//img.uscri.be/pth/3cfc13da825a2da243bfa166eec01b73cfcbadcd
Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Enfoque socio-histórico de las competencias en la enseñanza (Socio-historical approach of the competences in education)

De
12 pages
Resumen
Este texto se encuadra en un marco más amplio en el que se intenta trazar el futuro del
enfoque por competencias. Concepto mal definido, poco claro y epistemológicamente
dudoso está cada vez más presente en el discurso pedagógico actual. De una forma
genuina, a través de cinco etapas o movimientos, podemos observar la evolución del
conocimiento y del saber, poniendo el énfasis en las grandes corrientes pedagógicas en la
segunda mitad del siglo XX, y la importancia que tiene en la actualidad, no sólo el
conocimiento, ni las capacidades, sino el conjunto integrado de ambos junto a las
habilidades sociales.
Abstract
This text is part of a broader framework in which presents the future of the competence
approach. Not well defined, unclear and uncertain epistemologically concept is increasingly
present in the current educational debate. In a original way, through five stages or
movements, we can see the evolution of knowledge, focusing on important pedagogic
theories in the second half of the twentieth century, and how important it is at present not
only knowledge or skills, but the integrated package of both along with social skills.
Voir plus Voir moins





Enfoque socio-histórico de las competencias en la
∗enseñanza

Socio-historical approach of the competences in education


Jean-Marie De Ketele

Universidad Católica de Lovaina

E-mail: deketele@psp.ucl.ac.be


Resumen:

Este texto se encuadra en un marco más amplio en el que se intenta trazar el futuro del
enfoque por competencias. Concepto mal definido, poco claro y epistemológicamente
dudoso está cada vez más presente en el discurso pedagógico actual. De una forma
genuina, a través de cinco etapas o movimientos, podemos observar la evolución del
conocimiento y del saber, poniendo el énfasis en las grandes corrientes pedagógicas en la
segunda mitad del siglo XX, y la importancia que tiene en la actualidad, no sólo el
conocimiento, ni las capacidades, sino el conjunto integrado de ambos junto a las
habilidades sociales.

Palabras clave: pedagogía por objetivos, competencias, competencias sociales, valores
sociales, perfiles formativos.

Abstract:

This text is part of a broader framework in which presents the future of the competence
approach. Not well defined, unclear and uncertain epistemologically concept is increasingly
present in the current educational debate. In a original way, through five stages or
movements, we can see the evolution of knowledge, focusing on important pedagogic
theories in the second half of the twentieth century, and how important it is at present not
only knowledge or skills, but the integrated package of both along with social skills.

Key words: pedagogy for objectives, competence, social skills, social value, formative
profile.


Recibido: 26/08/2008 Aceptado: 15/12/2008

Este texto ha sido adaptado del capítulo de Jean Marie de Ketele, titulado “Approche
sociohistorique des competénces dans l’enseignement” publicado en Bosman, Christiane;
Gerard, François-Marie et Roegiers, Xavier (Eds.), Quel avenir pour les compétences?
Bruxelles: DeBoeck: 2000. Traducción: Vanesa Parejo; Revisión Técnica: Julián Luengo,
Antonio Luzón y Mónica Torres http://www.ugr.es/local/recfpro/rev123ART1.pdf 2
* * * * *

A través de los siglos, el conocimiento ha evolucionado bajo la presión
de diferentes factores, lo que ha comportado efectos en la manera de organizar
los sistemas de formación y enseñanza. Una lectura de esta evolución nos
permite distinguir cuatro grandes movimientos caracterizando los sistemas
educativos mediante una aproximación al enfoque por competencias, objeto de
nuestra reflexión.

