Cet ouvrage et des milliers d'autres font partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour les lire en ligne
En savoir plus

Partagez cette publication

UTRTR INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTN
Breve (y muy subjetiva)
crónica de la verdadera
conquista de la
literatura mexicana por
y para los niños
Como a las mujeres, a los viejos y a cual­ timientos establecen una corina de humo Daniel Goldin, Editor de Le
ratura Infantil y Juvenil del quiera de las muchas minorías discrimina­ que difculta ver el trato discriminatorio.
Fondo de Culura Económica
das, a los niños la cultura dominante suele Porque al proteger a los niños de los peli­
(México)
tratarlos con una doble discriminación. La gros que acechan a la infancia, de los
primera, cuando se los ataca, por omisión o malos pensamientos, de los hombres y
por comisión, no requiere de mayor explica­ mujeres crueles, de los vicios, los miedos
ción, sus manifestaciones son palpables en y, en fn, de las mil y una contingencias
el mundo entero, tanto en la dimensión que le pueden acontecer a un ser humano
social como en la familiar. No en balde hace durante su infancia, se les niega la posibi­
no muchos años se ha formulado una Decla­ lidad de enfrentarlas y, sobre todo, porque
ración de los Derechos de los Niños, para la mayoría de las veces se suele actuar
protegerlos y asegurarles su derecho a tener con base en una idea deformada de lo que
una vida plena. Con respecto al tema que son los niños, que les niega el derecho a
nos ocupa el día de hoy, la literatura para compartir lo que ellos viven y piensan (1).
niños en México, de esta primera forma de Esta segunda discriminación es, como sin
discriminación sólo quisiera resaltar un ver­ duda ustedes pueden intuir, más importante
dadero ataque a la niñez: la esca- para analizar con cierta profundidad la lite­
sez de publicaciones para niños ratura para niños.
en México Pues en este país, Quisier añadir una condición específca
donde casi la mitad de los de las literaturas de países como México:
mexicanos son menores de cuando se habla de niños, se tiende a unif­
edad, hasta hace pocos años no carlos: todos responden a los mismos esque­
se publicaba ni siquiera un mas, tienen los mismos gustos y son sólo
ejemplar por cada niño, para no eso, niños. Hasta hace algún tiempo también
hablar de su calidad o de los se tendía a identifcarlos o buscar que se
señeros problemas de la distri­ identifcarn con otros sectores sociales
bución, aún más desigual que oprimidos, especialmente con los indios y
la de la riqueza. los campesinos.
La segunda discriminación, Si queremos resumir de alguna forma la
más sutil, pero no menos historia de la literatura mexicana para niños
importante se da, paradójica­ en el último siglo, habria que decir que
mente, cuando se pretende hacia lo que se ha avanzado es hacia la eli­
proteger a los niños, en la minación de esta doble discriminación. Por
casa, las iglesias, las escuelas una parte porque, aunque sigue siendo exi­
y, por supuesto, también en la gua, hay una mayor, mejor y más variada
literatura. Pero en este tipo de producción de libros, y porque hay muchos Caros Pellicer Lópe. Julita y su
ca de colors. México: FCE, 19 discriminación los buenos sen- programas para acercar a estos libros a los
ECI y BlBUOTC - 10, 199 48

LITERTUR INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTINA
Estamos ante un auténtico cuento de niños. Pero también porque ha habido una
evolución de la producción literaria. En esta hadas, por supuesto en el sentido trivial del
breve charla intentaré dar una visión perso­ término. Quiere hablar de un paisaje, el del
nal de ella. Antes de avanzar quisiera acla­ sureste de México, pero parece una postal
del país que ustedes quieran, incluso Suiza, rar algunas cosas. En principio mi creencia
aunque claro, en Suiza no hay inditos y es de que la literatura es una forma de poten­
ciar todas las vivencias y emociones huma­ justamente de un indio (de dos metros de
nas. Las sublimes y las banales, las raciona­ estatura en el sureste mexicano, sin duda un
les y las irracionales, las que se viven en auténtico prodigio), que era un indio bueno,
bueno, bueno, y fuerte, fuerte, fuerte al que soledad y las que nos identi fcan con otros.
Después que creo, como Margarite Y ource­ todos querían pues ayudaba a todos. Jesusón
nar, que no hay temas propios o impropios era, además de bueno, inocente. Pero un día
para los niños; sino formas de presentar ade­ lIega al pueblo una familia de extranjeros.
