuerzas militares y voces prudentes que aconse­
conjunta», equivalente a un ul­ navales de los Estados Unidos, jaban la paz. Se evocaron los
timátum, decía: y llame al servicio las milicias fantasmas del pasado, las he­
de los distintos Estados de la roicas figuras de piedra, los
Unión, en el número que sea nombres grandilocuentes y el
«Considerando que el aborre~ necesario, para llevar a efecto honor y valentía de los ejérci­
cible estado de cosas que ha estos acuerdos; tos. Sin embargo, toda esta
existido en Cuba durante los exaltación del glorioso pasado
tres últimos aftos, en isla tan Cuarto. Que los Estados Uni­ no servía para cambiar el ne­
próxima a nuestro territorio, ha dos, por la presente, niegan que
(2) l..tJ apelación a la .libertad .. , la
herido el sentimielllo moral del tengan nhlgún deseo ni inten­ .democracia .. o lo!. .derechos huma­
nos_, 5011 las cO'ISlo.nles que utiliza el pueblo de los Estados UnMos; CiÓfl de ejercer jurisdicción ni
imperialismo yanki para iUsli(icar sus ha sido un desdoro para la civi­ soberanía, l1i il11ervenir en el siempre brutales il1tervetlcione.f en otros
lización cristiana, y ha llegado gobierno de Cuba, si 110 es para pa{ses. México, Guatemala, Cubo., Santo
Domingo. Vietnam o Chile SO'l ejemplos a un periodo crítico con la des­ su pacificación, y afirman su
10.t1 dramáticos como elocuentes de lo
trucción de un barco de guerra propósito de dejar el dominio y que el imperialismo ellliePlde por libertad
norteamericano y con la muerte gobierno de la isla al p¿lebLo de o democracia.
34

gro presente y supoma una dos frentes: en tierra contra ron nuevos objetivos. Era
frágil resistencia contra una clara la decadencia de España los rebeldes y en el marcontra
sociedad que no necesitaba de los barcos de guerra nortea­y su manifiesta debilidad
héroes y recuerdos gloriosos y frente a una sociedad mo­ mericanos. La situación en
estaba muy segura de su capa­ Puerto Rico, de momento, era derna y en pleno desarrollo,
cidad económica y de la efica­ tranquila; pero animados por que ya había realizado con
la colonia portorriqueña de cia de su armamento. El pre­ éxito varias guerras de con­
New York, los yankis no tar­sidente del Consejo de Minis­ quista. Desde este momento, a
darían en planear el bloqueo y tros, Sagasta, resumía el sen­ la «liberación» de Cuba se
conquista. timiento general al señalar unía la de Puerto Rico, Filipi­
que «responderemos cual co­ nas y las islas Marianas. Todo Considerando la eventualidad
rresponde a nuestra histo­ un plan para arrebatar por la de la guerra, el Gobierno es­
ria» (3). Una vez más, los re­ fuerza a España los restos de pañol había ordenado al almi­
publicanos, con Pi y Marga ll su imperio colonial. rante Cervera reagruparse con
a l frente, se opusieron a la Por si había dudas, el crucero el resto de la escuadra en Cabo
guerra y se mostraron parti­ «Nashville» capturó, el 2 t de Verde y marchar hacia Puerto
darios de conceder la inde­ abril, en acto de piratería, al Rico para dcfenderesta isla de
pendencia a Cuba, antes de vapor español «Buenaventu­ un posible alaque norteame­
caer en la burda trampa que ra». Al día siguiente la Escua­ ricano. Pero la opinión del al­
los norteamericanos habían dra yanki se encontraba a es­ mirante, teniendo en cuenta el
casas millas de Cuba, para tendido. No obstante, todo fue estado de sus embarcaciones y
bloquear los puertos de la inútil. lo deficiente del armamento,
costa noneyel puerto de Cien­ era contraria a esta orden y
fuegos, al sur. El día 25 el pre­ proponía marchar a Canarias
sidente MacKinley pedía al 3 . LA GUERRA para defender las islas de un
