Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social ...
33 pages
Español

Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social ...

-

Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres

Description

Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación. Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011. ISBN: 978-84-939337-6-0 ...

Sujets

Informations

Publié par
Nombre de lectures 14
Langue Español
Poids de l'ouvrage 1 Mo
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011
 Los lectores corresponsales de La Vanguardia.com: Análisis de las noticias enviadas desde el Centro y Este de Europa Dra. Patricia González Aldea- Universidad Carlos III de Madrid-patricia.gonzalez.aldea@uc3m.esResumen En marzo de 2008 La Vanguardia.es lanzaba la iniciativa “Lectores corresponsales”, dentro de la sección de Participación. Un año después ya contaba con 170 miembros, que escribían desde más de 50 países diferentes, sobre todo desde Europa. El objetivo de esta ponencia es analizar las noticias enviadas por “los corresponsales ciudadanos”, no periodistas profesionales, desde Europa Central y Oriental, los países europeos más desconocidos y con una imagen más negativa en España. En concreto el mapa de corresponsales lectores del diario digital sitúa como colaboradores a un cooperante en Albania, tres personas en Rumania, otra en Moldavia, una en Eslovaquia, y otra en Moscú. Cuestiones como la temática principal, la calidad de los contenidos de los lectores corresponsales, la mediación o no del medio, -en este caso La Vanguardia-, en las informaciones, el impacto de estos mensajes a la hora de “reconectar” con las audiencias, así como los resultados de la “democratización” en la generación de contenidos, serán temas contemplados en esta ponencia. Abstract: LaVanguardia.es launched in March 2008, the citizen reporter section called “Lectores corresponsales”, placed in the Participation space of the on-line journal. One year later, the section had 170 members, who wrote from more than 50 different countries, mostly from Europe. The aim of this paper is to analyze the stories sent by ‘citizen correspondents’, -not professional journalists-, from Central and Eastern Europe, -the most unknown European countries and the countries with the most negative image in Spain. Specifically, the online newspaper’s map of citizen journalist identifies as contributors in this region, an aid worker in Albania, three people in Romania, one in Moldova, one in Slovakia, and one in Moscow. Issues as the main topic of the stories, the quality of citizen correspondents’s contents, the ‘mediation’ or not of the medium, -La Vanguardia in this case-, in the correspondents’s information, the impact of their messages in order to "reconnect" with the audience, and the results of the ‘democratization’ in content generation, will be the topics covered in this paper. 
ISBN: 978-84-939337-6-0  
Página 1
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011
 Palabras clave: lectores corresponsales; La Vanguardia.com; participación; información internacional; Europa Central y Oriental Keywords: citizen reporters, correspondents, LaVanguardia.com, participation, international news, Central and Eastern Europe Sumario: Introducción 2. Metodología 3. 1.Perfil de los lectores corresponsales de La Vanguardia 4. Análisis de contenido de las noticias de los lectores corresponsales 5. Conclusiones 6. Bibliografía 7. Notas Summary: 1. Introduction 2. Methodology 3. profiles of La Professional Vanguardia’s citizen reporters 4. Content analysis of citizen journalist’s news 5. Conclusions 6. Bibliography 7. Notes 1. Introducción La era digital ha supuesto sin duda cambios en la concepción tanto de la propia información internacional y de los profesionales dedicados a ella, como en la sección en la que se reúnen este tipo de noticias. A finales de los noventa Miguel Ángel Bastenier (Peñalba, 1999: 121) destacaba ya el proceso de internacionalización experimentado en las secciones, desde inicios de los noventa, así como la aparición de los contenidos de Internacional dispersos muchas veces en otras secciones del periódico: “Una sección de internacional ya no es simplemente la que formalmente aparece como sección de Internacional (…) la economía cada día cuenta más, cada día hay más páginas de internacional en las secciones de economía (…) hay una compartimentación, a mi modo de ver excesivamente rígida y todo lo que vagamente es económico aparece en la sección de economía”. En el mismo sentido, Mª del Mar García (2002:20-22) subrayaba que “debe entenderse que no es la sección en la que se publica una noticia la que le confiere el carácter de internacionalidad o no (…) la sección llamada generalmente internacional es donde suelen concentrarse los textos referentes a la información política internacional”. La excesiva politización de la sección hacía necesario otras voces y enfoques, que se han logrado en parte gracias a iniciativas participativas como la que es objeto de este artículo. Hasta el modelo de corresponsal parecía entrar en crisis a finales de los noventa, como reflexionaba Francisco Javier Reino (Peñalba, 1999: 129), que trabaja entonces en El Correo, y se cuestionaba lo siguiente: “La otra cuestión que a mí me parece de debate, en cuanto a la relación entre el corresponsal y la redacción, es la finalidad del corresponsal, es decir, ¿para qué los periódicos que tienen corresponsales, tienen corresponsales? Y, ¿qué uso se hace de sus servicios? Porque lo que también se da, es que el corresponsal es una especie de símbolo, de estatus del periódico y de cierto prestigio. Su función inicial de aportar una visión diferenciada del asunto que trate luego se diluye y se anula por la obligación de ese corresponsal, obligado por la redacción central, de ISBN: 978-84-939337-6-0 2 Página  
