Al límite
41 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Al límite

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
41 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Description

Phillip vive para el skateboarding. La escuela no es más que un paréntesis entre intentar un aterrizaje difícil y escapar de los guardias de seguridad. Cuando él y su mejor amigo, Wally, conocen a un patinador profesional que graba videos de sus mejores trucos para su sitio web, Phillip decide que ellos pueden hacer lo mismo y ganar un poco de dinero. Pero cuando crean una página propia y empiezan a recibir visitas (y a obtener ganancias), comienzan a sentirse presionados para hacer trucos cada vez más peligrosos.




Philip lives for skateboarding. School is merely the break between trying to land a difficult jump and outrunning the security guards. When he and his best friend Wally meet a professional skateboarder who videotapes himself for his website, Philip thinks they can do it too—and make money at the same time. When they start getting hits on their website—and making money—they start to feel the pressure to do more and more dangerous stunts.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 01 octobre 2010
Nombre de lectures 1
EAN13 9781554695058
Langue Español

Informations légales : prix de location à la page 0,0070€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Al l mite
Eric Walters
Traducido por Eva Quintana Crelis
o rca s o undings
ORCA BOOK PUBLISHERS
Para todos aquellos valientes que cuando deciden hacer algo, lo hacen en grande!
Copyright 2004 Eric Walters
All rights reserved. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form or by any means, electronic or mechanical, including photocopying, recording or by any information storage and retrieval system now known or to be invented, without permission in writing from the publisher.
Library and Archives Canada Cataloguing in Publication
Walters, Eric, 1957 - [Grind. Spanish] Al l mite / Eric Walters.
(Orca soundings) Translation of: Grind. Issued also in electronic format. ISBN 978-1-55469-381-8
I. Title. II. Title: Grind. Spanish. III. Series: Orca soundings PS8595. A598G7518 2010 JC813 . 54 C2010- 904574-2
First published in the United States, 2010 Library of Congress Control Number : 2010931360
Summary: When Wally is badly injured skateboarding, Phillip must decide what is more important-skating or making things right with his friends.

