CONFLICTOS Y ORIENTACIONES ÉTICOS EN LA RELACIÓN ENTRE SALUD Y TRABAJO (Conflicts and Ethical Guidance in the Realationship between Health and Work)

-

Español
18 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Resumen
Los principios morales que afectan a la relación entre trabajo humano. economía y salud han obtenido muchas veces, en las últimas décadas, claras y autorizadas definiciones. Sin embargo, los adelantos de la ciencia, las reglas del mercado, las leyes civiles y penales, las normas deontológicas de las profesiones sanitarias, no dan respuestas actualizadas a los problemas éticos que se manifiestan en muchos aspectos del trabajo
moderno. En este artículo se desarrollan varios tipos de conflictos entre valores e intereses distintos. El conflicto entre el derecho a la vida, la salud y la seguridad de los trabajadores, y el derecho de las empresas a «maximizar» la producción. Los conflictos que afectan a la información: derecho de los trabajadores a conocer los riesgos, derecho de las empresas al secreto industrial y comercial, derechos y deberes de los expertos profesionales. Los conflictos entre producción y ambiente externo, entre trabajadores y población. Los conflictos entre trabajadores. y finalmente, los conflictos entre trabajo, salud reproductora y reproducción de la vida.
Abstract
In recent decades, the main morals that affect the relationships between human work, the economy and health, have often obtained clear and authorised definitions. However, scientific breakthroughs, market forces, civil and penal laws and the etbical codes of the health profession, do not provide updated answers to the ethical problems that arise in many aspects of modem work. This article develops severa1 types of conflict between interests and values. The conflict between the right to live, health and the safety of the workers, and the right of companies
to «maximise» production. The conflicts that affect information: the rights of the workers to be aware of risks and hazards, the rights of the companies to industrial and commercial secrecy, the right and duties of professional experts. The conflicts between production and externa1 environment, between workers and the population. The conflicts between workers themselves, and finally, the conflicts between work, reproductive health and reproduction of life.

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 01 janvier 1996
Nombre de lectures 73
Langue Español
Poids de l'ouvrage 2 Mo
Signaler un problème

Rrv Ejp Salud Públu 19Y6: 70: 367-M N.” 1- Julio-Agodo 1996
CONFLICTOS Y ORIENTACIONES ÉTICOS EN LA RELACIÓN ENTRE SALUD
Y TRABAJO*
Giovanni Berlinguer.
Universidad La Sapienza. Roma.
ABSTRACT RESUMEN
Los principios morales que afectan a la relación entre tra- Conflicts and Ethical Guidance in the
bajo humano. economía y salud han obtenido muchas veces, en
Relationship between Health and Work las últimas décadas, claras y autorizadas definiciones. Sin em-
bargo, los adelantos de la ciencia, las reglas del mercado, las
leyes civiles y penales, las normas deontológicas de las profe- In recent decades, the main morals that affect the relations-
siones sanitarias, no dan respuestas actualizadas a los pro- hips between human work, the economy and health, have often
blemas éticos que se manifiestan en muchos aspectos del tra- obtained clear and authorised definitions. However, scientific
bajo moderno. En este artículo se desarrollan varios tipos de breakthroughs, market forces, civil and penal laws and the et-
conflictos entre valores e intereses distintos. El conflicto entre bical codes of the health profession, do not provide updated
el derecho a la vida, la salud y la seguridad de los trabajadores, answers to the ethical problems that arise in many aspects of
y el derecho de las empresas a «maximizar» la producción. Los modem work. This article develops severa1 types of conflict
conflictos que afectan a la información: derecho de los trabaja- between interests and values. The conflict between the right to
dores a conocer los riesgos, derecho de las empresas al secreto live, health and the safety of the workers, and the right of com-
industrial y comercial, derechos y deberes de los expertos pro- panies to «maximise» production. The conflicts that affect in-
fesionales. Lo5 conflictos entre producción y ambiente externo, formation: the rights of the workers to be aware of risks and ha-
entre trabajadores y población. Los conflictos entre trabaja- zards, the rights of the companies to industrial and commercial
dores. y finalmente, los conflictos entre trabajo, salud repro- secrecy, the right and duties of professional experts. The con-
ductora y reproducción de la vida. flicts between production and externa1 environment, between
workers and the population. The conflicts between workers
Palabras clave: Salud y Seguridad en el Trabajo. Bioética. themselves, and finally, the conflicts between work, reproduc-
Información. Medio ambiente. Reproducción. tive health and reproduction of life.
Key words: Occupational Health and Safety. Bioethics.
