La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? (The construction of citizenship since last… Is memory or History?)

-

Documents
10 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Resumen
Refl exión acerca de la infl uencia del pasado en la construcción de la ciudadanía. Se explica por qué, dentro de ese pasado, no es lo mismo memoria histórica que Historia. Análisis de la importancia de la memoria histórica y de la Historia hoy en España. Nos cuestionamos si la sociedad española necesita una Ley de Memoria Histórica y si son justos sus contenidos. Por último reflexionamos acerca de si este interés por imponer una única memoria histórica contribuye a la convivencia y, por tanto, a la construcción de la ciudadanía.
Abstract
Reflection on the infl uence of the past in the construction of citizenship. It explains why, within that past is not the same historical memory that history. Analysis of the importance of historical memory and history in Spain today. We question whether the society needs a Spanish Historical Memory Law and if its contents are fair. Finally we reflect on whether this interest by imposing a single historical memory contributes to coexistence and, therefore, the construction of citizenship

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 01 janvier 2008
Nombre de visites sur la page 13
Langue Español
Signaler un problème

AUTOR OPINIÓN
RECIBIDO
26 de mayo de 2008Javier Cervera Gil
ACEPTADO
Universidad Francisco de Vitoria 28 de julio de 2008
j.cervera.prof@ufv.es PÁGINAS
De la
ISSN: 1885-365X
TEMA DE ESTUDIO
La construcción de la ciudadanía desde
el pasado… ¿memoria o Historia?
The construction of citizenship since last…
Is memory or History?
Refl exión acerca de la infl uencia del pasado en la construcción de la ciudadanía. Se explica por qué,
dentro de ese pasado, no es lo mismo memoria histórica que Historia. Análisis de la importancia
de la memoria histórica y de la Historia hoy en España. Nos cuestionamos si la sociedad española
necesita una Ley de Memoria Histórica y si son justos sus contenidos. Por último refl exionamos
acerca de si este interés por imponer una única memoria histórica contribuye a la convivencia y, por
tanto, a la construcción de la ciudadanía.
Refl ection on the infl uence of the past in the construction of citizenship. It explains why, within that past is not the same
historical memory that history. Analysis of the importance of historical memory and history in Spain today. We question
whether the society needs a Spanish Historical Memory Law and if its contents are fair. Finally we refl ect on whether this
interest by imposing a single historical memory contributes to coexistence and, therefore, the construction of citizenship
Palabras clave: Memoria, Historia, Ciudadanía, Guerra Civil, Franquismo
Key Words: Memory, History, Citizenship, Spanish Civil War, Franco
s general coincidencia que el poder político tiene el deber de contribuir y alentar una
auténtica ciudadanía en la sociedad. En las siguientes páginas vamos a analizar Esi es lo mismo Memoria Histórica que Historia y si la confusión actual de ambos
conceptos y –más grave- su traslación a la legislación vigente contribuyen a hacer de los
españoles buenos ciudadanos o en cambio difi cultan ese objetivo.
1.- Ciudadanía, Historia y Memoria.1.- Ciudadanía, Historia y Memoria.
En la conformación de una sociedad en un momento dado su pasado es un elemento
fundamental. Por tanto, vamos a centrarnos en cómo el pasado conforma la ciudadanía;
en concreto, en la sociedad española, y si en ese peso del pasado lo importante es la
Memoria Histórica o, por el contrario, la Historia es lo relevante.
Desde el remoto tiempo de la democracia ateniense, pasando por la Edad Moderna, el
Liberalismo decimonónico, hasta la actualidad de libertades formales garantizadas en las
democracias modernas, el concepto de ciudadanía ha cambiado a lo largo de la Historia
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 20084 5
OPINIÓN OPINIÓN
Occidental. El concepto de ciudadanía ha danía porque implica la pertenencia a una tes en el entorno que nos rodea. nía y que es muy racional: una sociedad
cambiado, especialmente en el sentido de comunidad con un pasado compartido, Por otro lado, están las obligaciones. El debe ser justa para que sus miembros
que se ha ido haciendo cada vez menos y ello defi ne la inclusión en él o la exclu- deber de todo ciudadano de respetar los perciban su legitimidad. Y la ciudadanía se
excluyente. En la Antigüedad –en la Ate- sión. derechos de los demás, contribuir al bien basa, por un lado, en que se reconoce esa
nas clásica, por ejemplo- ciudadanos eran Por tanto, si convenimos en que las no- común asumiendo los costos de ello para legitimidad al Estado, lo que signifi ca que
sólo los varones. Ya en la contem- tas más destacadas del concepto de ciu- la sociedad (los impuestos, por ejemplo), se parte del supuesto de que los ciudada-
poraneidad, pero en el siglo dadanía son participación y la pertenencia respetar valores indiscutibles como la Jus- nos comparten unos valores y una pautas
XIX, en casi toda Europa a la comunidad, de lo que se derivan cier- ticia o la Igualdad (ante la Ley). Podemos de comportamiento que permiten la convi-
era necesario disponer tos derechos, en concreto los derechos afi rmar, que una sociedad es más demo- vencia entre ellos y les dota de una iden-
El concepto de de un determinado ni- políticos, tenemos que considerar que un crática cuantos más ciudadanos la inclu- tidad colectiva específi ca, que ese Estado
vel de renta económi- factor muy importante que contribuye a “la yen, o sea, cuando la ciudadanía está más reconoce, o debe reconocer.ciudadanía ha
ca para gozar de de- pertenencia” a la comunidad es, sin duda, extendida. Por consiguiente, en ningún caso, de-cambiado a lo
rechos políticos como la Historia común. Y, en ningún caso, lo se- Por consiguiente, la ciudadanía se con- bería el legislador adoptar disposiciones largo de la Historia
el sufragio. ría una Memoria porque esta no es común, vierte en la base de la democracia repre- claramente destinadas a la división o a la
Occidental, se
Pero ese liberalis- por tanto, tampoco es signifi cativa para la sentativa. Pero desde esta perspectiva ruptura de esa unidad en la sociedad las
ha ido haciendo mo decimonónico es confi guración de una ciudadanía. hoy conviene repensar el concepto de ciu- cuales pongan en peligro esa necesaria
cada vez menos la base fundamental de Pero es que, además, Locke conside- dadanía por dos cosas: porque el concep- identidad colectiva que sirve de aglutinan-
excluyente la democracia represen- raba al individuo como titular de derechos to de soberanía nacional/popular, en un te a toda una comunidad en una misma
tativa habitual en el mundo naturales, previos a la entrada en la socie- mundo globalizado, se amplía más allá de ciudadanía. Imponer una visión del pa-
en que nos rodea. Y el pensa- dad política la cual se produce mediante fronteras nacionales y, en segundo lugar, sado, fundamentado en un planteamien-
miento liberal debe mucho a John acuerdo. Por tanto, esa sociedad política porque el ciudadano ya no es sólo el que to ideológico –respetable pero no único
Locke que planteaba un concepto de ciu- deberá respetar esos derechos. Como posee derecho a voto en el seno de una ni aun dominante-, no necesariamente
dadanía en el que el objetivo era alcanzar hacer Historia es, obviamente, labor de la sociedad. aceptado por una comunidad científi ca y
la igualdad de derechos de los ciudada- sociedad civil, y nunca del Estado, el es- En este mundo globalizado, los ciudada- rechazado por un conjunto signifi cativo de
nos frente al Estado. Y esos derechos se tudio y análisis del pasado hay que sepa- nos ansían una representación efectiva no ciudadanos no es coadyuvar al desarrollo
entendían como el acceso a los derechos rarlo del ámbito político. En consecuencia, sólo en las instituciones nacionales sino de esa ciudadanía que asegura una bue-
políticos. No obstante, eso signifi ca una desde este planteamiento liberal, leyes de también en las internacionales y que, ade- na convivencia en la sociedad. Y una ley
concepción de esos derechos como sólo memoria histórica no sólo no contribuyen a más, no se reduzca a un ciudadano igual que pretenda la confi guración como pasa-
aquellos que son públicos. Rousseau o la construcción de ciudadanos sino que la a un voto y esto sólo en convocatorias do ofi cial de lo que es una memoria histó-
Hobbes con el concepto de “contrato so- entorpecen, sino la impiden. electorales. La ciudadanía exige nuevas rica, necesariamente subjetiva, incurre en
cial” insisten en este planteamiento. Así, el En la actualidad, en las democracias formas de representación, dicho de otra este error.
