Biblioteca peruana
584 pages
Español

Biblioteca peruana

-

Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres

Description

.>!>-'.''.;
Ji. ^
niliMOTKCA
PERUANA
l'oK
MARIANO FELIPE PAZ SOLDÁN
l'rt'oiilfut»' «iii»rt'a<-ioii T<-nritori»l lio <>tir.«.-4 'iicnil Pültlican, luietiibm <;urrc!tpoiiaiil ileU RmiI SicioUil i. '\'- lliiiiiUiMt »irio il>
I en Méjico, fie la d« l>r{«ione!) pu KiliMlelIU y hononrío U
'!<• '!•• il<-Ki»i-ult«//( 1114111 II1.^
LIMA
IMI'KKXTA LIBEUAL, ADiMINlSTRADA POR M. FERNANDEZ
r\i,i,K I>K f\to\ i: \. irí.TA V'~'I,A í.\ntf:< N'" '-W' BIBLIOTECA PERUANA
I]S^TRODtCCIO]íí.
El inmenso ni'unero de obras, periódicos, folletos hojas suel-y
tas que se han publicado desde el descubrimiento de la impren-
ta hasta el dia, forma im verdadero piélaf/o; para recorrerlo es in-
dispensable un exacto derrotero, en el cual sa'encuentren to-
das las indicaciones necesarias para llegar al objeto que uno se
])ropone: de aquí tuvo su origen la Bibliografía que, si bien en sus
primeros años de existencia, apenas se redujo á la formación de ca-
tálogos, hoy dia ha adquirido tal desarrollo, que ocupa un lugar
preferente entre las ciencias que sirven como de faro para encon-
trar los elementos ó bases de todo trabajo intelectual ó mecáni-
anotaco; porque en la Bibliografía se cuanto se ha escrito sobre
cada ramo del saber humano, indicando el nombre del autor y
los datos indis]»ensables para juzgar de su mérito. Nadie puede
considerarse erudito én una materia si antes no ha consultado los
mas célebres escritores ...