La niña, al estar jugando en el río, cae y se cuadas o no, a sus estructuras emocionales,
la lIeva la corriente. El final es previsible: cognitivas o vivenciales de los niños.
Felipe Dávalos. El gato con cartas. En resumidas cuentas la tesis central es Jesusón sale a rescatarla y queda prendado
México: Petra Ediciones, 1994
que la literatura para los niños es simul­ de sus ojos más azules que el cielo y de su
táneamente un refejo de la situación social pelo rubio como una mazorca y luego muere
por despecho. Dejo aquí la historia. de los niños en un determinado contexto
La trama, pero sobre todo la incapacidad histórico y, en la medida que orienta el cre­
del autor de transmitir un verdadero conoci­cimiento o el desarrollo de ellos, es también
una forma de transformar esa realidad. miento de una región, es una clara muestra
de hasta que punto era endeble ese pretendi­Como prácticamente todas las literaturas
do amor al terruño. para niños en el mundo, la literatura mexi­
cana tiene en sus orígenes dos vertientes. La estrela fantástica de Magda Donato
Una ligada a la didáctica, moral o religiosa, relata cómo un niño malo al que los Reyes
y otra ligada a la tradición oral, o con la Magos nunca le regalan nada por su pési­
investigación folclórica. Aunque en la gran ma conducta se las ingenia para engañar­
mayoría de los casos estas dos vertientes los mediante una estrella fantástica que los
suelen confundirse, pues rara vez se presen­ extravía para que no le puedan traer rega­
t a la patria sin idealizarla hasta convertirla los a los niños que se portaron bien. De
en el bucólico paisaje de los valores mora­ nuevo de manera totalmente previsible un
les, y en que un valor esencial de la literatu­ niño bueno consigue solucionar el proble­
ra moralizante era justamente el amor a esa ma y la mañana de Reyes todos los niños
patria idealizada. de México reciben sus regalos. Al cabo de
Como ya señalé anteriormente hasta hace los años, el niño malo entiende que la
pocos años la producción era realmente única manera de conseguir regalos es por­
escasa. No hay mucha literatura y la gran tarse bien y, ya ustedes lo adivinaron,
mayoría de los libros ha sido con toda justi­ enmienda su destino.
cia condenada al olvido. Pero en este breve Aunque ustedes no 10 crean, había quien
recuento quieT detenerme en dos obras que creía que con estos cuentos los niños malos
hace poco fueron reeditadas, inexplicable­ se iban a tranformar en buenos y con ello
mente, al menos para mi. Se trata de Jesu­ iban a este país.
són, de Juan R. Campuzano, y La estrella Por supuesto no todo lo que se escribió
fantástica, de Magda Donato, ambas publi­ con esa intenciones es tan esquemático y
cadas originalmente en 194. algunas de esa obras son legibles y leídas en
Jesusón es un ejemplo clásico de la lite­ la actualidad. Este es el caso de Teresa Cas­
ratura que idealizaba la realidad rural de teIló que siempre ha publicado con el seu­
México y a través de un pintura idílica pre­ dónimo de Pascuala Corona.
tendía provocar el amor de los niños. Lea­ Nacida en los pr imeros años de este
mos una líneas: siglo, Teresa Castelló es el prototipo de una
Jesusón, nos dice el autor, había nacido mujer culta, apegada a las tradiciones y
en un pueblecito pintoresco, plantado en capaz de convivir con los más variados
medio de un valle, cerca de un río, no muy niveles socioculturales. En su infancia vivió
lejos del mar ... en la provincia. Y, como a muchos niños, le
EO V BBOl - 10, 199 49

LIERATUR INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LnNA
tocó ser cuidada por una nana. Su nana fe obra de la tradición y es buena literatura.
Pascuala Corona. Los grandes cambios, los cambios en la
Pascual a había sido nana de su abuela y relación del escritor con la palabr y con los
había pennanecido en la familia de gener­ niños, vinieron en la literatura para niños en
ción en generación. Le encantaba contar México más tarde, particulannente a parir
cuentos. Con esos cuentos creció Teresa de la década de los ochenta. Es aquí cuando
Castelló y esos cuentos son propiamente la empieza nuestra verdadera moderidad.
sustancia de su obr. Por eso, en un acto de Dos son las transfonnaciones fundamen­
elemental justicia, ella eligió como seudóni­ tales: la primera, que considero sin duda la
mo el nombre de Pascuala Corona. más importante, es que se deja a un lado la
Cuando nos acercamos a la obra de esta premisa de Antoniorrobles "no hay que bus­
extraordinaria mujer, lo primero que perci­ car lo que les guste, sino lo que debe gustar­
bimos es ese sabor añejo que unifca a las les". Y la segunda es que se comprende que Felipe Dávalos. E gato con cartas.