Information. Environment. Reproduction.
interés, ha nacido una nueva disciplina, la INTRODUCCIÓN
bioética, como era previsible a causa de los
La relación entre trabajo y salud se sitúa extraordinarios, pero también desconcer-
en la inte$ace la biología humana y la tantes, progresos de las ciencias biomé-
economía, es decir entre dos campos en los dicas. Era poco previsible, por el contrario,
que se manifiesta un creciente interés por la que el Sr. John Shad, presidente de la SEC,
ética. En el campo biológico, al hilo de este el organismo de control de los mercados fi-
* Este trabajo es la reelaboración de la conferencia: Salud y trabajo desde el punto de vistcl bioético, dictada el 16 de
abril de 1993 en el Instituto de Medicina Legal y Social «Óscar Freire» de la Facultad de Medicina de la Universidad
de San Pablo de Brasil. Traducción de Nicolò Messina, Profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Glovanm Berhnguer
deberes de esposas y gencias y sus nancieros americanos, diese treinta millones
madres. de dólares a la Harvard Business School,
para crear una nueva materia de enseñanza:
Otro es la Declaration on Worker’s
Ética y negocios. G.Rossi, que ha sido el
HeaEth emanada en Washington el 6 de fe-
homólogo italiano del Sr. Shad, ha escrito
brero de 1992, por autorizadas personali- en el Corriere della sera, el diario pro-
dades de la economía, la política y la piedad de Fiat: «El problema de la relación
ciencia, reunidas por iniciativa de la Pan-
entre la ética y la actividad económica ha
Ameritan Health Organization (PAHO), el
supuesto siempre el foco de las medita-
año en que la misma lo ha dedicado a la se- ciones más angustiadas del pensamiento an-
guridad y la higiene en el trabajo. Tras des- tiguo y moderno. Ese problema se pone al
tacar «el alto coste de la invalidez y las
orden del día, siempre que asoman perfodos
vidas perdidas por patologías relacionadas
de crisis o transición... Invocar la ética es el
con el trabajo, por condiciones insalubres de indicio de que en el mundo de la economía
trabajo y por graves de riesgo, occidental se echa en falta o está en crisis el
que se podtian eliminar y controlar», la de-
derecho y están maduros por tanto los
claración subraya dos aspectos éticos de la
tiempos para introducir radicales reformas
relación entre trabajo y salud: ‘. Si esto es cierto para la de la ordenación»
economía de Occidente, lo es con mayor Los objetivos del progreso econó-
razón para el resto del mundo, que está in- mico están justificados sólo si el
fluido por ella. mismo se centra en los seres hu-
manos y su bienestar social; para ase-
Los principios morales que afectan a la
gurar un desarrollo posible y sopor-
relación entre trabajo humano, economía y table, es esencial que los trabajadores
salud han obtenido muchas veces, en las úl- disfruten de buenos niveles de salud.
timas décadas, claras y autorizadas defini-
ciones. Me refiero, como ejemplos, a tres Existen conocimientos sobre las
textos de fuente distinta. estrategias y las técnicas aptas para
eliminar, reducir y controlar los fac-
Un primer texto es la Encíclica Pacem in tores de riesgo en el trabajo; la apli-
terris, promulgada hace justo treinta años cación de dichos conocimientos no
(ll de abril de 1963) por el papa Juan sólo resulta útil para los trabaja-
Xx111. El capítulo Derechos relativos al dores; la misma lleva también a una
mundo económico empieza por estos dos sociedad más justa, estable y pro-
puntos: ductiva.
17. A los seres humanos les es in- El último documento afecta directamente
herente el derecho a la libre inicia- a los que tratan el problema como profesio-
tiva en el campo económico y el de- nales. En 1992, la International Com-
recho al trabajo. mission on Occupational Health (ICOH) ha
publicado, tras amplias consultas, un In-
18. A esos derechos está unido ternational Code of Ethics for Occupational
indisolublemente el derecho a con- Health Professionals, que consta de 26 pá-
diciones de trabajo que no dañen la rrafos. El ICOH ha resumido su sentido en
sanidad física y las buenas costum- tres puntos:
bres, y no obstaculicen el desarrollo
1. La actividad para la salud de los traba- integral de los seres humanos en for-
jadores se debe desempeñar según los mación; y, por lo que a las mujeres
más altos estándares profesionales y se refiere, el derecho a condiciones
principios éticos. Los de trabajo conciliables con sus exi-
Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70, N.” 4 368 CONFLICTOS Y ORIENTACIONES ÉTICOS EN LA RELACIÓN ENTRE SALUD Y TRABAJO
tienen que servir a la salud y el bie- los conflictos que afectan a la información:
nestar social de los trabajadores, como derecho de los trabajadores a conocer los
individuos y como colectivo. Ellos riesgos, derecho de las empresas al secreto
contribuyen también a la salud del industrial y comercial, derechos y deberes
medio ambiente y las poblaciones. de los expertos profesionales; (3) los con-
flictos entre producción y ambiente externo,
2. Los deberes de los profesionales in- entre trabajadores y población; (4) los con-
cluyen la tutela de la vida y la salud de flictos internos entre trabajadores; (5) los
los trabajadores, el respeto a la dig- conflictos entre trabajo, salud reproductora
nidad humana, la promoción de los y reproducción de la vida.
más altos principios éticos en las elec-
La segunda dificultad es que, mientras in- ciones y los programas sanitarios. La
tentamos profundizar en temas bioéticos, integridad en la conducta profesional,
que forman parte del presente técnico-cien- la imparcialidad y la protección del
tífico y, en algún que otro caso, más del fu- secreto de los datos y la privacidad de
turo que del presente, vemos con angustia los trabajadores forman parte de estos
que en muchos países no sólo permanece, deberes.
