SIDA y Justicia Social: Industria Farmacéutica y Economía (AIDS and Social Justice:Pharmaceutical Industry and Economics)

-

Documents
12 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Resumen
En este trabajo se ofrece una aproximación al amplio, y complicado, marco en el que se encuadran las relaciones entre el denominado tercer mundo y las compañías farmacéuticas. En la primera parte del artículo se hace referencia a la pobreza de esos países, a su falta de educación sanitaria, a la carencia de las básicas condiciones higiénicas,…y, por supuesto, también a su deficiente acceso a los medicamentos. En concreto, a los del sida. En segundo lugar, se aborda la cuestión del grado de responsabilidad de las compañías farmacéuticas en la carestía de medicamentos en algunas zonas del planeta. Uno de los factores que más limitan el acceso a los medicamentos es el de su precio. Desde amplios sectores se propone que se actúe sobre las patentes de los medicamentos (anulándolas o limitándolas) para rebajar su precio. El problema de la exención de patentes es mucho más complicado de lo que puede parecer en una primera aproximación y, por otra parte, es una medida que también tiene sus riesgos. Si por falta de recursos, o por dudar del posible retorno del capital, se frena la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos, la terapia del sida se vería notablemente agravada debido a que es perentorio desarrollar nuevos fármacos contra el virus del sida debido a la resistencias a los fármacos disponibles. La última parte del trabajo se ocupa del esfuerzo de la industria farmacéutica en investigar posibles vías de colaboración con los países en vías de desarrollo.
Abstract
This article takes a broad look at the complicated framework of relationships between the third world and pharmaceutical companies. In the first part of the work reference is made to the poverty of these countries, their lack of education in terms of health, the scarcity of basic hygiene, and their greatly limited access to medicines, especially those for treating AIDS. The article then proceeds to the issue of the pharmaceutical companies’ degree of responsibility for the reduced availability of medicines in certain areas of the world. One of the factors that most limits access to medicines is their price, and many sectors of society propose taking action on the patents of drugs (rescinding or limiting them) in order to lower their price. However, the problem of patent exemption is more complicated than it seems at first glance, and comes with its own risks. If, for lack of funds or the uncertainty concerning a return on the capital invested, pharmaceutical companies discontinue research and development of new drugs, AIDS therapy would worsen. It is imperative and urgent to develop new drugs against the AIDS because of its resistance to the drugs currently available. The article concludes with the pharmaceutical industry’s effort to look for possible forms of collaboration with developing countries.

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 01 janvier 2008
Nombre de lectures 18
Langue Español
Signaler un problème

SIDA y justicia social: industria farmacéutica y economía
SIDA Y JUSTICIA SOCIAL:
INDUSTRIA FARMACÉUTICA Y ECONOMÍA
AIDS AND SOCIAL JUSTICE:
PHARMACEUTICAL INDUSTRY AND ECONOMICS
José López Guzmán
Departamento de Humanidades Biomédicas
Universidad de Navarra
Edifi cio Los Castañosde Navarra
31008 Pamplona
948 42 56 00 (ext. 6559)
jlguzman@unav.es
Resumen
En este trabajo se ofrece una aproximación al amplio, y complicado, marco en el
que se encuadran las relaciones entre el denominado tercer mundo y las compañías
farmacéuticas. En la primera parte del artículo se hace referencia a la pobreza de
esos países, a su falta de educación sanitaria, a la carencia de las básicas condiciones
higiénicas,…y, por supuesto, también a su defi ciente acceso a los medicamentos. En
concreto, a los del sida. En segundo lugar, se aborda la cuestión del grado de respon-
sabilidad de las compañías farmacéuticas en la carestía de medicamentos en algunas
zonas del planeta. Uno de los factores que más limitan el acceso a los medicamentos
es el de su precio. Desde amplios sectores se propone que se actúe sobre las patentes
de los medicamentos (anulándolas o limitándolas) para rebajar su precio. El problema
de la exención de patentes es mucho más complicado de lo que puede parecer en
una primera aproximación y, por otra parte, es una medida que también tiene sus
riesgos. Si por falta de recursos, o por dudar del posible retorno del capital, se frena
la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos, la terapia del sida se vería
Cuad. Bioét. XIX, XIX, XIX, 200820082008/3ª/3ª 563José López Guzmán
notablemente agravada debido a que es perentorio desarrollar nuevos fármacos contra
el virus del sida debido a la resistencias a los fármacos disponibles. La última parte
del trabajo se ocupa del esfuerzo de la industria farmacéutica en investigar posibles
vías de colaboración con los países en vías de desarrollo.
