Los canarios de color
93 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Los canarios de color

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
93 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Description

* Los canarios de color: ¿cuántos tipos hay? ¿dónde nacen? ¿cómo se seleccionan? ¿cuáles son los colores más apreciados? ¿qué criterios se siguen para valorar cada variedad?
* Una raza variopinta con más de 300 coloraciones: amarilla, roja, blanca, marfil, bruna, verde, bronce, pastel, ópalo, satinada...
* En esta obra se tratan todos los problemas que presenta la cría: higiene de las jaulas, tipos de jaulas y jaulones, la reproducción, el cuidado de los polluelos, la alimentación más sana y nutritiva, la muda y la coloración.
* El lector también encontrará un capítulo dedicado al diagnóstico y tratamiento de infecciones y enfermedades, y otro en el que se dan las principales orientaciones para participar en los campeonatos ornitológicos.
* Una guía ilustrada en color que da a conocer una de las razas de aves más interesantes, y que responde a los intereses prácticos del lector.
Gianni Ravazzi, ornitólogo, se dedica a la cría de muchas especies de pájaros, pequeños y grandes. Colabora en algunos periódicos con artículos de temática medioambiental. Es autor de varias publicaciones en Editorial De Vecchi, entre las que destacan El jilguero, Guía de los pájaros exóticos, Pájaros domésticos, Pájaros exóticos domésticos, Jilgueros, luganos, verderones, pinzones, Loros y periquitos, Ruiseñores, mirlos, tordos y otros insectívoros, y La hibridación de los pájaros.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 25 avril 2016
Nombre de lectures 4
EAN13 9781785259739
Langue Español
Poids de l'ouvrage 2 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0010€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Gianni Ravazzi


LOS CANARIOS
DE COLOR
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A.

Dedicado a la pequeña Francesca Zanghi y a sus padres

El primer agradecimiento está destinado al amigo Franco Pozzi, excelente criador y juez, que ha atendido todas mis consultas y me ha proporcionado la mayor parte de los ejemplares fotografiados.

También quiero expresar mi gratitud a Alberto Gamaleri, que ha colaborado en la realización de las imágenes, al amigo Carmelo Ermelindo, que ha tenido un papel fundamental en la realización de este y de otros libros, y al amigo Piero Delfino, que colabora en todas las iniciativas que le propongo.

Traducción de Gustau Raluy Bruguera
Fotografías del autor y de Alberto Marengoni

© Editorial De Vecchi, S. A. 2016
© [2016] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-78525-973-9

El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Índice


Introducción
LOS CANARIOS DE COLOR
Los canarios
Orígenes e historia de los canarios de color
El cardenal de Venezuela y la búsqueda del color rojo
Evolución de la raza y las variedades de color
Los siete grupos modernos
LAS VARIEDADES DE COLOR MÁS DIFUNDIDAS
Canarios lipocromos
Canarios melánicos normales
Canarios melánicos pastel
Canarios melánicos ópalo
Canarios melánicos rubí
Canarios melánicos satinados
Canarios melánicos topacio
LA CRÍA
La elección de los mejores ejemplares
Los alojamientos y los accesorios
El apareamiento y el periodo reproductivo
La eclosión de los huevos y el destete de los polluelos
La muda y la coloración
La higiene de los ejemplares y los alojamientos
Enfermedades más comunes
La alimentación
Los campeonatos ornitológicos
Apéndice: eumo y ónice
NOTES
Introducción


Un precioso ejemplar de marfil rosa nevado; todos los canarios de color pertenecen a una única raza que presenta más de 300 coloraciones diferentes, todas ellas codificadas; según el estándar los ejemplares han de tener un porte que muestre fuerza y vivacidad, y una talla entre 12,5 y 13,5 cm