sino que se difunde el tipo de explotación
3. Los profesionales de la salud de los más antiguo e inhumano. Hablo de la escla-
trabajadores son expertos que tienen vitud y la servidumbre, es decir de prácticas
que gozar de una independencia plena laborales moralmente superadas desde hace
en el desempeño de sus funciones. siglos y declaradas ilegales desde la SEuvery
Ellos tienen que adquirir y mantener Convention de 1926, que promovió la
la competencia necesaria para con su League of Nations. El World Labour Report
función. de 1993 * dedica el primer capítulo a una
alarmada descripción de las varias formas
Las orientaciones que surgen de estas de forced Zabour hoy existentes: la escla-
citas parecen diáfanas y lineales. Parecen. vitud tradicional (Mauritania y Sudán); el
Entre el parecer y el ser encontramos, sin bonded Zabour, donde el trabajador está vin-
embargo, dos dificultades que resumiré bre- culado de por vida a la empresa por inextin-
vemente, si bien más adelante, desarrollaré guibles deudas (Pakistán, India, Perú); el
sólo la primera. trabajo forzado de personas que son arran-
cadas de sus raíces, trasladadas y mante-
Esta estriba en que los adelantos de la nidas trabajando bajo amenazas armadas
ciencia, las reglas del mercado, las leyes ci- (Brasil, República Dominicana); las cowées
viles y penales, las normas deontológicas de
de tipo comunitario, la entrega de reclusos
las profesiones sanitarias no dan respuestas
como mano de obra a empresas privadas, el
actualizadas a los problemas éticos que se
trabajo servil de los menores de edad. El
manifiestan en muchos aspectos del trabajo
Report no habla de otras coacciones, como
moderno. Hablo sobre todo de los conflictos
las que sufren los trabajadores inmigrados
entre valores e intereses distintos, ninguno
en países desarrollados (incluyendo a Ita-
de los cuales puede anular los demás, por-
lia). Sin embargo, de todas formas, el cua-
que cada uno de ellos puede pretender, en
dro es impresionante y justifica la afirma-
cierta medida, una propia justificación ética. ción inicial del propio Report: CA finales
Me refiero, concretamente a los puntos si-
del siglo XX, muchos piensan que la escla-
guientes, cada uno de los cuales configurará
vitud ha sido desarraigada. Lamentable-
un capítulo de este trabajo: (1) el conflicto mente, no es así».
entre el derecho a la vida, la salud y la segu-
ridad de los trabajadores, y el derecho de las Quiero señalar aquí que preparando este
empresas a «maximizar» la producción; (2) ensayo he consultado la amplia literatura
Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70, N.” 4 369 Giovannl Berlinguer
bioética sobre el tema «trabajo humano», Me pararé a considerar sobre todo que en
sin encontrar un solo artículo que remitiese la reglamentación de las relaciones entre los
al problema, desde hace tiempo conocido y trabajadores y las empresas, ademas de los
ahora documentado en el Report. Lo cual tres factores indicados (relaciones de fuer-
confirma que existe en esta disciplina una zas, leyes, ética), influye cada vez más un
profunda deformación cultural 3, que con- cuarto factor: el conocimiento científico,
siste en que la atención se concentra en sus implicaciones técnicas, las orienta-
temas que afectan a las fronteras más avan- ciones de las profesiones. Muchas deci-
zadas de la ciencia en los países desa- siones, que antes se tomaban en base a eva-
rrollados, mientras se descuidan las impli- luaciones empíricas, ahora pasan por esta
caciones morales (que afectan a todo criba.
ciudadano del mundo) de la vida cotidiana
Un ejemplo típico es la selección de los
en los territorios, las capas sociales y las
trabajadores a la hora de la contratación y personas que padecen con toda seguridad
luego en las comprobaciones periódicas. La los mayores sufrimientos. Yo mismo me
contratación se realizaba en el pasado nd
doy cuenta de que lo que diré adolece en al-
nutum, con un movimiento de mano del ca-
guna medida de esta distorsión,
pataz, que juzgaba y elegía a los más idó-
neos para la tarea a desempeñar. Luego se
introdujo el reconocimiento médico, los test
1. CONFLICTOS ENTRE
de aptitud y, a continuación, unos screening
TRABAJADORES Y EMPRESAS
más complejos que implican la genética, la
identificación de los sujetos hipersensibles a
Ha existido siempre un conflicto entre las
determinados riesgos, la medicina preven-
exigencias de salud y seguridad de los traba-
tiva, el monitoraje biológico de los trabaja-
jadores y la tendencia de las empresas a la
dores, la valoración de condiciones y com-
máxima producción con mínimos costes. Este portamientos extralaborales que puedan
conflicto ha cambiado de forma en las varias ocasionar mayor morbosidad y más ausen-
épocas y sociedades y ha sido engañoso
cias del trabajo (obesidad, tabaquismo, es-
pensar que el mismo desapareciese cuando la
casa actividad físico-deportiva).