Palabras clave: Sida, industria farmacéutica, economía, justicia.
Abstract
This article takes a broad look at the complicated framework of relationships
between the third world and pharmaceutical companies. In the fi rst part of the work
reference is made to the poverty of these countries, their lack of education in terms
of health, the scarcity of basic hygiene, and their greatly limited access to medicines,
especially those for treating AIDS. The article then proceeds to the issue of the
pharmaceutical companies’ degree of responsibility for the reduced availability of
medicines in certain areas of the world. One of the factors that most limits access to is their price, and many sectors of society propose taking action on the
patents of drugs (rescinding or limiting them) in order to lower their price. However,
the problem of patent exemption is more complicated than it seems at fi rst glance,
and comes with its own risks. If, for lack of funds or the uncertainty concerning a
return on the capital invested, pharmaceutical companies discontinue research and
development of new drugs, AIDS therapy would worsen. It is imperative and urgent
to develop new drugs against the AIDS because of its resistance to the drugs currently
available. The article concludes with the pharmaceutical industry’s effort to look for
possible forms of collaboration with developing countries.
Key words: AIDS, pharmaceutical industry, economics, justice.
1. Introducción nada, en ciertas ocasiones, por sus abusos
en el tercer mundo o por su falta de sen-
En una primera lectura de las pala- sibilidad en el tratamiento del sida. Pero
bras clave del enunciado de este artículo no es ético generalizar la actuación de
—sida/justicia social/industria farma- unos miembros de un colectivo a todo su
céutica/economía—, la mayoría de los conjunto, ni basar la refl exión en el claro
lectores las habrán relacionado de la reduccionismo de pensar que el problema
siguiente forma: «con el tratamiento del de la propagación del sida, en los países
sida se cometen numerosas injusticias, en vías de desarrollo, sólo compromete a
la mayoría de ellas perpetradas por el las compañías farmacéuticas.
interés económico de la industria farma- En este trabajo se va a intentar ofrecer
céutica». Es cierto que la actividad de la una aproximación al amplio, y compli-
industria farmacéutica puede ser cuestio- cado, marco en el que se encuadran las
564 Cuad. Bioét. XIX, 2008/3ªSIDA y justicia social: industria farmacéutica y economía
relaciones entre el denominado tercer que si las compañías de agua potable y
mundo y las compañías farmacéuticas. las empresas panifi cadoras facilitaran sus
Para introducir la cuestión que nos ocu- productos al tercer mundo se salvarían
pa hay que hacer referencia a la pobreza numerosas vidas (en la actualidad, 1.100
de esos países, a su falta de educación millones de personas carecen de acceso al
sanitaria, a la carencia de las básicas agua potable). Incluso, el impacto sería,
condiciones higiénicas,…y, por supuesto, en un principio, mayor al que se obten-
también a su defi ciente acceso a los me- dría con el mejor acceso a los medicamen-
dicamentos. Es bien conocido que en el tos. Por ejemplo, se ha evidenciado que,
mundo todavía hay sectores desfavoreci- en muchas ocasiones, los tratamientos
dos de la población que tienen problemas para SIDA en Africa no son efi caces por-
1para cubrir sus necesidades alimentarias, que los pacientes no comen lo sufi ciente
o para acceder a una educación o a un o porque los medicamentos no se han
sistema sanitario. Y, por supuesto, hay mantenido en las condiciones requeridas
2grupos de población que tienen muy para su buena conservación . Como bien
3difícil el acceso al medicamento. Un dato indicó Medicus mundi «que el 20% de la
que puede servir para ilustrar la anterior población mundial viva por debajo del
afi rmación es que el 14% de la población umbral de la pobreza extrema, signifi ca
mundial (Norteamérica, Europa occi- que más de mil millones de personas es-
dental y Japón) consumen el 80% de los tán condenados a no dejar jamás de estar
medicamentos, mientras que más de un enfermos». En este mismo sentido hay
tercio de la humanidad no tiene acceso a que tener en consideración que los pro-
fármacos esenciales. blemas de salud, de los países en vías de
Podríamos preguntarnos cuál es el desarrollo, no son únicamente derivados
grado de responsabilidad de las com- del defi ciente acceso a los medicamentos
4pañías farmacéuticas en la carestía de o de factores determinantes de salud .