La cría de canarios es una pasión que comparten muchos europeos desde el siglo xviii y que actualmente se ha extendido por todo el mundo. En mi caso personal, los canarios son un amor «antiguo», ya que desde la infancia he estado en estrecho contacto con estos domésticos y melodiosos fringílidos. Recuerdo con toda claridad la que hoy es mi casa, cuando vivía en ella el hermano de mi abuelo, repleta de jaulas de todos los tamaños con canarios de las razas más dispares. Yo adoraba a mi tío abuelo y siempre hacía todo lo posible por estar en su compañía y por tanto es normal que en mi interior naciera la misma pasión que él cultivaba. Los canarios son los pájaros más aptos para ser criados en cautividad, tanto por su domesticidad como por la facilidad con la que se les puede hacer reproducir. Así, al igual que muchos criadores, empecé con los canarios y más tarde me dediqué a las especies que más me atraían. He cambiado en varias ocasiones el objeto de mis cuidados, pasando de los cantores, Harzer sobre todo, a los canarios ingleses, con preferencia absoluta por los Gloster y los Lizard, y posteriormente a los canarios de color, sobre los que versa este libro.
Hablar de todas las variedades de canarios de color en tan poco espacio obliga a escoger, y por tanto a excluir, algunos aspectos en beneficio de otros. En este libro se trata cuanto atañe a la raza, a su origen, a su desarrollo; seguidamente se analizan los siete grupos en los que se dividen las más de 300 variedades reconocidas y codificadas; por último se presenta una serie de temas de interés general para la cría, como las técnicas de crianza, las enfermedades y los problemas alimentarios. Precisamente a causa del gran número de variedades, las diferencias a veces son ínfimas y las personas que se inician en el tema suelen tener alguna dificultad. Este libro quiere ser útil sobre todo a este sector de público, para que pueda desenvolverse más fácilmente y por consiguiente con más entusiasmo en el mundo de la cría de canarios.
LOS CANARIOS DE COLOR


Un bonito ejemplar de sajón amarillo intenso; este color es el más conocido, hasta el punto de que un determinado tono de amarillo se define como «amarillo canario». De hecho, es el primer color que se obtuvo mutando el originario
Los canarios


En la lujuriante vegetación de las trece islas que constituyen los archipiélagos de las Canarias, Madeira y las Azores, vivía tranquilamente un pequeño pájaro granívoro, de talla un poco inferior a los 12 cm y canto melodioso. Su plumaje con fondo verde y estrías de color gris amarillento le permitía mimetizarse fácilmente en el medio.
En el siglo xiv los navegantes genoveses que descubrieron las Canarias ya observaron este animal. Posteriormente, los españoles que desembarcaron en las islas procedentes de África occidental también tuvieron ocasión de ver esta ave, que representa el antepasado salvaje de todas las razas actuales de canarios domésticos. Genoveses y españoles quisieron atribuirse el mérito de haberlos visto primero, pero estos pequeños pájaros de las Canarias llegaron a Europa con el francés Jean de Bethencourt, que capturó algunos ejemplares y los ofreció como regalo a Enrique II de Castilla.
El éxito fue inmediato, y se empezó a hablar de estos pájaros en toda Europa, hasta el punto que se creó un verdadero comercio de ejemplares capturados. Cuando en 1493 los españoles, que mientras tanto se habían adueñado de las Canarias, Madeira y las Azores, se dieron cuenta de que era posible obtener la reproducción en cautividad, prohibieron la exportación de las hembras para conservar el monopolio de aquel pájaro que se había convertido en el pájaro de jaula más apreciado del viejo continente.


Un canario verde nevado: este era más o menos el color originario de los canarios


Sin embargo, el control de los españoles sobre la difusión de este pequeño animal terminó a finales del siglo xvi , cuando un barco cargado de canarios salvajes machos naufragó cerca de la isla de Elba. Los canarios que recuperaron la libertad se adaptaron perfectamente y se cruzaron con pájaros autóctonos, dando origen a una nueva cepa que muy pronto, gracias a la iniciativa de comerciantes italianos, creció en número y se difundió en Holanda, Bélgica, Francia, Suecia, Rusia, Turquía e incluso Egipto. La fama de este pájaro fue en continuo aumento y empezaron a surgir los primeros criaderos organizados. En algunas ciudades, como Nuremberg, en el siglo xvii se elaboraron leyes para regular la cría y la comercialización de los canarios. Se empezó a seleccionar los ejemplares mejor dotados para el canto, c osa que dio lugar a la raza Harzer-Roller, hoy en día conocida como Harzer. Un siglo después se obtuvieron las primeras mutaciones de color y posteriormente las de talla y de posición. Así se llegó a la división de los tres grupos de canarios actuales:
—   c anarios de canto, que se subdividen en tres razas;
—   canarios de color, que constituyen una raza que cuenta con más de trescientas coloraciones;
—   canarios de forma y de posición, que abarcan unas treinta y cinco razas.