propiedad pública de las empresas hubiese
sustituido a la privada. La relación entre estos En el plano ético surgen dos problemas:
valores e intereses a veces coincidentes pero la tutela de la privacidad de los trabajadores
más a menudo enfrentados, ha sido habitual- y la relación entre sujeto y ambiente en la
prevención de los riesgos profesionales. La mente reglamentada en base a tres factores: lo
que se ha definido de forma brutal (pero tam- violación de la «privacidad genética» puede
suponer muchos peligros. Ha escrito al res- bién, bastante realista) como «relación de
fuerzas» entre las partes sociales; las leyes del pecto S. Rodotà: «Vivimos en una época en
Estado; los principios éticos. Estos últimos la que en todo momento parece que se
traben los mecanismos de aceptación de pueden incluso ser antitéticos, como se des-
prende de dos formulaciones típicas. Una se quienes parezcan distintos. Sin embargo, las
encuentra en el propio título de un afamado viejas formas de discriminación y estigma-
artículo de M. Friedman, The social respon- tización, las que impulsaban a arremeter
sability of business is to increase its pro$ts: contra drogadictos, homosexuales, comu-
La responsabilidad social de los negocios es nistas, corren el riesgo de hacerse cosas de
aumentar sus beneficios 4. La otra, en la ya ci- poca monta frente al énfasis que recobra la
tada declaración de la PAHO, según la cual diversidad genética. A quien recibía aque-
las finalidades del progreso económico se jus- llas odiosas acusaciones, sin embargo, se le
tifican sólo si el mismo está orientado hacia concedía una oportunidad de redención: en
la desintoxicación, en la abstinencia sexual, los seres humanos.
370 Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70. N.” 4 CONFLICTOS Y ORIENTACIONES ÉTICOS EN LA RELACI6N ENTRE SALUD Y TRABAJO
didas de prevención primaria y constituir, en la abjuración ideológica. Esta oportu-
nidad se ha perdido frente a una diversidad por ello, un obstáculo a su introducción:
genética que rehuye el dominio de la vo- prácticamente, «la posibilidad de escoger a
luntad individual, que constituye la estruc- los empleados a riesgo puede disminuir la
tura profunda de la persona, que marca un obligación de hacer el lugar de trabajo o el
destino, no una elección. La condena, así, ambiente físico seguros y sanos, convir-
corre el riesgo de ser definitiva» 5. Se puede tiendo así el mundo, en general, en un lugar
añadir, citando una observación de Harris, más peligroso y desagradable» 8.
que en el plano subjetivo es probable «que
Me detendré también en otras antinomias los trabajadores identificados como «a ris-
que se manifiestan en este campo: moneti- chio» (expuestos a riesgo) sean angustiados
zación de riesgo versus transformaciones por su condición y las consecuencias que de
productivas, promoción de la salud versus ella derivan y que esta situación de angustia
control de los comportamientos, riesgos quizás siga para el resto de su vida, que
w-sus beneficios. puede incluso ser larga y sana» 6.
En cuanto a la primera antinomia existe
Una investigación gubernamental en los en Italia una amplia experiencia, porque por
Estados Unidos ha demostrado que el 75% largo período de tiempo, hasta mediados de
de las empresas ha emprendido o tiene la in- los años sesenta, las empresas ofrecían (y
tención de emprender, programas de «scree- los sindicatos pedían) aumentos de salario
ning» genético aplicados a los trabajadores 7, como compensación monetaria a la noci-
también por impulso de las compañías de se- vidad y los riesgos laborales. Una de las
guros, que requieren en las pólizas estipu- consecuencias fue que, no existiendo nin-
ladas con las empresas una selección previa gún estímulo a la prevención, la cantidad de
del personal dependiente. Es probable, pues, accidentes creció desde un promedio de 17 1
que esta tendencia se difunda a otros países. casos por mil obreros-año en 195 1- 1955
La justificación moral es que, de esta forma, hasta un máximo de 231 casos en 1963;
se ayuda a aquellos aspirantes-trabajadores análoga tendencia al aumento se dio en las
quienes, una vez contratados, encontrándose enfermedades profesionales. Sólo entonces
expuestos a sustancias químicas a las que las organizaciones sindicales emprendieron
fueran hipersensibles, correrían riesgos más un movimiento que tuvo por su motivación
elevados. Esto puede ser cierto y a veces ne- ético-política la afirmación «la salud no se
cesario, pero se pueden hacer varias obje- vende», y por objetivo el de negociar y mo-
ciones: (1) que de hecho los casos de hiper- dificar el ambiente y la organización del
sensibilidad genética son extremadamente trabajo, para hacerlos más saludables y se-
raros; (2) que quienes se ven excluídos en guros 9. En términos concretos el movi-
base a estos «screening», corren un mayor miento que se desarrolló con vigor por unos
riesgo de quedarse en paro y, por ende, de quince años consiguió tres resultados: los
enfermar por esta condición; (3) que, si el accidentes y las enfermedades profesionales
sistema se generalizara, sólo sujetos superre- se redujeron a una tercera parte, y los
sistentes serían contratados; ni el propio muertos por estas causas se redujeron a la
Superman, tal vez, podría serlo, porque (si mitad; las leyes fortalecieron el derecho de
mal no recuerdo) él era genéticamente vul- los trabajadores a conocer y controlar el am-
nerable a la cryptonita; (4) que «screening» biente productivo; la innovación tecnoló-
en la contratación basados no en la ido- gica fue estimulada y las actividades indus-
neidad para el trabajo, como es legítimo, triales obtuvieron de ello ventajas.
sino en la mayor resistencia a los factores
nocivos presentes en el medio ambiente, se Algunas de estas experiencias (que en los
pueden considerar sustitutivos de las me- años ochenta se ensombrecieron, con la
Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70, N.” 4 371 Giovanni Berlinguer
consecuencia de que se ha vuelto a la «mo- producción, medicos, químicos, psi-
netización» del riesgo y, recientemente, ha cólogos, etc.).
habido una nueva tendencia al aumento de
La antinomia entre promoción de la salud los accidentes y las enfermedades) han te-
y control de los comportamientos ha sido nido repercusiones también en otros países.
analizada sobre todo en los Estados Unidos. El movimiento sindical brasileño, por
Ella surge del propio concepto de promo- ejemplo, ha presentado reivindicaciones
ción de la salud, que consiste en unir el análogas, que han sido acogidas, en alguna
compromiso individual a la acción colec- medida, también en las normas del Estado;
tiva, la educación sanitaria a la prevención. entre ellas, la disposición n. 5 del Depar-
Sobre esta base muchas empresas estadou- tamento Nacional de Seguranca e Saúde do
nidenses han empezado a ofrecer incentivos Trabalhador, de 17 de agosto de 1992, la
monetarios a los trabajadores que adoptasen cual fija para las empresas la obligación de
comportamientos más saludables. Por elaborar los «mapas de riesgo» y darlos a
ejemplo, un premio a quien dejase de fumar conocer a todos los trabajadores.
(para devolverlo en caso de recaída); o bien
He descrito brevemente los efectos prác- una compensación por cada kilo de peso
ticos de este movimiento, pero aquí hay que perdido para los trabajadores obesos (ésta
resumir también sus significados éticos: también reversible); o también un estímulo
para quien desarrollase actividad físico-de-
a) la prioridad del valor de la vida y la
portiva, graduándolo en céntimos o dólares
salud, frente a la compensación mone-
según los kilómetros recorridos y el medio
taria de la pérdida de las mismas;
empleado: en bici, andando, nadando.
Como estos comportamientos pueden efec- b) la realización, por iniciativa de los
tivamente ser provechosos para la salud ha- trabajadores, de¡ principio moral (re-
bría una ventaja, sea para los trabajadores, cogido, por ejemplo, en el artículo 41
sea para las empresas que tendtian menores de la Constitución italiana), según el
pérdidas por ausencia de los trabajadores a cual la actividad económica «no
causa de enfermedades, y gastarían menos puede desarrollarse en contra de la
en seguros sanitarios. utilidad social o de forma tal como
para dañar la seguridad, la libertad, la
La utilidad no de estas prácticas sino de
dignidad humana»;
su imposición con incentivos monetarios 0
métodos más o menos abiertamente coerci- el paso de los trabajadores de la «con- C)
tivos, se puede cuestionar también desde un ciencia de explotado», o de «vendedor
punto de vista práctico. Es casi seguro que de fuerza-trabajo», a la «conciencia
de productor», es decir la de ser sujeto renunciar a fumar favorezca a casi todo el
mundo; sin embargo, no es igualmente consciente e innovador del progreso
cierto que la pérdida de peso o la actividad tecnológico;
físico-deportiva sean para todo el mundo
la construcción de un modelo de con- 4 ventajosas. Esas elecciones hay que ha-
trol de las condiciones ambientales cerlas con cuidado, tienen que ser personali-
«desde abajo», que arranca de la ex- zadas, adoptadas con criterios de compe-
periencia laboral, de las condiciones tencia; si no, se corre el riesgo de que, para
ambientales, y que tiene en su centro, corregir un desequilibrio, se cree otro, de
como finalidad, la salud y la vida, y, tipo físico 0 psíquico. método, la comunicación y el
intercambio entre el universo cogni- Sin embargo, las objeciones principales
tivo de los trabajadores y el de los ex- son de naturaleza ética y, a su vez, tienen
pertos profesionales (técnicos de la implicaciones sobre la salud. Una de ellas la
372 Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70, N.” 4 CONFLICTOS Y ORIENTACIONES ÉTICOS EN LA RELACIÓN ENTRE SALUD Y TRABAJO
asunción de medidas preventivas de ca- han expuesto con claridad Allegrante y
rácter técnico, organizativo y ambiental. Sloan en un editorial en Preventive Medi-
cine lo; y surge de la constatación que a me-
La conclusión a la que llegan Allegrante nudo nosotros tendemos «a percibir el
y Sloan es la siguiente: «No mantenemos mundo como un lugar justo, donde la gente
que los individuos no tengan ninguna res- consigue lo que se merece y merece lo que
ponsabilidad personal en los nexos causales consigue». El resultado puede ser el si-
de la enfermedad; afirmarlo sería falso e guiente: «Si alguien enferma, tendemos a
irresponsable. Sin embargo, por ejemplo, la atribuir las causas de su enfermedad a él y
culpa de los tumores pulmonares no puede su comportamiento. De este modo, al menos
atribuirse sólo a un individuo, al que psicológicamente, nos sentimos protegidos
agreden los mensajes persuasivos de la pu- frente a la posibilidad de que padezcamos
blicidad, o que trabaja cada día con sustan- nosotros mismos la misma enfermedad.
cias cancerígenas... Las estrategias de Siguiendo esta lógica, se hace conveniente
cambio de los comportamientos tienen que orientar la promoción de la salud hacia los
equilibrarse con prácticas eficaces, orien- individuos en vez de que hacia la organiza-
tadas a modificar los factores organizativos ción social, porque los individuos son vistos
que contribuyen a los riesgos contra la como la causa de sus enfermedades».
salud» 12. A estas apreciaciones se pueden
agregar otras preguntas con implicaciones
Esta tendencia conlleva dos consecuen-
éticas: Lquién decide y por quién, estas es-
cias. Una se define blaming the victim: con-
trategias? iquién informa y quién es infor-
centrar la atención (y la condena) más sobre
mado? Lsegún qué certezas se asumen las las víctimas que, al contrario, sobre las cir-
orientaciones? La última pregunta evoca
custancias y el problema. Aunque sea cierto
cuestiones complejas y contradictorias, que
que algunas enfermedades, por ejemplo las
me limito a mencionar: la relación entre no-
cardiovasculares, están influidas por los
ciones y prejuicios en el conocimiento cien-
comportamientos personales, es asimismo
tífico; la facultad de los médicos (y con-
cierto que estos últimos son condicionados
cretamente de los epidemiólogos) de
a menudo por el status social y el nivel de
determinar los comportamientos de los
instrucción. Es típico el ejemplo del fumar,
sanos; el derecho de cada uno de escoger su
que tiende hoy a ser más difuso en las clases
propio «estilo de vida».
pobres. Como desde hace tiempo viene su-
brayando Minkler, es cierto que histórica- La tercera antinomia, que afecta no sólo
mente la culpa predominante de las enfer- al trabajo, sino también, en general, a la re-
medades y los accidentes se ha atribuido a lación hombre-ambiente, es la antinomia
los trabajadores, en vez de a las empresas, entre riesgos y beneficios. Ella se corres-
más poderosas e inmutables ll. Una malen- ponde con un dilema objetivo, pero puede
tendida promoción de la salud puede acen- también considerarse como una formula-
tuar esta tendencia. La otra consecuencia es ción típica de la ética utilitarista, según la
la siguiente: «Los trabajadores expuestos a cual el juicio sobre cada acción humana hay
sustancias cancerígenas en su trabajo tienen que asumirlo en base a sus consecuencias,
que aprender a no fumar, para reducir su no en base a criterios absolutos de valor y
riesgo de tumor; los hipertensos que tra- teniendo en cuenta, concretamente, el al-
bajan en condiciones de continuo estrés cance del mayor beneficio para el mayor nú-
tienen que aprender a relajarse». En otras mero de personas.
palabras, la imposición de comportamientos
personales, estimados saludables, se consi- Una aplicación de este principio al tra-
dera una alternativa menos costosa y com- bajo humano la tenemos en la definición de
prometedora para las empresas, frente a la los MAC (maximum admittable concentra-
Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70, N.” 4 373 tion) y luego de los TLV (threshold Zimit luto para el sujeto y es muy variable según
vnlue). En teoría, ellos tienden a establecer las condiciones económicas y culturales de
qué concentraciones de sustancias nocivas cada sociedad. No me parece que la etica
son innocuas para la salud. En la práctica, utilitarista sea capaz de solucionar estos
sin embargo, como los valores con el paso problemas.
del tiempo se han bajado constantemente,
tras más profundizadas investigaciones
sobre los efectos dañinos de concentra- 2. LOS CONFLICTOS SOBRE EL
ciones consideradas bajas, se puede decir DERECHO A CONOCER
que MAC y TLV sirven a establecer qué
riesgo es aceptable para determinados traba- El conocimiento de cada cual frente a sus
jadores, sin perjuicio de la continuidad pro- propias actividades se puede considerar
ductiva, la cual se considera una ventaja como un componente intrínseco de la natu-
para la mayoría. Sobre este tema se han de- raleza humana, que se ha formado a través
sencadenado numerosas controversias cien- de la evolución biológica y, luego, a traves
tíficas y jurídicas 13. de la ciencia. La complejidad del trabajo
moderno y la distinción entre trabajo y pro-
piedad de la empresa pueden restar inme- Las dificultades pueden ser dramáticas
diatez a este conocimiento, y constituir en para los trabajadores cuando su poder es es-
cierto sentido la expropiación de una fa- caso, cuando el Estado se queda inerte,
cultad congénita en el hombre y la mujer, cuando las empresa basan su actividad en la
sobre todo cuando esa expropiación con- ausencia de reglas y respeto hacia la vida
lleva un riesgo o un daño psico-físico. humana. Cuando, por el contrario, esas con-
diciones cambian, los riesgos se atenúan; en
Para reaccionar a esta tendencia, se ha
algún caso, incluso, pueden volverse infe-
afirmado, antes como exigencia humana y
riores a los que cualquiera pueda sufrir
luego como norma jurídica, el derecho a co-
fuera de la actividad laboral. En la gran ma-
nocer cada aspecto de la actividad laboral.
yorfa de los casos, sin embargo, se plantean
En cuanto a la salud, este derecho afecta: a)
difíciles problemas éticos. Uno estriba en la
a la recogida de datos relativos a las conse-
asimetría: casi siempre el riesgo, en efecto,
cuencias sanitarias y ambientales de las ac-
corre a cargo de algunos sujetos, siendo el
tividades productivas, sea hacia cada indi-
beneficio para otros. Sin embargo, aunque
viduo sea hacia la colectividad; y b) a la
«los otros» son más numerosos, es difícil
disponibilidad y el acceso a estos datos por
justificar, por ejemplo, que los mineros
todos quienes puedan tener por él un legí-
tengan que trabajar en condiciones especial-
timo interés.
mente no saludables, porque los minerales
pueden servir a todo el mundo 14. Otro pro- En una nota de V. Navarro ” se hace la re-
blema estriba en la dificultad de establecer lación de algunas dificultades en la aplica-
un término de parangón para valores que ción de este derecho. Una es que son los
son todo menos homólogos. Se ha hecho el propios trabajadores quienes deben promo-
intento de asumir como término el dinero, y cionar la petición de informaciones, y que
de valorar según esta escala las vidas hu- existen muchas formas brutales o sutiles de
manas «a rischio» (expuestas a riesgo) o impedirlo. Otra es que ellos, muchas veces,
perdidas; pero ello ha parecido cuestionable parecen no tener razones para pedirlas, en
cuanto varias enfermedades profesionales en principio, y poco aprovechable en sen-
tido práctico, por la dificultad de calcular de se manifiestan tras años de exposición (por
un lado las ventajas alcanzables por la rna- ejemplo, los tumores), o bien no son cspccí-
ficas (por ejemplo, las bronquitis crónicas y yoría y, del otro, eI valor de cada vida arries-
gada o perdida. Este valor, además, es abso- el enfisema), o bien pueden ser subclínicas
374 Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70, N.” 4 CONFLICTOS Y ORIENTACIONES ÉTICOS EN LA RELACIÓN ENTRE SALUD Y TRIBAJO
rofenoxiacéticos, los ha comentado 0. y/o insidiosas por años (por ejemplo, los
efectos neurocomportamentales del plomo). Axelson 16. El del asbesto, lo han estudiado
detenidamente, también en base a investiga- El derecho a conocer puede a menudo ir en
ciones de archivo, Lilienfeld y Engin 17. De contra del secreto industrial, que las leyes
la reconstrucción de los conocimientos de toda economía competitiva reconocen.
En la nota de Navarro se añade que, en sobre la pneumoconiosis y los tumores oca-
sionados por esta sustancia, se desprende Estados Unidos, la Corte Suprema ha prote-
que los dos médicos de empresa que identi- gido ulteriormente este secreto, afirmando
ficaron esas patologías, respectivamente que las inspecciones no pueden realizarse
sin previo aviso a la empresa, lo que con- Lanza y Gardner, por largo tiempo no tu-
siente corregir o enmascarar las condiciones vieron la oportunidad de hacer públicos los
insaludables o peligrosas antes de las visitas resultados de sus investigaciones. Aquellas
de inspección. sobre los posibles efectos cancerígenos del
asbesto se habían emprendido en 1936 con
En todo caso, sin embargo, como ha un protocolo consensuado entre las em-
acontecido incluso en los países desarro- presas productoras y el Saranac Laboratory,
llados, donde los trabajadores han adquirido donde estaba escrito: «Los resultados alcan-
casi por doquier leyes que establecen su de- zados se considerarán propiedad de los que
recho a ser informados, se aplica escasa- han facilitado las financiaciones; ellos deci-
mente el correspondiente deber, por parte de dirán si los resultados se publican, hasta qué
la empresa, de facilitar no sólo infor- punto y de qué forma».
maciones formales (etiquetas, lista de las
Quedando claro que este caso no tiene la sustancias utilizadas, datos ambientales y
menor relación con el secreto industrial, que sanitarios), sino también noticias inmediata-
vale sólo para impedir la ilícita competencia, mente útiles a fines de prevención. En al-
se plantean dos problemas éticos y jurídicos. gunos países, como Italia, se ha afirmado el
Uno afecta al principio ético fundamental de derecho de los trabajadores a acceder a
la ciencia, que es su libertad: la libertad de competencias profesionales de su propia
investigación, pero también, junto a ella, la confianza, para obviar que los especialistas
libertad de comunicación de los conoci- responden de su actuación a las empresas,
mientos, sin la cual el científico se convierte cuyos intereses inmediatos pueden no coin-
en un hombre demediado, deja de existir una cidir o contrastar con los de los trabaja-
«comunidad científica» y la propia ciencia dores.