valor político de la ciudadanía se vincula del ámbito en el que nos situamos, habi- forma, que no sólo se le escuche a través Y, en segundo lugar,
conceptualmente a la esfera pública y, por tualmente son considerados ciudadanos de una papeleta en una urna. Si se quiere en la actual democra-
ende, limitado espacialmente. Alcanzar la todos, hombres y mujeres, mayores de responder a esta realidad, las instituciones cia representativa,
La Historia, como
ciudadanía signifi ca participar, es decir, edad. Por tanto, ese ciudadano es miem- deben ser verdaderamente representativas el pueblo es algo
explicación, ganar acceso al sistema político a través bro de una comunidad política, pero a la de la voluntad popular (ojo, en aquello que más que los que
obviamente de procedimientos como el voto. cual él quiere pertenecer, y la ciudadanía a esta le competa, que no es todo). Por tienen derecho a
Entendidas así las cosas, para estos es la condición de ser miembro de dicha tanto, como primera cosa, el legislador no voto en una co- pública, del
teóricos del “contrato social”, conside- comunidad, la cual conlleva una serie de debe empecinarse en tomar medidas que munidad; es un pasado, sí es
rados como fi guras con las que hay que deberes y una serie de derechos. presenten un alto grado de contestación conjunto social necesaria en la
contar para entender nuestro actual modo ¿Cuáles son esos derechos? pues suele sin plantearse al menos escuchar a los más heterogéneo.
conformación de
de convivencia, la memoria que, como haber consenso en la enumeración de los discrepantes. Es decir, el puesto o cargo No hemos de ol-
una condición de tal, pertenece a la esfera de lo privado, más importantes. El derecho a la participa- otorgado por un voto en un momento no vidar que, cada vez
ciudadanono podría conformar esa ciudadanía; en ción en los benefi cios de la vida en común, legitima al gobernante y/o legislador para más, convivimos con
cambio, la Historia, que es una explica- como la salud, la educación y, en términos adoptar cualquier disposición en cualquier ciudadanos de otra nacio-
ción, obviamente pública, del pasado, sí generales, el acceso al bienestar. Además momento de su mandato sin atender las nalidad y esta, la nacionalidad,
es parte necesaria en la conformación de encontramos los derechos derivados de la legítimas reclamaciones o enmiendas pro- no debe ser un elemento de exclusión de
una condición de ciudadano. participación política como el voto que se puestas por la ciudadanía. estos de los asuntos públicos. Pero en
En este marco, compartir una historia convierte en la seña de identidad de las Porque, además, hay un punto clave en este estudio en que refl exionamos sobre
común es parte de la defi nición de ciuda- democracias representativas predominan- la confi guración del concepto de ciudada- la incidencia del pasado en la confi gura-
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 20086 7
OPINIÓN OPINIÓN
ción de la ciudadanía, también la de estos lo que une, no lo que separa. caso, en una Memoria parcial y subjetiva va Les lieux de memoire (Los lugares de
llegados de fuera debe tenerse en cuenta Está claro que el hecho de saberse y puede residir esa labor. memoria) en el cual se defi nía la memoria
y, a su vez, ellos deben ser conscientes de sentirse ciudadano de una comunidad Para ir concluyendo con este apartado, histórica como “el esfuerzo consciente de
la Historia de la sociedad a la que se incor- contribuye a fomentar entre los individuos si examinamos lo expuesto, observamos los grupos humanos por entroncar con su
poran y de los valores que la esa Historia la voluntad de trabajar por esa sociedad. que la ciudadanía debe ser un concepto pasado, sea este real o imaginado, valo-
ha conformado y de los que se ha Y esos individuos deben tener muy clara mediador porque integra exigencias de rándolo y tratándolo con especial respeto.”
dotado a lo largo del tiempo. la procedencia de su realidad actual para justicia (derechos y deberes) y une a los Nótese que se habla de “esfuerzo cons-
Difícilmente esos nuevos conocerla adecuadamente. Y ese pasado que se sienten miembros de la comunidad. ciente”, por tanto, se trata de un ejercicio
ciudadanos que proce- no puede ser producto de los recuerdos, Por otro lado, hemos visto que construir la de voluntad. Por otra parte, este equipo
La Memoria den de fuera podrán siempre individuales y –por qué no decirlo- ciudadanía, tal y como se entiende en la de historiadores franceses (casi cien) que
integrarse en una co- caprichosos de la memoria de los ciudada- actualidad, ha sido un proceso que se ha dirige Nora y que tenían la memoria como no es común,
munidad como unos nos, sino que ha de ser consecuencia del vinculado a la consolidación del denomi- objeto de estudio, consideran que esta por tanto, no
ciudadanos más, si estudio científi co, por tanto sistemático, nado Estado-nación y, por consiguiente, a puede ser “real o imaginaria”, es decir, no es significativa
el presente de esa del devenir histórico que ha conducido a la la progresiva implantación y desarrollo de es la Verdad necesariamente lo que bus-
para la
sociedad lo conforma sociedad a ser cómo es. Obviamente, un la democracia representativa, hoy común- can los memorialistas.
configuración una interpretación del producto particular como es la memoria de mente aceptada en nuestro mundo desa- Porque la memoria histórica sí es un
de una pasado fundamentado cada individuo no puede ser la base para rrollado. relato sobre el pasado, pero este no se
ciudadanía en una subjetiva –por construir esa identidad que es necesaria La historia de la idea de la ciudadanía construye sobre el conocimiento o la bús-
tanto diversa, individual e para confi gurar la ciudadanía. manifi esta claramente que esta debe de queda de la Verdad -como la Historia-, ob-
incluso enfrentada- memoria. Por tanto, estamos ante una de las cues- ser, a la vez, no excluyente y real. Y es jetivo de cualquier investigación científi ca.
La sociedad que les acoge y que tiones clave. En la confi guración de la ciu- el conocimiento científi co de la Historia La memoria histórica se elabora sobre el
quiere incorporarlos a su ciudadanía se ha dadanía en una sociedad es fundamental común lo que contribuye a esa unidad. deseo -o sea, la voluntad- de honrar a una
construido en torno a un pasado que es una faceta de sentimiento entendido como Por tanto, parece claro que la insistencia persona, a un grupo, proponer un mode-
común, conocido de forma científi ca y ex- la coincidencia en ideas que refuerzan los en la memoria histórica entendida como lo o reparar una injusticia de forma moral.
puesto después para general conocimien- lazos de pertenencia, de identidad. A eso explicación “ofi cial” del pasado difi culta, si Por tanto, la memoria histórica se funda-
to de los que ya estaban y de los nuevos, contribuye la Historia, que es común, no la no impide, la existencia de verdaderos ciu- menta en lazos afectivos con aquello que
y no impuesto por el Estado, sino elabora- memoria que es individual y subjetiva. dadanos en una comunidad; imposibilita la se memoriza o recuerda. En suma, no es-
do por la misma sociedad a través de sus Si anteriormente hemos concluido que, construcción de una auténtica ciudadanía. tamos ante un acto de conocimiento, sino
historiadores, de su comunidad científi ca desde un planteamiento racional, es clave, ante una actuación de la voluntad.