Orca Book Publishers is dedicated to preserving the environment and has printed this book on paper certified by the Forest Stewardship Council.
Orca Book Publishers gratefully acknowledges the support for its publishing programs provided by the following agencies: the Government of Canada through the Canada Book Fund and the Canada Council for the Arts, and the Province of British Columbia through the BC Arts Council and the Book Publishing Tax Credit.
Cover photography by Eyewire
ORCA BOOK PUBLISHERS PO B OX 5626, Stn. B Victoria , BC Canada V8R 6S4
ORCA BOOK PUBLISHERS PO B OX 468 Custer, WA USA 98240-0468
www.orcabook.com Printed and bound in Canada.
13 12 11 10 4 3 2 1
Table of Contents
Cap tulo uno
Cap tulo dos
Cap tulo tres
Cap tulo cuatro
Cap tulo cinco
Cap tulo seis
Cap tulo siete
Cap tulo ocho
Cap tulo nueve
Cap tulo diez
Cap tulo once
Cap tulo doce
Cap tulo trece
Cap tulo uno
Son la campana, marcando el fin tanto del d a escolar como de mi siesta. Me agach y recog mi mochila, guard el cuaderno y me levant . A pesar de lo lento que estuve, fui el primer alumno en atravesar la puerta. Ni mi mente ni mi cuerpo se hab an movido tan r pido en todo el d a.
Cuando la puerta se cerr detr s de m , dej de o r al maestro que nos estaba recordando el examen del d a siguiente. Qu no entend a que el d a de escuela se hab a acabado? Deber a dejar de hablar, porque yo ya hab a dejado de escucharlo. Ya sab a que hab a un examen y claro que iba a prepararme. Planeaba saltarme la primera clase para estudiar. Por ahora, sin embargo, era libre.
Zigzague por el pasillo entre la masa de chicos que iban en sentido contrario. No conoc a a la mayor a de ellos, pero lo que s sab a era que todos quer amos lo mismo: salir del edificio cuanto antes. Llegu a mi casillero, lo abr y lanc adentro mi mochila. No hab a nada ah que fuera a necesitar m s tarde. Lo nico que iba a usar estaba al fondo del casillero y
- Oye, Phil!
Me di la vuelta.
- C mo va todo, Wally?
-No m s clases por hoy, as que todo bien. Qu quieres hacer?
-Pensaba irme a casa porque tengo algunas cosas pendientes. Despu s voy a terminar toda la tarea y a hacer un poco de matem ticas extra , para estar mejor preparado. Despu s voy a leer un poco de la Biblia y a acostarme temprano, porque al que madruga Dios lo ayuda.
- En serio? -pregunt Wally.
-Si haces una pregunta est pida, vas a recibir una respuesta est pida. Qu crees que voy a hacer? -Me agach y saqu mi patineta del casillero.
-Ya sab a que bamos a patinar -dijo Wally, que ya ten a su tabla bajo el brazo-. S lo quer a saber d nde .
-Estaba pensando en ir detr s del Super Save .
-Por m est bien. Supongo que Lisa no va a venir.
Me volte , cerr el casillero de un golpe y puse el candado.
- T qu crees?
-Un poco sensible todav a, eh?
-Sensible no, s lo estoy harto de que todos me sigan haciendo preguntas. Quieres patinar o no?
Wally sac su patineta de debajo del brazo y la levant .
-No traigo esto s lo para verme en onda.
-Qu bueno, porque la verdad es que no lo est s logrando -brome .
Cada vez hab a menos alumnos a nuestro alrededor, o sea que algunos hab an conseguido escapar antes que yo. Eso no me gust nada. Nos apuramos por el pasillo. Pens en lo r pido que podr amos avanzar si pusi ramos las patinetas en el suelo y salt ramos sobre ellas. Claro que eso habr a hecho que nos suspendieran.
Afuera de la escuela el estacionamiento estaba lleno a reventar: hab a autos saliendo en reversa de sus lugares y muchos otros avanzando lentamente en fila, listos para salir. Los alumnos serpenteaban entre los veh culos. Caminamos entre el tr fico. Patinar, repito, habr a sido m s r pido, pero las reglas eran las mismas en el estacionamiento: si te atrapan patinando est s suspendido. Parec a que hab a m s reglas y castigos por hacer skateboarding que por vender drogas.
Llegamos por fin al borde del estacionamiento. A s lo unos pasos del terreno de la escuela, baj mi patineta y me impuls sobre ella hacia la libertad.
El sendero era suave, en bajada, y llevaba a un t nel bajo la calle principal. Hab a grupos de personas a lo largo de nuestro camino. Eso me gustaba. La gente se convert a en obst culos que hab a que sortear. Me impuls con m s fuerza, tomando velocidad. Zigzague de un lado a otro para esquivar a la gente, pero tratando de hacerlo en el ltimo momento .
Me inclin mucho para que la pendiente hiciera parte del trabajo y aceler . Justo al final de la colina hab a unos cuantos escalones: doce, para ser exactos. La escalera estaba cada vez m s cerca. Me lanc desde lo m s alto y tom una gran altura, agarrando la patineta con una mano, volando; golpe el pavimento con fuerza, sal despedido de la patineta hacia adelante y ca de cara en el pasto y la grava, a un lado de la calle.
O los gritos y las risas detr s de m : era la gente que hab a en el camino. Me levant .
- Est s bien? -me pregunt Wally. Hab a llegado corriendo con la patineta bajo el brazo.
Escup un poco de pasto y tierra.
-Estoy bien.
- No te lastimaste la mu eca?
-No, me asegur de aterrizar con la cara.
Me acababan de sacar el yeso tres d as antes. Me hab a roto la mu eca patinando.
- Qu buen movimiento! -me dijo un tipo enorme que pas caminando con dos chicas que se re an como tontas. Iba en doceavo grado y jugaba futbol.
-Como si t pudieras hacerlo mejor.
Se par en seco.
- Qu dijiste? -me pregunt .
-S lo dije gracias.
-Vamos a dejarlo as -gru y sigui caminando.