Aún hoy se pueden encontrar en los lugares de origen ejemplares idénticos a los progenitores del canario doméstico que, sin embargo, han perdido todas las características del animal silvestre y se han convertido en animales perfectamente aptos para vivir en contacto con el hombre.

CLASIFICACIÓN CIENTÍFICA

La primera clasificación científica del pequeño pájaro granívoro de las Canarias fue la de Linneo (1707-1778), que lo incluyó en el orden de los Paseriformes y lo censó con el nombre de Fringilla canaria . Hoy día, con una clasificación mejor estructurada, el canario pertenece al género Serinus , razón por la cual su nombre científico es Serinus canarius o Serinus canaria .
Reino
Animal
Subreino
Metazoos
Tipo
Vertebrados
Clase
Aves
Subclase
Neornites
Orden
Paseriformes
Familia
Fringílidos
Género
Serinus
Especie
Serinus canarius


PARTES DEL CUERPO DEL CANARIO


1a. Coberteras pequeñas; 1b. Coberteras medias; 1c. Coberteras grandes; 1d. Escapulares; 2. Alulas; 3. Rémiges primarias; 4. Rémiges secundarias; 5. Lomo; 6. Rabadilla; 7. Timoneras; 8. Cobertera inferior de la cola; 9. Cloaca; 10. Tarso; 11. Tibia; 12. Abdomen; 13. Bajo pecho; 14. Flanco; 15. Ala; 16. Alto pecho; 17. Carpo; 18. Buche; 19. Cuello; 20. Mentón; 21. Mejilla; 22. Pico; 23. Frente; 24. Penacho; 25. Cabeza; 26. Sien; 27. Nuca; 28. Cuello; 29. Uropigio; 30. Rabadilla; 31. Abdomen; 32. Calcáneo; 33. Tarsometatarso; 34. Pata; 35. Pata; 36. Rodilla; 37. Fémur
Orígenes e historia de los canarios de color


Un ejemplar de canario rojo intenso de ala blanca


La pregunta que surge con más inmediatez es la siguiente: ¿cómo es posible que de una única especie ancestral, el Serinus canarius , se haya podido obtener en relativamente pocos años un número tan elevado de razas y de mutaciones de color, sin olvidar además que de la evolución del Serinus canarius se derivan las razas de canto y las de forma y posición? Para ello será útil aclarar un concepto muy elemental de genética, que explica cómo se crea un fenómeno de mutación que luego queda fijado y reaparece como carácter hereditario.
La célula es la unidad biológica básica que contiene todas las funciones vitales de los seres vivos así como los caracteres hereditarios. En el interior de la célula está el núcleo, en el que se encuentran los cromosomas , unas estructuras filiformes que contienen los genes. Las células reproductoras son los gametos , que son células haploides , es decir, con una sola serie de cromosomas; en el apareamiento se produce la unión del gameto masculino, el espermatozoo , con el femenino, el óvulo ; esto det ermina la formación de una doble célula fecundada, una célula diploide , que da origen a un nuevo individuo que hereda los caracteres típicos de los padres.
Los factores hereditarios de los canarios de color son de tres tipos:
—   dominantes: intenso o intens ivo y blanco difuso;
—   recesivos: blanco recesivo, ópalo y rubí;
—   relacionados con el sexo: bruno, ágata, isabela, pastel, marfil, satinado.

El carácter dominante inhibe completamente la manifestación de los otros factores, que permanecen ocultos, y apar ece en los ejemplares nacidos de una primera generación.
El carácter recesivo es un factor que permanece oculto y se manifiesta sólo si está presente en el padre, puro o portador, y en la madre; este carácter lo hereda toda la prole, machos y hembras.
El carácter ligado al sexo se refiere a expresiones fenotípicas que se manifiestan dependiendo del sexo del polluelo.
Los canarios de color están subdivididos en dos grupos:

EL GENOTIPO Y EL FENOTIPO

El término genotipo indica el patrimonio genético de un individuo, incluidos aquellos caracteres que no muestra; el término fenotipo , por el contrario, se refiere al conjunto de caracteres exteriores que muestra un ejemplar y que son visibles. De este modo, un ejemplar portador puede tener un cierto aspecto exterior (fenotipo) y al mismo tiempo puede poseer en su patrimonio genético (genotipo) otros factores que no son visibles y que se transmiten a la prole.


