INCIDENCIA DE LA TUBERCULOSIS EN EL ÁREA SANITARIA DE ÁLAVA EN EL PERÍODO 1990-1993 (Rate of Tuberculosis within the Medical Care Area of Alava during the period 1990-1993)

-

Documents
9 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Resumen
Fundamento: Estudiar la incidencia y evolución de la tuberculosis en el Área Sanitarla de Álava en el período 1990-
1993. comparándolo con los casos notificados.
Método: Búsqueda activa de casos de tuberculosis diagnósticados en los hospitales del área sanitarla. Además se recogieron todos los casos declarados a la Unidad de Epidemiología de la Delegación Territorial de Sanidad de Álava a través del Slstema de Enfermedades de Declaracicín Obligatoria (EDO).
Resultados: Se detectaron 756 casos de tuberculosis, lo que representa una tasa de incidencia media de 69,4 casos/100.000 habitantes. Su evolucicín fue ascendente. desde 57,3 en 1990 a 86.6 casos/lOO.OOO habitantes en 1993. observándose, sobre todo. en mayores de 80 años. Los menores de 20 años no sólo presentaron la tasa inferior (7.1 casos/lOO.000 habItantes) sino que ésta permaneció estable a lo largo de los años analizados. El mayor número de casos se dio en varones (7 1.3%) y en el grupo de edad de 20-39 años (48.9%). El 22%
del total correspondió a pacientes afectados de Sida. El incremento anual en este grupo de pacientes fue de 23,3%, frente al 12.3% en los pacientes sin Sida. Se evidenció un deficiente grado de declaraclón a lo largo de los 4 años. que fue descendiendo de 28.9% en 1991 a 16.9% en 1993.
Conclusiones: La incidencia de tuberculosis en el Área Sanitaria de Álava es muy elevada. mostrando una tendencia ascendente durante el periodo de estudio no reflejada por las EDOs, que debiera confirmarse estudiando un periodo temporal más largo.
Abstract
Background: Study of the incidence and change the number of cases of tuberculosis within the Alava Medical Care
Area from l990- 1993 and comparison with reported cases.
Method: Active research of tuberculosis cases diagnosed in hospitals located in the Area. All cases reported to the
Epidemiological Unit of the Alava Territorial Health Delegation via the System of Compulsory Declaration of
Diseases (EDO) were also included.
Results: 756 cases of tuberculok were detected. representing an average incidence of 69.4 cases/100.0000 inhabitants.There was an increase from 57.3 in 1990 to 86.6 cases/lOO.OOO inhabitants in 1993, in particular amongst people over the age of 80. People under the age of 20 not only showed the lowest rate (7.1 cases/lOO,OOO inhabitants) but also remained stable over the period analysed. The greatest number of cases were males (7 1.3%) aged from 20-39 (48.9%). 22% of all cases were patients suffering from AIDS. The annual increase in the total number of patients was 23.3% as opposed to 12.3% of AIDS patients. A defficient level of declaration was observed over the 4 year period, gradually decreasing from 28.9% in 199 1 to 16.9% in 1993.
Conclusions: The incidence ofcases of tuberculosis within the Alava Medical Care Area is extremely high, showing an increasing trend during the period not covered by EDOs, which should be confirmed by a study carrled out over a longer period of time

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 01 janvier 1996
Nombre de lectures 16
Langue Español
Signaler un problème

INCIDENCIADETUBERCULO~ISENELÁREASANITARIADEÁLAVAENEL
PERÍODO19904993
Hortensia Esparza Muñoz (l), Maricres Tobalina Gómez (l), Nerea Larrañaga Larrañaga (2),
Miguel Ángel García Calabuig.
( 1) Unidad de Epidemiología. Delegación Territorial de Sanidad de Álava. Departamento de Sanidad del Gobierno
Vasco. Vitoria-Gasteiz.
(2) Dirección de Ordenación y Evaluación Sanitaria. Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco. Vitoria-Gasteiz.
