Ética y Eficacia en las Campañas de Salud Sexual (Ethics and Efficacy in Sexual Health Campaigns)

-

Español
13 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Resumen
La efectividad de las diversas campañas de educación sexual realizadas en España en los últimos 15 años ha sido escasamente analizada. Estas campañas se han dirigido fundamentalmente a la población adolescente y su finalidad declarada ha consistido en promocionar el denominado «sexo seguro» basándose únicamente en la información sobre métodos de barrera. Intentando aclarar la eficacia de dichas campañas, en el presente trabajo se han investigado de modo retrospectivo los datos epidemiológicos aportados por el Instituto de Economía del CSIC, el Ministerio de Sanidad y el Instituto Nacional de la Juventud Española, analizando la evolución de las repercusiones en el ámbito sanitario de las prácticas sexuales de los adolescentes (abortos y embarazos no deseados). Asimismo, se recogen los datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica sobre la evolución de las enfermedades de transmisión sexual. Los resultados obtenidos de este análisis muestran que en los menores con edades entre 15 y 19 años se ha encontrado un aumento progresivo en el porcentaje de abortos respecto del número de embarazos desde el 20% en 1990 al 44% en 2000 llegando a un 46,6% en 2003. Estos datos se corresponden con un incremento progresivo respecto al número total de abortos en nuestro país, alcanzando un 13,7% en 2005. Se analiza asimismo el recurso de los adolescentes a la píldora postcoital, que ha pasado de las 160.000 prescripciones en 2001 al cerca de medio millón de unidades dispensadas en 2005, lo que supone que se ha triplicado la demanda de este recurso en los últimos 5 años sin conseguirse ni siquiera una estabilización en el número de abortos anual. La evolución de las enfermedades de transmisión sexual declaradas muestra un incremento del 79% en las infecciones por sífilis y un 45,8% en las gonocócicas.
Como conclusiones desde la perspectiva ética, al igual que desde la perspectiva de eficiencia sanitaria, se puede afirmar que la validez de las campañas de «sexo seguro» queda en entredicho al analizar los datos obtenidos. La negativa a incluir en dichas campañas la promoción de la abstinencia en los primeros años de la adolescencia, al igual que la negativa a promover la fidelidad limitando el número de intercambios sexuales, sólo parece justificarse por motivos ideológicos, no sanitarios, implicando esto una claro daño al bien común de la población al rechazar y ocultar los datos de ineficacia, ya contrastables, de las campañas previamente realizadas.
Abstract
The effectiveness of the diverse campaigns of sexual education carried out in Spain in the last 15 years scarcely has been analyzed. These campaigns have been directed fundamentally to adolescent people and its declared purpose has consisted of promoting the called «safe sex» being based only in the information on methods of barrier. Trying to clarify the efficacy of these campaigns, in the present work the epidemiological data contributed by the Department of Health and the National Institute of the Spanish Youth have been retrospectively investigated. As far as it can be measured, the evolution of the consequences of the sexual practices of the adolescents (abortions and unintended pregnancies) in the sanitary environment were also analyzed. Likewise, the data of the National Registry of Epidemiological Surveillance on the evolution of sexually transmitted diseases are collected. The results obtained of this analysis show that in teenages between 15 and 19 years, a progressive increase in the percentage of abortions regarding the total number of pregnancies has grown from 20% in 1990 to 44% in 2000 arriving at 46,6% in 2003. These data correspond with an progressive increase also related to the total number of abortions in Spain, reaching 13,7% in 2005.
Likewise, the consumption of the postcoital pills for adolescents is analyzed. It has passed from 160.000 prescriptions in 2001 to nearly half a million units in 2005. This means the demand of this resource in the last 5 years has multiplied by three without achieving a stabilization in the number of new abortions per year. The evolution of the declared sexually transmitted diseases shows an increase of 79% in the infections by syphilis and a 45,8% in uncomplicated gonorrhoea.