Canario rojo nevado: la coloración roja fue seleccionada a partir de principios del siglo xx y tuvo su máxima expansión en los últimos treinta años


—   lipocromos, que no están pigmentados, ya que carecen de melaninas, y sólo muestran el lipocromo, que puede ser blanco, amarillo, rojo, marfil o marfil rosa;
—   melánicos, caracterizados por la presencia de la s melaninas, sustancias pigmentadoras que dan una coloración oscura al plumaje, negro bruno [1] y bruno, y forman un dibujo.

La primera mutación de color obtenida a partir del Serinus canarius es la amarilla, que se generó hacia 1670 cuando, por una anomalía del plumaje, en un criadero nacieron algunos ejemplares que, en lugar de la típica coloración verdosa, presentaron un color con tendencia al amarillo dorado. A través de una serie de cruces entre estos ejemplares mutados, empezaron a aparecer en el mercado cada vez más canarios amarillos. Con un meticuloso proceso de selección, trabajando con ejemplares que mutaban ligeramente con respecto a las características de los padres, se obtuvo a partir del color amarillo un cierto número de variantes, hasta llegar al blanco y al marfil. La mutación roja, por el contrario, fue descubierta en nuestro siglo y no se deriva de una anomalía natural del plumaje de algunos ejemplares posteriormente cruzados entre sí, sino que se obtuvo por medio de la hibridación del canario amarillo con el cardenal de Venezuela y con el cruce sucesivo de los híbridos machos de primera generación, casi siempre fértiles, con canarios hembras; seguidamente los híbridos de segunda generación se cruzaron nuevamente con canarios hembra, para llegar a la última fase que lleva a la cuarta generación, en la que se obtiene un ejemplar idéntico a un canario, pero con la pigmentación roja, que puede ser transmitida a la prole, y con hembras fértiles, hecho imposible en los híbridos de las dos primeras generaciones y muy rara en los de tercera generación.

EUMELANINAS Y FEOMELANINAS

Existen tres tipos de melaninas, los pigmentos que dan el color oscuro y el dibujo a los canarios:
—   eumelaninas negras, que dan el color negro bruno, casi negro con refl ejos azules y el dibujo;
—   eumelaninas brunas, que dan el color bruno y el dibujo;
—   feomelaninas, siempre brunas, que también dan el color y el dibujo.
El cardenal de Venezuela y la búsqueda del color rojo


F1 de cardenal cruzado con rojo intenso (F1 significa híbrido de cardenal y canario)


El cardenal de Venezuela, o Spinus cucullatus , ha tenido una intervención muy importante en la selección de los canarios actuales de factor rojo. En efecto, gracias a la hibridación con este pájaro originario de Sudamérica, se pudo introducir el color rojo en los canarios. En 1920, un criador alemán de Königsberg obtuvo los primeros híbridos del cruce de un cardenal y un canario. Diez años más tarde, una vez conocida la fertilidad de estos híbridos apareados de nuevo con hembras de canario, la cotización del cardenal subió muchos enteros. La cría de ejemplares de factor rojo con las sucesivas variantes graduales pasó a ser la más difundida en Europa. Los canarios rojos, que se definieron con el término «rojo naranja» —hoy en día se les denomina simplemente rojos — tuvieron cada vez mayor representatividad en las muestras ornitológicas y acabaron superando numéricamente a los más difundidos canarios amarillos.
El híbrido de cardenal y canario se definió con la sigla F1 y posee las características del cardenal en cuanto a talla y comportamiento, aunque presenta un dibujo y una coloración intermedia entre la de ambos progenitores. Apareando un F1 con una hembra de canario se obtiene un híbrido de segunda generación, R1 (antiguamente se le había atribuido la sigla F2, pero era imprecisa porque un F2 sería la descendencia entre dos F1, y se sabe que las hembras F1 son estériles). Apareando un R1 con una hembra de canario se obtiene un R2, y apareando un R2 con una hembra de canario tenemos un R3, un ejemplar de cuarta generación, que es un canario a todos los efectos, aunque ligeramente más pequeño.
La hembra R1 raramente es fértil, y para obtener huevos fecundados hay que esperar algunos casos esporádicos de hembras R2, en el segundo o tercer año de reproducción; el R3, en cambio, presenta una cantidad notable de hembras reproductoras; en esta generación se produce una aproximación al canario.