medicamentos en algunas zonas del
planeta. Indudablemente, las empresas 1 La ONU estima que una sexta parte de
farmacéuticas deben colaborar facilitan- la población que recibe antirretrovirales necesita
alimentarse mejor. Este es el objetivo del Academic do, a los más desfavorecidos, el acceso
Model for Prevention and Treatment of HIV/a los medicamentos. Pero eso no quiere
AIDS (Ampath), uno de los primeros proyectos
decir que sean esas compañías las que que ofrece atención contra el sida y que gestiona
una explotación agrícola a gran escala. http://tengan la máxima responsabilidad en ese
es.catholic.net/sexualidadybioetica/344/714/arti-asunto, ni que sean las únicas que pueden
culo.php?id=31950 [Accedido el 27 de septiembre
solventar el problema. Esa visión sesgada de 2007].
del confl icto ha hecho que muchos otros 2 «Abbott’s AIDS fight-back». Nature 448
(2007), 14.agentes sociales, cuya colaboración sería
3 Medicamentos y desarrollo, 15, (2003).
tan deseable como la de la industria far- 4 Arbeláez señala que los resultados espe-
macéutica, se desentiendan del asunto. rados sobre las medidas del Estado colombiano
tendentes a lograr la igualdad en materia de ase-En este sentido, se ha llegado a afi rmar
Cuad. Bioét. XIX, XIX, XIX, 200820082008/3ª/3ª 565José López Guzmán
Aún teniendo sufi cientes medicamentos, tión que llama notablemente la atención.
éstos no son plenamente efi caces por la Me refi ero a la de los impuestos, trabas
difi cultad para asegurar la adherencia al burocráticas y sobornos, por parte de las
tratamiento por falta de personal sanita- autoridades de esos países a la entrada
7rio, o por el escaso grado de educación de medicamentos . Es muy llamativo,
5en Uso Racional del Medicamento . Puede y preocupante, que incluso se llegue a
ilustrar la anterior afi rmación conocer las gravar las donaciones realizadas por la
cifras de médicos y enfermeros de dis- comunidad internacional. Esos impues-
tintos países. Por ejemplo, Mozambique tos son una forma de recaudar dinero
cuenta con 2,6 médicos y 20 enfermeros (se calcula que ese gravamen oscila
por cada 100.000 habitantes; Malawi con alrededor del 1% del presupuesto de
2 médicos y 56 enfermeros; Lesotho con sanidad en esos países). Una forma de
5 médicos y 63 enfermeros; Sudáfrica con incrementar las arcas del estado que, al
74,3 médicos y 393 enfermeros (gran parte mismo tiempo, difi culta el acceso a los
de ellos en el sector privado); y USA con medicamentos. Por lo tanto, habrá que
6247 doctores y 901 enfermeros . A partir preguntar por qué nadie responsabiliza
de estas premisas, habrá que preguntar a los gobiernos de los países en vías
por qué nadie responsabiliza a las empre- de desarrollo de poner obstáculos a
sas alimentarias, de ingeniería civil, etc. la distribución de medicamentos, o a
del hambre y de las patologías derivadas los organismos internacionales por no
de la falta de agua potable en el tercer implicarse más en la desaparición de
mundo y, sin embargo, continuamente esas trabas burocráticas y, sin embargo,
se achaca a las empresas farmacéuticas continuamente se achaca a las empresas
su falta de solidaridad. farmacéuticas de su falta de complicidad
En cuanto al acceso al medicamento en las necesidades de la población del
en los países en desarrollo hay otra cues- «tercer mundo».