Congreso la declaración ofi­ posible golpe de mano. El 22
cial de Guerra contra España. Indudablemente, el Gobierno de abril, Cervera escribía una
yanki había buscado el en­ La situación de los frentes de carta al ministro de Marina,
frentamiento y quería sacar lucha iba a c1arificarse rápi­ Bermejo, en la que le decía:
partido de él. Fracasadas las damente: en Filipinas se en­ «El "Colón" no tiene sus ca,io­
negociaciones de la compra de contraba la Escuadra del al­ nes cn'esos, y yo pedí los malos,
Cuba, se imponía la conquis­ mirante George Dewey que, si no había otros; las municio­
ta. Pero al plantearse lo inevi­ procedente de Honh-Kong, nes de 14 ce~llimelros son ma­
table de la guerra, para lograr había fondeado en la bahía de las, menos UltOS 300 liros; /la se
sus propósitos, se vislumbra- Manila en espera del combate han cambiado los ca;10nes de­
final contra los buques del fectuosos del "Vizcaya" y el
(3) Mam¡el Femándet. Almagro: .HII­ almirante Montojo. En Cuba "Oquendo"; no hay m.edio de torta polilka de la EApaña contempo­
ránea~. la contienda se presentaba en recargar los casquillos del "Co-
35

guien te forma: cruceros lón"; no tenemos un torpedo B) SANTIAGO DE CUBA
«Reina Cristina», «Castilla», Bu.stamante; no hay orden ni
«Isla de Cuba», «Isla de Lu­concierto que tanto he deseado El terrible aviso de Cavite no
y propuesto en vano; la conso­ zón», «Don Juan de Austria» y fue suficiente. A pesar de la
«Antonio Ulloa»;, cañoneros lidación del servomotor de estos destrucción de la Escuadra de ~
buques sólo ha sido hecha en el <!\Marqués del Duero», «Gene­ Montojo y lo que esto suponía,
ral Lezo» y "Argos)), así como "Teresa" y en el "Vizcaya" el gobierno Sagasta siguió en
diversas unidades auxiliares, cuando han estado fuera de Es­ su postura y alimentando la
por parte española, con un to­paña; en fin, eslO es un desastre esperanza de un desquite en
tal de 11.350 toneladas y 60 ya, y es de temer que lo será pa­ Cuba, al mismo tiempo que
cañones. En el bando opuesto, voroso dentro de poco» (4), A ordenaba al almirante Cá­
la flota de Dewey presentaba a mara que marchase con su es­pesar de los graves inconve­
los cruceros «Olimpia», «Bal­nientes apuntados por el al­ cuadra a Filipinas (6). Como
timore», «Raleigh», «Bas­mirante Cervera, el gobierno <J solución» se planteó la crisis
tan», «Pertol», "Concord» y de Saga sta mantuvo sus órde­ ministerial, que sólo afectó a
<tMacCulloc». Estos siete aco­nes y la Escuadra salió de unos cuantos ministros.
razadossumaban 19.172 tone­Cabo Verde rumbo a las Anti­ Por su parte, la Escuadra de
ladas y 134 cañones (S). Pero llas. Cervera se había dirigido, si­
lo que delimitaba la diferen­
guiendo órdenes, al Caribe,
cia, lo que separaba a una
pero ni en la Martinica ní en
fuerza de otra, como símbolo A) CAVITE Cura~ao se encontraban el
de estadios de progreso dife­
carbón y la ayuda que le ha­
ren tes, era el casco de madera La paz de Bíac-Na-Bató y el bían prometido. Ante la ur­
de los barcos españoles frente fusilamiento de Rizal no su­ gente necesidad de reponer
al blindaje de acero de los bu­pusieron la pacificación de Fi­ combustible y la proximidad
ques americanos. lipinas. Los rebeldes viefon de la flota norteamericana, la
incrementada su fuerza por la Ya Cervera, con total desapa­ junta de comandantes de la
ayuda de los Estados Unidos y sionamiento y compren­ escuadra resolvió, como me­
reemprendieron la lucha bajo diendo que el orgullo y el ho­ jor medida, dirigirse a San­
la dirección de Emilio Agui­ nornada podían hacer frente a tiago de Cuba.