EL CARDENAL DE VENEZUELA

El cardenal, Spinus cucullatus o Carduelis cucullatus, según la clasificación que se siga, es un carduélido de una talla aproximada de 10 cm, extraordinariamente vivaz y actualmente muy raro en estado natural (está incluido en el Apéndice I de la CITES). Presenta un dimorfismo sexual claro: el macho es de color rojo difuso en todo el cuerpo y tiene capucha negra en la cabeza y el cuello, alas negras y cola negra; la hembra tiene una coloración general bruno gris.
Es originario de la parte septentrional de Venezuela y vive entre los 300 y los 1.500 m de altitud, en praderas y zonas arbóreas. Es muy buen volador y se adapta fácilmente a regímenes alimentarios variados: semillas frescas o secas, flores, brotes frescos, algún insecto y bayas. En cautividad se ha criado mucho y con buenos resultados, hecho que resulta esperanzador para la supervivencia de la especie.


Cardenal de Venezuela macho colgado en los barrotes de la jaula


Primer plano de la coloración roja del pecho del cardenal de Venezuela: el rojo es un factor hereditario que el cardenal transmite a la descendencia, y también a los híbridos nacidos del cruce con el canario

CONVENCIÓN DE WASHINGTON (CITES)

Con el objetivo de remediar los graves daños causados por la caza y por el comercio de animales, varios países llegaron a un acuerdo para la salvaguardia del patrimonio natural que fue formalizado en la Convención de Washington de 1973 o CITES (Convention of International Trade with Endangered Species ).
El tratado tiene dos apéndices: en el primero están incluidos los animales en peligro de extinción, cuya captura, comercialización y tenencia están rigurosamente prohibidas; en el segundo figuran todo aquellos animales que pueden ser capturados, comercializados y criados, ateniéndose a unas reglas precisas y con los debidos permisos.


EL LUGANO DE CABEZA NEGRA Y LA BÚSQUEDA DEL COLOR VERDE

Para mejorar la calidad del verde y del amarillo en los canarios de factor amarillo se ha cruzado el lugano de cabeza negra (Spinus magellanicus) con el canario. Se ha procedido igual que en el caso del cardenal, y se ha logrado fijar en la descendencia una coloración verde-amarilla mucho más rica que la del canario amarillo de selección originaria.


Pareja de luganos de cabeza negra; el macho presenta una coloración más intensa. El Spinus magellanicus o Carduelis magellanicus, según la clasificación que se tome como referencia, es un pájaro ágil, reactivo y alegre; tiene una coloración base verde-amarilla, que varía en función de las subespecies
Evolución de la raza y las variedades de color


Gracias a la hibridación con el lugano de cabeza negra se logra mejorar la intensidad de las tonalidades verdes y amarillas de todos los canarios de factor amarillo y verde


Los canarios de color actualmente han alcanzado un nivel de selección notable. Los tipos de creación más reciente todavía han de estabilizarse, en tanto que los más antiguos tienen un perfecto equilibrio.
Pero habida cuenta de que todos los canarios constituyen una única raza, se puede determinar una serie de normas y de criterios de juicio, válidos para to das las variedades, que se refieren al plumaje, las dimensiones, las proporciones, la forma y el porte. En los criterios de juicio establecidos por la comisión internacional aparecen cuatro apartados:
—   el plumaje, al que pueden asignarse hasta 20 puntos;
—   las dimensiones, las proporciones y la forma, cuya máxima puntuación es 15;
—   el porte, al que se atribuyen hasta 10 puntos;
—   las impresiones, criterio de juicio que tiene que ver con las condiciones de salud y limpieza del canario, a las que pueden asi gnarse hasta 5 puntos.