es obstaculizada en su progreso. El otro pro-
A ello se puede añadir que, cuando los blema se puede formular con una pregunta:
conocimientos empíricos de los propios tra- Les justo que informaciones que podrían
bajadores o las investigaciones científicas salvar de la enfermedad y la muerte a per-
llevadas a cabo por especialistas, han reve- sonas expuestas a un riesgo sean embar-
lado la nocividad de determinadas sustan- gadas, se hagan propiedad privada de quien
cias o procedimientos, fuertes intereses han pueda tener interés (para no pagar primas de
intentado a menudo ocultar los hechos o dar seguros o indemnizaciones) en mantener las
de ellos interpretaciones evasivas, para no condiciones de insalubridad?
tener que indemnizar a los trabajadores
Por otra parte, incluso sin firmar espe- afectados o realizar transformaciones pro-
ciales protocolos (como el protocolo sobre ductivas. Muchos casos modélicos se han
el asbesto, que en formas parecidas sigue descrito en la literatura científica.
aplicándose hasta la fecha en las relaciones
El caso de la exposición al radón en las entre industria y universidadesj, este em-
bargo de informaciones vitales es frecuente minas de uranio y el otro de los posibles
efectos cancerígenos de los herbicidas clo- en la práctica. Cuando, por ejemplo en
Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70, N.” 4 375 Giovanni Berlinpuer
Seveso, en Italia del Norte, estalló un re- epidemiológica, prevalece la tentación de
actor químico de la factoría ICMESA, y una querer «proteger» a los trabajadores de pre-
densa nube que contenía dioxina se difundió ocupaciones no del todo comprobadas.
en la zona, de la encuesta parlamentaria que ¿Hasta qué punto es esta una coartada, im-
siguió el accidente, se desprendió que el puesta por la desconfianza en la capacidad
nivel de información sobre el problema, en de los trabajadores de comprender y valorar
los sujetos afectados, era inversamente pro- los datos científicos?
porcional al riesgo. Los directivos de la
Se puede afirmar, para concluir este multinacional Hoffman-La Roche, propie-
punto, que el concepto de «secreto profe- taria de ICMESA, con su sede en Suiza, te-
sional» vale, cuando la divulgación de noti- nían plena conciencia de los peligros, tanto
cias correspondientes a un trabajador pu- que la factoría se había implantado allende
diera dañarlo; sin embargo, cuando el daño los Alpes, en Italia; los trabajadores y los
puede derivar, por el contrario, del mantener ciudadanos de la zona, por el contrario, no
reservadas las informaciones sobre activi- sabían siquiera que existiese una sustancia
dades nocivas o arriesgadas, deberla intro-
altamente tóxica llamada dioxina. En una
ducirse el concepto de «divulgación de-
escala mucho más amplia, desequilibrios
bida», como norma deontológica que análogos 0 más graves existen en las rela-
debería considerarse tan obligada como el ciones de conocimiento entre el Norte y el
secreto, tanto para los médicos como para Sur del mundo. El asbesto, por ejemplo,
los investigadores. Es muy precisa, justo continúa siendo extraído, producido y usado
como puente entre estos dos deberes, la for- en muchos países, sin que los trabajadores y
mulación del artículo 105 del Código de las poblaciones tengan conocimiento de su
ética médica de Brasil, que prohrhe «revelar nocivididad.
informaciones confidenciales obtenidas du-
En la averiguación y la transmisión de la rante el examen médico del trabajador,
información, el papel más conflictivo se aunque la petición proceda de los directivos
puede tornar el del médico del trabajo. de la empresa o de instituciones, a menos
También la normal relación médico-pa- que el silencio no pueda dañar la salud de
ciente puede resultar condicionada por el los trabajadores o de la comunidad» r8.
diafragma empresarial. ¿Qué informaciones
referentes al trabajador puede transmitir el
médico a la empresa, y qué 3. EL CONFLICTO ENTRE
referentes a la empresa debe transmitir al
PRODUCCIÓN Y AMBIENTE, ENTRE
trabajador? Los dilemas éticos y los con-
TRABAJADORES Y POBLACIÓN
flictos profesionales de esta figura peculiar
de la medicina son un tema muy debatido en
Desde la revolución industrial hasta hace la literatura bioética y médico-legal.
pocas décadas, sólo algunos pensadores y
Menos debatidos, pero cada día más políticos habían alertado ante los peligros
apremiantes, son los conflictos éticos que de la contaminación ambiental y, más en ge-
afectan a los investigadores: ya sea quién neral, de la alteración de la biosfera. Pre-
realiza experimentación biológica sobre la valecía la opinión de que, cuando esos fenó-
toxicidad, ya sea quien estudia en el campo menos se manifestaban, se trataba de un
la epidemiología. Averiguada la nocividad precio inevitable a pagar para el progreso.
de una sustancia o un procedimiento, La Las enfermedades más graves habían sido,
quién y cómo comunicarlo? A veces se calla por largo tiempo, las de origen microbiano,
uno por conveniencia; otras veces, en lo in- y para éstas se había hipotizado antes y de-
cierto que caracteriza la investigación bioló- mostrado después la transmisión de la infec-
gica, pero más a menudo la investigación ción, el contagio directo o bien mediatizado
376 Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70, N.” 4