2.- ¿Qué es l2.- ¿Qué es la memoria memoria competente para ello. que la sociedad sea justa para dotarse de Es simplemente falso que la memoria
hhistóricaistórica?? ¿Qué es l ¿Qué es la HistoriaHistoria?? Esto nos conduce a otro terreno. Está legitimidad, a ello debe estar unido ineludi- histórica pretenda conocer la
¿Son l¿Son lo mismo? mismo?claro, también, que la ciudadanía es un blemente el sentimiento de pertenencia a Verdad de los hechos del
producto cultural, ideado por las personas una comunidad concreta, para que ambas El epígrafe anterior ya nos ha puesto de pasado. Lo que per-
Un producto y que estas consideran que deben preser- cosas aseguren ciudadanos plenos y a la manifi esto algunas notas características sigue la memoria
var. Y en este ámbito de la faceta cultu- vez esa democracia sostenible ya comen- que diferencian claramente lo que es la histórica es llenar particular como
ral, la ciudadanía es en la actualidad un tada. Historia de lo que es la memoria histórica de sentido el pre- es la memoria
elemento fundamental en las sociedades Por tanto, la identidad cultural es un en relación con la conformación de la ciu- sente, el de uno individual no es
postindustriales para conformar una iden- componente esencial de la ciudadanía. dadanía, o sea, con la formación de autén- o el de muchos.
base para construir
tidad entre los integrantes de la sociedad, Tal vez, lo más visible de ello sea una len- ticos ciudadanos en una sociedad. Por consiguien-
esa identidad en la que ellos se reconozcan y que les gua común que todos tienen derecho a Pero en las siguientes líneas vamos a te, si queremos
necesaria para haga sentirse pertenecientes a ella. Por emplear, pero también lo es cualquier fa- delimitar claramente qué es la Memoria justifi car nuestro
otro lado, esa adhesión es muy necesaria ceta de una cultura sentida como propia Histórica, qué no lo es y qué es, por el momento actual es configurar la
porque, de otra forma, los ciudadanos no que refuerza esos lazos de pertenencia contrario, la Historia. Es cierto que en el tan importante recor- ciudadanía
podrían unirse para responder conjunta- a la sociedad y, por tanto, la ciudadanía. análisis de ambos conceptos nos situamos dar, como olvidar. No
mente a los retos que se plantean a todos. Y una de ellas es el pasado común que en un acercamiento al pasado, pero de for- hay memoria histórica sin
Por consiguiente, el legislador (o sea, el es esencial para confi gurar esa identidad, mas y con objetivos bien diferentes. olvidos voluntarios. Cuando un
Estado) no debe entorpecer esa unidad pero fundamentado en una base territorial Entre 1984 y 1993, con motivo de la padre repasa en la pantalla de su ordena-
mediante la presentación a la sociedad de o étnica y en un mismo patrimonio históri- conmemoración del Bicentenario de la dor las fotos del último viaje familiar, antes
iniciativas que la dividan. Para contribuir a co. Es la Historia la que asegura la conser- Revolución Francesa, el historiador fran- de enviarlas al laboratorio para que se las
confi gurar una ciudadanía hay que buscar vación de ese pasado Histórico. En ningún cés Pierre Nora coordinó la obra colecti- impriman, elimina o prescinde de aquellas
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 20088 9
OPINIÓN OPINIÓN
que no sólo han salido mal sino también así se haga. Es el problema que presenta sólo se limita a reproducir el pasado sino anteriormente que ello no es así, luego co-
aquellas que puedan evocar algún mo- el que, en suma, se trate casi siempre de que también lo interpreta y lo explica o lo rresponde a los impulsores de esa inicia-
mento menos agradable de esas vaca- una memoria construida, rehecha, rein- hace comprensible al resto de la sociedad. tiva el explicar por qué lo hacen. Sin em-
ciones. Ese padre no pretende escribir la ventada y reimplantada desde el poder. El Desde un planteamiento de rigor científi - bargo, primero tendrían ellos que conciliar
Historia de esos días, sólo tiene la inten- ejemplo claro es la Ley 52/2007, de 26 de co, que es esencial para los historiadores posturas o ponerse de acuerdo.
ción de preservar un recuerdo, o diciembre, por la que se reconocen y am- –como para cualquier investigador, lógica- En el momento de redactar estas líneas,
sea algo que va a constituir la plían derechos y se establecen medidas a mente- es inaceptable el uso dirigista del si tecleamos en el buscador GOOGLE,
memoria histórica de esa favor de quienes padecieron persecución pasado desde el poder, la utilización políti- entrecomillado, “memoria de la guerra civil
La insistencia familia. Si el padre fuera o violencia durante la guerra civil o la dic- ca del pasado. La propaganda la escriben española” el resultado es 751 entradas.
un jefe de estado, es tadura; o sea, la popularmente conocida los vencedores; la historia la escriben –la Tampoco parece una cantidad elevada, en la memoria
probable que, en el fu- como Ley de Memoria Histórica. escribimos- los historiadores. aunque si lo hace el lector en el momento histórica como
turo, un investigador El problema es que, como ya se viene de leer estas líneas seguro que el número
explicación 33.- La Memoria Histórica y l.- La Memoria Histórica y la examinara también explicando, más que considerar LA Me- habrá crecido, pues lo hace día a día.
“oficial” del HHistoria hoy en España.istoria hoy en España.ese álbum familiar, moriA, en singular, lo lógico sería consi- Ahora detengámonos en el eco que en
pasado dificulta pero, indudablemen- derar LAS MemoriAS en plural. Está claro Queda clara la diferencia entre Memoria la red tienen las entidades dedicadas o
la existencia te, además buscaría que no hay UNA memoria ni, por supuesto, Histórica e Historia. Pero no podemos ig- interesadas precisamente en la Memoria
de verdaderos otras ilustraciones de es la misma para todo el mundo. Parece norar la realidad. Desde un tiempo a esta Histórica. Tecleamos el nombre de una de
la vida del personaje me- obvio que si estamos ante algo que se fun- parte la Memoria Histórica de la Guerra ellas: “Foro por la memoria”. La respuesta ciudadanos
nos favorecedoras o, sim- damenta en el recuerdo, si depende de la Civil ha cobrado mucho protagonismo en de GOOGLE es contundente: 108.000 en-
plemente, menos evocadoras voluntad, si entre sus componentes está la la sociedad española. O, tal vez, hay que tradas. Después, nos interesamos por otra
de su vida familiar. Este último lo afectividad o la cercanía a los hechos me- precisar que determinados sectores so- entidad que dedica sus esfuerzos a estos
que hace es Historia. morizados, no hay una sola memoria, sino ciales y políticos –que no la Academia, la menesteres memorísticos: la “Asociación
Por otro lado, la memoria his- tantas como “memorizadores”. ¿Cómo se Universidad o los investigadores- se han para la Recuperación de la Memoria Histó-
tórica es una expresión necesariamente atreve el legislador a elaborar una norma empeñado en que la sociedad española rica” (ARMH). GOOGLE presenta 114.000
equívoca. Primero, porque memoria (en que delimite una memoria para todos? participe de algo –esta memoria histó- resultados. Aunque, en ambos casos, las
su doble acepción: capacidad de recordar; Memoria son huellas, presencias, per- rica- que a la inmensa mayoría ni ocupa referencias descienden día a día. Indique-
aquello que se recuerda) es, en principio, cepciones, impresiones, noticias, mitos, ni, en el fondo, preocupa. Ha sido, desde mos en este punto que “El foro por la Me-
una facultad individual. Así considerada experiencias, leyendas. Todo esto es fas- instancias políticas de la izquierda, no sólo moria” vinculado directa y orgánicamente
la memoria, esta puede ser completa o cinante, muy atractivo e incluso necesario el gobierno, donde ha surgido un claro in- al PCE está enfrentado a la ARMH.
fragmentaria, exacta o imprecisa, buena o en no pocas ocasiones para pueblos en- tento de confusión, de asimilar memoria a Más datos signifi cativos. “Preguntamos”
mala, permanente o efímera, simplifi cada teros o para grupos humanos más redu- Historia y, en esa línea y con ese objetivo, a GOOGLE por un par de insig-
o compleja. En segundo lugar, si conside- cidos. Pero esto no constituye, ni puede se ha considerado necesario regular e in- nes historiadores que de-
ramos la dimensión social de la memoria constituir, un cuerpo sustantivo y duradero tentar defi nir esa memoria histórica. dicaron buena parte de
-memoria colectiva o cultural: lo que se de conocimiento, o sea, lo que es la His- Es general coincidencia que el legisla- su vida profesional al
La memoria
recuerda en una sociedad- estamos ante toria. Un pueblo –el español, por ejemplo- dor tiene la obligación de atender las nece- estudio de la Gue-
histórica pretende algo con carácter asistemático y no cien- puede tener o no memoria -buena, mala, sidades de la sociedad con el objetivo de rra Civil Española.