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011
 parecerse lo más posible a una agencia”. Un estudio sobre “La sección internacional en elpais.com” (González: 2010) mostraba cómo los autores de las informaciones eran en un 33% agencias, el 13% corresponsales, y el bloque más destacado era denominado “Otros”, -en el que se encontraban enviados especiales, colaboradores…-Ante el coste económico de mantener una red de corresponsales permanentes que cubra todo el mundo, y el auge del llamado “periodismo ciudadano”, a lo largo de esta década se ha optado por trabajar con colaboradores (profesionales o no) en los países donde pueda producirse una noticia. Internet, con menos limitaciones espacio que el papel, y las secciones de participación, se convierten así en el foro perfecto para promover el acercamiento y mejor conocimiento de otros pueblos con temas más allá de la política. No obstante, estos contenidos generados por los lectores deben analizarse a la luz de teorías críticas con el excesivo optimismo de la participación en los medios, como el “determinismo-tecnológico” o el “tecno-optimismo”, -denunciado por autores como Nico Carpentier-, para poder medir su verdadero impacto. Carpentier (2009: 409-411) considera que “en muchos casos, la naturaleza participativa es relativamente limitada (…) los medios participativos tienen la tendencia de aislar el concepto de participación, e ignorar las condiciones de posibilidad a de relevancia, apreciación y significado. Estas prácticas participativas están limitadas también porque los medios profesionales aún mantienen un alto grado de control al fijar la agenda, elegir los participantes y moderar la conversación en algunos foros”. No obstante, tras realizar un estudio sobre jóvenes productores de contenido para una plataforma de vídeo, frente a un programa televisivo profesional, Carpentier (2009: 409) concluyó que “la participación amateur fue evaluada como limitada en cuanto a cualidades estéticas y narrativas, pero ofrecía una perspectiva más realista y auténtica de la realidad diaria”. En medio de este clima de cambios en los medios, por el impacto de las nuevas tecnologías, y de globalización,a mediados de esta década (2005) el New York Times se refería al periodismo participativo como el modo en que algunos periódicos, -en pleno descenso de circulación y problemas económicos-, esperaban “reconectar con sus audiencias” (Seelye: 2005). En España, en 2004, el diario20 minutos, tomaba la delantera y lanzaba un proyecto de participación de sus lectores ofreciéndoles ser “corresponsales” del diario. Se trataba de cubrir en este caso información local, pudiendo aparecer como co-autores si el tema era desarrollado por un redactor. Arsenio Escolar (2004) lo describía así en la web:“Cuéntanos esas pequeñas noticias en un mensaje corto y preciso. Las más interesantes las recogeremos en Los lectores informan, un espacio que a partir de ahora encontrarás con mucha frecuencia en nuestras páginas de información local. Y las muy relevantes las completaremos en nuestra redacción y se las contaremos a todos los lectores
ISBN: 978-84-939337-6-0  
Página 3
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011  ¡con tu firma al lado de la de nuestros reporteros! Quedas nombrado desde hoy corresponsal de 20 minutos”.En marzo de 2008 La Vanguardia.es lanzaba una iniciativa similar, pero dirigida a personas que vivieran fuera de España para escribir sobre temas relacionados con el país de destino. “Lectores corresponsales”, que así se llamó la sección, surgió “a raíz de las elecciones generales en España de 2008. Varios lectores, desde distintas partes del mundo, nos ofrecían un contrapunto de la campaña electoral; nos contaban cómo se vivían las elecciones fuera de España. El proyecto tuvo tanto éxito (¡empezamos siendo 14 y terminamos con 40!) y fue tan bien acogido por la audiencia que decidimos darle continuidad”, relata Patricia Plaza [1], coordinadora de la sección.Un año después ya contaba con 170 miembros, que escribían desde más de 50 países diferentes, sobre todo desde Europa. Otros diarios han seguido esa línea, como La verdad.es, con la sección “Lectores en el extranjero”, que cuenta con una pequeña red de 5 participantes actualmente. Según la web del diario:“nos interesa todo lo que nuestros lectores nos cuentan. Aquellos que residen en el extranjero tienen además este espacio para compartir vivencias y mantener el contacto con su lugar de origen. Es muy fácil entrar a formar parte de la comunidad de usuarios en el exterior”.Las redes sociales han reforzado ese fenómeno participativo, a través de nuevas vías.En “elpaís.com Participa” podemos encontrar las distintas modalidades de participación:Los internautas preguntan, Encuestas, Foros, Frases, Fotos de los lectores, Talentos, y Yo Periodista -en la línea del periodismo 2.0, del periodismo ciudadano, y del célebre títuloWe the Media, de Dan Gillmor-. Adrián Segovia [2], jefe de analítica web de elpaís.com, señala que son“el medio al que más tráfico le aporta Facebook, Twitter y otras redes sociales. Eso es ser referente en la red”.