1. Primer movimiento: Conocer es tener conocimiento de los textos
clásicos y comentarlos

En la antigüedad, y de manera más mitigada en la Edad Media- al menos
en Europa-, posteriormente en el Renacimiento, el intelectual era el que tenía
conocimiento de los textos fundadores de la civilización, especialmente de las
grandes obras de los griegos, de los árabes y de los romanos. Para ser culto, era
necesario estudiar los textos y al mismo tiempo conocer las “opiniones y
comentarios” de los grandes maestros para poder, a su vez, comentarlas. Estas
grandes obras suponían haber abordado todas las explicaciones relativas a la
Creación. La filosofía era la materia madre porque englobaba todos los objetos
de conocimiento, incluidas las ciencias del cosmos.

Esta concepción del conocimiento ha sido la base de la construcción de
los programas de enseñanza cuando se empezaron a desarrollar en las escuelas.
En Europa, los jesuitas tuvieron un papel fundamental creando colegios donde
su enseñanza era reconocida de calidad. Durante siglos, esta enseñanza era
conocida en multitud de lugares como “las antiguas humanidades”. Concebir un
programa como éste, implicaba identificar los textos de grandes autores clásicos
y estudiarlos en un momento dado del programa. Este modelo se expandió en el
mundo entero bajo diversos regímenes (por ejemplo, en Francia bajo el régimen
napoleónico o el de la III República) y perdura todavía- pero menos frecuente-
bajo formas más o menos visibles o latentes.

A nivel universitario, la facultad de Filosofía y Letras era la facultad de
referencia por excelencia, ya que sus actividades estaban centradas en el
estudio de grandes obras de filósofos y hombres de letras, considerados como
los “sabios” de la época, es decir, personas que poseían un alto grado de
conocimiento de los seres animados e inanimados, y de manera más amplia, del
sentido y de las finalidades de la creación. Las universidades, y particularmente
las universidades del mundo árabe eran consideradas como los lugares más
importantes de la conservación y de la transmisión de la cultura.

2. Segundo movimiento: Conocer es asimilar los resultados de los
descubrimientos científicos y tecnológicos

Mientras que las antiguas humanidades se desarrollaban a través del
mundo y proporcionaban “cabezas bien hechas”, los conocimientos de las leyes
de la naturaleza (física, biología y social) se multiplicaban, primero bajo el
cúmulo de observaciones “naturales” y, luego a través del desarrollo de Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 12, 3 (2008) 3
dispositivos de observación “provocada”. Es así como nació “el espíritu
científico”, mediante verificaciones y experimentaciones (sirva como ejemplo el
importante ensayo de Claude Bernard sobre la medicina experimental cuyos
principios se han aplicado a numerosos sectores de la investigación). De la
misma manera, el desarrollo de modelos matemáticos (con Pascal, Euler y
muchos otros) y estadísticos (con Quételet, Gauss y otros) han permitido a los
investigadores formalizar sus observaciones y predecir otros fenómenos. Y, más
recientemente, el descubrimiento y el desarrollo de la informática han permitido
también acelerar, aún más, los descubrimientos.

Ya Diderot con su Enciclopedia jugó un papel muy importante en la
separación entre la ciencia y la filosofía. Como consecuencia de la multiplicación
de los descubrimientos, la ciencia (lo singular era la regla) se dividió en
múltiples ciencias (lo plural en convirtió en algo de rigor). Las disciplinas, poco
numerosas al principio del siglo XX, vieron cómo se les agregaron otras nuevas
disciplinas hasta alcanzar rápidamente una centena. Paralelamente, las
especialidades y las especializaciones se multiplicaron tanto, que era imposible
para una misma persona, dominar todo el conocimiento de la época. Algunos
campos se desarrollaban tanto que los nuevos conocimientos se duplicaban cada
siete años (era el caso de la Química en los años 80) o actualmente que llegan a
duplicarse cada cuatro meses (como es el caso de la informática). Las dos
grandes guerras durante la primera mitad del siglo XX, seguida de la Guerra
Fría, la conquista del espacio, o el desarrollo de la competitividad económica
mundial, entre otros, han jugado un papel importante en el desarrollo de la
ciencia y en la necesidad de transmitir los resultados de la investigación para
formar investigadores cada vez más especializados, ingenieros capaces de usar
los descubrimientos y profesionales cada vez más eficientes.