En los anteriores párrafos se ha inten-
tado demostrar que la afi rmación de que quibilidad o disponibilidad en el sistema sanitario
son bastantes desalentadoras, «no solamente desde el problema de la falta de medicamentos
el punto de vista de la disponibilidad de la asistencia la tienen únicamente —o prioritariamen-
sanitaria, sino más aún, en relación con los factores
te— las compañías farmacéuticas no se determinantes básicos de la salud (agua potable y
ajusta a la realidad. Además, la citada saneamiento básico) cuyos índices de cobertura
son ciertamente precarios y denotan profundas aseveración obvia un hecho fundamental
desigualdades». Arbeláez M. «Evaluación de la y que es la última premisa que quiero
eficacia del derecho a la salud en Colombia a partir
exponer en esta introducción. Se trata del proceso de descentralización sanitaria». Derecho
y Salud, 15 (1), (2007), 60. de la aseveración de que las compañías
5 Brugha, R. «Evaluation of HIV pro-
grammes». BMJ, 334, (2007), 1123-4.
6 Sidley, P. «People with AIDS are dying 7 Bate, R, Boateng, K. «Medical malpractice:
because of inadecuate staffing». BMJ, 334, (2007) improving drug access and reducing corruption».
1133. Health Policy Outlook 10, (2006) 2.
566 Cuad. Bioét. XIX, 2008/3ªSIDA y justicia social: industria farmacéutica y economía
farmacéuticas no son entidades caritati- al acceso de los medicamentos, por los
8vas , sino que son empresas lucrativas con sectores desfavorecidos económicamen-
accionistas y resultados en bolsa. De ahí te, es el de las patentes. La industria
que sea de sumo interés social que esas farmacéutica hace un enorme esfuerzo
compañías obtengan buenos dividendos. en investigación y desarrollo de nuevos
Ello permitirá que los accionistas —que medicamentos, con la esperanza de que
arriesgan su dinero— alcancen sus objeti- los gastos sean retornados posteriormente
vos y, de esa forma, se pueda seguir dis- con benefi cios. Para ayudar a la empresa
poniendo de fondos para la investigación en su objetivo existe un periodo en el que
9y desarrollo de nuevos medicamentos . se prima su esfuerzo mediante controles
En conclusión, el problema del acceso arbitrados por las patentes de los nuevos
a los medicamentos, por los ciudadanos productos. La duración de las patentes
de los países en vías de desarrollo, no suele ser de alrededor de 20 años a partir
depende únicamente de la actividad de la presentación de la solicitud en los
más o menos altruista de las compañías organismos competentes. No obstante,
farmacéuticas. Dependerá de la acción «debido a que el proceso de desarrollo de
conjunta y decidida de distintos agentes los nuevos fármacos es largo como conse-
—entre ellos las citadas compañías— en cuencia de las cada día mayores exigen-
un empeño común. Cada uno tiene su cias normativas, y a que la duración del
grado de responsabilidad en función proceso de registro, que en total supone
de su confi guración —empresa, ONG, un periodo de tiempo de 12 a 14 años, el
organismo internacional, etc.— y su ca- plazo efectivo de la patente se ha visto
10pacidad de obrar —económica, política, reducida a 6 u 8 años» . En ese periodo,
social, etc.—. las compañías tienen que recuperar todo
el gasto realizado en investigación y de-
2. Los precios cómo límite para acceder sarrollo. Además, se tiene que compensar
al medicamento no sólo lo invertido en esa molécula que
ahora está en el mercado en forma de un
Una de las primeras cuestiones que medicamento, sino también todo lo inver-
se suscitan cuando se hace referencia tido en aquellas otras moléculas que han
sido desechadas en alguna de las etapas
de síntesis, ensayo clínico, etc.8 Lo cual, no está reñido con que «las organi-
zaciones, haciéndose eco de las preocupaciones de Desde distintos sectores se está rea-
sus empleados y accionistas, tienen derecho a con- lizando una decidida labor para que las
tribuir al esfuerzo colectivo para limitar los efectos
patentes no se apliquen en países en vía de la pobreza y la desigualdad y contribuir en lo
de desarrollo o, al menos, que se adap-posible al desarrollo de los pueblos». Francés, P.,
Borrego, A., Velayos. C. Códigos éticos en los negocios.