llenar de sentido tífi co. Además, en esta última considera- precisa, inexacta… es igual-; pero lo que alcanzar un bien común y que para aco- Manuel Tuñón de
ción, la memoria se asocia casi siempre sí debe de tener, lo que no debe, en nin- meter un problema lo primero que hay que Lara sólo cuenta el presente,
a mitos, leyendas y creencias difusas y gún caso, ignorar es su Historia. Ya decía hacer es identifi carlo. En ese sentido, nos con 28.300 en- por tanto, no
vagas. Y más, al considerar un hecho -la Ortega y Gasset que el hombre es un ser debemos cuestionar si realmente los es- tradas, y Javier hay memoria
memoria colectiva- que por defi nición es histórico, que no tiene naturaleza sino que pañoles consideran el recuerdo del pasa- Tusell tan sólo
histórica
plural, muchas veces se trata de memoria sólo tiene historia. do un problema que hay que resolver hoy con 37.900. Son
sin olvidos
dividida. En otro orden de cosas, la memoria en España hasta el punto de que merezca bastantes menos re-
voluntariosPero, por encima de todo, algo más im- histórica, además, tiene un claro límite la atención de un parlamento. Como los ferencias que las que
portante: la idea de memoria histórica tie- temporal: se trata del recuerdo especí- empeñados en legislar esta materia res- obtienen instituciones de-
ne un formidable problema extrínseco. En fi co de un pasado vivido por los testigos ponden afi rmativamente a esa cuestión, dicadas a la memoria histórica.
la actualidad, estamos ya muy acostum- directos del mismo. La Historia no tiene el legislador debería explicar qué memoria Encontramos, pues, dos circunstancias
brados a observar cómo se hace un uso límites de tiempo en su mirada al pasado, es la que hay que recuperar y, más aún, muy llamativas. Hay muchísimas más
político de la memoria histórica o, al me- porque, además, la Historia es global y si ello es posible o, dicho de otra manera, referencias a quienes se dedican a la
nos, cómo es susceptible siempre de que colectiva, no individual, y el historiador no si hay UNA memoria. Ya hemos explicado “memoria” que a quienes se dedican a la
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 200810 11
OPINIÓN OPINIÓN
“Historia” de la Guerra Civil. Y, en segundo uso libre que esos familiares hacen de ese ello es, por tanto, una tarea social y políti- como medio a partir del cual hacer His-
lugar, todavía más sorprendente, las ins- recuerdo. Dicho claramente: si un nieto ca. Y en su décimo punto de actuación el toria –los restos de una fosa común son,
tituciones (Foro por la Memoria y Asocia- o bisnieto, por ejemplo, desea conocer y Foro por la Memoria señala que el acto de sin duda, una fuente histórica-, pero sí es
ción para la Recuperación de la Memoria recuperar los restos del abuelo o bisabue- la memoria Histórica debe tener ACCIÓN verdad que su objeto es recuperar las me-
Histórica o ARMH) que se dedican a traba- lo, la ARMH le ayuda, después el familiar POLÍTICA en la calle y en las institucio- morias –no LA memoria- de españoles re-
jar una materia (el recuerdo de la hará de la recuperación de los restos un nes. Ellos mismos señalan que su tarea presaliados que no fueron tratados como
Guerra Civil Española) cuen- homenaje político o simplemente, le pro- fue defi nida así por Walter Benjamín hace se debe y devolverles la dignidad que me-
tan con muchísima más porcionará el entierro o el depósito digno ya mucho tiempo: “articular históricamente rece cualquier ser humano.Hay tantas
presencia en la red que de toda persona y –es la verdad- negado lo pasado no signifi ca conocerlo tal y como Por tanto, cabe preguntarse si es ne-
memorias como
la materia misma. Son durante muchísimos años, especialmente verdaderamente ha sido. Signifi ca adue- cesario y, más aún, si es posible legislar
“memorizadores”. esas cosas sorpren- por la Dictadura que generó la victoria en ñarse de un recuerdo tal y como relumbra acerca de la memoria histórica.
¿Cómo se atreve dentes que ocurren a la Guerra Civil. en el instante de un peligro”.
4.- ¿Es necesario l4.- ¿Es necesario leegislgislaar r el legislador a veces. Parece que en Ahora bien, caso muy distinto es la ac- Con esta declaración de intenciones y/o
la “memoria Histórica” de “memoria Histórica” de la red es más impor- tuación del Foro por la Memoria. Si exami- principios no extraña que consideren que elaborar una
una sociedad”? Puna sociedad”? Paara lra la tante quién se dedica namos las intenciones que manifi esta esta los muertos en la represión franquista no norma que cconfiguración de lonfiguración de la ciudadanía, ciudadanía, a estudiar la memoria entidad encontramos a una institución que son cosa privada: son cuestión política y delimite una ¿memoria o historia¿memoria o historia?histórica que la me- no busca ni la verdad, ni la restitución de requieren acciones políticas. Cada muer-
memoria para
moria en cuestión. Toda la dignidad a quienes, por su condición to desenterrado es un arma contra… ¿El Llegado a este punto, el lector ya se habrá
todos? esta pequeña exploración de derrotados, se les negó durante tantos Franquismo? ¿Los restos del Franquismo? percatado que la respuesta a la primera
en la red parece manifestar, años. De hecho, el Foro por la Memoria La verdad es que no parece que esa sea cuestión planteada en este epígrafe es ne-
por un lado, que hay menos inte- prescinde de la referencia a la Historia en su dirección: ahí no hay enemigo. Buscan gativa, pero conviene explicar su porqué
rés por conocer el pasado (Historia) que su propia denominación (a diferencia de la otros sobre los que arrojar los muertos. Por con detalle. Para ello vamos a analizar los
por recordarlo (memoria) y, por otro lado, otra entidad memorialista citada anterior- lo que vemos parece que primero contra la contenidos de esa llamada comúnmen-
parece, desde luego, como poco, que hay mente). El Foro reconoce sin ambages su derecha –ampliamente considerada-, pero te Ley de Memoria Histórica aprobada el
muy mala memoria o una memoria inten- vinculación personal o institucionalmente luego probablemente será contra los socia- pasado diciembre (Ley 52/2007 de 26 de
cionadamente pervertida. al Partido Comunista de España. Y consi- listas (casi ya ha llegado ese momento)… diciembre) y explicar por qué no es nece-
Y hay mala memoria porque se está dera que la recuperación de la memoria es y luego, cualquiera. Parece que se levan- saria. Pero, también, si hemos concluido
muy lejos de consensuar una postura me- algo muy alejado de la mera localización ta, de manera literal, el totalitarismo de la que no hay UNA sola memoria, sino me-
morística común frente al pasado reciente de fosas comunes de represaliados por el memoria. Tratan de construir una memo- moriaS, entonces hemos de refl exionar
de España. Cuando uno examina las ac- Franquismo, durante o después de la Gue- ria que nada tiene que ver con la Historia. sobre qué se legisla. Redactar y aprobar
tividades y objetivos de las instituciones rra Civil, para, después, dejar en manos Ésta les importa poco o, más bien, nada. –cuanto más discutirla casi du-
dedicadas a este asunto encuentra pro- de sus familiares la decisión sobre dónde Y, tal vez, lo más grave, la memoria así se rante toda una legislatura
fundas divergencias entre unos y otros. y cómo enterrarles, como hace la ARMH. constituye en factor que niega la condición como ha ocurrido- una
No es en absoluto igual el acercamien- “Somos revolucionarios, no estamos sólo de ciudadano a una buena parte de los es- ley como esta no pa-
to al tema de la memoria por parte de la para sacar huesos” dicen de sí mismos en pañoles: a todos aquellos que no partici- rece tener mucho La propaganda
ARMH que la forma y los objetivos con que sus propia documentación y sobre su ta- pan de sus postulados. Como hemos visto sentido.