Se sintió, por tanto, la necesidad de desarrollar nuevos programas de
estudios que transmitieran los nuevos conocimientos adquiridos por la
comunidad científica. El problema esencial era saber qué conocimientos
rigurosamente actualizados eran indispensables en unos u otros momentos de la
escolaridad o de la formación. Los programas se convirtieron progresivamente
en inventarios de conocimientos que habían de ser transmitidos en un momento
dado.

Es así como han ido aparecido, progresivamente, las nuevas
denominaciones de estructuras formativas: las “humanidades modernas” se han
ido creando paralelamente bajo las “antiguas humanidades”. Cada día están
adquiriendo más importancia, hasta el punto de generar una disputa sobre el
papel formador comparativo de las lenguas clásicas respecto a las disciplinas
matemáticas y científicas, llegando al punto de imponer las matemáticas como
disciplina-clave de la selección y de la jerarquización de los alumnos.

En la universidad, la facultad de Filosofía y Letras se convirtió en una
facultad como las demás, perdiendo de paso –sobre todo en los países
anglófonos- algunas disciplinas (como la Economía, la Sociología, la Psicología,
la Geografía…). La facultad de Ciencias adquirió cada vez más prestigio, así http://www.ugr.es/local/recfpro/rev123ART1.pdf 4
como las grandes escuelas de ingeniería en ámbitos tan diversos como las
tecnologías, la economía, la gestión y la agronomía.

3. Tercer movimiento: Conocer, es demostrar el dominio de objetivos
traducidos en comportamientos observables

Mientras que se desarrollaban nuevos conocimientos y estos mismos
permitían crear nuevas tecnologías para el desarrollo económico en un mundo
cada vez más industrializado, dos movimientos destacaban cada vez más por su
importancia. Provenientes del mundo industrial, el taylorismo buscaba introducir
más racionalidad y racionalización en la gestión de los procesos de fabricación
con el fin de producir más, de manera más rápida y con menos defectos…
buscando así una mayor rentabilidad. Originado por la transposición de la
orientación de las “ciencias duras” a las ciencias humanas, el behaviorismo
también apostaba por la búsqueda de una orientación más racional, basada en
lo observable, a saber, en lo que se refiere al comportamiento y no a la
intención o al orden de los procesos inscritos en la misma caja negra. Para
estudiar rigurosamente los modos de fabricación o los fenómenos humanos, el
taylorismo y el behaviorismo trataban de reducir la complejidad, dividiendo los
objetos de estudio en elementos simples y en secuencias más cortas y
observables, donde cada elemento de salida (o estímulo) estuviera asociado o
seguido de un efecto producido (o respuesta); evaluada positiva o
negativamente en relación a lo esperado, adoptando el papel de refuerzo
positivo o negativo y pudiendo servir esta respuesta de punto de partida o de
estímulo para una nueva secuencia.

Estos movimientos han inspirado continuamente al mundo de la
educación a través de la popularizada “pedagogía por objetivos” en un principio
por Mager (con su pequeño libro Preparing instructional objectives publicado en
1962) y la “pedagogía del dominio” de Bloom (1968, 1976, 1979). Apoyándose
en numerosos estudios llevados a cabo por su equipo de investigadores, este
último entendía que era posible enseñar cualquier cosa a cualquier persona,
fuera quien fuera, normalmente constituida (excluyendo, por lo tanto, a
personas minusválidas), si se tomaba el tiempo necesario y si se hacía bien.
Según él, ello suponía dividir el objeto de enseñanza en objetivos
suficientemente claros y jerarquizados y que nunca se pasase a un aprendizaje
nuevo sin estar seguro que los objetivos previos estaban realmente dominados y
eran suficientemente estables. Estos principios, en gran parte, se han visto
verificados en numerosos trabajos que giran en torno al “Sistema de enseñanza
individualizada” de Keller basados en la pedagogía del dominio y en la
individualización de la enseñanza (pueden verse los meta-análisis en la revista
“Review of Educational Research”).

Correspondiendo más bien a una aspiración de cientificismo propia de la
época, estos movimientos adquirieron rápidamente un gran éxito en Europa tras
la aparición, en 1971, de la versión francesa del libro de Mager, y luego con las
obras de Hameline (1980), de De Landsheere (1980) y de D’Hainaut (1983). Mi
compañero Yvan Tourneur y yo mismo, siendo jóvenes investigadores en esta
época y habiendo trabajado bastante toda la problemática de objetivos Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 12, 3 (2008) 5
pedagógicos (De Ketele, 1980), fuimos invitados primeramente a varios lugares
de Francia y, más adelante, a varios países pertenecientes a la esfera
francófona, para iniciar a investigadores, responsables políticos y profesores en
las problemáticas y sutilezas técnicas de lo que se denominaba PPO (Pedagogía
por Objetivos) o también TOP (Técnicas de Objetivos Pedagógicos).

Este movimiento ocasionó una ola importante de reformas en los
programas. Para los que conocían estos movimientos, no era honesto razonar
solamente en términos de contenidos que debían enseñarse sino que, además,
tenía que precisarse lo que se deseaba aprender a hacer partiendo de ese
contenido (el objetivo es una capacidad a ejercer sobre un contenido); también
era necesario especificar los resultados esperados en comportamientos
observables de forma no ambigua (el objetivo operativo es un objetivo que
precisa de las condiciones de realización y de los criterios para su desempeño).

La preocupación por racionalizar era tan grande que algunos equipos de
investigadores construyeron bases de datos muy exhaustivas. Para cada
disciplina, los investigadores identificaban los objetivos generales que debían
alcanzarse, basándose, con frecuencia, en taxonomías (las de Bloom han tenido
mucha repercusión). A continuación, los objetivos generales eran divididos en
objetivos intermedios. Estos últimos estaban compuestos por objetivos cada vez
más específicos. Finalmente, cada objetivo específico era precisado por un
conjunto de objetivos operativos. A este conjunto se le denominaba “árbol de
objetivos”. A partir de este árbol, se concebían y validaban un conjunto de
cuestiones de evaluación para cada objetivo operativo; todas las respuestas se
ponían a disposición de investigadores y profesionales. En California, el IOX
(Internacional Objectives Exchanges) era una de las bases de datos más
conocidas y consultadas a nivel internacional.

Túnez no ha sido el último país en seguir este movimiento. Desde 1984
formamos, con algunos colegas, al equipo de inspectores de primaria y
secundaria en base a la PPO (Pedagogía por Objetivos) para asegurar, así, una
concepción y una evaluación de programas y manuales escolares en coherencia
con este enfoque. En algunos años, el MEN (Ministerio de Educación Nacional)
hizo un esfuerzo considerable y publicó programas y manuales específicamente
tunecinos, todos ellos basados en la formulación de objetivos específicos. Este
hecho fue considerado como un avance significativo ya que anteriormente se
basaba en programas y manuales importados y definidos en términos de
contenidos a transmitir.

4. Cuarto movimiento: Conocer es demostrar su competencia

Después de la Segunda Guerra Mundial, tras un periodo de ajuste
(especialmente gracias al Plan Marshall), de haber puesto de nuevo en
funcionamiento la maquinaria económica, después de haber instaurado
mecanismos de protección social (sindicalismo, seguridad social, seguridad del
empleo en la administración), después de haber creado una demanda cada vez
más fuerte de bienes y de servicios materiales e inmateriales (como el deseo de
una mayor libertad de movimiento y de expresión), los estados eran cada vez http://www.ugr.es/local/recfpro/rev123ART1.pdf 6
menos capaces de hacer frente a todas estas exigencias así como de imponer
sus leyes a las empresas multinacionales y a los “holdings” financieros. Así,
como consecuencia de la internacionalización, la globalización de la economía de
mercado y la competitividad creciente ganaban terreno. La caída del muro de
Berlín aceleraba el proceso, aumentado aún más la potencia estadounidense,
ferviente promotora de este proceso. Los estados se vieron obligados a seguir
este proceso bajo pena de regresión, tal como fue el caso de numerosos países
africanos que no respetaron las reglas de Fondo Monetario Internacional y del
Banco Mundial.