Ediciones Pirámide, Madrid, 2003; 259.
10 Somoza, A., De la Figuera, A., Martínez, P. 9 Cahn, P., Sued, O. «Raltegravir: a new
«La especialidad farmacéutica desde la síntesis a la antiretroviral class for salvage therapy». Lancet, 369,
Farmacia». Auladelafarmacia, 1 (2), (2004), 11.(2007), 1235-1236.
Cuad. Bioét. XIX, XIX, XIX, 200820082008/3ª/3ª 567José López Guzmán
ten a los requerimientos de esas zonas. la venta a Brasil a 1,59 $ la unidad. En
Sin duda, es una pretensión loable que cambio, la misma compañía farmacéutica
busca el bien común. No obstante, esas se la vende a Tailandia a 0,65$ la unidad.
medidas, como se pondrá en evidencia Por otra parte, el medicamento genérico
más adelante, para ser efi caces tienen que de ese producto, fabricado en la India,
alejarse de simples planteamientos «po- se ofrece a 0,45 dólares. El gobierno
pulistas» para abordar el tema con rigor brasileño afi rma que estuvo negociando
y atendiendo a los medios empleados y a una reducción de precio con Merck des-
los sujetos destinatarios. En este sentido, de noviembre de 2006. En abril de 2007
11Monge mantiene que «el sistema tradi- advirtió a la compañía farmacéutica de
cional de patentes, imprescindible para que, a menos que Brasil pudiera comprar
el comercio y la difusión de la ciencia efavirenz al mismo precio que reciente-
debe tomar en consideración situaciones mente se ofreció al gobierno tailandés,
emergentes». Es decir, tiene que encontra- emitiría una licencia obligatoria al cabo
se un punto de equilibrio entre intereses de siete días. El martes, 3 de mayo, el
encontrados. gobierno brasileño rechazó la oferta de
Un ejemplo reciente de debate sobre un reajuste de precio del 30% y procedió
la vigencia de una patente en un me- a emitir una licencia obligatoria al día si-
dicamento para el Sida es la emisión, guiente. La postura de Merck & Co se ha
por parte del gobierno brasileño, de mostrado en los medios de comunicación
una licencia obligatoria que permite la como de intransigente e insolidaria. No
importación de versiones genéricas de obstante, la compañía farmacéutica alegó
efavirenz (un principio que todavía se que en su propuesta había tenido en con-
encuentra protegido por la patente). El sideración que Brasil es la 12ª economía
gobierno brasileño justifi có su decisión más grande del mundo y, por lo tanto,
amparándose en el concepto de «interés tiene una mayor capacidad para pagar
público». El proceso atravesó una ardua medicamentos del VIH que países más
13negociación en la que la compañía far- pobres o más afectados por la infección .
macéutica sólo accedió a rebajar un 30% Es decir, que Merck aplica un criterio de
el precio de su producto (el gobierno proporcionalidad económica a la hora de
brasileño demandaba una reducción del determinar el precio fi nal de sus produc-
1260% ). La última oferta de Merck fue tos en los distintos estados.
Algunos países, al limitar o no admi-
tir las patentes, están convirtiéndose en
destacados productores de medicamentos 11 Monge, A. La investigación de medicamentos
en países en vías de desarrollo. Propuestas de actuación.
Conferencia pronunciada en la Real Academia
Nacional de Farmacia el día 12 de junio de 2003.
13 Sobre Brasil y Sida se puede consultar: 12 http://www.aidsmap.com/es/news/
Tren, R., Bate, R. «Brazil’s AIDS program: a costly 53BCE293-5BCC-495D-A6CF-EFC0C43926B6.asp
success». Health Policy Outlook 1, (2006), 1-9.[Accedido el 27 de septiembre de 2007].