México: Petra Ediciones, 19 tradiciones. la literatura para niños es, antes que para
Hace unos años, cuando una amiga mexi­ niños, literatura. Es decir, ya no es un géne­
cana que vivía en España me pidió una obra ro menor, destinado exclusivamente a muje­
sobre México para su hijo le recomendé El res desocupadas o a profesores que no
Pozo de los ratones, una suerte de mil y una pudieron desarrollar su vocación literaria,
noches mexicana, que relata una velada en sino un genero que requiere del talento y la
un rancho, en la que se están preparando profesionalización.
tamales para cenar. Para que se esponjen los En este sentido la incorporación de escri­
tamales, la cocinera pide que cada comensal tores de talento y gran prestigio como Emi­
cuente un cuento y así se pasa el tiempo. El lio Carballido es signifcativa.
libro acaba con una receta para cocinar los Emilio Carballido es uno de los mayores
tamales y el atole para compañarlos. dramaturgos del nuevo teatro latinoamerica­
A los pocos meses mi amiga me contestó no. Es también novelista y cuentista y una
con una lacónica nota que decía que a su persona de gran sensibilidad literaria.
hijo no le gustaba el libro porque le recor­ Uno de sus libros, El pi=arrón mágico
daba mucho a los hennanos Grimm. Y sí, en relata la historia de un niño que tiene que
efecto, muchos cuentos tienen esa reminis­ quedarse en casa de sus tíos mientras su
cencia. Lo que tal vez no sabía ese niño (por madre cuida a su padre que fue despedido
lo demás un auténtico erudito) es que tam­ por hacer huelga. En la casa hay un ambien­
bién los cuentos de los hennanos Grimm te rígido e impersonal. Y una disciplina
feron en algún momento relatos orales de férrea. El tío le pregunta las tablas de multi­
los campesinos y que una gran cantidad de plicar. La tia lo pone a rezar. Los primos
estrcturas se repiten en la mayoría de las están siempre ocupados en trabajos burocrá­
culturas. ticos.
Pero hay algo más que distingue a la lite­ Un día el níño descubre en un sótano un
ratura de Teresa Castelló de la de otros de pizarrón mágico con el que puede transfor­
sus participantes de la literaura provinciana, mar la realidad al cambiar cieras letras de
su voluntad de no tergiversar o tamizar con las palabras: a la palabra berro la convierte
juicios morales. Y, quizá más importante, la en burro y a berro, en perro. La mesa de la
extraordinaria riqueza de su oído, capaz de comida de pronto es una pista por la que
recrear los más variados registos lingüísti­ corre una recua de burros y una jauria con
cos y de su paleta literaria, en la que se olor a vinagreta. Después de varios cómicos
muestran ritmos y géneros populares. experimentos en los que transfonna cosas
Sumergirse en los cuentos de ella es entrar que no se deben transfonnar loros en toros,
en un universo olvidado de nuestra lengua. berros en burros y gatos en patos, cambia el
No hay que leerlos, hay que oírlos. Como la ambiente aburrido y logra que su padre
auténtica poesía, es capaz de transmitimos mejore.
emociones sin apelar a nuestro entendi­ Aunque la maestría de Carballido siem­
miento. pre rebasa cualquier moraleja es claro que
Pero aun cuando la obra de Teresa Caste­ El piarron mágico está hablando del poder
lló se lee en la actualidad, no es de ninguna vital de la literatura, de la naturaleza sub­
manera una obra de rompimiento. Es una versiva de las palabras y la imaginación y de
EI Y BBTC - 10. 199 50

URTR INFANTIL Y JUENIL EN AMÉRICA LTN
su brn capacidad par refejar la realidad y los temores y deseos de los niños ocupa un
transformarla. lugar central. La exageración que los niños
Es ese poder de la palabra lo que puede gozan y que los adultos, que suelen menos­
transformar y de hecho ha transformado la preciar la inteligencia de los niños, ven con
realidad de los niños. preocupación, pues imaginan que los niños
Los dos más claros ejemplos de una lite­ leen los libros como recetas de cocina. La
ratura que busca exactam ente lo que a los exageración es catalizador para que los
niños dejen aforar su temores, para que los niños les gusta son sin duda Juan Villoro y
Francisco Hinojosa. socialicen, para que puedan comunicarse y
Juan Vi lloro cs uno los protagonistas má vivirlo.