As conclusions, since an ethical perspective and since the perspective of sanitary efficiency, it can be affirmed that the validity of the campaigns of «safe sex» remains in doubt after analyzing the available data. The refusal to include in these campaigns the promotion of the abstinence in the first years of the adolescence, and the the refusal to promote the fidelity limiting the number of sexual partners, only seems to be justified for not sanitary, ideological motives, implying this a clear damage to the population at risk, saying nothing about the data of inefficiency, already available, of the campaigns previously carried out.

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 01 janvier 2008
Nombre de lectures 25
Langue Español
Signaler un problème

Ética y eficacia en las campañas de salud sexual
ÉTICA Y EFICACIA EN LAS CAMPAÑAS DE
SALUD SEXUAL
ETHICS AND EFFICACY IN SEXUAL HEALTH
CAMPAIGNS
*José Jara Rascón
**Esmeralda Alonso Sandoica
*Unidad de Andrología.
Hospital General Universitario Gregorio Marañón.
** Centro de Salud García Noblejas
E-mail: jjara@terra.es
Resumen
La efectividad de las diversas campañas de educación sexual realizadas en Es-
paña en los últimos 15 años ha sido escasamente analizada. Estas campañas se han
dirigido fundamentalmente a la población adolescente y su finalidad declarada ha
consistido en promocionar el denominado «sexo seguro» basándose únicamente en
la información sobre métodos de barrera. Intentando aclarar la eficacia de dichas
campañas, en el presente trabajo se han investigado de modo retrospectivo los datos
epidemiológicos aportados por el Instituto de Economía del CSIC, el Ministerio de
Sanidad y el Instituto Nacional de la Juventud Española, analizando la evolución
de las repercusiones en el ámbito sanitario de las prácticas sexuales de los adoles-
centes (abortos y embarazos no deseados). Asimismo, se recogen los datos de la Red
Nacional de Vigilancia Epidemiológica sobre la evolución de las enfermedades de
transmisión sexual. Los resultados obtenidos de este análisis muestran que en los
menores con edades entre 15 y 19 años se ha encontrado un aumento progresivo en
el porcentaje de abortos respecto del número de embarazos desde el 20% en 1990
al 44% en 2000 llegando a un 46,6% en 2003. Estos datos se corresponden con un
Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ª 81José Jara Rascón y Esmeralda Alonso Sandoica
incremento progresivo respecto al número total de abortos en nuestro país, alcan-
zando un 13,7% en 2005. Se analiza asimismo el recurso de los adolescentes a la
píldora postcoital, que ha pasado de las 160.000 prescripciones en 2001 al cerca de
medio millón de unidades dispensadas en 2005, lo que supone que se ha triplicado
la demanda de este recurso en los últimos 5 años sin conseguirse ni siquiera una
estabilización en el número de abortos anual. La evolución de las enfermedades de
transmisión sexual declaradas muestra un incremento del 79% en las infecciones
por sífilis y un 45,8% en las gonocócicas.
Como conclusiones desde la perspectiva ética, al igual que desde la perspectiva
de eficiencia sanitaria, se puede afirmar que la validez de las campañas de «sexo
seguro» queda en entredicho al analizar los datos obtenidos. La negativa a incluir
en dichas campañas la promoción de la abstinencia en los primeros años de la ado-
lescencia, al igual que la negativa a promover la fidelidad limitando el número de
intercambios sexuales, sólo parece justificarse por motivos ideológicos, no sanitarios,
implicando esto una claro daño al bien común de la población al rechazar y ocultar
los datos de ineficacia, ya contrastables, de las campañas previamente realizadas.
Palabras clave: Salud sexual, adolescencia, embarazo, anticoncepción, aborto.