568 Cuad. Bioét. XIX, 2008/3ªSIDA y justicia social: industria farmacéutica y economía
—de genéricos de bajo coste—. La India países pobres, tendrá que recuperar esas
se ha transformado en una de las zonas mermas económicas en los países ricos.
destacadas en este campo (por ejemplo, Este planteamiento puede ser un foco de
recientemente un tribunal indio ha des- injusticia ya que ese incremento en los
estimado la demanda de la farmacéutica precios daría lugar a bolsas de población,
Novartis contra la ley nacional que le ha en los países desarrollados, que tendrían
impedido patentar una nueva formula del verdaderos problemas económicos para
15Glivec). La producción de genéricos de acceder a ciertos medicamentos . En este
bajo coste en países en vías de desarrollo sentido, Buela recuerda que, por ejemplo,
conlleva una serie de riesgos. Entre ellos, en USA, «primera economía mundial, si
que puedan llegar a ser «comercializados, no puedes pagar la asistencia médica,
16de manera más o menos legal, en todo el no la recibirás aunque esté disponible» .
planeta, lo que sin duda animará a otros Con esta premisa, puede resultar poco
gobiernos a seguir el mismo camino para, equitativo que la industria farmacéutica
al tiempo que mejoran las condiciones de fi nancie el tratamiento en países lejanos,
su población, favorezcan a las empresas mientras que ciertos ciudadanos, del en-
farmacéuticas locales que no hacen I+D torno donde se ubica la empresa, se que-
14y no arriesgan» . Esa situación puede dan sin la posibilidad de poder acceder
frenar la investigación de nuevos medica- a ellos. Población que, en otro momento
mentos y crear escenarios tan paradójicos más prospero de su vida, ha podido estar
como el que actualmente se presenta en la fi nanciando la investigación básica con
India. Por una parte, reclaman la exención sus impuestos.
de patentes por su pobreza y, por otra, En defi nitiva, el problema de la exen-
se están convirtiendo en una potencia ción de patentes es mucho más compli-
farmacéutica mundial con una importan- cado de lo que puede parecer en una
te expansión no sólo en los países más primera aproximación. No hay duda de
desfavorecidos, sino que también están que la actuación sobre ellas —limitación,
introduciendo su negocio en los países anulación— puede ser un buen recurso
desarrollados. para propiciar que todos puedan acceder
Otro problema asociado a la cuestión a los tratamientos farmacológicos. No
de las patentes es el criterio a adoptar obstante, no es el único medio disponi-
para establecer el límite de pobreza de un ble para la consecución de ese fi n y, por
país. Se ha señalado anteriormente que la otra parte, hay que recordar que es una
industria farmacéutica no puede generar medida que también tiene sus riesgos.
pérdidas. Por lo tanto, si pierde dinero (o Efectivamente, es un verdadero peligro
tiene menos ingresos) por su ayuda a los
15 Charatan, F. «Drug company raises US price
of AIDS drug five-fold». BMJ 328, (2004), 974.
14 Buela, J. «Editorial». BioMédica 6, (2007), 16 Buela, J. «Editorial». BioMédica 6, (2007),
5. 5.
Cuad. Bioét. XIX, XIX, XIX, 200820082008/3ª/3ª 569José López Guzmán
anegar la principal vía de estabilidad eco- ción de medicamentos, cuando ambas
nómica para las empresas, el medio que responden a planteamientos y soluciones
18tienen las compañías para que retorne el diferentes .
capital que invierten en la investigación. Las compañías farmacéuticas se de-
Por ejemplo, Sanofi -Aventis cerró 2006 fi enden del acoso mediatico, al que se
con un incremento de ventas del 3,6%. están siendo sometidos, desviando la
Si no hubiese perdido la patente de 4 atención hacia otros sectores. Así, se afi r-
productos en USA, habría obtenido bene- ma que los principales responsables de
17fi cios del 8,2% . Si por falta de recursos, o las situaciones de injusticia distributiva
por dudar del posible retorno del capital, son los gobiernos de los países ricos (en
se frena la investigación y el desarrollo de ocasiones, también los propios gobiernos
nuevos medicamentos, la terapia del sida de los países en vías de desarrollo por
se vería notablemente agravada debido la mala gestión y distribución de los re-
a que es perentorio desarrollar nuevos cursos) y los organismos internacionales
fármacos contra el virus del sida, ya que competentes y no las compañías privadas.
cada vez aparecen más resistencias a los Es decir, la cuestión sanitaria va más allá
fármacos disponibles. de los precios de un determinado fármaco
y son de una amplitud tal que no pueden
3. Responsabilidad ante los países en resolverse sin la participación activa de
vías de desarrollo económico gobiernos, organismos internacionales,
ONGs y, algo que solemos olvidar, los
La leyenda negra en la que la indus- propios ciudadanos de esas comunidades
tria es un ogro que intenta aprovecharse que deben ser conscientes de que tienen
de los países deprimidos es, como ya se que colaborar en su propio benefi cio. En
19ha indicado, un reduccionismo. El error esta misma línea se manifi esta Pastors
viene de introducir en un mismo paquete cuando indica que son cuatro factores y
la responsabilidad que tiene la empresa cinco grupos de actores los que hay que
de utilizar unos criterios idénticos con los considerar para solucionar los problemas
países ricos y pobres, y con la creencia sanitarios del tercer mundo. Los factores
de que la industria farmacéutica es, por son la selección y el uso racional de los
sí misma, capaz de solucionar todos los medicamentos, el costo accesible, la fi nan-
problemas sanitarios del tercer mundo. ciación sostenible y el sistema sanitario y
Más aún, se suele incluir en un mismo abastecimiento fi ables. Por otra parte, los
apartado la investigación y la distribu-
18 Bolton, RG. «Ética de los descubrimientos
farmacológicos y del proceso de desarrollo». En:
Salek, S, Edgar, A. Ética farmacéutica. Ediciones
17 http://www.correofarmaceutico.com/ Mayo, Barcelona (2004), 63.
rectemplating/templates/correo_farmaceutico/ 19 Pastors, B. «Promover acciones prácticas
cmp/viewDocument_CF.jsp [Accedido el 27 de con respecto al poder de las industrias farmacéuti-
septiembre de 2007] cas». Dolentium Hominum 49 (1), (2002), 97.
570 Cuad. Bioét. XIX, 2008/3ªSIDA y justicia social: industria farmacéutica y economía
actores son los gobiernos de los países en en el caso de Bayer y el antibiótico
vías de desarrollo, los gobiernos de los Cipro. Anteriormente, se ha seña-
países industrializados, las compañías lado la prolongada resistencia de
farmacéuticas, los grupos de consumido- los laboratorios para reducir los
res y las ONGs, y las agencias y las fun- precios de los medicamentos con-
daciones internacionales. En este sentido, tra el SIDA en los países del tercer
se pueden recordar las palabras de Juan mundo. En cambio, los gobiernos
Pablo II a los participantes en la cumbre de EE.UU y Cánada pudieron
del G-8. En su discurso, les pedía que se cerrar rápidamente acuerdos con
comprometieran «a promover una cultura la multinacional Bayer para que
de la solidaridad que permita soluciones les suministrara millonarias can-
concretas a los problemas que más pre- tidades del antibiótico Cipro para
ocupan a nuestros hermanos en la vida y combatir el antrax a precios mucho
en las relaciones con los demás: la paz, la menores que los existentes antes
20pobreza, la salud y el ambiente.» de los atentados bacteriológicos
No obstante, las compañías farmacéu- por vía postal. El argumento es-
ticas no deben eludir su grado de respon- grimido es el de la situación de
sabilidad. No exigirles ciertas actuaciones emergencia. No obstante, en la
que exceden sus fines es totalmente decisión del laboratorio debió de
compatible con censurar, e intentar evitar, infl uir la amenaza de los citados
que cometan abusos. Entre algunos de los países de no tener en cuenta la
abusos denunciados, se pueden citar: patente acogiéndose a los tratados
internacionales que posibilitan que
a) Utilizar distintos criterios en la en caso de emergencia nacional se
distribución de los medicamen- puedan fabricar o importar gené-
21tos . Un ejemplo sobre la diferente ricos sin respetar las patentes.
actitud ofrecida por la industria b) La realización de ensayos clínicos
cuando se solicita su ayuda «al- no autorizados por los comités de
truista» por parte de un país desa- ética de los países desarrollados.
rrollado o uno en vías de desarrollo Hay que tener en cuenta que cier-
sobre reducción de precios en los tos aspectos como pueden ser los
22medicamentos lo encontramos benefi cios derivados de la partici-
pación en el ensayo o los benefi cios
económicos pueden convertirse en
20 Mensaje de Juan Pablo II a los participantes
una «coacción» para personas de en la cumbre del G-8 en Génova el 19 de julio de
23los países del tercer mundo . Por 2001.