la escriben los
lo afronta el Foro por la Memoria. En tér- rea en este campo los dirigentes del Foro en el epígrafe anterior, si el foro comunista Si no existe
vencedores; minos generales, la primera de las institu- por la Memoria. plantea la memoria contra alguien o algu- una sola memoria
la historia la ciones se ocupa de eso, de la Memoria; no Por ello, no extraña que cuando uno nos, está negando a estos la condición de histórica, preten-
escriben –la parece tener intenciones de hacer Historia lee la documentación que aporta la insti- ciudadanos porque son excluidos de la co- der imponer una
como, más bien y sobre todo, reivindicar un tución comunista de la memoria se puede munidad. norma que defi na escribimos- los
trato justo a las víctimas de la Guerra Civil, observar que, entre los puntos estableci- Por tanto, al Foro por la Memoria, en una memoria, con historiadores
eso sí, sólo las del bando republicano. En dos como mecanismo de actuación en su realidad, no sólo no le preocupa la Histo- carácter de ofi cial,
principio, la ARMH no trata de hacer políti- particular concepción de la memoria histó- ria, sino, en realidad, tampoco la memo- supone establecer que
ca con su actividad, al menos como orga- rica, hay dos que claramente le alejan de ria, sino sólo dotarse, con la excusa de un el pasado de España es o
nización; cosa distinta es la forma en que cualquier intención de rigor. En el punto pasado doloroso –y plagado de injusticias debe de ser considerado como
quieran utilizar la memoria o el pasado las número 1 se afi rma que la memoria NO ES en muchos casos, es verdad- de recursos dice el legislador porque eso –se puede
personas que se acercan a solicitar ayuda ASÉPTICA; hay que recuperar la memoria para hacer política o propaganda ideoló- leer en la exposición de motivos- es lo que
en la recuperación de su memoria (funda- de personas que eran en su mayoría de gica. Y la ARMH tampoco tiene por objeto indica la citada norma legal. Esto signifi ca
mentalmente el familiar desparecido) y el izquierdas –¿cabe mayor sectarismo?-, y la Historia, más allá de concebir su labor que se redacta y se aprueba una ley de
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 200812 13
OPINIÓN OPINIÓN
pensamiento único, por tanto, una ley de en los años sesenta. En la bibliografía documental “Memoria de España” cuyo parlamentario como por distintas asocia-
corte totalitario. producida aquellos años encontramos contenido es fundamentalmente aquellos ciones cívicas.”
En una ley, la “exposición de motivos” nombres como Thomas, Jackson, Tuñón trágicos años treinta. Al año siguiente, tie- Ante esta afi rmación surge una pregun-
es lo que aporta el legislador para justifi car de Lara, Viñas, Brenan, Soutworth, Tama- ne lugar en Oviedo un congreso que anali- ta: ¿Quién ha pedido esta ley? ¿Existe esa
su labor. El problema es que cuando la ley mes... Quienes se dedican a la Historia, o za la Revolución de octubre de 1934, y se demanda social? Sinceramente no lo pa-
es innecesaria, como es el caso, simplemente se interesan por ella aunque conmemora el año de otro intelectual que rece. Como ya hemos puesto de manifi es-
se corre el riesgo de presen- sólo sea como afi cionados, saben que se además fue embajador de la República e to anteriormente, es falso que la redención
tar argumentos en esa trata de investigadores que nadie puede incluso ministro, Salvador de Madariaga, moral de los perdedores esté por hacer o
justifi cación previa que califi car razonablemente como franquistas que luego desde el exilio fue antifranquis- implique su victimización permanente, ni El Foro por
son lisa y llanamente y que publican sus primeros –y, no pocos ta. En 1985 se desarrolla el Congreso “Es- en nombre de una bondad emocional ni la Memoria
falsos. de ellos, relevantísimos trabajos- hace en paña bajo el franquismo” en Valencia. Al en función de resentimientos históricos. (comunista)
La ley que nos ocu- torno a cuarenta años. año siguiente, la bella ciudad levantina es Nadie, razonablemente, puede cuestionar
plantea esta contra
pa afi rma que esta Y en las décadas siguientes, esta Gue- objeto de la convocatoria “Valencia, capital los derechos familiares a la localización de
alguien o algunos, “sienta las bases rra Civil, que se entiende como el episodio de la República”, es el año Unamuno y se las tumbas de los ascendientes o antepa-
por tanto les niega para que los poderes que más podría dividir la memoria y la con- conmemora el 50º aniversario de la Guerra sados, como lo son los homenajes sen-
la ciudadanía al públicos lleven a cabo ciencia de los españoles, ha producido, ya Civil con grandes congresos en Granada timentales a las víctimas de la represión
políticas públicas dirigi- durante la etapa de la Transición miles de y Salamanca, cursos de verano, serie de franquista. Pero, en los tiempos que vivi-excluirlos de la
das al conocimiento de publicaciones de todo tipo (libros, ensa- Televisión asesorada por Tuñón de Lara mos, para estas víctimas, tras los treinta comunidad
nuestra historia y al fomen- yos, artículos), centenares de novelas y y otros conocidos historiadores. En el año años de democracia, cuando España ha
to de la memoria democráti- algunas obras de teatro, y un considera- 1987 también se recuerda el famoso bom- contado con los catorce años del primer
ca”. No se defi ne, tal vez porque no ble número de películas, series de televi- bardeo con el congreso “Gernika, 50 años gobierno socialista y entonces y en la ac-
es posible, qué es eso de la “memoria de- sión y fascículos de prensa. Por tanto, la después”, y se produce la película “Lorca, tualidad el control del poder por los hijos o
mocrática”. La unión de ambos términos historiografía de que dispone desde hace muerte de un poeta”, de Bardem. Ya en nietos de los perdedores de aquella guerra
parecería que signifi ca que una memoria muchísimos años toda persona interesada 1990, se recuerda a Azaña en el aniversa- –recordemos, simplemente, las conocidas
es democrática cuando lo que se debe re- en la materia es abrumadora. Y no preci- rio de su muerte con una exposición en el referencias del actual Jefe de Gobierno de
cordar se recuerda y se decide por vota- samente dominantemente sectaria desde Palacio de Cristal de Madrid, un congreso España a su abuelo-, la mejor compensa-
ción de muchos o pocos; obviamente esto la derecha. en su ciudad natal, Alcalá de Henares, y ción posible tiene que venir de la garantía,
es un absurdo. Pero es que, además, esa Es por ello que podemos presentar una se publican importantes biografías sobre de la no repetición de aquella etapa histó-
idea que se desliza de que está por hacer relación muy amplia de actuaciones en fa- el que fuera Presidente de la República rica y eso pasa, más que por la reiteración
algún tipo de actuación dirigida “al conoci- vor de un conocimiento histórico riguroso durante la Guerra Civil y se reeditan sus del discurso victimista de los perdedores,
miento de nuestra historia”, ya que no ol- de la Guerra Civil Española. Historia, y obras. Para todo lo anterior, en los prime- por la autocrítica colectiva res-
videmos que esta es una justifi cación para no propaganda es lo que se ha hecho en ros 15 años después de la Dictadura de pecto a las razones de
presentar esta ley luego se sobreentiende España desde 1975, y con competencia Franco, no hizo falta una recuperación de aquella confrontación
que el legislador observa una necesidad, y rigor, bien al hilo de la propia labor de la memoria Histórica… porque lo que se guerracivilista (con La Ley de
es una falsedad. Porque es falso que la los historiadores, bien a través de la po- hace es Historia. En los noventa, también preocupante tra- Memoria
historia de este pasado reciente (la Re- lítica de conmemoraciones de gobiernos, llegarían la celebración de centenarios dición en nuestro
Histórica es
pública, la Guerra Civil y el Franquismo) medios de comunicación, universidades y como los de insignes exiliados republi- país) que degene-
una ley de
todavía no se haya acometido desde una fundaciones públicas y privadas. canos durante la Dictadura como Alberti, ró en tragedia.