importantes de la nueva literatura mexicana. Pancho, como solemos llamarlo, tiene
Es narrador, ensayista y traductor y, aunque muchas obras publicadas, para bebés, para
niños pequeños, para jóvenes. Menciono su obra para niños no es muy vasta (hasta el
momento sólo dos títulos publicados) su algunas, Cuando los ratones eran gigantes.
interés por ella cs constante. Una semana en Lugano, Aníbal y Melquia­
Los títulos de sus libros son claros. Las des, Amadís de Anís, Amadís de Codoríz y
golosinas secretas (un cuento para niños La peor señora del mundo. Esta última es la
verdaderamente preferida de los niños. pequeños) y Lalabulosa guitarra del doctor
La obra relata la historia de una señora, la Zipper (la novela para jóvenes). Rock y dul­
ces ¿habría algún otro tema de mayor prefe­ peor dc las señoras del mundo. Mala, ferte
rencia para los grupos de edad a los que y alevosa. Una señora que les pone limón en
los ojos a los niños, los pellizca cuando se Villoro se dirige?
Pero los temas son sólo un aspecto de su portan bien y cuando se portan mal. Con
obra. El talento de Villoro ha sido la forma una prosa cáustica y simultáneamente poéti­
de tratarlos. Por ejemplo, en Las golosinas ca, Hinojosa relata las pripecias de una
secretas, un libro en el que los dulces ocu­ comunidad para vencer con astucia a la peor
pan un lugar fundamental, Villoro trata un de las peores señoras del mundo: la astucia
tema pocas veces tratado en la litearatura vence a la maldad y la peor señora se con­
infantil, el amor entre dos niños. A Villoro vierte en la más buena, sin proponérselo.
le gusta jugar con caracteres propios del En el fondo se trata de una fábula tradi­
pasquín. cional. Es Fuenteovejuna, pero las fbras
Pero el gran mago de la comunicación que toca son íntimas e individuales. El deto­
con los niños, con sus deseos y temores, es nante de la rebelión no es una ley arbitraria
sin duda Francisco Hinojosa. Poeta, narra­ sino la arbitrariedad de la autoridad prele­
dor y cronista también para adultos, Hinojo­ gal: tal como el niño mira o padece el
sa es sin duda el mayor ejemplo de la pro fe­ mundo adulto. Por eso esta obra es impor­
sionalización de la carrera de escritor para tante, porque les da a los niños un referente
niños. Como muchos otros, Hinojosa para exteriorizar una manera de padecer el
comenzó a escribir para niños adaptaciones mundo, porque le posibilita entrar en el uni­
de autores clásicos. Después realizó por verso de lo hablado, y por tanto en el de la
encargo una novela histórica A golpe de cal­ legalidad. Su valor como obra literaria estri­
cetín, de buena factura, pero que a mi gusto ba no sólo por lo que sucede en el texto, sino
no destaca. Sólo cuando se fe alejando de en lo que el texto posibilita.
los canones de la literatura y metiéndose en Otra autora que comezó a escribir libros
la literatura contemporánea, el verdadero para niños por pedido de sus editores es
poder de su desmesurada imaginación salió Magolo Cárdenas. Esa novela, Celestino y
a fote. el tren, narra las pericipecias de un niño en
Como Roald Dahl, uno de los autores de la guerra de Independencia. Es una novela
mayor trascendencia en el panorama con­ de aventuras divertida y un buen ejercicio
temporáneo, Hinojosa sabe que lo que les de acercamiento a la histora. Magolo tam­
gusta a los niños no forzosamente le gusta a bién es autora de un libro excepcional No
los adultos o, más bien, que los que verda­ era el único Noé.
deramente les gusta a los niños les asusta a Con un estilo soberbio, pulido y prolijo,
los adultos. Como en la del maestro galés, Magolo relata la historia de un viejo loco, de
en la estética de Hinojosa la exageración de largas barbas que allá en los tiempos remo-
EI Y BIB. - 10. 199 51

UTERTUR INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTINA
tos, cuando ya ninguna tribu escuchaba al Un caso especial en este breve recuento
Señor que Todo lo Sabe, atestigua que todos son Carlos Pellicer y Laura Ferández, dos
los animales se están volviendo locos. de los pocos autores que también son ilus­
Entonces comprende al Señor que Todo lo tradores. Carlos Pellicer, homónimo y
Sabe. Y en efecto, el Señor le habla y le sobrino del poeta Carlos Pellicer tiene
anuncia que lloverá y le pide que constya publicados sólo dos libros como autor (ha
una gran barca. ilustrado varios más): Los Zapatos de Juan
Pasan los días, construye la barca y todos y, para mi gusto el mejor, Julieta y su caja
ustedes ya pueden imaginar lo que pasó. De de colores. Aunque en ambos los textos son
hecho ustedes deben creer que ya escucha­ más bien relatos, los libros de Pellicer son
ron la historia. Y algo hay de eso hasta que esencialmente de poesía. Poético es su acer­
para de llover y la barca del buen Itza choca camiento a la realidad y poética es también
contra la de Madu, al que también su buen su economía narrativa, precisa y elocuente.
Dios le había pedido que hiciera una barca, Como Carballido lo hace con las palabras
a los rinocerontes y a los elefantes y a todos en su Pizarron Mágico, Pellicer descubre en
los animales. Julieta y su caja de colores el poder de las
-¿Los rinocerontes? Son esos animales imágenes para transformar la realidad y
chiquitos que se parecen a las cucarachas? hacerla más habitable. La trama es sencilla.
pregunta Itza ... Julieta recibe una caja de pinturas, y a partir
Después aparecieron Eke, con los pingüi­ de ahí descubre la cantidad de maravillas
nos, Noé con los camellos y Upi con los uni­ que pueden surgir de una pequeña caja de
corios y el resto de los animales fantásti­ colores y cómo éstas tienen relación tanto
cos. con el mundo observado por esa niña como
Décadas después el tema (el multicultu­ con su estado de ánimo. Tardes lluviosas
ralismo, la tolerancia y la pluralidad) se ha que se toman soleadas, burros que se vuel­
puesto de moda al tratar la literatura para ven verdes y provocan alegría e hilaridad,
niños. De hecho, el último congreso de casas y ciudades nunca vistas, barajas y
IBBY se dedicó a él. Creo que la propuesta conejos y todo lo que uno quiera comunicar,
de Magolo sigue siendo una de las más bri­ porque saber pintar es saber decir las cosas.
llantes, por sutil e inteligente y porque le da Este libro es un buen ejemplo de una acera­
entrada a la fantasía y a la literatura en el da integración entre el texto y las imágenes.
terreno de lo político y lo discriminado. Laur Ferández, la otra autora e ilustrado­
Magolo acaba de publicar otro título, ra, tiene una vasta obra, casi toda ella sólo
María contra viento y marea, que relata la para menores. Laura fue una de las primeras
vida de una de las pocas mujeres que parti­ que en México comprendió que la literatura
ciparon en la conquista de México. Una para niños podía también no tener ningún
auténtica novela de aventuras que busca sentido más allá del placer que provocaba
potenciar el conocimiento histórico de los justamente el no tenerlo. Historias breves,
jóvenes lectores. absurdas y llenas de poesía que cuando
La trayectoria de Alicia Molina revela empezaron a ser publicadas fueron vistas
otra de las vías en la que los autores se acer­ con recelo, pues no tenían mensaje y eran
can a la literatura para niños. Aunque ha difciles de atrapar. Vistas en perspectiva
escrito varios libros de ensayo para adultos, son un auténtico baño refescante.
Alicia Molina es autora de un sólo volumen Habria que hablar de muchos otros que
literario, El agujero negro. Un cuento que todavía no dan una obra trascendente, pero
ella escribió para su hija y que luego la niña que sin duda tienen talento para hacerla:
propagó entre sus compañeras y éstas a su Miguel Ángel Tenorio, Margarita Robleda,
vez lo difundieron, hasta que alguien se lo Antonio Granados o Alberto Forcada, que
entregó a un editor, hace no más de tres es mi preferido. Filósofo de formación y
años. Hoy esta novela tiene más de cuatro poeta involuntario, Forcada ha publicado
reimpresiones y una canción. más en publicaciones periódicas que en
Su primera y única novela es un verdade­ libros. Sus obras son herederas de Gómez
r ejemplo de cómo la fantasía y la realidad de la Sera. Son greguerias productos del
no tienen por qué ser rivales. Se sitúa en la ingenio que acercan a la dimensión poéti­
vida cotidiana con maestría singular. ca.