Abstract
The effectiveness of the diverse campaigns of sexual education carried out in
Spain in the last 15 years scarcely has been analyzed. These campaigns have been
directed fundamentally to adolescent people and its declared purpose has consisted
of promoting the called «safe sex» being based only in the information on methods
of barrier. Trying to clarify the efficacy of these campaigns, in the present work the
epidemiological data contributed by the Department of Health and the National
Institute of the Spanish Youth have been retrospectively investigated. As far as it
can be measured, the evolution of the consequences of the sexual practices of the
adolescents (abortions and unintended pregnancies) in the sanitary environment
were also analyzed. Likewise, the data of the National Registry of Epidemiological
Surveillance on the evolution of sexually transmitted diseases are collected. The
results obtained of this analysis show that in teenages between 15 and 19 years, a
progressive increase in the percentage of abortions regarding the total number of
pregnancies has grown from 20% in 1990 to 44% in 2000 arriving at 46,6% in 2003.
These data correspond with an progressive increase also related to the total number
of abortions in Spain, reaching 13,7% in 2005.
Likewise, the consumption of the postcoital pills for adolescents is analyzed. It
has passed from 160.000 prescriptions in 2001 to nearly half a million units in 2005.
This means the demand of this resource in the last 5 years has multiplied by three
without achieving a stabilization in the number of new abortions per year. The
82 Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ªÉtica y eficacia en las campañas de salud sexual
evolution of the declared sexually transmitted diseases shows an increase of 79%
in the infections by syphilis and a 45,8% in uncomplicated gonorrhoea.
As conclusions, since an ethical perspective and since the perspective of sanitary
efficiency, it can be affirmed that the validity of the campaigns of «safe sex» remains
in doubt after analyzing the available data. The refusal to include in these campaigns
the promotion of the abstinence in the first years of the adolescence, and the the
refusal to promote the fidelity limiting the number of sexual partners, only seems to
be justified for not sanitary, ideological motives, implying this a clear damage to the
population at risk, saying nothing about the data of inefficiency, already available,
of the campaigns previously carried out.
Key words: Sexual health, Adolescence, pregnancy, contraception, abortion.
1. Introducción Dentro de esta promoción de hábitos
saludables, junto con el control del hábi-
La adolescencia se considera actual- to de fumar o la promoción de actitudes
mente como una etapa fundamental en contrarias al uso de drogas y al consumo
la adquisición de hábitos, ya sean salu- de alcohol, se encuentra el amplio campo
dables o peligrosos para la salud, cuyas de la promoción de estilos de conducta
consecuencias se expresarán en la edad capaces de encuadrar la vivencia sexual
adulta. Debido a ello, la OMS insiste en dentro de hábitos sanos, evitando lo que
la necesidad de trabajar intensamente se suele denominar como «conductas de
para promover la salud y el correcto riesgo». Aunque sería esperable que este
desarrollo, tanto físico como mental, enunciado obtuviera un amplio respaldo
de los adolescentes, destacando que ha público, lo cierto es que el fenómeno
llegado el momento de ampliar las in- social del ejercicio de la sexualidad en la
tervenciones seguras, eficaces y efectivas población adolescente se ha convertido
que, con la participación de los propios en un campo de confrontación ideoló-
adolescentes, les proporcionen a éstos gica, existiendo posturas encontradas
y a sus padres los conocimientos y las sobre qué se debe promocionar, a qué
capacidades adecuadas para hacer frente edad y cuáles deben ser los postulados
a los riesgos potenciales específicos de su que deben regir esta educación sexual.
edad, y les permitan acceder a los servi- Simplificando las posturas ideológicas
cios sociales y sanitarios donde puedan existentes, se podría afirmar que el de-
1encontrar la ayuda apropiada . bate se reduce a dos líneas argumentales.
Por un lado se afirma que la única acti-
tud posible, en un Estado donde existe
un amplio pluralismo de opiniones que 1 Organización Mundial de la Salud (OMS):
Informe sobre los jóvenes 2004. www.who.int/child- se deben respetar, es la promoción del
adolescent. «sexo seguro» mediante la utilización de
Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ª 83José Jara Rascón y Esmeralda Alonso Sandoica
preservativos u otros métodos de barrera por el virus VIH (SIDA) o el aumento
en las relaciones sexuales para evitar tan- de enfermedades de transmisión sexual
to embarazos no deseados como posibles (ETS) y la propuesta que se ofrece a
enfermedades de transmisión sexual. la población es siempre la misma: el
Frente a esto, se situaría la opinión por uso de métodos de barrera mediante
la cual, precisamente debido a esta va- la utilización del preservativo. Dado
riedad de estilos de vida presentes en la que cada una de estas campañas tienen
sociedad, el Estado debe promocionar un alto coste económico (la iniciada en
las conductas que ofrezcan mejores po- 2004 bajo el lema «Por ti, por todos, úsalo»
sibilidades de conseguir una estabilidad requirió la inversión de 1,4 millones de
afectiva y emocional a largo plazo en la euros), parece ineludible plantearse qué
vida sexual de sus ciudadanos. Se esta- resultados se están obteniendo. ¿se ha
ría hablando en esta última opción de disminuido alguno de parámetros con-
«sexo responsable» y esto requeriría una siderados como objetivos primordiales
actuación más integral en el campo de la de la campaña?. Concretamente, ¿se
educación abordando diversas facetas. El ha logrado, al menos, la estabilización
análisis de los resultados obtenidos con de las cifras de abortos, la punta del
las campañas de salud sexual ya reali- iceberg de los embarazos no deseados,
zadas en España siguiendo la primera en los últimos años?, ¿qué está pasando
de las opciones comentadas ofrece una con las infecciones transmitidas por vía
buena ocasión para valorar la validez de sexual?
dicha apuesta ideológica y sus efectos en Según datos del Instituto de Econo-
2la población diana de esas campañas. mía y Geografía del CSIC , en el año
2000 cuatro de cada diez adolescentes
3. Resultados objetivos de las campa- españolas entre 15 y 19 años que estaban
ñas embarazadas optaron por interrum-
pir la gestación durante ese año. Esa
Desde 1995, periódicamente se repi- proporción resulta ser el doble de la
ten las campañas de salud sexual por encontrada en 1990. En cifras absolutas
parte del Ministerio de Sanidad. Los en ese año de arranque se notificaron
matices y lemas escogidos entre dichas 4.979 abortos en menores de 20 años (un
campañas suelen oscilar poco, teniendo 20,4% del total de abortos), y en el año
habitualmente como población diana 2000 fueron 9.204 (44,6% del total). Entre
a los adolescentes (considerando como las menores de 18 años, las diferencias
tales a los menores de 19 años) y pobla- resultaron aún mayores: 1.522 en 1990
ción joven en un sentido más amplio. y 3.283 en 2000. Hablando no ya de los
La justificación aducida para su puesta abortos en los adolescentes sino de las
en marcha suele ser la constatación del
aumento del número de abortos, la pro-
2 ABC. 26-2-2003. p. 43.pagación de la epidemia de la infección
84 Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ªÉtica y eficacia en las campañas de salud sexual
cifras totales de abortos en nuestro país, trimonio, que se podría también calificar
el incremento sufrido se estimaría en un de «no deseado» con una aumentada
71% en ese periodo de tiempo de una probabilidad de ruptura posterior.
década. Esto es en 1990 habrían aborta- Estas importantes cifras de gesta-
do 37.231 mujeres y en 2001 lo habrían ciones interrumpidas y embarazos no
hecho 69.857. Simultáneamente habría deseados en la adolescencia parecen rela-
aumentado la reincidencia en el hecho cionarse con bastante probabilidad con el
de abortar. Así, el 25% fueron mujeres descenso en la edad de inicio en las rela-
que habrían abortado ya en más de una ciones sexuales. De hecho, una encuesta
ocasión, multiplicándose los segundos sobre «Sexualidad y anticoncepción en
4abortos un 1,98 mientras que los terceros la juventud española» , realizada recien-
se habrían casi triplicado al multiplicarse temente con más de 2.000 entrevistas
por un 2,78. personales a jóvenes entre 15 y 24 años,
Esta línea ascendente en el número reveló que en sólo tres años la media de
de abortos entre los adolescentes se edad de la primera relación sexual había
ha mantenido sin apenas mesetas en bajado de estar por encima de los 17 años
los informes oficiales emitidos en años a situarse en los 16 años. Sin embargo,
sucesivos sin que las sucesivas campa- en la presentación de los últimos datos
ñas realizadas hayan sido capaces de presentados en 2006 por el Ministerio de
frenarla. De hecho, el Instituto Nacional Sanidad sobre «Interrupción voluntaria
de la Juventud (INJUVE) en su informe del embarazo y métodos anticoncepti-
3 5«Juventud en España 2004» señalaba vos en jóvenes» referentes a 2004, se
que, a pesar de que los jóvenes tienen constata la continuación del incremento
hoy más información que nunca sobre de abortos, que se sitúa ya en 84.985 en
temas sexuales y métodos anticoncepti- ese año, sin hacerse ninguna mención a
vos, todo indica que no es suficiente: una la más que probable correlación entre la
de cada diez jóvenes españolas se queda precocidad de relaciones sexuales y los
embarazada sin desearlo, la mayoría embarazo no deseados (Fig. 1). Por su-
(un 75 %) entre los 15 y los 21 años. No puesto, ante tan desalentadores datos la
obstante, resalta dicho informe, a pesar decisión de las autoridades sanitarias no
de la prematura edad a la que se dan ha sido replantear una nueva estrategia
estos embarazos, sorprende a los autores de promoción de salud sexual sino conti-
que «más del 50% de esos embarazos no nuar con la misma línea mantenida hasta
acaban en aborto, sino que las mujeres ahora promocionando preservativos,
acaban teniendo el niño» y tres de cada
cuatro de esas gestaciones acaban en ma- 4 Schering España S. A. Encuesta sobre Sexua-
lidad y Anticoncepción en la Juventud Española.
2006.
5 Ministerio de Sanidad y Consumo. Informe
«Interrupción voluntaria del embarazo y métodos 3 Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE).
anticonceptivos en jóvenes». 2006. Informe «Juventud en España 2004».
Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ª 85José Jara Rascón y Esmeralda Alonso Sandoica
Figura 1. Número total de abortos en España desde 1985 hasta 2005. Instituto de Política Fa-
miliar.
esta vez con el explícito slogan «En tus interrupciones del embarazo valorando
relaciones sexuales utiliza el preservativo», otros países europeos (Suecia, Reino
mencionándose que esta nueva campaña Unido, Francia, Italia, Alemania) con
ha contado con una financiación pública tasas de abortos mayores que las en-
de dos millones de euros invertidos en contradas en España, mencionándose
publicidad a través de televisión, radio, solo a Bélgica, Holanda y Austria como
internet, soportes exteriores y postales países con tasas de abortos inferiores
informativas. Curiosamente este último (lo que aparentemente nos situaría en
informe, tal como se ha difundido en una buena situación sociosanitaria). Sin
los medios de comunicación, muestra embargo, no aparecen entre los datos
datos comparativos de la situación de aportados países como Polonia, Portugal
86 Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ªÉtica y eficacia en las campañas de salud sexual
o Irlanda, en los que estas tasas de abor- dora del día después» (PDD), haciendo
to son sensiblemente menores debido pensar que si se produce una gestación
a tener legislaciones y planificaciones no deseada la ingesta de la PDD resol-
sanitarias claramente divergentes de la verá el problema, parece aumentar el
de nuestro país. número de relaciones sexuales de riesgo,
Por otra parte, llama la atención los por lo que el efecto final conseguido es
escasos (más bien casi nulos) resultados el inverso al previsto. Así lo concluyen
6,7alcanzados con la dispensación de la diversos estudios constatándose que
«píldora postcoital» (levonorgestrel) de en las usuarias de la PDD el riesgo de
la que se dispensaron en farmacias y embarazo finalmente es 1.35 veces más
hospitales durante 2005 medio millón alto que en las no usuarias, no consi-
de unidades, debiéndose mencionar guiéndose reducir el número total de
que esta cifra no incluye las remesas embarazos en adolescentes.