Primero, en el seno de las empresas comerciales y después en las no
comerciales, los empresarios, preocupados por la eficiencia y el rendimiento,
hicieron una triple constatación relativa al reclutamiento de los productos de la
escuela: (1) Cuanto más elevada es la titulación, más posibilidades tiene el
candidato de adaptarse, y con el tiempo, de dar satisfacción; (2) pero, por otro
lado, al salir de la escuela, los titulados no son capaces de realizar las tareas
complejas que se les asignan, aunque se les haya enseñado todos los
conocimientos y técnicas requeridas; (3) en algunos campos, en particular, el
número de titulados es superior a las necesidades, la esfera de contratación es
más amplia y, por tanto, es posible contratar a personas susceptibles de
adaptarse y formarse según las competencias demandadas, lo que encontramos
más fácilmente entre sectores con más titulados (no obstante, los
“sobretitulados” serán remunerados con un salario inferior a sus diplomas y
titulaciones).

Estas constataciones, aliadas a los imperativos de la competitividad y de
la rentabilidad, empujaron a las empresas a crear sus propios servicios de
formación con el fin de convertir a los nuevos contratados o personal susceptible
de transferir a otro puesto en trabajadores muy “competentes” lo más
rápidamente posible, es decir, capaces de realizar sus tareas con una calidad
cercana al cero defectos y de resolver de la mejor manera posible los problemas
que pudieran sobrevenir durante la realización de sus tareas. Por lo tanto, el
primer papel de los servicios de formación, fue hacer con los servicios
interesados de la empresa, un análisis preciso de las tareas e identificar a partir
de eso las competencias requeridas. Así apareció el concepto “referencial de
competencias”.

Estos servicios de formación, que pueden ser costosos para la empresa,
se interesan, por tanto, en la actuación sobre la escuela en el sentido de
presionarla para que transforme sus programas en competencias, al menos,
aquellas susceptibles de ser aprendidas en este marco. La empresa (al menos
algunas organizaciones patronales) se declaraba dispuesta a ayudar al sistema
educativo en este proceso de transformación, a cooperar donde fuera necesario
para definir una política pedagógica en alternancia y encargarse de la formación
de las competencias que más despunten, como las que requieran tecnologías o
materiales costosos o que evolucionen rápidamente. Es así como las presiones
de las empresas europeas sobre las autoridades de la Unión Europea llevaron a
estas últimas a desbloquear importantes fondos alrededor del proyecto UNICAP
(Unidades Capitalizables). Este proyecto consistía en definir para cada categoría Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 12, 3 (2008) 7
de oficios, un referencial de competencias y repartir la formación en unidades
capitalizables progresivas. Cada unidad capitalizable era definida por sus
entradas (las competencias prerrequeridas que los alumnos debían dominar o
los estudiantes que podían acceder a la unidad) y por sus salidas (las
competencias que se debían dominar al término de la unidad, los modos de
certificado y los umbrales de desempeño mínimos para su certificación). Este
importante proyecto tuvo una repercusión considerable en los departamentos de
enseñanza técnica y profesional de algunos países, en las oficinas o en los
ministerios de formación profesional, en las instituciones de formación continua
y en los servicios de formación de las mismas empresas que se veían obligadas
a formar de manera rápida a su personal.

Esencialmente orientadas hacia los referenciales de competencias de los
oficios, estas iniciativas desembocaron rápidamente en la constatación de que
los referenciales de competencias de los oficios exigían, sobre todo para oficios
de alto nivel, de competencias transversales o genéricas, es decir, de aquéllas
que se ejercen en situaciones muy diversas, como interpretar de forma correcta
un problema, leer adecuadamente un modelo operativo, buscar en una obra de
referencia las informaciones útiles para un cierto uso, reaccionar de forma crítica
ante una situación, entre otras. A todo esto, siguieron presiones ante las
autoridades educativas para actuar acerca de los programas de estudio de la
enseñanza general e introducir un aprendizaje basado en tales competencias.
Gerard Fourez (1994) destacó, precisamente, que el mundo socio-económico es
la base del movimiento actual del enfoque por competencias, siendo la elección
del concepto, en sí mismo, muy significativa. Además no es casualidad que las
primeras obras destacables en francés sobre las competencias han sido escritas
por expertos que trabajaban en el mundo de la empresa, como Le Boterf (1994,
1997, 1998) y Lêvy-Leboyer (1996). Los expertos en educación se basaron
ampliamente en sus obras (como Romainville, 1996; Perrenoud, 1997).

Paralelamente, los grandes organismos internacionales (no sólo el Banco
Mundial y la OCDE, sino también la UNESCO, UNICEF, PNUD y muchos otros)
mostraban mediante sus trabajos que la única preocupación por el rendimiento
cuantitativo por parte de los sistemas educativos era bastante insuficiente, y
que iba a ser necesario apuntar hacia un rendimiento cualitativo. Es así como
surgió la idea de desarrollar un currículum (los anglosajones hablan de
“currículum general”) basado en el aprendizaje de competencias básicas,
vinculadas con la vida, con la finalidad de permitir a cada persona vivir en una
sociedad caracterizada por un “desarrollo sostenible”. A pesar de un
conservadurismo bastante habitual en la enseñanza, estas presiones se vieron
cada vez más coronadas por el éxito en numerosos países, como lo muestran las
nuevas denominaciones creadas: “basic skills” y cada vez más frecuentemente
“basic competencies” en numerosos países anglosajones; “compétences socles”
en la enseñanza secundaria belga; “objectifs d’intégration” en la enseñanza
primaria belga; “objectifs noyaux” en la enseñanza suiza; “compétences
minimales” en algunos sectores de la enseñanza francesa; “compétences par
cycles” en la enseñanza primaria francesa… y muchos otros apelativos como
“competencias base”, “zócalos de competencias”, “competencias exigibles”,
“competencias necesarias”, “competencias básicas”, entre otras. Esta última http://www.ugr.es/local/recfpro/rev123ART1.pdf 8
denominación ha sido usada en varios países incluso en Túnez. Nos parece la
más apropiada ya que no induce a connotaciones peyorativas como el término
“mínima” sugiere en algunas personas por confundirlo con “minimalista”; puede
incluso inducir a la idea de “fundación” sobre la cual pueden construirse edificios
de diferente naturaleza.

5. ¿Hacia un quinto movimiento?

Sería una insensatez creer que la historia de los sistemas educativos va
a pararse con el enfoque por competencias. Este enfoque, como todos los
anteriores, lleva con él brotes de deriva que empujarán a los actores del mundo
socio-político y de los sistemas educativos a buscar un nuevo enfoque o
suponerlo, pero ya podemos detectar en el mundo que nos rodea signos
precursores de lo que podría ser un quinto movimiento. Describamos primero lo
que podría ser e identifiquemos después los signos precursores.

Este movimiento se caracterizaría por un enfoque más holístico donde la
primera preocupación sería desarrollar saberes para vivir en un mundo en
mutación permanente y rápida. Sin embargo, esto no significa que este enfoque
ignore la transmisión de saberes y de aprendizajes como el saber hacer. Tal y
como lo hemos definido en obras anteriores (De Ketele, 1986; De Ketele y
Roegiers, 1993), el saber estar establece la manera para asentarse como
persona y, por tanto, designa las actividades por las cuales se manifiesta, no
sólo mediante la forma de aprender de la propia persona (el “concepto de sí
mismo”), de los otros, de las situaciones generales, sino también su manera de
reaccionar y actuar ante la vida. El saber estar está íntimamente ligado a un
sistema de valores y de representaciones interiorizadas que se han forjado a lo
largo del tiempo a través de las experiencias vividas en la familia, en la escuela
y en contacto con el entorno. El saber estar se manifiesta a tres niveles:

1) El nivel de selección de los estímulos llegan a través de la conciencia (un
mismo árbol es visto de manera diferentes por el poeta y por el
leñador).
2) El nivel de representación, de opiniones y de juicios (un habitante de
Roma y uno de un pueblo en el fondo de las Ardenas no razonarán de la
misma manera sobre el problema del transporte público).
3) El nivel de conducta, es decir, los comportamientos habituales
adoptados en diferentes categorías de situaciones (la manera en la que
entro en contacto la primera vez con una persona desconocida cambia
según sea introvertido o extravertido, latino o nórdico…).

El desarrollo del saber estar no es incompatible con la transmisión de
saberes o del aprendizaje del saber hacer, al contrario. En efecto, el tratamiento
del saber estar pasa la mayoría de las veces por el aprendizaje de saberes y del
saber hacer. Tener la costumbre de presentar bien un trabajo que nos han
mandado supone el conocimiento de lo que supone un trabajo bien presentado y
al mismo tiempo que el aprendizaje de tal saber se haya convertido en un
comportamiento habitual, es decir, un saber estar. El enfoque del saber estar es,
por lo tanto, un enfoque integral. Pero adoptarlo comporta implicaciones Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 12, 3 (2008) 9
importantes. Así, por ejemplo, en este enfoque, no tiene sentido concebir una
evaluación certificada en términos de pruebas puntuales como se hace hoy en
día. Puesto que lo habitual es interiorizar el saber-estar, ello supone trabajar en
la duración y observación continuada en diferentes situaciones. A modo de
ejemplo, decir que este para este enfoque no es suficiente con dar clases; la
manera de gestionar la clase y la escuela está indisociablemente ligada al
desarrollo del saber-estar y por tanto, queda mucho e importante trabajo que
hacer en este sentido.

Existen ya bastantes signos, cada vez más numerosos y que
posiblemente acabarán por coligarse y efectuar tal presión que el desarrollo por
el enfoque del saber estar pueda convertirse en un hecho inevitable. Citemos
algunos. El desarrollo de la violencia en algunas zonas e incluso en las escuelas,
preocupa. La falta de respeto y la degradación de los bienes públicos cuestan
cada vez más dinero a la colectividad. La inseguridad provoca reacciones de
xenofobia mientras que se desarrolla el concepto de pueblo planetario. La
televisión duerme el sentido crítico y desarrolla en cada persona el gusto por el
ocio individual y pasivo en la busca de una audiencia cada vez más numerosa.
Contradictoriamente, Internet crea contactos con el mundo entero, pero la
interacción es fría, impersonal y vacía de verdaderos contactos. En otro tiempo,
la escuela, lugar de socialización y de vida intensa (principalmente a partir de la
secundaria) se está convirtiendo en un lugar de paso obligatorio, tanto para los
alumnos como para los profesores. Los contactos entre amigos abundan cada
vez menos entre las paredes de la escuela una vez traspasada la puerta; los
profesores van a dar sus clases, tienen un horario y salen de ella. Lugares sin
verdaderos contactos y atenciones hacia los demás (lo que pasa a menudo en la
escuela), la búsqueda de lo cuantitativo en detrimento de lo cualitativo, los
estragos cada día más visibles en el medioambiente, la macdonalización, etc.,
empiezan a despertar las conciencias.

Podríamos seguir aumentando esta lista lista. No obstante, nos parece
más útil, para acabar, mostrar algunas tendencias que se dibujan, aisladas
todavía, pero que manifiestan la preocupación de algunos por traducir en actos
esta toma de conciencia. Algunos padres están cada vez más preocupados por
elegir la escuela cuyo proyecto esté más centrado en el desarrollo armónico del
niño y en la solidaridad más que en la competitividad. Los profesores que han
puesto en práctica tales proyectos no querrían (y ya no podrían, como lo
declararon profesores de los movimientos de renovación pedagógica de Ginebra)
trabajar de nuevo en una escuela “clásica” y eso a pesar de la conciencia de que
tales proyectos impliquen más compromiso. Los responsables de los sistemas
educativos, y también los que los influencian (el Banco Mundial, por ejemplo),
son cada vez más conscientes del impacto negativo de las políticas llevadas a
cabo bajo un espíritu de rentabilidad mal entendida y se abren progresivamente
al concepto de calidad de educación.

¿Tales signos, y muchos otros, seguirán siendo iniciativas aisladas o
grandes declaraciones jamás operativas? Apostamos hacia el optimismo y
esperamos que el enfoque por competencias que, en los hechos, se ha centrado http://www.ugr.es/local/recfpro/rev123ART1.pdf 10
exclusivamente (y demasiado) en la movilización e integración de conocimientos
y saber hacer, se preocupará más del desarrollo del saber estar.

A continuación del texto de De Ketele reproducimos el debate que a
propósito del enfoque por competencias, organizó el profesor de Ciencias de la
Educación de la Universidad Católica de Lovaina y actual director del BIEF
(Bureau d'Ingénierie en Education et en Formation), Xaviers Roegiers, titulado
¿Las competencias que los alumnos tienen que alcanzar: quién las define, y
cómo? La pregunta central del debate es saber quien define las competencias
qué se tiene que adquirir y a partir de qué. Las contribuciones plantean
respuestas a cada una de estas cuestiones.

1. ¿A qué competencias nos referimos?

La pregunta no se hace de la misma manera según el sentido que le
queremos dar al término “competencias”. Si le damos el sentido de capacidades
generales (“comunicarse”, “respetar el medioambiente”,…), es decir, en el
sentido de “competencias transversales”, que es una de las tendencias en la
literatura de las competencias aparecida en Bélgica, pueden definirse
paralelamente junto al conocimiento de las disciplinas. En este caso, según
Jean-Marie Demoustier, nos dirigimos de alguna manera hacia una yuxtaposición
con algunos intentos de integración disciplinar, pero corremos el riesgo de que la
integración sea simplemente una apreciación de los lectores.

2. Los saberes como puerta de entrada

Podemos también entender la competencia en el sentido de una
movilización muy concreta de diversos recursos en una familia de situaciones,
esta es la acepción más extendida en literatura (“redactar un artículo de
periódico partiendo de informaciones recopiladas oralmente”, “redactar un
presupuesto”,…). Esta es la acepción en la que se basa el programa
“Competencias de base” en Túnez. En este caso, aparece claramente que las
competencias no se desprenden de los saberes. Estos son esencialmente de
naturaleza disciplinar, pero sobre todo, más allá de las continuadas reformas,
constituyen desde hace tiempo el determinante que traspasa los sucesivos
programas con más fuerza, aunque tengan un carácter evolutivo, como dice
Jean-Marie De Ketele.

Lejos de ignorar estos saberes, las competencias se apoyan en ellos, y
son redactados muchas veces a partir de esos contenidos, con el riesgo –
evocado por Jean-Marie Demoustier- de encontrar contenidos actuales
disfrazados con un verbo de acción. En Túnez, la coexistencia del programa
oficial con el programa “Competencias de base”, que aporta un sentido
complementario aunque sin reemplazarlo, es testigo de la voluntad de los
sistemas educativos de que las competencias no sustituyen a los conocimientos,
sino que están anclados en ellos mismos. Si la coexistencia momentánea de dos
programas es a veces difícil de simultanear por los actores en la práctica,
también constituye una garantía de continuidad.