EDUCACIN y BIBlTEC - 10. 199 52

LRTR INFANTIL Y JWENIL EN AM�RICA LTN
Una de ellas, La niña y el Sol, cuenta que Por último quiero hablar de autores como
Sergio González Rodríguez o Mario Gui­hace siglos, en Arabia, vivía una niña t
lIenno Huacuja, escritores que nunca heno sa que el sol se enamoró de ella.
antes habían publicado nada par
MAl principio, el �ol se comenzó a tardar niños y que acaban de publicar
más de lo usual en cruzar el cielo. dos buenas novelas: El sen-
Log árabes creyeron que se estaba vol­ dero de los galos, de Ser­
viendo viejo. gio González y El viaje
Pero pronto los días se tornaron tan lar­ más largo, de Mario Gui­
-
gag que la noche fue tan sólo un pesta­ lIeno Huacuja, dos nove­
Aain Espinos. E rey qu
ñeo. las históricas que se leen
se equivocó de cuento.
Hacía mucho calor. Los ríos �e hicieron con fruición por niños, jóvenes México: FCE, 19
fantasmas y levitaron. y adultos. Estas novelas sobre pedi-
do revelan hasta qué punto este país tiene Arabia se volvió un desiero.
un potencial que no se ha sabido explotar. La niña y el sol vivieron juntos muchos
pues la literatura para niños es, a diferencia años, hasta que un día la niña murió ¡e
vieja. de otras, más que un producto espontáneo.
El sol lloró y lloró (A esa época se la el resultado de un propósito. A mi manera
de ver ese propósito debe ser darles a los conoce como el diluvio). Desde entonces
niños la posibilidad de expandir su presente, las mujeres árabes se cubren el rostro
con un velo para evitar que el sol se ena­ de vivir mejor su infancia, a través de ese
more de ella�." arsenal de experiencias posibles que otorga
la lectura. Por eso, insisto, es un derecho, es
una lucha por romper su discriminación. Y Concluye Forcada.
Alejandro Aura es otro autor para adultos una sociedad más justa no es la que mejor
(poeta, dramaturgo, cuentista y director de prepara a los niños para el futuro, sino la
teatro) que ha incursionado el mundo de la que les brinda las mejores oportunidades
literatura para niños. El otro lado, su más para vivir su infancia.
reciente obra para este público, es un texto
controverido, un juego lógico y provocati­ Postscri ptum: este texto fe redactado y
vo que revela que la industria editorial valo­ leído en 1993. En los seis años transcurridos
ra al público de otra forma: ahora los consi­ han aparecido obras importantes que quizá
dera maduros para afrontar los riesgos del deberian entrar. He preferido no hacerlo
pensamiento lógico y de una literatura sin­ pues, desgraciadamente, no siento que se
gulannente abierta a la interpretación. haya transformado mi apreciación de la lite­
Pablo Escalante Gonzalbo es uno de los ratura para niños en México: sigue siendo
principales protagonistas de una corriente una promesa no cumplida. Tal vez habrá
nueva y renovadora en la literatura mexica­ que esperar aún más. Después de todo, los
na para niños. Como muchos otros historia­ cambios más signifcativos que puedo per­
dores, Escalante ha percibido con claridad cibir en estos años se dan en la producción
que no se podrá avanzar hacia un mayor y, sobre todo, en la circulación de los libros
conocimiento de la historia de México, para niños. No tengo ninguna duda de que
hasta que no se modifque la perspectiva se está preparando una generación de más y
desde la que se la contempla. Vista así la mejores lectores. !
literatura, más que una rama subsidiaria de
la divulgación histórica es un catalizador del
pensamiento histórico, un disparador de
Notas preguntas y un detonador de cuestionamien­
tos. Una tarea de gran difcultad. También
(1) Pero hay un lazo de unión et ab disrimin­
de enorme importancia para un país en el
ciones. de amhas discriminaciones es más que el reconoi­
que la historia y específcamente la historia miento de una diferencia, real. el desconocimiento o la inhi­
bición de la diversidad del otro. Me explico. cuando hlo para niños se ha converido en un rutinario
de una conducta di�criminatoria hacia los niños. no es pr­
paseo por el panteón de una nación llena de
qe pretenda que los niños y los adultos san igules. Por el
héroes de carón y hombres sin rostro ni ras­ contrario. supnemos que son distintos, pro que el adulto le
niega el dereho al niño a der llar su diferencia. tro.
EOI Y BBT - 10. 199 5