-Hacer ese salto ya es bastante peligroso y aparte te pones a pelear con un tipo tan grande que te podr a comer de almuerzo -me dijo Wally.
-No le tengo miedo.
-Pues si no le tienes miedo eres m s bobote de lo que yo cre a.
- M s bobote? Qui n te ense a hablar?
-T , de hecho. T y la tele.
-Una combinaci n explosiva.
Conoc a Wally en cuarto grado. Él era el chico nuevo, salidito del avi n desde Polonia, y la maestra me pidi que me hiciera su amigo. Las nicas palabras que sab a en nuestro idioma eran Nike , Coca y hola . Somos amigos desde entonces.
- Nunca te cansas de fallar ese salto? -me pregunt Wally.
-Me cans de fallarlo desde la primera vez, pero eso no quiere decir que vaya a dejar de intentarlo. No voy a permitir que unos cuantos fracasos me desanimen.
- Unos cuantos? -se burl Wally-. Estamos en mayo. Trataste de hacer ese salto por primera vez en febrero.
-El 10 de febrero.
-Bueno, el 10 de febrero. Y desde esa fecha lo has intentado todos los d as despu s de clases. Eso quiere decir que lo has hecho al menos sesenta veces.
- No son tantas! -protest .
-Veinte veces por mes durante tres meses. Saca las cuentas.
-Pues puede ser. Pero nunca antes hab a estado tan cerca de lograrlo, no crees?
-No estuvo mal. Alguna vez se te ha ocurrido que si tomaras el salto con menos velocidad, te elevar as menos y tal vez te saldr a bien?
-Si vas a hacer algo, hazlo en grande o no lo hagas.
-Eso est muy bien para una calco-man a, pero contigo es m s bien Hazlo en grande y despu s vete al hospital .
-Qu gracioso.
-No estaba tratando de ser gracioso.
-No me lastimo tan a menudo -me defend y pas la pierna derecha detr s de la izquierda para ocultar el desgarr n que me acababa de hacer en el pantal n y de paso la herida de la rodilla dentro del pantal n.
-Mentira -dijo Wally-. Gracias a ti siento que le hablo de t a todos los choferes de ambulancia y a todas las enfermeras de emergencias de la ciudad.
-No es para tanto.
-Pr cticamente me los encuentro en la calle y me preguntan: Oye, Wally, c mo est Phillip? .
-Como si t no te hubieras lastimado nunca -le dije.
-Un brazo roto, una conmoci n cerebral y algunos raspones y cortadas. Eso no me pone en tu misma categor a.
Para qu discutir, ten a raz n. Yo me hab a roto las dos mu ecas (en d as dife-rentes), la clav cula y tres dedos, me hab a torcido el tobillo tres o cuatro veces, me hab a dislocado la rodilla, hab a sufrido tres conmociones cerebrales y m s cortes y raspones de los que pod a contar. Y aparte de todo eso me hab a roto los dos dientes frontales o, para ser exactos, las dos coronas que hab an reemplazado los dientes que me hab a roto antes. Me estaba deslizando por una barandilla cuando la patineta derrap y me di de cara con la baranda. Se me rompieron los dientes justo hasta la enc a. Fue horrible sentir los dos peque os Chiclets flotando en mi boca y despu s darme cuenta de lo que eran en realidad.
Me hab a lastimado tantas veces que en el hospital pensaron que era v ctima de abuso. Hasta mandaron a mi casa a un trabajador social para hablar con mis padres. Nunca hab a visto a mi pap tan enojado; estaba tan furioso que parec a que de verdad era capaz de golpear a alguien. Al final logr convencer al trabajador social de que no estaba tratando de ocultar nada y de que simplemente me hab a lastimado patinando.
-Lo nico que digo -continu Wally- es que si le bajaras un poco a la velocidad, s lo un poco, podr as hacer el salto y evitarte las heridas.
-Yo siempre hago los saltos -discut .
- De qu est s hablando?
-Yo hago bien los saltos. Lo que no me sale es el aterrizaje.
Cap tulo dos
Atravesamos el estacionamiento de la tienda patinando, muy alertas por si ven an autos o alg n guardia de seguridad. Si llegaba un guardia era el fin de nuestra sesi n de skateboarding .
Patinamos hasta la parte de atr s de la tienda. Hab a un gran cami n estacionado en reversa, muy cerca de la zona de entregas. Todav a era temprano y a n no hab an llegado otros patinadores.
Como calentamiento patinamos por un par de tapias bajas. Yo siempre estaba ansioso por saltarme las cosas f ciles, pero sab a que era imposible lograr los trucos complicados si no calentaba un poco antes.
- Listo para un poco de emoci n? -le pregunt a Wally.
-Digamos que s .
Sub patinando por la rampa que bordeaba la pared posterior de la tienda y gan velocidad al empezar la bajada. Hice un ollie para subir la barandilla, baj en 50/50 y golpe el pavimento Termin sobre la patineta y de pie. Bien. Muy bien.
Me baj de la tabla, la pis por un extremo y la hice saltar por el aire, la atrap al vuelo y me la puse bajo al brazo. Mir a Wally, que estaba por llegar a la rampa. Gan velocidad en la bajada, hizo un ollie y subi a la barandilla haciendo un deslizamiento (era una serie de diez). Casi lo logr , pero se acobard justo al final: la patineta sali despedida hacia un lado mientras l corr a hacia el otro. Me agach y atrap la patineta cuando pas a mi lado.
-Estuviste a punto de lograrlo -le dije, d ndole la tabla.
-A punto -contest -. Se siente raro estar aqu .
- Por qu , si venimos s per a menudo?
-Es raro estar aqu sin Lisa.
- Sigues con eso?
-Ya s . Es que es raro que no est con nosotros. Te puedo hacer una pregunta?
- Vas a parar si te digo que no?
Neg con la cabeza.
- Te parece que ustedes dos van a volver?
-Todav a est muy enojada -dije, negando de la misma forma.
-

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents