Reacción
36 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
36 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Zach y Ashley llevan un tiempo juntos y las cosas van bien, hasta que un día Ashley descubre que está embarazada. Enseguida se enoja y culpa a Zach, pues no estaría en ese estado si él no hubiera sido tan imprudente. Pensando al principio en el aborto, se vuelve en contra de Zach que, confundido, trata de adoptar una actitud responsable. Después de ver las reacciones de sus familiares y amigos, Zach se da cuenta de que esta es una decisión que él y Ashley deben tomar juntos.




Zach and Ashley have been going out for a while, and things are going well—until Ashley finds out she is pregnant. She is angry and blames Zach. She wouldn't be in this state if he hadn't been so careless. Insistent at first on an abortion, she turns against Zach. Confused, Zach struggles with what he should do and what his responsibilities are. Coming to terms with the reactions of their families and friends, Zach realizes that this is a decision that he and Ashley must make together.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 01 novembre 2012
Nombre de lectures 0
EAN13 9781459803107
Langue Español

Informations légales : prix de location à la page 0,0470€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Extrait

Reacci n

Lesley Choyce
Traducido por Eva Quintana Crelis

ORCA BOOK PUBLISHERS
D.R. 2010 Lesley Choyce
Derechos reservados. Prohibida la reproducci n o transmisi n total o parcial de esta obra por cualquier medio o m todo, o en cualquier forma electr nica o mec nica, incluso fotocopia o sistema para recuperar informaci n, conocido o por conocerse, sin permiso escrito del editor.
Catalogaci n para publicaci n de la Biblioteca y Archivos de Canad
Choyce, Lesley, 1951- Reacci n [electronic resource] / Lesley Choyce.
(Orca soundings)
Translation of: Reaction. Electronic monograph. Issued also in print format. ISBN 978-1-4598-0309-1 ( PDF ).-- ISBN 978-1-4598-0310-7 ( EPUB )
I. Title. II. Series: Orca soundings (Online) PS 8555. H 668 R 4218 2012 j C 813 .54 C 2012-902838- X
Publicado originalmente en los Estados Unidos, 2012 N mero de control de la Biblioteca del Congreso: 2012938341
Sinopsis: Cuando Zach descubre que su novia est embarazada, entra en p nico. Qu van a hacer?
Orca Book Publishers agradece el apoyo para sus programas editoriales prove do por los siguientes organismos: el Gobierno de Canad a trav s de Fondo Canadiense del Libro y el Consejo Canadiense de las Artes, y la Provincia de Columbia Brit nica a trav s del Consejo de las Artes de Columbia Brit nica y el Cr dito Fiscal para la Publicaci n de Libros.
Imagen de portada de Getty Images ORCA BOOK PUBLISHERS PO Box 5626, Stn. B Victoria, BC Canada V 8 R 6 S 4 ORCA BOOK PUBLISHERS PO Box 468 Custer, WA USA 98240-0468
www.orcabook.com
15 14 13 12 4 3 2 1
Contents
Cap tulo uno
Cap tulo dos
Cap tulo tres
Cap tulo cuatro
Cap tulo cinco
Cap tulo seis
Cap tulo siete
Cap tulo ocho
Cap tulo nueve
Cap tulo diez
Cap tulo once
Cap tulo doce
Cap tulo trece
Cap tulo catorce
Cap tulo quince
Cap tulo uno
-Zach, estoy embarazada.
Ashley me solt la bomba en un receso en la escuela. Recuerdo la hora exacta porque estaba parado frente al reloj del pasillo: las 11:11. Aj . Las once y once de la ma ana. Fue un martes.
Me lo dijo de golpe, mir ndome a los ojos.
-Es imposible -le dije enseguida y desvi la mirada para ver de nuevo el est pido reloj. La hora hab a cambiado a las 11:12.
-Es cierto -insisti . Y entonces empez a llorar.
Le pas el brazo por los hombros y la acerqu a m .
-Vamos -le dije.
- Ad nde?
-Adonde sea. V monos de aqu .
La conduje por el pasillo y salimos por la puerta principal al brillante sol. Al abrir la puerta de la escuela, tuve la sensaci n de que todo en mi vida cambiar a para siempre.
As fue exactamente como ocurri . Nunca olvidar lo que sent . Nunca antes hab a estado tan asustado en mi vida. Nunca. S que yo no era el primer chico al que su novia le dec a esas palabras, pero sent como si lo fuera. Es triste decirlo, pero en ese momento ni siquiera estaba pensando en Ashley. Estaba pensando en m . Qu iba a hacer? Qu me iba a pasar? C mo afectar a esto mi vida?
Caminamos casi una hora. Ninguno de los dos habl al principio. Entonces yo empec a racionalizar y una parte de mi cerebro intent convencernos a los dos de que ten a que haber un error.
- Est s segura? -le pregunt .
-S .
- Qu tan segura?
-Muy segura.
-Tal vez cometiste un error.
-Tal vez cometimos un error -dijo ella.
-Digo, con la prueba. Compraste una de esas pruebas en la farmacia?
-Compr tres.
-Tal vez estaban defectuosas.
-Eran de tres marcas diferentes. Todas dieron el mismo resultado.
Yo segu a buscando una forma de evitar todo esto. Estaba buscando una manera de escapar . Casi le pregunt si estaba segura de que era m o, de que yo era el padre. Pero no lo hice.
Porque justo entonces me acord . Dos meses antes. Hab amos estado de fiesta. (Eso es lo que hac amos Ashley y yo. Nos la pas bamos de fiesta y en serio.) Hab amos estado tomando y mis padres hab an salido por el fin de semana. Y una cosa llev a la otra. No pensamos en nada m s.
Y sab a que se hab a roto el cond n, pero no le dije nada. Bueno, pens que iba a arruinar el ambiente. Y adem s, qu probabilidades hab a?
As que ah estaba yo, a mis diecis is a os, caminando por la ciudad con mi novia de quince que me acababa de decir que estaba embarazada. Y yo segu a pensando: Esto no me puede estar pasando a m .
-Tengo miedo -dijo Ashley, acerc ndose m s y aferr ndose a mi brazo.
No le dije lo asustado que estaba yo ni tampoco lo del cond n. Le dije lo que dicen los chicos en situaciones como esta, cuando la sangre del cerebro se les ha ido a los pies y est n gritando por dentro, en pleno ataque de p nico, listos para salir corriendo y no regresar jam s. Le dije: Todo va a estar bien .
Cap tulo dos
La ma ana se convirti en la tarde y todo empez a entrarme en la cabeza. Ashley ten a dos meses de embarazo. Solo hac a tres meses que and bamos juntos. Ella parec a contenta conmigo y a m me encantaba estar con ella. Era dulce y sexy y un a o menor que yo, lo que no deber a ser la gran cosa, pero en la secundaria a veces un a o puede parecer demasiado. Ashley se hab a sentido halagada de que yo quisiera pasar el rato con ella; la mayor parte del tiempo solo ramos nosotros dos. Y bueno, como ya dije, ella era dulce y sexy.
Terminamos sentados en el banco de un parque donde las mam s empujaban a sus ni os peque os en columpios y los ni os m s grandes jugaban en el tobog n y en los juegos de trepar. Hab a beb s en carriolas y mam s conversando sobre marcas de pa ales desechables. Era el peor lugar para pensar en el embarazo de Ashley, pero fue como si los dioses lo hubieran planeado.
Ashley lloraba y yo la abrazaba. Dejaba de llorar y despu s empezaba de nuevo, y algunas de las madres volteaban a vernos. Algunas parec an preocupadas, y otras, enojadas. Yo simplemente la abrazaba y me preguntaba c mo era posible que un instante estuviera todo bien y al siguiente todo hubiera cambiado.
No s por qu no mantuve la boca cerrada. Sent que ten a que decir algo. Supongo que pens que ella necesitaba una explicaci n. As que le dije lo del cond n roto.
Y eso lo cambi todo.
Ashley se movi para atr s en el banco. La expresi n de su cara cambi por completo.
- Por qu no dijiste nada esa noche?
S , por qu no dije nada? Me encog de hombros.
-Entonces todo esto es tu culpa -sigui , demasiado alto.
-Perd name. No tiene caso que te enojes conmigo ahora. Tenemos que pensar qu hacer -le dije, no muy convincente.
-Si lo hubiera sabido, tal vez habr a podido hacer algo.
-Lo s .
Sab a que se refer a a la p ldora del d a despu s. Lo que pasa es que en ese momento no pens que un peque o resbal n pudiera terminar en esto.
-Confi en ti -me dijo.
-Lo s -dije, bajando la cabeza.
- Eres un desgraciado! -exclam con furia. Y entonces me golpe .
Bueno, tal vez fue una bofetada. No estoy seguro. Algo entre una bofetada y un pu etazo justo en una mejilla. Despu s se levant y empez a alejarse. Ignor el dolor de mi cara y la segu . Todas las miradas, hasta las de los ni os peque os, estaban sobre nosotros.
-Espera, por favor -le supliqu .
Ashley me rechaz y sigui caminando. Se dio la vuelta una sola vez.
-No quiero hablar nunca m s contigo -me dijo y despu s se fue.
Yo estaba mareado y me estaba costando mucho ordenar mis ideas. No sab a qu hacer. Una voz en mi cabeza insist a en que la siguiera, pero en lugar de eso me di la vuelta y me fui a casa. Le dije a mam que estaba enfermo y me fui a mi cuarto a jugar Guitar Hero . Ya s que suena muy mal, pero eso es lo que hice. Com en silencio cuando lleg la hora de cenar, jugu m s Guitar Hero y despu s me fui a dormir sinti ndome como la mierda. No dejaba de buscar alguna manera de arreglarlo, un plan, pero al final solo me enfurec a conmigo mismo. Qu hab a tenido en la cabeza? Era tan importante el sexo que hab a dejado que esto pasara? Al final me qued dormido.
Cuando me despert a la ma ana siguiente, el problema segu a ah , mir ndome fijamente a la cara.

  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • Podcasts Podcasts
  • BD BD
  • Documents Documents