compradas por autonomías o ayunta- Respecto a las infecciones de transmi-
mientos que la dispensan gratuitamente, sión sexual, la evolución de los últimos
con lo que el consumo final debe ser años, después de varias campañas con-
considerado como mayor. El informe secutivas, tampoco permite demasiados
del Ministerio de Sanidad menciona que optimismos respecto a los logros obte-
el uso de este fármaco se ha triplicado nidos. Frente a las 700 infecciones de
desde 2001, año en el que se dispensaron sífilis y a las 805 de gonorrea declaradas
16.000 unidades. en 2001, en 2005 se registraron 1.255 y
Sin embargo, como se ha menciona- 1.174, respectivamente, según datos del
do previamente, la cifra de abortos ha Sistema de Enfermedades de Declaración
mantenido su evolución progresiva al Obligatoria. Esto es, se produjo un in-
alza sin inflexiones desde la introducción cremento del 79% en las infecciones por
de este nuevo recurso de anticoncepción sífilis y un 45,8% en las gonocócicas. Para
de emergencia. La explicación de este situar estas cifras en su justo lugar habría
fenómeno es fácil de comprender si se que tener en cuenta además que, según
tiene en cuenta que las posibilidades de menciona el propio Centro Nacional de
embarazo tras una única relación sexual Epidemiología, uno de los principales
se sitúan en sólo un 8% y su eficacia
disminuye en relación al tiempo transcu-
rrido desde el coito hasta su ingesta, por 6 DiCenso A, Guyatt G, Griffith WI. Inter-
ventions to reduce unintended pregnancies among lo que no siempre es eficaz. Por tanto, un
adolescents: systematic review of randomised con-
enorme número de píldoras dispensadas trolled trials. British Medical Journal Vol. 324. 2002.
no habrán servido para interrumpir 1426-1434.
7 Churchill D, Allen J, Pringle M, el al. Con-ningún embarazo sencillamente porque
sultation patterns and provision of contraception dicho embarazo no se había producido.
in general practice before teenage pregnancy: case-
En cambio, la publicidad mediática de- control study. British Medical Journal Vol. 321. 2000.
486-489.sarrollada en torno a esta llamada «píl-
Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ª 87José Jara Rascón y Esmeralda Alonso Sandoica
problemas del sistema de vigilancia de únicamente como aprendizaje de medi-
ETS en España es la infradeclaración, das de protección para no contagiarse de
estimada en más del 50%, y que podría posibles infecciones o evitar embarazos
estar influyendo en las diferencias geo- parece una visión demasiado simplista
gráficas observadas en las tasas. Además de la sexualidad. Cuando este enfoque
algunos factores asociados a las ETS, se vuelca sobre los jóvenes el resultado
como el curso subclínico de una gran esperable es lo que se ha denominado
parte de ellas y el no siempre ágil acceso una educación tipo «parche», incapaz
al sistema sanitario público, dificultan de atajar problemas, insuficiente, tardía
8 9el conocimiento de su situación real . A y demasiado biológica . De hecho, hay
esto habría que añadir que no existen que asumir que el sexo no es, en contra
datos contrastados sobre la incidencia de lo que a simple vista pueda parecer,
de otras ETS en España como el contagio una práctica estrictamente privada. Su
de hepatitis o la aparición de condilomas repercusión social es enorme, con claras
acuminados genitales. implicaciones sobre la demografía de
los países y la necesidad de un amplio
4. Valoración de logros alcanzados consumo de recursos si se realiza un
mal ejercicio del mismo. Los embarazos
El ejercicio de la sexualidad conlleva de menores de 19 años, por ejemplo,
una gran carga ética al implicar un acto suponen en una gran cantidad de casos
de interrelación humana mediante el rupturas de la trayectoria biográfica de
cual dos personas ponen en contacto no esas personas, con déficits posteriores
sólo sus cuerpos sino también su intimi- en su escolarización y consecuentes di-
dad más profunda entrando ahí en juego ficultades en su entorno social, laboral y
sentimientos, confianza, compromisos, familiar que requerirán posteriormente,
afectividad e incluso disponibilidad para en muchos casos, la ayuda de diferentes
asumir todo lo que supone engendrar agentes sociales.
una nueva vida. Por el contrario, cuando Sin embargo, posiblemente, las au-
lo que predomina es una vivencia con- toridades sanitarias, no sólo en nuestro
traria a la ética, el acto sexual puede ser país sino en el amplio entorno europeo
también expresión de egoísmos, utiliza- occidental, se planteen que su función a
ción de otra persona en beneficio propio, la hora de diseñar estrategias de preven-
engaños, deslealtades e incluso ejercicio ción en salud sexual para adolescentes
de vejaciones humillantes para la pareja. debe mantener una postura neutral,
Por tanto, plantear la educación sexual lejos de ser calificada como «moralista»
8 Díaz-Franco A, Noguer I, Cano R. Situación 9 Gómez-Almodovar C. La educación sexual
epidemiológica de las infecciones de transmisión tipo «parche»: ¿previene las enfermedades de
sexual en España (1995-2003). Boletín epidemiológico. transmisión sexual?. Atención Primaria. 36 (2). 2005.
Vol 12 nº 20. 2004. 221-232. 115.
88 Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ªÉtica y eficacia en las campañas de salud sexual
teniendo en cuenta siempre las diferentes campaña de 2004 con el lema «Por ti,
sensibilidades sociales ante la sexua- por todos, úsalo». En esa ocasión, se ofer-
lidad. Pero, ¿es posible ser neutral en taba una historia de felices intercambios
esta materia?. Aún huyendo de posturas múltiples de parejas (hetero- y homo-
reduccionistas se puede afirmar que exis- sexuales) para escenificar la promoción
ten dos posturas antagónicas respecto al del preservativo. Evidentemente, la vi-
entendimiento de la sexualidad: En un sión que se decidió dar en esa campaña
extremo estaría el sentimiento de que sobre ejercicio de la sexualidad podría
la sexualidad se debe ejercer de modo ser entendida más como promoción de
libre, sin ataduras ni compromisos. En la la infidelidad y de las relaciones homo-
contrapartida a esto, se situaría la idea sexuales que como una simple campaña
de que los actos sexuales se deberían de prevención de hábitos de riesgo. La
realizar en un contexto de amor (¡palabra neutralidad, una vez más, se demostró
actualmente considerada tabú con alto como inexistente.
contenido ideológico!), lo que implicaría
lógicamente un compromiso, ya que no 5. ¿Es necesario diseñar nuevas alter-
se entiende fácilmente un «amor» que nativas?
sea de usar y tirar. Por todo ello, es difícil
asumir que realmente se pueda asumir Debido a esto, el amplio grupo de
una postura estrictamente neutra al expertos que, como expresión de un
promover estilos de conducta sexual. O importante consenso, firmaron un ar-
10se acepta promover la estabilidad en las tículo publicado en The Lancet bajo el
relaciones sexuales de nuestros jóvenes título «Ha llegado el momento para una
o se estará cayendo insensiblemente, actuación conjunta en la prevención de
aún sin proponérselo, en promover con- la transmisión sexual del HIV» opta-
ductas de sexo entendido como un acto ban por desideologizar el debate sobre
lúdico más, sin compromiso y sin amor, estrategias de prevención, en principio
lo que se sitúa bastante cerca de la pro- aplicables al SIDA, pero también extra-
moción de la explotación sexual: «Te uso polables a actitudes y comportamientos
cuando quiero y te abandono cuando ya de riesgo en cualquier actividad sexual,
no me sirves». Esta frase, que podría ser mencionando que una política sanitaria
el slogan de la violencia de género que se realista de prevención de infecciones por
esconde detrás de la prostitución, servi- vía sexual debería incluir la promoción
ría también para explicar lo sentimientos de la abstinencia entre los jóvenes sin