naldo. Para hacer efectiva esta armamentos superiores, ha­ Pese al continuo hostiga­
ayuda, los norteamericanos bía advertido de la inutilidad miento de los puertos de la
habían impuesto unas ¡;ondi­ del enfrentamiento contra costa cubana por los buques
ciones netamente favorables a fuerzas infinitamente mejor americanos, el bloqueo había
equipadas. Como era lógico, sus intereses expansionistas: sido roto en varias ocasiones,
las unidades navales españo­apertura de mercados, libre pero la derrota de Cavite po­
las, muy anticuadas, nada po­acceso a los puertos filipinos e nía de manifiesto lo acertado
dían hacer frente a los moder­instalación de empresas ex­ de las advertencias de Cerve­
nos destructores yankis. El tranjeras. ra, Tratando de evitar otro de­
combate, por tanto, no era tal Confiando en la efectividad de sastre, el ministro Bermejo y se reducía a un ejercicio de las defensas de Manila, el al­ autorizó a Cervera a regresar a
tiro al blanco. mirante Montojo planteó su Cádiz, pero la crisis ministe­
Iniciada la lucha por las bate­estrategia en el enfrenta­ rial colocó al contraalmirante
miento contra la Escuadra de rías de costa de la bahía, los Auñón al frente del Ministerio
Dewey en Cavite. Al mismo buques americanos empeza­ de Marinay revocó la orden de
tiempo, se procedía a la movi­ ron a responder con fuego im­ su predecesor.
lización general en el archi. placable. La escuadra al
Debido a la pericia de su almi­piélago, para hacer frente a la mando del almirante Montojo
rante, la Escuadra burló la vi-
inmediata agresión yank:i. no pudo hacer otfa cosa que
caer impotente, A las pocas El1 de mayo unidades navales (6) EI1 re4lid4d, 14 Escuadra del almi­
horas de iniciarse el combate rante Cdmara no era ta/. Unicamente dos de los Estados Unidos pene­
buques, "Pelayo_ y cCarlos V_, era" ver­los buques españoles estaban traban en la bahia de Manila, daderamente de guerra. Las demas uni­hundidos o inutilizados; en el eludiendo las defensas coste­ dades eran mercantes armados, y muy
arsenal de Cavite se izó la poco ibal1 a hacer frente a los poderosos ras y las líneas de torpedos.
acoral.atWs yamis. A(ortlmatUJ:mente, la bandera blanca de la rendi­Las fuerzas quedaron de la si- insensata orden de marchar a Filipinas
ción, en busca de revancha no tuvo conse­
cuencias y los barcos regresaron a Es­(4) Angel Rivera: cCronk:a de la lue­
paña ante la negativa de permiso de paso tnI hÚlpanoamerlcana en Puerto RJk (5) Manuel Ferndndez, Almagro: Obra
citada, por el Canal de Suel.. oo·.
36

Croquis del eereo truado por la Eseuadra norteamerleana sob .. la bah.e da Sentlago de Cuba 'J su. alrededores. Observe se el amplls.mo
número de buque. desptagadol por Eltadol Unldol para ella maniobra. Su finalidad no era otra quelnllmldar al Gobierno espal'lol o empujarle
haela un eonlllc:to dal qua 101 ylnkll.a Ilblln vene.do ....
plaza y hundir la Oota, antes para defender Santiago de gilancia de los buques de
Cuba sólo se habían dispuesto que exponerse a una acción Sampson y Schley y logró al­
8.000 hombres con un arma­ tan absurda como inútil, pero canzar el puerto de Santiago
de Cuba sin contratiempos. mento deficiente. Los nor­ la autoridad del general
Pero de nuevo la improvisa­ teamericanos habían desem­ Blanco se impuso. Inmerua­
ción y la falta de una estrate­ barcado 18.000 perfecta men te tamente fueron reembarcadas
gia medianamente coherente equipados. Por su parte, el las fuerzas de marinería que
dejaron clavados a los barcos ejército mambí sumaba en combatieron en El Caney y se
españoles en Santiago. Sin la Oriente cerca de 30.000 com­ dispuso la salida.
cantidad mínima de combus­ batientes que hostigaban de Bloqueando el puerto de San­
tible para llegar a La Habana continuo las posiciones espa­ tiago se encontraban los aco·
ñolas. y los elementos necesarios Tazados «New York., dowa.,
para transportarlo, los buques ElIde julio empezó la progre­ «Oregon», «Texas» y «Broo­
se metieron en una trampa sin sión de las fuerzas yankis so­ klynl>, así como una gran can­
posibilidad de escape. Esta bre Santiago de Cuba. La re­ tidad de buques de menor por­
trampa quedó cerrada el26 de sistencia opuesta alcanzó su te. A las nueve horas del 3 de
mayo, cuando la escuadra de cota máxima en El Caney. Los julio de 1898 los buques espa­
Sampson hizo su aparición. gestos heroicos fueron innu­ ñoles iniciaron la salida. In·
merables entre las tropas es­Basándose en el apoyo pre~­ mediatamente, y bajo la con­
pañolas, pero la heroicidad signa de «Remember tbe Mai­tado por diversos grupos re­
suele ser el único consuelo que ne», sufrieron el acoso de las beldes, con sus acciones de
les queda a los ejércitos derro­ unidades yankis, superior­distracción, los norteameri­
tados; los vencedores no nece­ mente dotadas de armamento canos lograron iniciar el des­
sitan héroes. embarco de su cuerpo expedi­ y capacidad de maniobra. Al
cionario en Guantánamo y igual que en Cavite, no se en­El cerco de las tropas yankis se
Daiquiri, y conectar con las tabló una batalla. Aquello fue hizo tan fuerte que el general
fuerzas de Calixto García. un ejercicio de tiro al blanco Blanco, gobernador de Cuba,
Inmediatamente se estable­ que terminó en masacre: des­consideró que la escuadra de
cieron los planes para sitiar trucción total de la flota, 350 Cervera debía salir sin más
Santiago por tierra. muertos y 1.600 prisioneros, demora de Santiago. El almi­
frente a un muerto y dos heri­Una vez más la improvisación rante prefería destinar a sus
dos por parte americana. Es-iba a jugar una baza decisiva: hombres a la defensa de la
37

, ·
N"''''''L~I . <NUlO
Grabados conteniendo 8 81gunOl de 10. buques de 'a e,cuadra norteamerlcan. que bloqueaban loe puertos dI!! Cuba Vaflos de
.Uoa ----(:omo el ClnC:lnnatl, el Newport o el Naahvlll_ tendrían un papel decl,lvo en al curio de' .. hostilidades entre E,lado,
Unido. y Eaplñ •. Comp.,.doa con ellol, , •• unidad •• dela Me,lne de nu •• lro p.¡. no ,Icanzaban el mlnlmo requerido plr. un
comblta con probabilidad •• de '.110.
38

tas cifras, elocuentes por sí so~ bierno Autónomo Insular y, guerra «Massachusetts», .Co­
las, marcaban la diferencia lumbia», .Yale., «Dixie» y especialmente. su ministro de
existente entre la decadencia Hacienda, Manuel Fernándcz «Gloucester. y varios buques
del viejo orden colonial y la Juncos, desarrollaron una de transporte que llevaban a
eficafia del naciente imperia­ gran labor de apoyo a la causa unos 3.500 hombres al mando
lismo. española por medio de la Cruz del general Nelson A. Miles. El
Roja y la reorganización de los 25 de julio las tropas yankis Después del desastre naval, el
servicios de abastecimiento. desembarcaron en Guánica. cerco sobre la capital de
cerca de Ponce. Penetraron Oriente quedó completo, y El 12 de mayo la Oota del al­
hasta Yauco y fueron conteni­sólo fue cuestión de días el que mirante Sampson se acercó a
das por las tropas del coronel se rindiera. El 16 de julio San~ San Juan y procedió a bom­
Puig; pero el alto mando, bajo liago de Cuba pasaba a quedar bardear la plaza. En la isla
las órdenes del general Ma­bajo control norteamericano. cundió la alarma y se solici tó
cias, consideró necesaria la re­Pero los cubanos ya tuvieron la presencia de la escuadra de
tirada hasta Ponce, perdién­el orimer aviso de las inten­ Cervera. pero ésta no pudo
dose la ocasión de derrotar a ciones yankis: el general llegar nunca.