RESUMEN ABSTRACT
Fundamento: Estudiar la incidencia y evolución de la tu- Rate of Tuberculosis within the Medical
berculosia en el Área Sanitarla de Álava en el período 1990-
Care Area of Alava during the period 1993. comparándolo con Io\ casos notificados.
1990-1993
Método: Búsqueda activa de casos de tuberculosis diag-
no\ticados en Io\ hospitales del área sanitarla. Además se reco-
Background: Study of the incidence and change the gieron todos los casos declarados a la l-rnidad de Epide-
number of cases of tuberculosis within the Alava Medical Care miología de la Delegacitín Territorial de Sanidad de Álava a
Area from l990- 1993 and comparison with reported cases. través del Sl5tema de Enfermedades de Declaracicín Obli-
gatoria (EDO).
Method: Active research of tuberculosis cases diagnosed
in hospitals located in the Area. All cases reported to the Resultados: Se detectaron 756 casos de tuberculosis, lo
Epidemiological Unit of the .4lava Territorial Health que representa una tasa de incidencia media de 69,4 casos/
Delegation via the System of Compulsory Declaration of 100.000 habitante\. Su evolucicín fue ascendente. desde 57,3
Diseases (EDO) were also included. en 1990 a X6.6 casos/lOO.OOO habitantes en 1993. observán-
dose. sobre todo. en mayores de 80 años. Los menores de 20
Results: 756 cases of tuberculok were detected. represen- años no sblo presentaron la tasa inferior (7.1 casos/lOO.000 ha-
ting an average incidence of 69.4 cases/100.0000 inhabitants.
bItante\) wo que Csta permaneciú estable a lo largo de 105 años
There wa5 an increase from 57.3 in 1990 to 86.6 cases/lOO.OOO
analizados. El mayor número de casos se dio en varones
inhabitants in 1993, in particular amongst people over the age
(7 1.3%) y en el grupo de edad de 20-39 años (48.9%). El 22%
of 80. People under the age of 20 not only showed the lowest
del total correspondió a pacientes afectado5 de Sida. El incre-
rate (7.1 cases/lOO,OOO inhabitants) but also remained stable
mento anual en e\te grupo de pacientes fue de 23,3%, frente al
over the period analysed. The greatest number of cases were
13.3% en los pacientes WI Sida. Se evidenció un deficiente
males (7 1.3%) aged from 20-39 (48.9%). 22% of all cases were
cyrado de declaraclón a lo largo de los 4 años. que fue descen-
patients suffering from AIDS. The annual increase in the total
ziendo de 38.9% en 1991 a 16.9% en 1993.
number of patients was 23.3% as opposed to 12.3% of AIDS
patients. A defficient level of declaration was observed over Coitclusiones: La incidencia de tuberculosis en el Área
the 4 year period. gradually decreasing from 28.9% in 199 1 to Sanitaria de Álava es muy elevada. mostrando una tendencia
16.9% in 1993. ascendente durante el periodo de estudio no reflejada por las
EDOa. que debiera contirmar\e estudiando un periodo tem-
Conclusions: The incidence ofcases of tuberculosis within
poral más largo.
the Alava Medical Care Area is extremely high, showing an in-
creasing trend during the period not covered by EDOs, which Palabras clave: Tuherculo~is. Incidencia. Epidemiología.
should be confirmed by a study carrled out overa longer period Sida. Declaracicín de enfermedüde\.
of time.
Key Words: Tuberculosis. Incidence. Epidemiology. AIDS.
Desease Declaration.
Correspondencia: Delegación Territorial de Sanidad de Álava.
Hortensia Esparza Muñoz. C/ Santiago Il - 01002 Vitoria-Gasteiz. Álava.