que están detrás del sexo lúdico que se pareja estable y de la fidelidad entre
promociona a los jóvenes en varias de
las campañas de salud sexual realizadas
10 Halperin DT, Steiner MJ, Cassell MM et al.
hasta ahora. The time has come for common ground on preven-
Quizás el más claro exponente de lo ting sexual transmisión of HIV. The Lancet. Vol 364.
2004. 1913-1915.expresado, sea el spot televisado de la
Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ª 89José Jara Rascón y Esmeralda Alonso Sandoica
parejas estables ya constituidas, ade- na de Pediatría, la cual, a través de su
más de la promoción del preservativo Comité sobre la Adolescencia, elaboró
12para aquellos que ya hubieran optado recientemente un informe incluyendo
decididamente por la promiscuidad. Al entre sus recomendaciones «promover
igual que ante cualquier riesgo de epi- la abstinencia sexual entre los pacientes
demia, se estaría así intentando frenar adolescentes en el momento apropiado»
su expansión disminuyendo el tiempo para conseguir disminuir situaciones
de exposición a los posibles agentes de riesgo. Posteriormente, este mismo
causantes de la infección y, simultánea- Comité ha aportado nuevas reflexiones
mente, disminuyendo el número de po- sobre la influencia de los medios de
sibles contactos capaces de propagar el comunicación en la sexualidad de la
13agente infeccioso. Esta línea de actuación adolescencia concluyendo de modo
propuesta, básica ante cualquier riesgo bastante realista que parece imprescindi-
de transmisión de enfermedades infec- ble buscar la colaboración de los medios
ciosas, no ha sido aceptada en nuestro en la promoción de actitudes saludables
entorno cultural. Sin embargo no se han como la abstinencia y la fidelidad en los
dado razones sanitarias, epidemiológi- adolescentes. Estos postulados, no se
cas, para rechazarla. ofertan desde ninguna postura ideoló-
Contrasta este anquilosamiento de gica o religiosa preconcebida sino que
ideas por parte de las autoridades sani- se argumentan exclusivamente en base
tarias sobre lo que se puede promocionar a motivaciones de prevención en salud
y lo que no (lo percibido como políti- pública.
camente correcto), con lo que piensan Sin embargo, no se debería caer en
un cierto número de los propios ado- posturas demasiado simplistas o exce-
lescentes que, en opiniones expresadas sivamente optimistas, asumiendo que
en encuestas publicadas en la prensa de bastaría con promover la abstinencia
nuestro país y en grupos multifocales sexual entre los jóvenes, mediante slo-
en un país de tradición tan liberal como gans atractivos en carteles publicitarios,
11Canadá , manifiestan echar de menos para que el comportamiento de éstos
un enfoque más amplio de la educación cambiase en un importante porcentaje,
sexual, incluyendo la necesidad de mejo- lográndose así disminuir las tasas de
rar la comunicación entre ambos sexos o abortos, embarazos no deseados o enfer-
la posibilidad de hablar de estos temas medades de transmisión sexual. Aunque
con los padres. En el mismo sentido se
ha manifestado la Academia America-
12 American Academy of Pediatrics. Commit-
tee on Adolescence. Contraception and Adolescents.
11 DiCenso A, Borthwick VW, Busca ChA, et Pediatrics. 104 (5). 1999. 1161-1166.
al. Completing the picture: Adolescents taalk about 13 American Academy of Pediatrics. Commit-
what´s missing in sexual health services. Canandian tee on Adolescence. Sexuallity, contraception and
Journal of Public Health. 92 (1). 2001. 35-38. the Media. Pediatrics. 107 (1). 2001. 191-194.
90 Cuad. Bioét. XIX, 2008/1ª