21 Silverman, M, Lydecker, M, Lee. PR. Bad
Medicine. The prescripction drug industry in the third
world. Standford University Press, Stanford, 1992. 23 Andreae, M. «Women’s health and human
22 Pincock, S. «Drug company to offer new rights in HIV prevention research». Lancet 361,
malaria drug cheaply in Africa». BMJ 327, (2003), 360. (2003), 1562.
Cuad. Bioét. XIX, XIX, XIX, 200820082008/3ª/3ª 571José López Guzmán
ejemplo, en febrero de 2003 el Gru- c) Comercializar en el tercer mundo
po Europeo de Ética de las Ciencias medicamentos prohibidos en Euro-
26y las Nuevas Tecnologías (GEE), pa y USA . Un ejemplo que puede
presentó su decimoséptimo informe evidenciar lo anterior afi rmación es
en el que se hace una excepción a el de una fi lial de Bayer que, en los
24una norma general , contenida en años ochenta, continuó vendiendo
la Declaración de Helsinki, que es- a países de Asía y Sudámerica un
tablece que los ensayos de nuevos fármaco para la hemofi lia a pesar
fármacos se deben comparar con la de que conocían el alto riesgo de
mejor terapia disponible. La razón transmisión de sida que suponía
que avala esta excepción es que su empleo. En 1982 los Centros
por su cumplimiento se impide, de Control de Enfermedades de
en algunas enfermedades como el EEUU advirtieron de que existían
SIDA, probar fármacos menos efi - fi rmes indicios de que el sida se
caces a los disponibles en los países transmitía a través de la sangre.
desarrollados, pero asequibles a la En ese momento se comenzaron a
población de los países pobres. No adoptar medidas en todo el mundo
obstante, dos de los doce miembros para tratar de evitar el contagio
del GEE se opusieron a este criterio por esa vía. Sin embargo, el New
por considerar que se instaura, de York Times ha tenido acceso a do-
esa forma, una «doble moral», se- cumentos internos que demuestran
gún se trate de países ricos o pobres. que Culter Biological continuó
En este sentido, un caso que genero vendiendo hasta 1985 un producto
mucha polémica fue el ensayo clí- destinado a los hemofílicos obteni-
nico con zidovudina. En Estados do de sangre de donantes a pesar
Unidos y Francia se demostró que de que sabían que encerraba un
un régimen complejo basado en alto riesgo de infección por VIH.
zidovudina reducía la transmisión Esta práctica sólo se realizó en las
maternofi lial de VIH. Después de áreas geográficas mencionadas
obtener estos datos se realizó otro
M. «The ethics of clinical research in the Third World». estudio en un país en vía de desa-
N Engl J Med 337 (12), (1997), 847-9.rrollo comparando un régimen más
26 Mahmood, K. «Runaway drug prices in
25breve con un placebo . Pakistan». Lancet 342, (1993), 809. En ocasiones, se
acusa a los gobernantes de los países en vías de
24 Diario Médico, 6 de febrero de 2003. desarrollo de promover estos abusos, y estos, a su
25 Connor, EM, et al. «Reduction of maternal-in- vez, señalan directamente a las presiones ejercidas
fant transmission of human immunodeficiency virus por la industria. Este es el caso, en 1989, del ministro
type 1 with zidovudine treatment». N Engl J Med 331, de Sanidad de Perú cuando afirmó que el problema
(1994), 1173-1180; Lurie, P, Wolfe, SM. «Unethical trials de los países del tercer mundo, en esta materia, se
of interventions to reduce perinatal transmission of debía a que «esta industria es más poderosa que
the human immunodeficiency virus in developing los ministros» Cfr. Gilson, M, Gilson, S. «A different
countries». N Engl J Med 337, (1997), 853-6; y Angell, drugs scandal». Lancet october 21, (1989), 970.
572 Cuad. Bioét. XIX, 2008/3ª