pensamiento óptica progresista, o, dicho de otro modo, Relacionemos algunos ejemplos. Allá en Cernuda o Buñuel o víctimas del Franquis- Además, lo que
único, por que los derrotados de la Guerra Civil o sus 1981, se conmemoró el 50º aniversario de mo como Lorca; exposiciones como la de se observa en la
partidarios o simpatizantes de entonces o la Segunda República, regresó el “Guerni- Capa sobre la Guerra Civil en 1998 y un actualidad es que tanto, una
de tiempos posteriores sólo hayan podido ca” de Picasso a España y se desarrolló larguísimo etcétera de otros eventos que no son precisamen- norma de corte
leer la visión histórica que del confl icto y la exposición “La guerra civil” organizada refl ejan la presencia de la Historia de la te los sujetos pacien- totalitario
de la Dictadura dieron o dan sus ganado- por la Dirección General de Bellas Artes Guerra Civil en la sociedad española con tes de la Guerra Civil
res o quienes ideológicamente simpatizan que los medios califi caron de “éxito abru- absoluta normalidad desde hace muchísi- y el Franquismo los que
o están más cercanos a ellos. mador”; además, en Madrid, se inaugura- mos años. pretenden ponerse esa memo-
Ya en vida de Franco se podían leer un ron monumentos a Pablo Iglesias, Bestei- Por otro lado, el legislador argumenta ria-fusil al hombro. Más bien, lo que nos
montón de libros que presentaban estu- ro, Prieto o Largo Caballero. En 1983 se que se debe “dar cumplida y defi nitiva- encontramos es con la intención de unos
dios acerca de la República y/o la Guerra conmemora el año de Ortega y Gasset, mente respuesta a las demandas de esos políticos que pretenden instrumentalizar el
Civil nada franquistas y que ya aparecen se emite en Televisión Española la serie ciudadanos, planteadas tanto en el ámbito recuerdo de aquella gran tragedia de Es-
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 200814 15
OPINIÓN OPINIÓN
paña y no pocas veces para levantar fron- nes aludidas anteriormente que podemos tima un contenido que tal vez –suele ser y esto lo justifi ca –continuamos en esa
teras de legitimación o deslegitimación de leer en las normas de actuación que tiene así- es relevante para el investigador que exposición de motivos- en reivindicar “a
unos y/o de otros. La política –en su peor establecidas el ya citado Foro de la Memo- simplemente colocando el papel original quienes en distintos momentos lucharon
práctica- planea, evidentemente, entre ria del PCE (por ello no extraña el apoyo al trasluz –imposible en una copia- puede por la defensa de los valores democráti-
tanta proclamación memorística y que se de IU a esta Ley). conocerlo. Esto son prácticas no tan in- cos”. ¿Es que nadie hizo tal cosa antes de
presenta sobre todo en el “ámbito Cuando se parte de planteamientos habituales en un archivo histórico, que el 1931 en España? Obviamente sí que hay
parlamentario”, quizá porque, sesgados, nada científi cos, es fácil –como legislador manifi esta ignorar y que cons- episodios que presentan esa circunstan-
cada vez más, nuestros ocurre en esta Ley- que se incurra en una tatan las sustanciales diferencias entre un cia. Basta con citar uno: los hombres del
parlamentarios se pre- manipulación del pasado con un objetivo documento original y una copia. Sexenio Democrático tras la Revolución
falso que la historia ocupan por cosas que político que es variable: lograr votos por la En suma, esta Ley a lo que conduce es del 68. Sin embargo, esta ley sólo recuer-
a la gente interesan extrema izquierda, congraciarse con ba- a una manipulación del pasado –eso sí da a colectivos con presencia histórica de España reciente
poco... como esta ses, pagar precios políticos a apoyos ne- sólo el reciente- de España que se puede posterior a 1931, y, de nuevo, manifi esta la (República, Guerra
memoria histórica. cesarios para gobernar... puede ser cual- concretar en tres puntos que analizamos intención sesgada del legislador –o su ig-Civil, Franquismo)
En esta situación, el quiera de ellos o varios a la vez. en la parte fi nal de este estudio. A saber: norancia culpable-. Entre estos se cita al-
todavía no se
legislador se ve obli- Además, cuando se legisla de esta ma- Uno, ¿por qué solo se “memoriza” hasta gunos nada democráticos: “los brigadistas
haya acometido gado a buscar razo- nera, se olvida la Historia lógicamente, 1931? Dos, ¿tiene sentido o justifi cación la internacionales” que combatieron a favor
desde una óptica nes –que casi nadie ha porque –recordamos- que la memoria no condena del Régimen franquista? Y tres, de la República durante la Guerra Civil.
progresista pedido, por cierto- para busca la Verdad, sino llenar de sentido ¿Tiene sentido la retirada de nombres de Considerar que estas Brigadas Internacio-
justifi car el porqué de una el presente. Esto explica la justifi cación calles o monumentos relativos al Franquis- nales, cuya constitución es una iniciativa e
Ley de memoria histórica. Pro- que se intenta hacer de políticas como el mo? impulso de la III Internacional que se de-
bablemente ahí radica la causa de traslado de documentación del Archivo de bió al tirano soviético Stalin, lucharon “en
5.- ¿P5.- ¿Por qué sólor qué sóloo se memoriza se memoriza
que se incurra en prácticas dudosamente Salamanca a Cataluña, explicaciones en defensa de los valores democráticos” es
hhasta 19asta 1931?31?
liberales o democráticas: son los peligros la que el legislador manifi esta una mani- una falacia. Tal vez estos internacionales
de una ley de pensamiento único o de cor- fi esta ignorancia de lo que es la ciencia Una de las cosas más llamativas de esta acudieran a España pertrechados de idea-
te totalitario como se ha comentado más histórica. Así, el artículo 20 de esta Ley se política, concretada en la citada Ley, de les que tendrían que ver con la revolución
arriba. Así, si nos detenemos en el artí- permite equiparar –en este terreno de las recuperación de la memoria histórica es o con la consecución de un mundo mejor
culo 16.2 de esta Ley, podemos leer que fuentes archivísticas- los “documentos ori- la ausencia de preocupación alguna por el o con “parar los pies” a los nacionalismos
afi rma, al referirse al Valle de los Caídos, ginales” con “copias fi dedignas de los mis- pasado de España anterior a 1931. ¿Por autoritarios reaccionarios (fascismo, na-
que, “en ningún lugar del recinto podrán mos” (art. 20.2 A). Cualquier estudiante de qué sólo se recupera la memoria histórica zismo…). Pero, de forma general, no ve-
llevarse a cabo actos de naturaleza políti- historia más o menos aplicado y que haya como mucho hasta 1931? ¿Es que antes nían a España a defender la democracia
ca ni exaltadora a Guerra Civil, de sus pro- trabajado mínimamente en algún pequeño de ese momento es “la nada” en la His- liberal de la que hoy disfruta-
tagonistas, o del Franquismo.” Y volvemos trabajo de investigación sabe que una co- toria de España? ¿Es que la República, mos porque no creían en
a hacernos una pregunta: ¿Por qué? ¿Por pia, por muy fi dedigna que sea, no tiene aquel año 1931, llegó de forma casual, o ella. No deben ser des- No son
qué se impide que alguien –por ejemplo, en absoluto el mismo valor como fuente sea, nada anterior explica su advenimien- de luego un referen-
precisamente
sus familiares descendientes- quiera re- histórica que un documento original. Dar to? Para los autores y defensores de esta te evocador de los
los sujetos
cordar, ojo y rezar por ellos –dado que es- el mismo valor a ambas cosas es creer política memorística parece que la procla- valores por los que
pacientes de la tamos hablando de en un templo católico-, –enorme error- que un documento histó- mación republicana de aquel 14 de abril de hoy se rige nues-
Guerra Civil y el a personas como Francisco Franco o José rico sólo revela lo que dice el texto que 1931 hubiera sido un acto de generación tra convivencia
Antonio Primo de Rivera en el Valle de los alberga negro sobre blanco; eso supone espontánea y no se explicara en función en España. Algo Franquismo los
Caídos como se hace todos los años en ignorar –otro error- que la propia historia de un pasado previo de largo alcance tem- similar podríamos que pretenden
fechas señaladas? ¿Es eso respeto a la de las vicisitudes de un documento, inten- poral. señalar de otro de ponerse esa
libertad de pensamiento y/o expresión o a cionales o no pero por avatares ajenos a La miopía histórica es una limitación los colectivos cita-
memoria-fusil al
la libertad religiosa? Parece que no. la propia fuente, son también parte sus- grave para comprender la realidad siem- dos en este punto de
hombro
Y, en este sentido, no extraña que ese tancial de la información que aporta esta pre compleja del pasado. En Historia nada la ley: los guerrilleros
pensamiento único o deseo totalitario res- al investigador; eso supone –otra equivo- se inventa, todo se recrea. La Historia es antifranquistas conocidos
ponda a concepciones sectarias o sesga- cación más- pasar por alto que no pocas sucesión de experiencias interrelaciona- como “el maquis”. Estos tam-
das de lo que es la memoria histórica que, veces una copia (fotocopia, microfi lm, fo- das, acumulación de estratos vitales. bién los articuló, en la posguerra española,
algo inaceptable lógicamente, se trata de tografía…) no revela detalles como frases Ya ha quedado expuesto que la ley afi r- sobre todo, el Partido Comunista de Espa-
imponer como ley para todos. Y todo ello o información tachada con gruesos trazos ma –exposición de motivos- que preten- ña, que era estalinista en aquellos años.