Unidad de Epidemiología. Fax: (945) 18 92 XI. INTRODUCCIÓN los casos de tuberculosis de cualquier loca-
lización, diagnosticados entre el 1 de enero
Se han cumplido ya 36 años desde que la de 1990 y el 3 1 de diciembre de 1993, en los
conferencia sobre tuberculosis en Arden hospitales que dan cobertura al Area
House (EE.UU.) proclamara que “si no se Sanitaria de Álava, partiendo de la hipótesis
aprovecha ahora la oportunidad de terminar de que una mayoría de pacientes con tuber-
con la tuberculosis, se perderá indefinida- culosis, en algún momento, se ponen en
mente” l. Entonces, como ahora, el trata- contacto con un centro hospitalario. Ante la
miento del enfermo con drogas múltiples ga- eventualidad de la existencia de casos que
rantizaba la cura de la enfermedad y, junto a no lleguen al nivel hospitalario, se han in-
la quimioterapia preventiva para los con- cluido en el estudio todos los casos notif-i-
tactos infectados, constituía la clave del cados a través del Sistema de Enfermedades
éxito. Sm embargo, en 1985 se encendió la de Declaración Obligatoria (EDO) al Servi-
luz de alarma en Estados Unidos: el descenso cio de Epidemiología correspondiente a
promedio anual de un 5,7% durante el pe- dicha Área Sanitaria durante el mismo pe-
ríodo 1975-84, se estabilizó en ese año y se ríodo.
transformó en un aumento de casos a partir
El Área Sanitaria de Álava tiene una po- de 1986, con un exceso de 28.000 casos en el
blación de 272.447 habitantes (según el período 1985 19901, gran parte de los cuales
censo de población de 1991). de ellos se ha atribuido a la epidemia de Sida. Si bien
207.338 habitan en la provincia de Álava y la situación no es igual en todos los países
65.109 en poblaciones de Gipúzkoa. Los debido no sólo a diferencias económicas y
hospitales que dan cobertura sanitaria a la socio-culturales, sino también a los dife-
población son: Txagorritxu, Santiago Após- rentes sistemas de notificación y análisis, se
tol, Leza y Comarcal del Alto Deba. En espera un aumento sustancial del número de
cada hospital se ha utilizado como fuente de casos en los próximos 10 años a causa de la
información todos y cada uno de los medios interacción entre tuberculosis y Sida j.
disponibles en los distintos servicios: labo-
En España la situación es un tanto con- ratorio de microbiología, neumología. me-
fusa; así, mientras que en el año 1994 son dicina interna y documentación clínica.
declarados oficialmente 9.419 casos de tu-
Se ha considerado casn todo aquel pa- berculosis, lo que supone una tasa de 24,03
ciente diagnosticado y tratado de tubercu- casos por 100.000 habitantes, similar al año
losis de cualquier localización. Algunas mi- anterior-l, otros estudios arrojan tasas mucho
cobacterias catalogadas como oportunistas. más elevadas y con tendencia ascendente ‘.‘.
se han incluido en el estudio por presentar
El presente estudio se ha realizado para clínica asociada. Los datos recogidos para
conocer la situación de la incidencia de la tu- cada caso han sido: edad, sexo, coexistencia
berculosis en el Área Sanitaria de Álava y su de Sida, ingresos hospitalarios sucesivos.
tendencia durante el período 1990-1993. Al tanto en el mismo como en otro hospital y
mismo tiempo, servirá como punto de partida declaración individualizada al sistema EDO.
para la implantación del Protocolo para el
Control de la Tuberculosis en la Comunidad La información recogida en los hospi-
Autónoma del País Vasco (CAPV). tales se ha cruzado con los datos aportados
por el registro EDO de este Área Sanitaria,
con el objeto de captar los casos no detec-
MATERIAL Y MÉTODOS tados por las fuentes de información hospi-
talarias, fundamentalmente los casos decla-
Se ha realizado un estudio descriptivo en rados por la red asistencial periférica, por
el que se han recogido de forma activa todos los centros hospitalarios de provincias limí-
36 Rev Esp Salud Pública 1996. Vol. 70, N.” 1 Figura 1 trofes y por hospitales o laboratorios pri-
Evaluación anual de la tasa de incidencia de tuberculosis vados.
T.lncidencia/lOO.OOO hab Para el análisis estadístico de la informa-
120
ción se han utilizado las técnicas habituales
de la estadística descriptiva. 100
866
80
'_7
60 RESULTADOS
40
El número total de casos de tuberculosis
20 diagnosticados durante el período de es-
tudio ha sido de 756, lo que significa una
1990 1991 1992 1993 tasa de incidencia media anual de 69,4 casos
por 100.000 habitantes.
La tabla 1 presenta el número de casos Al analizar la distribución por sexo se en-
de tuberculosis recogidos activamente en contraron 539 casos en varones (71.3%),
cada hospital, así como los declarados por con una razón hombre/mujer de 2,5. Este
la red asistencial extrahospitalaria a través predominio se presenta en todos los grupos
de las EDO durante los cuatro años de es- de edad (figura 2) y en todos los años de es-
tudio. Aquellos pacientes encontrados en tudio. Si bien el mayor número de casos
distintos hospitales, fechas u hojas de de- ocurrió en el intervalo de edad de 20-39
claración individual, se contabilizaron años, las tasas específicas fueron más ele-
como un único caso y se asignaron al hos- vadas, excepto en el año 1990, para el grupo
pital donde fueron diagnosticados por pri- de edad de los mayores de 80 años (tabla 2).
mera vez. Obviando el número de casos
encontrado en 1990 (debido a la falta de La figura 3 muestra la evolución tem-
datos en una de las fuentes), se ha obser- poral de la tasa de incidencia específica de
vado un incremento progresivo de la tasa tuberculosis por grupos de edad, obser-
vándose un incremento de la tasa de inci- de incidencia en el transcurso de los tres
años siguientes, pasando de 62,4 en 1991 a dencia en todos los grupos, a excepción de
86,6 casos por 100.000 habitantes en 1993 los menores de 20 años que, además de
(figura 1). presentar la tasa más baja permanece es- Figura 2
Tasa de incidencia de tuberculosis por 100.000 habitantes según grupos de edad p sexo
Edad
80+a.
70-79 a.
60-69 a.
50-59 a.
40-49 a.
30-39 a.
20-29 a.
IO-19a
0-9a.
300 250 200 150 100 50 0 50 100 150 200 250 300
T. lnc.1100.000 hab.
l Hombres n Mujeres
table en el tiempo. Nuevamente se destaca Sida. Por ello, se ha investigado a los pa-
la evolución del grupo de edad de más de tientes con tuberculosis diagnosticados a su
80 años. vez de Sida.
Puesto que los pacientes con Sida tienen En nuestra serie, el 22% del total de casos
un riesgo elevado de padecer diversas infec- de tuberculosis se observaron en pacientes
ciones oportunistas, entre ellas la tubercu- afectados de Sida (tabla 3) mostrando una
losis, se podría atribuir el ascenso de esta tendencia ascendente desde el 20,5% en
enfermedad al aumento de individuos con 1990 hasta el 25% en 1993.
Tabla 2
Incidencia y tasa de incidencia de tuberculosis, por grupos de edad, entre 1990 y 1993
IYYO 1991 1997 1993 Total
Ednd
II TI. ll 7x 17 TI. 17 TI. 77 TI.IM.
< 10 â. 1 3,s 4 14,l 3 10.6 0 0.0 x 7,1
10-19 a. 13 28,5 13 2x,5 9 19,7 13 3,s 48 76.3
m-29 a. 46 lO1,7 49 108,3 57 l-6,0 67 148.1 719 17 1 ,o
m39a. 77 63,3 30 71,s 46 1 Oc),6 46 109.6 151 x9.9
40-49 ü. 19 50,h 21 56.0 1s 40.0 36 96,O 90 60,O
SO-59 a. 13 43.4 13 40,l 13 43,4 IX 60, 1 56 46,8
60-69 ä. 18 ?S,J 17 72.7 14 Sc),5 13 SS.3 62 65.9
70-79 a. 7 SI,5 9 62.7 14 103,o 73 169 1- ’ 53 97.5
2 80 8. 4 s9,o 9 132.7 9 132,7 14 X6,4 36 133.7
De~conocicla 13 6 34
Total 156 s7,3 170 62,4 194 71.2 236 86.6 756 69,4
38 Rev Esp Salud Pública 1996. Vol. 70. N.” 1 Tabla 3
Porcentaje de enfermos de SIDA entre los casos de tuberculosis (1990-1993)
transcurso de los años, siendo éste más acu- La tabla 4 presenta la distribución anual
de los casos de tuberculosis en individuos sado en 1993 (tabla 5).
con y sin Sida. Esta tabla muestra una evo-
lución ascendente en el número de casos en
ambos grupos, pero con distinta propor-
DISCUSIÓN ción, siendo el incremento medio de tuber-
culosis del 123% en la población sin Sida
frente al 23,3% en la con Sida. Se ha encontrado una tasa media de inci-
Al analizar la distribución por sexo de los dencia de tuberculosis de 69,4 casos por
casos asociados a Sida se ha observado que cien mil habitantes para el período 1990-
de los 166 afectados. 134 (80.7%) son va- 1993. Esta cifra, aunque resulta elevada
rones. respecto a otros estudios realizados en
España í.7~X y en países de Europa
Otro aspecto a destacar en este estudio es Occidental y USA ‘, es similar a la de al-
que al relacionar el total de casos de tuber- gunos países de Europa Oriental ‘().l I, pero
no alcanza las tasas encontradas en El culosis encontrado en los hospitales con el
número de declaraciones individuales reci- Ferrol ’ durante los mismos años de estudio
bidas de los hospitales, se observa un des- y que oscilan entre 76,8 y 89,8 por cien mil
censo en el porcentaje de notificación con el habitantes.
Figura 3
Evolución anual de la tasa de incidencia de tuberculosis por grupos de edad
Incidencia/105 250
39 Rcv E$p Salud Pública 1996. hl. 70. N.” 1 Distrihucián de casos e incremento anual de tuberculosis en individuos con y sin SIDA
Tabla 5
Evolución del porcentaje de declaración de tuberculosis mediante el sistema E.D.O. respecto al número de casos identificados
N.” de casos identificados
N.” total de casos declarados
c/c declarxih
Aunque no se tengan referencias ante- losis por grupos de edad encontramos, tal y
riores de la incidencia real en nuestra como señalaron Caminero et al. “, un patrón
Comunidad, en este estudio se ha observado propio de países en los que todavía existe
un incremento paulatino de casos nuevos, una elevada incidencia de tuberculosis
que coincide con la tendencia observada (mayor incidencia en edades jóvenes y me-
tanto en Estados Unidos 12.13, Europa Oc- dias de la vida). Sin embargo, al calcular las
cidental ” y Europa Oriental ‘0.11, así como tasas por cien mil habitantes aparece,
en España i.6. La imposibilidad de obtener además, un pico a partir de los 80 años, más
datos del año 1990 en uno de los hospitales, propio de países con incidencias bajas de
plantea un problema de exhaustividad que esta enfermedad.
podría alterar la curva ascendente de tuber-
culosis. Sin embargo. suponiendo que el nú- Así mismo, a pesar de que la evolución
mero de casos diagnosticados en 1990 en ascendente se observa en todos los grupos
este hospital se acercara o coincidiera con de edad, el incremento en número de casos
los casos de 199 1 (algo razonable viendo la es también más acusado entre los 20 y 39
evolución del resto de años y en el resto de años y a partir de los 80 años, datos que
hospitales) esta tendencia no variaría, pa- coinciden con los de otros países ‘.‘I-“.
sando de aproximadamente 60 casos a 86,6
casos por 100.000 habitantes. Los casos de tuberculosis en niños de
corta edad son, necesariamente, el resultado
Como se señala repetidamente en la lite- de una infección reciente y se ha utilizado
ratura h.‘5.‘6, hemos observado que esta en- como medida de la transmisión de esta en-
fermedad se desarrolla con mayor fre- fermedad en una comunidad “. En algunos
países se ha observado un aumento de la in- cuencia en los varones que en las mujeres,
aunque no se conocen los factores que cidencia en niños menores de 4 años, lo cual
pueden determinar estas diferencias. podría explicar, en parte, la tendencia cre-
ciente de la tuberculosis en el mundo. Sin
Al analizar el número casos de tubercu- embargo, en nuestro estudio, el grupo de
40 Rev Esp Salud Pública 1996, Vol. 70. N.” 1 niños menores de 10 años es el que presenta vista de la salud pública, es que la tasa de in-
tasas inferiores y con un menor incremento cidencia de tuberculosis hallada en el pre-
durante el período investigado. Esto indi- sente estudio es muy superior a la notificada
caría que la tasa de transmisión de la tuber- a través de las EDO, tanto en el Área Sa-
culosis continúa siendo baja, y el aumento nitaria, como en la Comunidad Autónoma
observado sería achacable a situaciones de del País Vasco y en España?‘, e incluso supe-
reactivación. Este fenómeno ha sido obser- rior a otras estimaciones realizadas utili-
vado en otros estudios recientemente reali- zando indicadores indirectos, como es el
zados en Estados Unidos, en los que se su- consumo de tuberculostáticos x.21.J5. Todo ello
Diere que el número de casos debidos a nos da una idea de la infradeclaración exis-
reactivación es superior al esperado Ix. tente. El porcentaje de declaración observado
(entre 28,9 y 16.9%) queda también muy por
Dentro de los grupos de riesgo, los indivi- debajo del señalado en otros países desarro-
duos con Sida parecen ser los más afectados llados ?‘-“. La evolución ascendente de la tu-
por la tuberculosis. Entre todos los casos in- berculosis en nuestra área sanitaria, a lo largo
cidentes en el Área Sanitaria de Álava, se ha del período 1990- 1993 no queda reflejada en
observado que el 22% de los casos corres- los casos notificados durante ese tiempo, así,
pondían a pacientes con Sida y que su incre- el registro de las EDO indica una falsa estabi-
mento. durante el período 1990-93, era casi lidad en la evolución de la enfermedad, al no
dos veces superior en éstos frente a los indi- reflejar el incremento real que ha tenido
viduos sin Sida, corroborándose una vez lugar. Esto hace evidente la peligrosidad aso-
más la interacción Sida-tuberculosis seña- ciada al fenómeno de la infradeclaración.
lada por otros autores ‘c)-Y1. Precisamente el
Una de las limitaciones del estudio podría aumento de tuberculosis observado en el
ser la falta de exhaustividad en la recogida de mundo a partir de mediados de la década de
los datos, debida a la no búsqueda de casos los 80, después de 20 años de descenso pau-
en la red asistencial periférica, centros hospi- latino, coincide con la epidemia de Sida, y se
talarios de provincias limítrofes y fuentes prevé que continúe en los próximos 10 años
privadas. Esta falta se ha intentado suplir con debido a la asociación de estas dos enferme-
la recogida de casos declarados a través de dades j. Esto intensifica el problema debido a
las EDO, pero, debido a la infradeclaración la dificultad que plantea este colectivo a la
encontrada, habría que admitir que la inci- hora de realizar un tratamiento correcto, bien
dencia de tuberculosis podría ser algo mayor sea por mal cumplimiento en la toma de la
a la encontrada y, por consiguiente. el por- medicación, bien por la aparición de resis-
centaje de declaración sería todavía menor. tencias a los fármacos habituales. De este
modo, la Organización Mundial de la Salud
La notificación de la tuberculosis es esen-
ha recalcado la importancia de que se inves-
cial para conocer la tendencia de la enfer-
tigue la presencia de tuberculosis, declarada
medad, detectar brotes y desarrollar pro-
o latente, en individuos infectados por el gramas de prevención y control Z4.30, y
VIH, así como de investigar la serología difícilmente se podrían cumplir estos obje-
frente al VIH en individuos tuberculosos o tivos con unos datos aparentemente tan
Mantoux positivos ?:.
poco fidedignos, como los registrados por
las EDO durante el período 1990-93. Otra razón para explicar esta nueva epi-
demia de tuberculosis podría ser el incre-
mento de casos resistentes observado en al-
AGRADECIMIENTOS gunos países Is, con una tasa de prevalencia
superior a la de incidencia II.
Agradecemos la colaboración prestada
Un hecho importante, desde el punto de por el personal de los distintos servicios de
Rev Esp Salud Pública 1996. Vol. 70. N.” 1 31 13 I. Cantwcll MF. Snider DE. Cauthen GM. Onorato los hospitales de Leza, Alto Deba, Santiago
IM. Epidemiology uf Tuberculosis in thc United y Txagorritxu, que nos han facilitado los
Statcs. 1985 Through 1992. JAMA 1991: 272:
datos necesarios para la realización de este
535-539.
trabajo.
13. Davies PDO. Tuberculosis is increasing in
England and Wales. BMJ. 1997: 307: 63.
14. Watson JM. Tuberculosis in Britain today. BMJ BIBLIOGRAFíA
199.3: 306: 32 l-222.
1.5. Salgueiro Rodriguez M, Zamarrón Sanz C. Rieder HL. Cauthen GM. Comstock GW. Snidcr
&lvareT-Caldercín Prat P. Tumbeiro Novoa M. DE. Epidemiology of tuberculosis in thc United
Penela Penela P. Vázqucz Valle JM et al. Estudio States. Epidemial Rev 1989: Il: 79-98.
epidemiológico de la tuberculosis en el ,írea sani-
Raviglione MC. Sudrc P. Rieder HL. Spinaci S. taria de Santiago de Compostela durante 104 años
Kochi A. Secular trcnds of tuberculosis in 1989, 1990 y 199 1. AII Med Intern (Madr) 1993:
Western Europe. Bu11 WHO 1993: 7 1: 297-306. 10: 427-432.
Center for Discascs Control. Estimates oí’ Future Margollcs Martins M, Herrojo Alcuéscar A. 16.
Global Tuberculosis Morbidity and Mortdlity. Álvarez Fernánde/. B. Suárez Cuervo MO. La tu-
MMWR 1993; 42: 961-964. berculosis en Asturias. Aspectos epidemioló-
gicos, 1989-92. Oviedo: Conse.jería de Sanidad y
Centro Nacional de Epidemiología. Comentario
Servicios Sociales. 1993.
epidemiológico de las Enfermedades de Decla-
ración Obligatoria (EDO) y Sistema de Infor- 17. Caminero Luna JA. Medidas bgsicas para el coll-
mación Microbiológica (SIM). Bol Epidemiol trol de la tuberculosis en una comunidad. Med
Sem 1995; 1: 2-6. Clin (Barc) 199-t: 102: 67-73.
Labarga Echeverría P, Perucha GonzálcL M. 18. Stoker N. Tuberculosis in a changing world. BMJ
Jiménez Gómez E, Antón Botella F. Calavia 1994; 309: 1178-1179.
Rueda N, Pinilla Moraza et al. Tuberculosis cn
19. Raviglione MC. Narain JP. Kochi A. HIV-asso- La Riqja de 1988 a 1993. Evolución. localiza-
ciated tuberculosis in developing countries: cli- ciones. intluencia de la infección por cl virus de
nical features, diagnosis. and treatment. Bull la inmunodeficicncia humana y sensibilidad de
WHO 1992; 70: 5 1 S-526. la baciloscopia. Mcd Clin (Barc) 1995; 104: 8 I-
84.
20. Morales Suárez-Valera MM, Llopis Gonz5lez A,
Ballester Calabuig ML. AIDS and tuberculosis. García Rodríguez JF, Vázque7 Castro J, De Juan
Eur J Epidemial 199.3; 9: 176- 182. Prego J. Rodríguez Mayo M. Sesma SIínchez P.
González Moraleja J. Epidemiología de la tuber-
21. Centcr for Diseases Control. Co-incidence of
culosis en El Ferrol. Med Clin (Barc) 199.5; 104:
HIV/AIDS and Tuberculosis-Chicago. 1982-
365-368.
1993. MMWR 1995: 44: 227-23 1.
Caminero JA. Díaz F, Rodríguez de Castro F.
22. World Health Organi/,ation. Tuberculosis preven-
Alonso JL, Daryanany RD. Carrillo T et al.
tive therapy in HJV-infected individuals. Wkly
Epidemiología de la enfermedad tuberculosa en la
Epidemial Rec 1993; 68: 36 l-368.
isla de Gran Canaria. Med Clin (Barc) 1991; 97:
8-13. 23. García Rodríguez JF, De Juan Prego J, Vrízquez
Castro J. ;,Cu6ntos casos de tuberculosis no son
Alcaide Mejías J, Altet Gómez MN, Tabcrncr
declarados?. Med Clin (Barc) 1994; 103: 490-
ZaragoLa JL, Garrido Morales P. Salleras
49.3.
Samnartí L. Epidemiología de la tuberculosis en
Cataluña: 1982-1989. Med Clin (Rarc) 1990: 95: Carvajal A, Martín L; Revilla F. Ordax J. 24.
529-534. Declaraciones de tuberculosis y consumo de tu-
hcrculo&ticos en las provincias de León y
Dolin PJ. Raviglione MC, Kochi A. Global tuber-
Valladolid. Med Clin (Barc) 1985; 84: 758-759.
culosis incidence and mortality during 1990-
2000. Bu11 HWO 1994; 72: 213-220, Rodríguez Ruiz P, Hernando Arizaleta L, Navarro 25.
Shnchez C. Evaluación del consumo de rifampi-
Mihaescu T. Tuberculosis in Eastern Europe.
cina como indicador de la situación epidemioló-
Lancet 1994; 344: 260-26 1.
gica de la tuberculosis en la Comunidad
Tayler EM. Healing TD. Besse CI? Tuberculosis Autónoma de Murcia. Gac Sanit (Barc) 1987: 1:
in Eastern Europe. Lancet 1994; 344: 26 1. 101-105.
Rev Esp Salud Pública 1996. Vo]. 70, N.” 1 Ih(‘JDl h(‘l \ I>k TL NI l?(‘I I.OSIS I:h f.I> .ZliI:l S~\Ul1‘4111 \ I)F: ‘YI. \\‘\ I K 1.1 J’I KIOI)O IWO-IW3
76. Bloch XB. Honorato IM. Caxtro KG. Tracking 29. Subcommitee of the Joint Tuberculosis Com-
Tuberculosi.\. JAMA 1993: 272: 200-201. mittee of the Britis Thoracic Society. Control and
prevention of tuberculosis in Britain; an updated
17. Bradley BL. Kerr KM. Leitch AG. Lamb D. codc of practice. BMJ 1990: 300: 995999.
Notification of tuberculosis: can thc pathologist
30. Advisory Committee I’or elimination of tubercu- help?. BMJ 1988: 297: S9S.
losis. CDC. A strategic plan for the elimination of
2X. World Health Organitation. Tuberculosis. Wkly tuberculosis in the United States. MMWR. 1989;
Epidemial Rec 1993: 69: 77-80. 38 Supl. 3: l-25.
Rev E\p Salud Ptiblica 1996. Vol. 70. N.” 1 43