Tanto en el caso de El País, como de La Vanguardia, se trata de dos ejemplos claros de diarios con visión global y apuesta por los temas internacionales. Empezando por la propia ubicación de la sección en el diario: página 2 en el primero, y página 3 en La Vanguardia, tras La Segunda. Este puesto ISBN: 978-84-939337-6-0 Página 4  
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011
 preferente se mantiene también en la edición digital, apareciendo esta pestaña a continuación de la portada. 2. Metodología El objetivo de este artículo es analizar las noticias enviadas a La Vanguardia por “los corresponsales lectores”, ciudadanos no profesionales del medio, desde Europa Central y Oriental [3], -los países europeos más desconocidos y con una imagen más negativa en España-, e identificar la imagen proyectada de esos países a través de sus noticias. Del contenido de las noticias de los “lectores corresponsales” surgirán imágenes mediáticas con un carácter en principio distinto a las difundidas desde España. Quizás éste sea el mayor potencial de la sección: la capacidad de construir, desde el conocimiento, y la experiencia personal de sus autores, imágenes más positivas, con un enfoque más amplio, sobre la realidad de estos países. El trabajo se basa en el análisis longitudinal de contenido de tipo cualitativo que permita identificar tendencias.En total se han reunido más de medio centenar de informaciones y casi 600 comentarios, publicados entre octubre de 2008 y septiembre de 2011, referidos a cinco países: Rumania, República de Moldavia, República Eslovaca, Rusia, y Albania. Desde el punto de vista de la participación, se ha contemplado la participación de los lectores corresponsales en la creación de contenidos, teniendo en cuenta los siguientes aspectos: - temática principal de las informaciones: política, económica, cultural, social… - imágenes construidas a través de dichas informaciones; - número de visitas recibidas, intentando ver los temas que han tenido más atención por parte de los lectores; - número de comentarios enviados, para detectar los temas más movilizadores de la opinión pública, o sencillamente polémicos. Se ha entrevistado a la coordinadora de la subsección de “Lectores corresponsales” de La Vanguardia, y a “los lectores corresponsales”, autores de las informaciones referidas a Europa Central y Oriental. En cuanto a la justificación del tema elegido, y la región de Europa Central y Oriental en concreto, hay que señalar lo siguiente. Desde que en 1968 Berger y Luckmann (1968:13) afirmasen que “la realidad se construye socialmente y que la sociología del conocimiento debe analizar los procesos por los cuales esto se produce”, a la construcción social de la realidad hay que sumarle el enorme impacto e influencia de los medios de comunicación de masas que a través de
ISBN: 978-84-939337-6-0  
Página 5
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011  sus discursos establecen como socialmente real, realidad objetiva, lo que no son más que interpretaciones subjetivas. Esta construcción es especialmente preocupante cuando el objetivo del discurso son los nuevos ciudadanos que a raíz de los procesos migratorios entran a formar parte de las nuevas realidades multiculturales de los estados. Es el caso de España que, sobre todo en la última década, ha experimentado un incremento muy notable de población extranjera que representa ya el 12% del total de habitantes, según cifras del INE de enero de 2010. El grupo más numeroso es el de los rumanos, con 798.892 personas, que representan en torno al 14% de total de extranjeros. En cuanto a las cifras de las 5 nacionalidades analizadas en esta investigación, según datos del INE de enero de 2010, serían las siguientes: Tabla 1: Población extranjera en España de la muestra seleccionada             Fuente: elaboración propia con datos del INE de enero de 2010Teniendo en cuenta que el peso de los inmigrantes llegados del Este de Europa (comunitarios y no comunitarios) ha aumentado considerablemente y representa en 2010 el 22% de la población extranjera en España, (en 1998 eran sólo el 3%), así como el hecho de que el grupo más numeroso en el total de extranjeros es el grupo de los rumanos, González (2011) considera que “las malas prácticas informativas suponen una vulneración del principio de justicia y ciudadanía, fomentando percepciones negativas y estereotipadas, -trasladando lo que hacen unos pocos a un rasgo propio de todo el grupo- e influyendo de forma negativa en las creencias de la opinión pública, como reflejan las encuestas”. La hipótesis de este artículo sostiene que a través de las imágenes generadas por las contribuciones de los “lectores corresponsales” se pueden construir realidades más variadas y menos estereotipadas sobre los países de Europa Central y Oriental, dando cabida a informaciones que no sólo no tienen espacio en la versión papel de La Vanguardia, sino ni tan siquiera en la digital.
ISBN: 978-84-939337-6 0 - 
Página 6
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011  3. Perfil de los lectores corresponsales de La Vanguardia La RAE dice que corresponsales son “aquellos que mantienen correspondencia”. Frente al papel casi de agencias, que en muchas ocasiones se ven obligados a realizar los corresponsales profesionales, los “lectores corresponsales” han fomentado la correspondencia y participación a través de sus contenidos. Este rol de los lectores no sólo como consumidores, sino como co-creadores de la información, forma parte del llamado periodismo postmoderno. La sección creada en 2008, como ya se ha señalado, está dentro del apartado de Participación de la web del diario.
El número de lectores corresponsales se ha incrementado de 40 a más de 200 en tres años y medio. Entre los lectores corresponsales locales de Catalunya, el 90% escribe en catalán, pero a nivel mundial, sólo lo hace el 5%. Patricia Plaza [4], coordinadora de esta sección, afirma que La Vanguardia.com está abierta a la participación de los lectores y “hace posible elevar su voz situándola al mismo nivel de los periodistas. La democratización de la web es una consecuencia de la evolución de los medios tradicionales que ha propiciado Internet (más opinión de los lectores, mayor implicación de los usuarios en el medio digital) y eso nos permite ser más receptivos y puede ayudarnos a mejorar en ciertos aspectos (…) nuestros lectores corresponsales publican como una noticia más dentro de la web (sólo diferenciada porque se identifica como un elemento de participación) y no en un blog aparte; eso significa que las crónicas de los lectores corresponsales aparecen en el Al Minuto y se maquetan como una noticia más, pudiendo ser destacadas en Portada”. El número de corresponsales de La Vanguardia en el mundo, es de 18, de los cuales 11 ocupan corresponsalía, y el resto son colaboradores. La cifra resulta claramente insuficiente para la cobertura de los acontecimientos internacionales. El País, sólo para Europa, dispone de esa misma cifra 18, entre corresponsales y colaboradores, de un total de más de medio centenar. Berlín, Moscú, y Estambul, son las únicas corresponsalías de La Vanguardia en el Centro y Este de Europa. Lo mismo sucede en el caso de El País, pese de disponer de muchos más corresponsales para Europa. Esto sin duda contribuye a la falta de seguimiento de la realidad de estos países, y falta de conocimiento de los mismos por parte de los españoles. ISBN: 978-84-939337-6-0  
Página 7
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011  Corresponsales en el mundo del diario La Vanguardia
Fuente: http://www.lavanguardia.com/internacional/index.html Corresponsales en Europa del diario El País
Fuente:http://internacional.elpais.com/internacional/corresponsales.htmlSin embargo, y gracias a la iniciativa de los “Lectores corresponsales” el mapa de La Vanguardia se ha enriquecido con aportaciones procedentes en el caso de Europa de 28 ciudades diferentes, donde están ya incluidas algunas del Centro y Este de Europa, -en el sentido más político, que geográfico del
ISBN: 978-84-939337-6-0  
Página 8
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011  término.
Fuente:http://www.lavanguardia.com/participacion/lectores-corresponsales/index.htmlLectores corresponsales de La Vanguardia en Europa
Fuente:http://www.lavanguardia.com/participacion/20090617/53724845345/todos-los-lectores-corresponsales-de-europa.html En concreto el mapa de corresponsales lectores del diario digital sitúa como colaboradores de la región objeto de este estudio, a un cooperante en Albania, tres personas en Rumania, otra en Moldavia, una en Eslovaquia, y otra en Moscú.ISBN: 978-84-939337-6-0  
Página 9
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011  Rumania: - Josep Miquel Viñals. Director de Vía Rumania. - Francisco Carré. Director general de CIE Matricón - Alexandra Raluca. Ex abogada y escritora. Eslovaquia: - Ludmila Sciranikova. Economista y lectora de castellano. Albania: - Lande Contreras. Cooperante Moldavia: - Emilio García. Arquitecto técnico y aparejador. Moscú: - Marta Simó. Socióloga, especialista en Europa Central y del Este. Aunque casi todos son españoles residentes en el extranjero, “hay algunos locales, sobre todo en Latinoamérica por el idioma, aunque también hay corresponsales locales en Grecia, Eslovaquia, Italia y Reino Unido. Estos últimos, son principalmente estudiantes de español que perfeccionan el idioma con sus artículos a La Vanguardia.com”, como señala Patricia Plaza [5] . Sobre los contenido y la forma de colaboración, Patricia Plaza [6], afirma que “colaboran con nosotros de forma desinteresada mediante el envío de artículos sobre temas de actualidad del país en el que viven (…) crónicas informativas que nos remiten nuestros lectores por iniciativa propia o bien, ante un determinado suceso o acontecimiento, a petición de la redacción de La Vanguardia.com. (…) nos guardamos el contacto del lector y, si alguna vez necesitamos saber la opinión de alguien de algún país en concreto, contactamos con el lector corresponsal correspondiente. A parte, los lectores corresponsales pueden contarnos algo que no esté saliendo en los medios pero que tenga interés”. La propuesta de contenidos llega otras veces por parte de La Vanguardia en forma de “Especiales” sobre un determinado tema sobre el que se invita a participar y enviar el punto de vista desde cada país. Además de las elecciones generales en España, -origen de la sección-, se han hecho “Especiales” del Mundial de fútbol 2010, de Fukushima, de las elecciones generales en Estados Unidos, de la muerte de Gadafi, y del cese de la lucha armada de ETA. En la web de La Vanguardia aparece en cada “lector corresponsal” una breve ficha con su profesión, ciudad en la que vive, y desde cuándo, así como “lo mejor” y “lo peor” según ellos de ese país.
ISBN: 978-84-939337-6-0  
Página 10
Moldavia EslovaquiaRusia
Actas – III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social – III CILCS – Universidad de La Laguna, diciembre 2011  Tabla 2: “Lo mejor” y “lo peor” de los países, según los “lectores corresponsales”  Lo mejor Lo peor Rumania “Las enormes posibilidades que tiene para el “La poca conciencia de calidad y servicio que futuro y su gran belleza natural” Viñals hay” Viñals “Las diferentes clases sociales que conviven “La exagerada burocracia y el formalismo, la diariamente en una misma ciudad” Raluca forma fácil de manipular a la gente, el ahínco de los jóvenes por imitar a las "estrellas"  nacionales e internacionales, la falta de solidaridad, el pragmatismo, la injusticia y el  machismo que sigue muy, demasiado presente” Raluca “Nada” Carré“Es un país precioso” Carré “El perfil suave de la geografía del país” “La pasividad de la población” “La naturaleza, el folclore, las tradiciones, la Una miserable participación en las elecciones complacencia y la paciencia de los eslovacos parlamentarias europeas soportar todas las reformas para poder aceptar el euro” “L'ànima de la seva gent i de la seva cultura” “La burocracia” Albania “Ambos países somos mediterráneos, y en consecuencia tenemos en común valores como la hospitalidad, la bondad, y la amistad” [7] Fuente: elaboración propia con datos de la web de La Vanguardia Aunque se ha intentado entrevistar a cada uno de estos “lectores corresponsales”, la tarea ha sido complicada y en la mayoría de los casos no ha dado resultados. Afortunadamente a través de una red social se ha podido contactar con el autor que más textos ha publicado, (J.M. Viñals), y cuyo trabajo puede considerarse más valioso, -tanto desde el punto de vista de la calidad, como por el impacto que supone de cara a los lectores españoles-, al ocuparse de la comunidad extranjera más numerosa en España, según datos del INE de enero de 2010: los rumanos. J.M. Viñals, en febrero del 2007 empezó a viajar a Rumania para conocer el país. En septiembre de 2007 creó VIA RUMANIA, con el objetivo de canalizar inversiones españolas hacia ese país, y tras 4 años la empresa cuenta con un equipo integrado tanto por rumanos, como por españoles.Sobre los motivos para escribir en La Vanguardia, señala: “me gusta escribir. En el 2008 supe de la posibilidad y creí tener temas interesantes que comunicar de Timisoara, y de Rumania en general. Mi actividad en la ciudad es ISBN: 978-84-939337-6-0 11 Página