unas tropas cansadas por la Shaffter no permitió la pre~ Después del desastre de San­ travesía y, posiblemente, evi~ sencia de ningún jefe rebelde tiago, los partidarios del mo­ tar el desembarco definitivo. en el acto de rendición. Ca­ vimiento separatista adqui­
lixto García, jefe de las fuerzas A las fuerzas desembarcadas rieron importancia, hasta
de Oriente, protestó, pero sus por Miles se les unió las del convenirse en una decisiva
quejas no fueron oídas. general Wilson que, desde quinta columna.
Charleston (Carolina del Sur),
Ante el éxito de sus ejércitos se dirigió a Puerto Rico para
en la Gran Antilla, el 21 de ju­C) PUERTO RICO tomar Ponce. La conquista del
lio salía de Guantánamo la resto de las ciudades de la isla
expedición naval que se diri­ fue un auténtico paseo, ante el La Pequeña Antilla había gía a conquistar Puerto Rico. clamor del pueblo portorri­permanecido largo tiempo compuesta por los buques de
queño que veía en las tropas ajena a las luchas separatistas
norteamericanas a sus liber­emprendidas por los cubanos.
tadores. Sin embargo. la inminencia
de la guerra entre Españay los
Estados Unidos alentaron a
D) EL FINAL DE LAS unos cuantos isleños a solici­
HOSTILIDADES tar la ayuda norteamericana
para romper con el dominio
español. Desde este momento, La presión norteamericana no
USA ~us miras en una decayó en Filipinas. La 11e­
anexión. Esta manio­ gada de Emilio Aguinaldo a
fue advertida por varios Cavitey el regreso a España de
portorriqueños. pero sus vo­ la escuadra del almirante
ces de alarma quedaron silen­ Cámara hicieron imposible
ciadas. toda resistencia. Asimismo, el
desembarco de tropas nor­El inicio de las hostilidades
teamericanas suponía que la despertó la inquietud en la is­
continuación de la guerra en la. pero las acciones de los
el archipiélago era un acto partidarios de la independen­
inútil. Después de una fuerte cia carecían de importancia,
resistencia, el 14 de agosto se limitándose al sabotaje reali­
firmaba la capitulación de zado por escasas partidas re­
Manila. Así se completaban beldes. En líneas generales,
los planes de los Estados Uni­Puerto Rico estaba alarmado
dos de cara a la negociación. por la pOSibilidad de un bom­
bardeo o desembarco yanki, La lucha en las Antillas siguió Alml,.nM Cerverl. eneltllldo por el Go·
bleu'OO .. peno! d. dlrlvlr le 1101' que h'bl, pero seguía prestando una cosechando éxitos para los in­
d' .nfrenlerle eonlr, II eleuldr, norte'­
importantísima labor de vasores. Ante su inferioridad. merle,nl. P .. e a lo. Inlorm •• que hlel.ra
eobre el .. tado en que ,. enconlrlbln ayuda para e} mantenimiento el Gobierno de Espafia trató
nu .. trol bareo ... 1 Gobierno Savn" dltel·
de la guerra en Cuba. El Go- dl6 que .. lIe,.n rumbo, 1 .. Antlll, .. de buscar la influencia del Va-
39

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin