A PROPÓSITO DE LA CONDUCCIÓN DE AUTOMÓVILES EN LA VEJEZ (With Regard to Cars Driving in Elderly People)

-

Documents
5 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Resumen
Fundamento: Dado el envejecimiento progresivo de nuestra sociedad y el interés que adquiere el conducir un vehículo en ella, es previsible que el número de conductores mayores de 65 años se vaya incrementando con el tiempo de manera significativa. De igual modo, se viene observando en este colectivo un crecimiento en los últimos años del total de accidentes de tráfico.
Métodos: Se revisan distintos trabajos publicados sobre la conducción de automóviles por personas mayores, valorándose sus conclusiones.
Resultados: En base a los aspectos revisados, esta situación parece deberse tanto al aumento de gerontes con carnet de conducir. como al deterioro que puede darse a dichas edades en algunas capacidades para tal aptitud.
Conclusiones: Se destaca la importancia que puede tener el profesional sanitario que trata con mayores en su educación y seguimiento en el campo que nos ocupa
Abstract
Background: Owing to the progressive ageing of our society and also to the great importance that we attach to driving, the number of elderly drivers (over sixty-five years old) is likely to increase significantly. It is also important to point out that during the last years it has been stated a bigger amount of traffic accidents among the members of this community.
Methods: In this article different aspects already published about aged drivers are revised.
Results: The reasons for this rise are both the greater number of old people with a driving licence and the deterioration in some capabilities which may appear at a certain age.
Conclusions: The fact that Health Service professionals dealing with this specific group are of the first importance as
far as their education in this area is emphasized.

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 01 janvier 1995
Nombre de visites sur la page 11
Langue Español
Signaler un problème

No. 2-Marzo-Abril 1995 Rev Esp Salud Pública 1995: 69: 189-193
A PROPÓSITO DE LA CONDUCCIÓN DE AUTOMÓVILES
EN LA VEJEZ
Manuel Cortés Blanco.
Residencia para la Tercera Edad “Lucero del Alba”, de Zaragoza
RESUMEN ABSTRACT
Background: Owing to the progressive ageing of our so- Fundamento: Dado el envejecimiento progresivo de
ciety and also to the great importance that we attach to dri- nuestra sociedad y el interés que adquiere el conducir un ve-
hículo en ella, es previsible que el número de conductores ma- ving, the number of elderly drivers (over sixty-five years old)
is likely to increase significantly. It is also important to point yores de 65 años se vaya incrementando con el tiempo de ma-
out that during the last years it has been stated a bigger nera significativa. De igual modo, se viene observando en este
amount of traffic accidents among the members of this com- colectivo un crecimiento en los últimos años del total de acci-
dentes de tráfico. munity.
Mbtodos: Se revisan distintos trabajos publicados sobre Methods: In this article different aspects already publis-
la conducción de automóviles por personas mayores, valorán- hed about aged drivers are revised.
dose sus conclusiones.
Results: The reasons for this rise are both the greater
number of old people with a driving licence and the deteriora- Resultados: En base a los aspectos revisados, esta situa-
ción parece deberse tanto al aumento de gerontes con carnet tion in some capabilities which may appear at a certain age.
de conducir. como al deterioro que puede darse a dichas eda-
Conclusions: The fact that Health Service professionals des en algunas capacidades para tal aptitud.
dealing with this specific group are of the first importance as
Conclusiones: Se destaca la importancia que puede tener far as their education in this area is emphasized.
el profesional sanitario que trata con mayores en su educación
Key Words: Elderly driver. Health education. Ageing. y seguimiento en el campo que nos ocupa.
Palabras Clave: Conductor anciano. Educación para la
salud. Vejez.
INTRODUCCIÓN En España, los accidentes de tráfico
constituyen la cuarta causa más frecuente de
Si continúa la tendencia demográfica muerte, sólo aventajada por las enfermeda-
actual, la sociedad española de principios des cardiovasculares, las neoplasias y las en-
del siglo XXI tendrá más de un 15% de per- fermedades respiratorias ‘. Es sabido que di-
sonas mayores de 65 años. De igual modo, chos accidentes dependen de tres factores
conducir en ella un automóvil será para mu- fundamentales que pueden actuar conjunta o
chos una auténtica necesidad, estimándose separadamente: relativos al vehículo, al en-
que para entonces el número de conducto- torno y al propio conductor 2.
res gerontes aumentará de manera conside-
En este trabajo se hace una revisión de
rable.
distintos artículos publicados sobre la con-
ducción de coches por personas mayores, al
tiempo que se señala la importancia que tie-
Correspondencia:
ne el profesional sanitario de atención pri- Manuel Cortés Blanco.
Río Guadalope. ll, 1.” D. 50003 Zaragoza maria en la educación vial de las mismas. M. Cortes Blanco
CONDUCIR UN COCHE EN LA VEJEZ des parecen conservarse bien en la población
geriátrica sana, libre de las limitaciones que
Hoy en día son cada vez más las perso- pudiera ocasionarle una patología somática
nas mayores (entendiendo por ellas y de ma- y/o mental 6.
nera convencional las que superan los 65
Cierto es que la accion de conducir re- años) que, a pesar de la edad, siguen circu-
quiere una continua integración de las áreas lando por nuestras carreteras. De entre las
funcionales sensorial, cognitiva y motora, al- razones personales que condicionan tal acti-
gunas de las cuales son susceptibles de mo- tud sobresalen las siguientes: la independen-
dificarse con la edad y las enfermedades 7. cia que el coche otorga al individuo, su nece-
De hecho, se sabe que tan sólo seis de éstas sidad en muchos casos para llevar una vida
(degeneración macular, hemorragia retinia- normal, la sensación de utilidad e integra-
na, Parkinson, cualquier déficit en las activi- ción que aporta en este mundo tan tecnifica-
dades de la vida cotidiana, parálisis secunda- do... ?
rios a accidentes cerebro-vasculares y sínco-
En relación con esta realidad, se ha cons- pe) justifican la mitad de las renuncias de un
tatado en los últimos anos un notable incre- mayor a continuar poniéndose ante el volan-
mento en el número de conductores gerontes te ‘. En la tabla 1, tomada de un trabajo de
fallecidos en accidente de tráfico, lo que pa- Prada y Alvarez 9, se señalan los principales
rece deberse tanto al aumento del total de procesos patológicos que pueden interferir la
ancianos con carnet de conducir, como a la capacidad de conducción, viéndose que mu-
mayor mortalidad tras el percance en ese co- chos son prevalentes en la tercera edad.
lectivo 4.
La ingestión de ciertos fármacos puede
Según Binet y Bourlier, el envejecimien- también repercutir sobre dichas áreas funcio-
to humano comprende todas las modificacio-
nes morfológicas, fisiológicas, bioquímicas
TABLA 1 y psicológicas que aparecen como conse-
cuencia de la acción del paso del tiempo so- Principales procesos patoi6gicos que pueden afectar
la capacidad de conducción bre los seres vivos. Los criterios que marcan
el que una persona deba dejar de conducir
están muy claros en determinadas situacio-
1. Epilepsia y/o enfermedades convulsionantes.
nes. Sin embargo, en otras, como la vejez,
2. Enfermedad de Parkinson. puede resultar difícil el delimitar los mis-
mos, máxime si las modificaciones que en 3. Trastornos psiquiátricos: depresión, esquizofrenia,
ansiedad, angustia... ella se dan no son homogéneas para todos y
cuando todavía no está clara la frontera entre 4. Trastornos del sueno.
la aptitud o no para tal finalidad.
5. Procesos de involución senil (demencia\).
Ukai et al 5 estudiaron las capacidades 6. Enfermedades cardiovasculares: hipertensión arte-
básicas para la conducción de vehículos en rial. cardiopatia isquémica...
probandos de diferentes edades observando,
7. Trastornos endocrino-metabólicos: diabetes,
al compararlas por grupos etarios, una serie
hipo/hipertiroidismo...
de deficiencias entre los más añosos: retra-
8. Trastornos reumatológicos: artritis reumatoide, Mu- sos significativos en los tiempos de reacción,
rray-Leslie... mayor número de respuestas erróneas ante
9. Alteraciones visuales y/o auditivas. los tests propuestos, deterioro en diversas ca-
pacidades analizadas, etc, Para dichos auto- 10. Alteraciones psicomotoras.
res, estos trastornos podrían justificar parte
de la accidentalidad del grupo que nos ocu-
pa. Sin embargo, para otros, tales capacida- Fucntc: Pr& R y Álvarcz FL <).
190 Rev Esp Salud Pública 1995, Vol. 69, No. 2 A PROPÓSITO DE LA CONDUCCIÓN DE AUTOMÓVILES EN LA VEJEZ
nales, recomendándose a los conductores caso tractor), pero lo habían dejado ya por
que moderen al máximo la misma y que la diferentes problemas de salud: uno por dete-
limiten a sustancias de bajo riesgo, bien tole- rioro de su agudeza visual, otro tras un acci-
radas y absolutamente necesarias i*. En la ta- dente cerebro-vascular, el tercero por hiper-
bla II observamos los principales grupos de tensión y el cuarto por desarrollar una de-
fármacos peligrosos para la conducción de mencia tipo Alzheimer. En este último caso
vehículos que, con frecuencia, resultan de fue precisamente una siniestralidad repetida
con su vehículo uno de los primeros sínto- uso habitual en la vejez.
mas que orientaron hacia el diagnóstico final
Otro aspecto a considerar es que, como de la enfermedad.
consecuencia de las tasas de demencia senil
que encontramos entre los ancianos, es pre-
visible que muchos de los afectados por este
EDUCACIÓN VIAL EN MAYORES mal sigan llevando su coche con el riesgo
DESDE LA ATENCIÓN PRIMARIA que ello entraña, al menos en los primeros
estadios de la enfermedad. En este sentido,
se ha apreciado un tiempo medio de 28,6 Educar para la salud se ha convertido en
meses entre el comienzo de la demencia y el una estrategia eficaz y rentable cuyo campo
cese de dicha actividad ir. de acción debería alcanzar a toda la colecti-
vidad. Se sabe que el profesional sanitario
A modo de muestra, comentamos un es-
de la atención primaria puede desempeñar
tudio hecho en nuestro centro de referencia
en ello una importante labor. En lo que res-
sobre la situación al respecto de sus residen-
pecta a la conducción de vehículos, sería
tes. Ninguno de los 21 mayores consultados
bueno que él mismo se comprometiera en la
(15 mujeres y seis hombres) conducía en el
prevención de accidentes, y no sólo en la
momento de ingresar en el mismo. De entre
instauración del tratamiento de urgencia o
las ancianas ninguna lo había hecho jamás ni
en la rehabilitación que en su caso se hubie-
tenía cualificación para ello. De los seis va-
ra establecido i2 . Concretando en las perso-
rones, cuatro habían llevado distintos vehí-
nas mayores dicho profesional puede ser,
culos (coches, ciclomotores e incluso en un
tanto por sus conocimientos como por la
consideración que a éstas suele merecerles,
TABLA II el sujeto idóneo para valorar sus posibilida-
des de conducción, para insistirles en la ne- Principales grupos de fármacos peligrosos
para la conducción de vehículos cesidad de un correcto cumplimiento de las
normas de circulación, para inculcarles la
importancia de tener preparado su automó- 1. Fkrmacos utilizados en el tratamiento de enfermeda-
vil. En definitiva, sabe de las habilidades de des neuropsiquiátricas.
ese mayor y de su aptitud para la actividad
2. Hipnóticos.
que nos ocupa, desempeñando con sus con-
3. Fármacos utilizados en el tratamiento del mareo y la sejos la misión que, desde la prevención pri-
alergia (antihistamínicos). maria, le compete.
4. Analgésicos.
Son muchos, hasta la fecha, los tests que
5. Estimulantes. se han elaborado para determinar si una per-
6. Antiepilépticos. sona está o no capacitada para conducir. Son
tests generalmente limitados a un momento 7. Fármacos utilizados en el tratamiento de la hiperten-
concreto y que, por norma, valoran distintas sión arterial.
capacidades psicofísicas del individuo (fun-
damentalmente las cuatro señaladas en el
Fucntc: PI-d& R y Álvarcz FL ‘). bloque anterior), estableciendo cn base a los
Rev Esp Salud Pública 1995, Vol. 69, No. 2 191 M. Cort6 Blanco
resultados su nivel de aptitud. En ocasiones Como ya señalamos, se piensa que, para
estas pruebas olvidan la complejidad del ge- el caso concreto de nuestros mayores, el pro-
ronte y los muchos factores que pueden in- fesional sanitario que les atiende, en coordi-
fluirle a la hora de conducir. Por ello, y para nación con otros agentes sociales (familia,
darles mayor fiabilidad, se recomienda con- administraciones, medios de comunica-
trastar sus conclusiones con la opinión que, ción...), puede erigirse en una pieza funda-
al respecto, tenga el médico de esa persona. mental 14. Sobre cómo debe educar , resulta
En este sentido, son cada vez más los autores obvio que ha de hacerlo bien, basándose en
que creen que debería incluirse en la anam- un programa elaborado y unos objetivos
nesis clínica la pregunta “Les usted un con- concretos y sin recurrir en exceso al pesimis-
ductor asiduo?“, a fin de facilitar tal opinión mo. De igual modo es importante la actitud
y centrar el colectivo susceptible de una edu- que adopte al respecto, dándose cada día
caci0n al respecto 12v13. más valor en la educación sanitaria a la in-
fluencia informal de sus palabras, gestos y
Los mayores de 65 años constituyen una conductas de salud l5-
población de alto riesgo para conducir, por
lo que se erigen en un grupo apropiado so- Y, por supuesto, que pueda y tenga inte-
bre el que ejercer tales intenciones. Y el rés por acceder a ese mayor, preocupándose
educarlos al respecto no consiste tanto en por sus dolencias, por las dificultades que le
organizar cursillos, como en darles consejos suponga el sentarse ante un volante 0 por
personalizados en el lugar en que con ellos cualquier otra cuestión relacionada con su
contactemos: en la propia consulta, en el educación vial.
club de jubilados, en la residencia. Mante-
En conjunto son medidas destinadas ya,
ner la velocidad adecuada, acatar las medi-
no sólo a reducir las tasas de accidentalidad
das establecidas de seguridad (uso de casco,
entre nuestros mayores, sino también a con- cinturones...), tener una puesta a punto del
seguir, en interés de todos, una vejez más vehículo, respetar el código de circulación,
sana y positiva.
evitar la ingestión de alcohol o determina-
dos fármacos antes de ponerse al volante,
extremar las precauciones en los días punta
BIBLIOGRAFÍA
y por la noche, controlar el tiempo máximo
de conducción, acudir regularmente a los
1. Izquierdo J, Rodés G. Accidentes de tráfico.
controles médicos exigidos, eludir recorri- Jano 1992; 43: 75-83.
dos complicados, etc., son algunas de las
Soler JJ. Psicología y conducción. Primera 2. medidas preventivas, cuyo cumplimiento
Reunión Internacional de Psicología de Trá- debería también inculcarse desde la propia
fico y Seguridad Vial. Madrid: Dirección atención primaria 13.
General de Tráfico 1984.
3. Sixsmith J, Sixsmith A. Older people, dri-
ving and new technology. Applied Ergono-
CONSIDERACIONES FINALES mies 1993; 24: 40-43.
4. Barr RA. Recent changes in driving among
Es verdad que los accidentes de tráfico
older adults. Hum Factors 1991: 33: 597-
constituyen una de las pestes del mundo in- 600.
dustrializado tanto por la mortalidad, como
Ukai M, Ukai M, Hattori H. The capability 5. por las secuelas que pueden producir. Por
of drivers in relation to ageing and alcohol cl10 sería importante que todos nos concien-
(Japa). J Transport Med 1992; 46: 95-101. ciásemos del interés que supone la lucha
contra los mismos, en uno de cuyos frentes 6. Carr D. Jackson TW, Madden DJ, Cohen
HJ. J Am Geriatr Soc 1992; 40: 567-573. se encuentra la educación.
192: Rev Esp Salud Pública 1995, Vol. 69, No. 2 A PROPÓSITO DE LA CONDUCCIÓN DE AUTOMÓVILES EN LA VEJEZ
7. Colsher PL, Wallace RB. Geriatric assess- cle operation by dementia patients. Arch In-
ment and driver functioning. Clin Geriatr tern Med 1991; 151: 941-946.
Med 1993; 9: 365-375.
12. Blanquer JJ, Rapa M, Melchor A, Jiménez
8. Campe11 MK, Bush TL, Hale WE. Medical T, Adam A, Mulet MJ. Los accidentes de
conditions associated with driving cessation tráfico: un problema de salud en atención
in community-dwelling ambulatory elders. J primaria. Aten Primaria 1993; 12: 212-214.
Gerontol 1993; 48: S230-S234.
13. Izquierdo J, Delás J. Prevención de los acci-
9. Prada R, Álvarez FJ. Accidentes de tráfico: dentes de tráfico desde la consulta. Med
¿un problema médico? Mapfre Medicina Clin 1991; 97: 399.
1994; 5: 219-227.
14. Cortés Blanco M. Educando para la vejez.
Schmidt U. Altere menschen im strassenver- Clin Rural 1992; 390: 6- 12. 10.
kehr einfluss von pharmaka. Fortschr Med
15. Salleras Sanmartí L. Educación sanitaria. 1993; 111: 33-36.
Bases científicas. En: Piédrola Gil G., edito-
ll. Gilley DW, Wilson RS, Bennett DA et al. res. Medicina Preventiva y Salud Pública.
Cessation of driving and unsafe motor vehi- 8.a ed. Barcelona. Salvat 1988: 849-860.
Rev Esp SJud Pública 1995, Vol. 69, No. 2 193