procede claramente de esas concepcio- porque el autor de esta enmienda deses- de recuperar la “memoria democrática” Parece que el legislador incurre en el error
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 200816 17
OPINIÓN OPINIÓN
de considerar que todo aquel que lucha constituidos por ley en los primeros meses transformaba la legislación franquista vi- cerlo comprensible a la sociedad, nada de
contra quienes instaurarían una dictadura de la Guerra Civil. Estos, entre otras cosas, gente en España hasta ese momento, las condenar o salvar.
antidemocrática o contra esta cuando ya juzgaban conciencias e ideas en sus jura- Leyes Fundamentales del Reino, de ca- Y explicar a los españoles cómo ha sido
está implantada son, por ello mismo, en- dos de urgencia encargados de condenar rácter autoritario, para caminar hacia un su pasado y quién lo ha protagonizado
carnadotes de “valores democráticos”, lo por delito de desafección a la República, Estado social y democrático de derecho. también se puede y se debe hacer me-
cual es histórica y racionalmente insoste- delito establecido para perseguir a aque- No podemos olvidar que un paso ineludi- diante el refl ejo en la realidad de las ciu-
nible. llos que no participaban de las ideologías ble para poner en marcha ese proceso fue dades, en calles, plazas o monumentos.
autorizadas en la España Republicana la aprobación de esta ley, el 18 de noviem- ¿Tiene sentido la retirada de nombres de
6.- Ciudadanía y con6.- Ciudadanía y convviviveencia: ncia: pero, además, incluso contra quienes pen- bre de 1976, por las Cortes Generales que calles o de monumentos alusivos a perso-
La condena y negación del La condena y negación del saban así antes de que se aprobara esta eran una institución Franquista e integrada nas o instituciones del Franquismo y sólo
Franquismo.Franquismo. legislación que defi nía tal delito. Es decir, aquel día por franquistas. Si la Dictadura los de la Dictadura? Así lo indica el artículo
Es probable que todos estos des- por un lado se ignoraba el principio jurídico era ilegítima también lo eran sus institucio- 15 de la ley. Tal vez, el legislador piense
propósitos en que incurre este de que el pensamiento no delinque y, en nes por tanto igualmente sus actuaciones. que retirando un nombre o la efi gie de un
diseño legal impuesto de segundo lugar, se ignoraba otro principio Por consiguiente, tendríamos que cuestio- personaje esta realidad ha desaparecido
memoria histórica proce- cual es que no se puede aplicar la ley con narnos muchas cosas de nuestro presen- de nuestra Historia de España. Obviamen-
dan de esa intención de efecto retroactivo, algo inaceptable desde te. Más aún, ¿Por qué razón no es consi- te esto es una tontería.
La miopía
sus autores totalmente el punto de vista jurídico. Pero para el le- derado legítimo/legal el Franquismo y sí la Si se considera a Francisco Franco,
histórica limita
alejada de cualquier gislador actual esta represión republicana, Segunda República? El legislador olvida o como Jefe de la España nacional que era,
la comprensión rigor científi co, aca- al margen de toda protección jurídica, no ignora que existe la posibilidad para un ré- un represor, ¿por qué no otorgamos el
de la realidad démico o, en defi niti- es condenable. gimen de obtener la legitimidad por los he- mismo carácter a su homólogo Francisco
del pasado. va, histórico y, por el Pero, retomando ese empecinamiento chos cuando esta no llega por la vía legal. Largo Caballero que es jefe del gobierno
contrario, vinculado de los autores y defensores de esta Ley en Porque si no aceptamos esto entonces de la República en la etapa de máxima En Historia no
a efímeros intereses olvidarse de todo lo anterior a 1931, pode- tenemos que poner en tela de juicio tam- represión republicana? Pues parece que se inventa, se
políticos, en buena me- mos preguntarnos por qué no condenamos bién la Segunda República ya que su ins- la vara de medir es distinta: Largo Caba-
recrea
dida coyunturales para también la actuación represora contra los titución fue de forma a-legal. En 1931 no llero es recordado en un monumento a
obtener apoyos populares en liberales de Fernando VII en los veinte del había ninguna norma legal a través de la pocos metros en Madrid de donde había
las urnas y parlamentarios en las siglo XIX. O ¿por qué no condenar el des- cual se pudiera conducir a la proclamación una estatua ecuestre de Franco ya retira-
cámaras legislativas. Eso explica el empe- tierro de El Cid? Y, obviamente, podríamos de la República, está debía legitimarse por da. Además, en esa obsesión iconoclasta
ño en condenar un periodo de la Historia continuar poniendo muchísimos ejemplos, los hechos. En suma, esta insistencia en del legislador, ¿por qué se retiran las evo-
de España que está ahí y que estará para eso sí, todos ellos con el mismo sinsentido ilegitimar un régimen porque sea resultado caciones del Franquismo en las calles y
siempre por mucho que se empeñen en lo en el que incurre la Ley que nos ocupa. de una guerra -que pensarán los actuales plazas de España y no las de
contrario: la Dictadura de Franco. El problema es que este tipo de inicia- dirigentes de la República Federal Alema- otros famosos represores
Cuando en la exposición de motivos de tivas legislativas como la que nos ocupa na, por ejemplo- es un planteamiento muy de nuestra Historia o
la ley se alude y en el segundo artículo se conduce a incoherencias difícilmente justi- equivocado. Esto por no mencionar que si personajes funestos
Menos centros
concreta que se deben derogar las nor- fi cables y que, además, plantean disyunti- se pretenden anular los juicios del Fran- como Fernando
de la memoria mas dictadas por la Dictadura (de Franco) vas que se pueden tornar peligrosas para quismo –como manifi esta el tercer artícu- VII? Si hay que ha-
y más medios de carácter represor o las que originan el la estabilidad o la legitimidad de la propia lo de esta ley-, lo mínimo que habría que cer una lista para
exilio de muchos españoles en 1939, el realidad política actual de España. Porque hacer es respetar el derecho a la legítima retirar monumen- para archivos
historiador o el simple interesado en la en esa condena de la dictadura franquista defensa. ¿Se va a traer a aquellos jueces, tos, que nos dejen y bibliotecas,
reciente Historia de España se pregunta se trata de deslegitimar a aquel régimen, fi scales, abogados e incluso legisladores a los historiadores y favorecer el
¿por qué sólo esas? Reducir la historia de por tanto se le considera no legal. Esto para que se defi endan de las acusaciones que la elaboramos.
conocimiento de
la represión en España al Franquismo es es muy peligroso porque si el Franquismo que hoy se les imputan? Obviamente esto No obstante, quien
la Historia
otra manifestación de ignorancia… o de no es un régimen legal entonces tampo- es imposible… y absurdo. suscribe, como se-
mala fe. co lo son sus actuaciones. Y si estas no Quizá todo ello deriva de que el legisla- guro que la mayoría de
Basta con detenernos en un ejemplo co- lo son estamos cuestionando el actual dor alberga una inaceptable intención de los historiadores que so-
etáneo a la represión franquista: la justicia régimen de Monarquía parlamentaria de actuar de juez de la Historia, labor que no mos gente sensata, no somos
republicana. El legislador ignora –u oculta- España porque no olvidemos que la tran- sólo no compete a los políticos y/o gober- partidarios, en ningún caso, de esta prác-
la actuación de instituciones organizadas sición hacia la democracia de la que hoy nantes, ni siquiera los historiadores debe- tica de retirada de monumentos o plazas y
por el gobierno del Frente Popular como disfrutamos sólo se pudo iniciar gracias mos actuar como jueces. Nuestra labor es calles. No tiene ningún sentido retirar mo-
los Tribunales Populares revolucionarios a aquella la Ley de Reforma Política que explicar racionalmente el pasado para ha- numentos o placas; son jalones de nuestra
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 200818 19
OPINIÓN OPINIÓN
Historia, de la Historia de España. la Memoria Histórica” y se afi rma que se lución del parlamento de 2002, cuando en de la dictadura franquista”. Es decir, aque-
Y el próximo destructor de recuerdos del pretende mantener y desarrollar el Archivo España había una mayoría parlamentaria lla Comisión Constitucional sí planteaba
pasado llega al máximo en la Ley cuando General de la Guerra Civil en Salamanca. y un gobierno de signo distinto al actual, un principio en favor de la convivencia ya
se alude en relación con el conjunto mo- Sin embargo, el mismo gobierno que pa- se afi rmaba que “nadie puede sentirse le- que se acordaba de TODAS las víctimas.
numental del Valle de los Caídos de la trocina esta Ley ha bendecido el expolio gitimado, como ocurrió en el pasado, para Planteaba un reconocimiento moral de
sierra de Madrid, sobre todo, en el de documentación enviada a Cataluña utilizar la violencia con la fi nalidad de im- todas las víctimas de la Guerra Civil y de
artículo 16 de la Ley. En este bastante discutible desde el punto de vista poner sus convicciones políticas y estable- la dictadura: esa es la única declaración
punto el legislador mani- de la ciencia histórica. cer regímenes totalitarios”, y proclamaba política posible sobre el pasado si quere-
fi esta una ignorancia del En suma, y para ir concluyendo, parece el “deber de nuestra sociedad democráti- mos construir una España que mire hacia Respetar las
tema casi vergonzosa más bien que lo mejor sería dejar al cui- ca de proceder al reconocimiento moral de el futuro. Así sí se construye una nación memorias pero
de lo que es y lo que dado de la sociedad y fuera del manejo todos los hombres y mujeres que fueron de ciudadanos que se siente vinculados a contribuir a
se pretende con el instrumental de los políticos la tal memoria víctimas de la Guerra civil, así como de su patria y a unos intereses comunes; en
un verdadero
Valle de los Caídos. histórica; mejor olvidarse de centros de la cuantos padecieron más tarde la represión suma, así se construye España.
conocimiento No obstante, quizá el memoria y dotar con mayores medios ar-
de la Historia de problema sólo resida chivos y bibliotecas; mejor renunciar a un
España es aportar en que la mayoría de relato consolador sobre el pasado y favo-
los ciudadanos ignoran recer el conocimiento y los debates sobre esfuerzos para la
que este enorme conjun- la Historia. En cualquier caso, si esos polí-convivencia
to monumental se erigió ticos legisladores consideran imposible, en
en recuerdo de TODOS los función de sus intereses, pasarse sin una
caídos de la Guerra Civil Española. ley, mejor el plural que el singular: una ley
Probablemente muchos no saben que en de las memorias históricas, porque, como
la Basílica que alberga este monumento las personas, que son los únicos sujetos
reposan restos de combatientes de ambos dotados de esa facultad, las memorias son
bandos, también de quienes combatieron muchas y casi siempre confl ictivas.
a favor de la República al fi nal derrotada. Respetar las memorias y contribuir a
Tal vez sería necesario –hoy no se hace un verdadero conocimiento de la Historia
sufi cientemente- informar a los visitantes de España es aportar esfuerzos para la
del lugar de que, en las capillas maria- convivencia, a que los españoles se sien-
nas del atrio de la basílica, reposan esos tan más vinculados unos con otros en un
combatientes de la Guerra e incluso, si es pasado común y aceptado como nuestro.
posible, se podría informar de sus nom- Porque la Historia forja el carácter de los
bres, o se podría dar a conocer que, por pueblos y si estos la aceptan como es
ejemplo, todos los días se celebra una comprenden mejor su presente. Y como
misa en sufragio por TODAS las víctimas ya ha quedado manifi esto con anterioridad
de la guerra porque no se olvide que esta- que convivencia y ciudadanía deben de ir
mos hablando de un templo católico. Por unidas parece bastante claro que toda esta
todo ello no tiene sentido la disposición política de recuperación de una particular
sexta porque ya está “entre sus objetivos o parcial memoria histórica del pasado de
[del Valle] honrar y rehabilitar la memoria España no contribuye en absoluto a esa
de todas las personas fallecidas a conse- labor, a construir ni a edifi car una sociedad
cuencia de la Guerra Civil de 1936-1939” de buenos ciudadanos.
como pide –por tanto, inútilmente- el legis- Porque esta ley de memoria histórica,
lador en esta ley. aunque justifi ca su existencia en la exposi-
Y podríamos seguir citando artículos de ción de motivos en que trata de cumplir con
esta norma, pero este estudio se alarga- los “manifestado por la Comisión Constitu-
ría en demasía y sería insistir en asuntos cional del Congreso de los Diputados que
parecidos a los precedentes. Tan sólo una el 20 de noviembre de 2002 (…) aprobado
última referencia al artículo 20 que prevé por unanimidad”, la realidad es que en su
la “creación del Centro Documental de articulado no es así. Porque aquella reso-
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 200820 21
OPINIÓN OPINIÓN
La construcción de la ciudadanía desde el
pasado… ¿memoria o Historia?
Javier Cervera Gil
Bibliografía
-BORJA, Jordi (1998). “Ciudadanía y globalización: el caso de la Unión Europea” en La Factoría;nº 7 (octubre 1998). En http://www.
lafactoriaweb.com/articulos/borja7.htm
-CAÑADAS PORRAS, Manuel (2006). “Olvidados, olvidadores y olvidadizos” (16 de julio) en “Rebelión”; sección “Artículos” del Foro por
la Memoria: http://www.foroporlamemoria.es/pl.php?id=99
-FORO POR LA MEMORIA (2004): “Manual de actuación para recuperar la memoria Histórica. Protocolo de excavaciones” (pág. 5). Se
puede consultar en: http://www.foroporlamemoria.es/media/1/200609_foromemoria_protocolo_excavaciones.pdf
-FUSI, Juan Pablo (2006). “Memoria histórica” en ABC, 27 de junio (en “La Tercera de ABC”).
-GARCÍA CÁRCEL, Ricardo (2006). “El adanismo y la memoria” en ABC, 10 de agosto (en “La Tercera de ABC”).
-GÓMEZ LLORENTE, Luis (2007). “El concepto de ciudadanía” en Cuadernos de pedagogía, Nº 366 (pags. 58-61)
-HEATER, Derek (2007). Ciudadanía. Una breve historia. Alianza Editorial. Madrid.
-JULIÁ, Santos (2006). “Memoria en lugar de memorias”, en EL PAÍS, 2 de julio.
-NORA Pierre (dir) (1984-1993). Les lieux de mémoire (varios tomos). París, Gallimard: obra colectiva, realizada por una centena de
especialistas franceses en torno al bicentenario de la Revolución Francesa.
-PABLO; Santiago de (2006). “Todas las víctimas”, en El Correo, 21 de octubre.
-WIENER, Antje (1996-1997). “La ciudadanía como estrategia política” en Revista Feminista Internacional Lolapress - Montevideo, núm.
6, noviembre de 1996 - abril de 1997.En http://www.udg.mx/laventana/libr5/ciudadan.html.
-TRAPIELLO, Andrés (2006). “Medias verdades” en El PAÍS, 20 de julio (página de OPINIÓN).
-ZAMORA, Javier (2008). ”Los modos de la democracia II: El concepto de ciudadanía” en El Imparcial, 4 de junio (página de OPINIÓN).
La construcción de la ciudadanía desde el pasado… ¿memoria o Historia? por Javier Cervera Gil Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 2008