Plumaje

El plumaje, constituido por las plumas, que recubren algunas partes del cuerpo y forman las alas y la cola, el plumón, que recubre todo el cuerpo con función de protección y termorregulación, y las filoplumas, debe presentarse completo, intacto, uniforme, liso, compacto, sedoso y brillante. Las plumas largas y las que forman el plumón deben estar dispuestas de manera que se superpongan unas a otras casi como si fueran tejas.
Las alas y la cola deben ser compactas, unidas e i ntactas. Los defectos que comportan penalización son:
—   plumaje demasiado abundante en los flancos o descompuesto;
—   plumón ciliar formando cejas demasiado altas o frondosas;
—   abundancia de plumón que sobresale a través de la pluma, restando solidez al ma nto y creando un efecto excesivamente salpicado;
—   plumaje demasiado corto, seco o escaso que produce un efecto de excesiva intensidad;
—   muda todavía presente o falta de plumas por otros motivos;
—   timoneras y rémiges no uniformes, habiendo sido mudadas u nas y otras no;
—   plumaje de la garganta y del pecho demasiado levantado, con efecto «corbata»;
—   plumaje descompuesto en flancos, pecho y abdomen;
—   plumaje muy descompuesto en el lomo con plumas que tienden a abrirse, denominado «lomo partido»;
—   plumas de cobertura de la rabadilla demasiado largas y caídas a los lados, denominadas «plumas de gallo»;
—   presencia de plumas rotas;
—   cola en forma de abanico o cola de golondrina;
—   rémiges no compactas y no uniformemente alineadas.

VALORACIÓN DEL PLUMAJE (MÁX. 20 PUNTOS)
Calificación
Características
Puntos de penalización
excelente
ningún defecto, plumaje completo tal como se indica en el estándar
1
buena
uno o dos defectos en un plumaje completo e intacto, pero no perfectamente uniforme, liso, compacto, sedoso y brillante
2-3
suficiente
tres o cuatro defectos en un plumaje descompuesto, efecto «corbata», «plumas de gallo», cola en forma de abanico o de golondrina, una o dos plumas rotas, ciliares densos y abundantes
4
insuficiente
plumaje visiblemente descompuesto, corto, escaso, con varias plumas rotas, excesiva presencia de plumón, muda en curso, rémiges y timoneras no compactas
5-8 <![endif]-->

Dimensiones, proporciones y forma

Las características típicas del canario son las siguientes:
—   talla entre 12,5 y 13, 5 cm;
—   cabeza redonda y ancha, con pico corto, cónico y ancho en la base;
—   ojos vivos, brillantes y dispuestos en la prolongación imaginaria de cierre del pico;
—   lomo ancho y lleno, que forma un bloque armonioso con las alas, apoyadas con naturalidad y simétricamente en la base de la cola;
—   pecho con perfil ancho y redondo;
—   tronco en armonía con el resto del cuerpo, fuerte y con el cuello bien insertado que da al animal la característica expresión de elegancia y belleza;
—   impresión general de buenas proporciones; extremidades robustas y sólidas, con dedos fuertes y seguros en la sujeción de la percha.

Se consideran defectos que comportan penalización:
—   talla inferior o superior a la del estándar;
—   cabeza plana o pequeña, o bien grande y desproporci onada con el resto del cuerpo;
—   pico estrecho, largo o con las dos partes cruzadas;
—   cuello demasiado estrecho, corto o demasiado largo, de manera que la cabeza queda fuera de las proporciones del conjunto;
—   lomo curvo o lordósico;
—   pecho demasiado pro minente o demasiado plano;
—   tronco excesivamente robusto o ligero;
—   extremidades muy delgadas y largas, con muslos descubiertos, o bien demasiado cortas con muslos hundidos en el plumaje.


Canario satinado de bellas proporciones


VALORACIÓN DE DIMENSIONES, FORMA Y PROPORCIONES
Calificación
Características
Puntos de penalización
excelente
ningún defecto
1
buena
un solo defecto
2
suficiente
dos o tres defectos
3
insuficiente
varios defectos o parecido con otras razas de forma y posición, especialmente Gloster, Border y Norvich
4-6 <![endif]-->

Porte