Informations

Publié par
Nombre de lectures 55
Langue Español
Poids de l'ouvrage 43 Mo
.>!>-'.''.; Ji. ^ niliMOTKCA PERUANA l'oK MARIANO FELIPE PAZ SOLDÁN l'rt'oiilfut»' «iii»rt'a<-ioii T<-nritori»l tir.«.-4 'iicnil Pültlican, luietiibm <;urrc!tpoiiaiil ileU RmiI SicioUil I en Méjico, fie la d« l>r{«ione!) pu KiliMlelIU y hononrío U '!<• '!•• il<-Ki»i-ult«K f\to\ i: \. irí.TA V'~'I,A í.\ntf:< N'" '-W' BIBLIOTECA PERUANA I]S^TRODtCCIO]íí. El inmenso ni'unero de obras, periódicos, folletos hojas suel-y tas que se han publicado desde el descubrimiento de la impren- ta hasta el dia, forma im verdadero piélaf/o; para recorrerlo es in- dispensable un exacto derrotero, en el cual sa'encuentren to- das las indicaciones necesarias para llegar al objeto que uno se ])ropone: de aquí tuvo su origen la Bibliografía que, si bien en sus primeros años de existencia, apenas se redujo á la formación de ca- tálogos, hoy dia ha adquirido tal desarrollo, que ocupa un lugar preferente entre las ciencias que sirven como de faro para encon- trar los elementos ó bases de todo trabajo intelectual ó mecáni- anotaco; porque en la Bibliografía se cuanto se ha escrito sobre cada ramo del saber humano, indicando el nombre del autor y los datos indis]»ensables para juzgar de su mérito. Nadie puede considerarse erudito én una materia si antes no ha consultado los mas célebres escritores sobre ella. Cuando la bibliografía estaba por crearse, se perdia mucho tiempo soloen averiguar las obras }'que existían, aún asi pasaban desapercibidos autores de sobre- saliente mérito. La bibliografía ha llenado este vacio: el hombre estudioso que se propone escribir sobre cualquier materia puede recorrer la lista de lo escrito en pocos momentos fudlar fftiia li-y seff ra para llegar al fín de su trabajo. La Bibliografía es un seguro casi infalible medio dey cono- cer el estado político, social moral de una nación. Cuando im-y perji el despotismo ó reina la esclavitud, la prensa calla, apenasy deja conocer su existencia por una que otra obra, fruto de la adu- lación al que manda, ó por producciones del todo insignificantes; IV BIBLIOTECA PERUANA. si anarquia, las no se presentar en ho-reina la prensas bastan para jas diarias ó en folletos la prueba del desenfreno de las pasiones; no se encuentra sino por casualidad algo de útil digno de pa-y y posteridad. Por el contrario, orden lasar á la cuando triunfan el y libertad, la prensa ilustra con obras inmortales. La bibliografía sirve también de poderoso estímulo para el elprogreso intelectual de una nación. El filosofo, el historiador, jurista, militar, examina vé enpoeta, el el que una Bibliografía y ella el inventario de la inteligencia laboriosidad de sus compañe_y ros de profesión, desea, también inscribir su nombre en ese catá_ logo, que puede llamarse de la inmortalidad; porque, aunque de- saparezca el frágil barro de su cuerpo, su espíritu permanece vivo en sus obras en todos los lugares de la tierra en que se encuen-y altre una bibliografía; ¿quién no se siente movido estimuladoyy mediana,recorrer las páginas de una bibliografía? ¿quéh.ombre de inmorta-inteligencia no desea verse al lado de otros que se han dejando gloriosos é imperecederos recuerdos de su existen-zado cia ? Por esto las grandes naciones de Europa fomentan con redobla- Sud-América la tie-do afán la publicación de su bibliografía. En también las repúblicas Argentina, Chile l^olivia; ¿por quénen y en el Perú, mas rico en publicaciones que todas las secciones sud- americanas, no se ha emprendido igual trabajo? Por dos razones, 1^ porque esta obra demanda tiempo. ])aciencia muchos elemen-y 2^tos porque jamas costeará los crecidos gastos que ocasionany; de otrael acopio de materiales su impresión; el que la ejecutey capital. Ade-suerte debe contar con la seguridad de perder un bibliográfico ingratos desconsolado-mas el trabajo es de los mas y porque el mismo escritor tiene la convicción de queres, conoce y no podrá llenar cumplidamente propósito, ya por no ser huma-su hayanamente posible conocer la existencia de todo cuanto se idea exac-impreso, ya porque aún sabiéndolo, no puede darse una de ciertasta de las jtarticularidades tipográficas bibliográficasy encuentran; por úl-obras, sin tenerlas á la vista, algunas no sey y conocen todas estastimo, porque muy raras son bis personas que dificultades de trabajo.saben apreciar esta clasey iitaynh ¡ncwjmseSobreponiéndome á todo recordando ({ue iny impulsado solo ])or el patriotismo porsat est, acometo la empresa y PERUANA.BIBLIOTECA la consoladora esperanza de que mi trabajo .servirá de mucho á la juAentud, principia á brillar hacerse notar por ^5U ilustra-que y ción. Doy á mi obra el titulo de Bibüaleca. el de Biblíograjianoy Feruana. porque demandarla mucho tiempo aumentí^ria el volu-y men, ri pusiera una razón detallada de las distintas ediciones «le ciertas clases, con otras, indicaciones bibliográficas: por ahora li- mito mi trabajo á catalocjar ócuanto se ha impreso en el Perú acerca del Perú, dando breves noticias sobre ciertas obras notable por cualquier motivo. Los bibliógrafos no están de acuerdo en el sistema de dasitica- cion; unos creen que debe formarse el catálogo por ordenel de las ciencias artes, aun en esto hay divergencia de opiniones; otrosy y piensan que se debe seguir el orden alfabético según los títulos de las obras; algunos prefieren el nombre del autor, no pocos el dey los años en que se han impreso las obras. Por lo general >e hacen tres catálogos: el V^ extenso con todas las notas relativas á la obra: el '2P- o*? se destinan para referirse primero, jioi-y al ya sea ma- terias ó por el nombre de los autores ó por el título de la obra, según el plan que hayan adoptado. Mi primer trabajo de la Biblioteca Pe- 1^ruana lo hice poniendo como : principal, el titulo de los impre- sos, sean obras, periódicos, folletos ú hojas sueltas por orden alfa- bético 2^ por orden; de materias, consignando solo las primeras palabras de limpreso citando el número coriespondiente al catá-y 1"logo principal; o° el a]tellido de los autores; ¡¡fíi^s.i>or por di- vidiendo cada uno de éstos en sus respectivas materias. Peroprác- ticamente me he convencido de que es preferible formar primero el catálogo por materias, después los índices de estas por tirulosy y por apellidos de autores. A primera vista parece muy sencillo formar un catálogo por materias, una, vez designadas; sin embargo, pocos trabajos son mas dificiles en ciertos casos, sobre lo que están de acuerdo todos los bibliógrafos; omito citar ejen)}d(>s. á nd ii.i-;.y objeto 'lecirque en CMSO de duda he considerado la oln-a según las disiinias ma- terias á que puede pertenecer. La experiencia me ha enseñado que es mas con\v, > iiio- da la clasificación en los sÍ2:uiente> caiiítulos: . VI BIBLIOTECA PEIU'ANA. I Publicaciones periódicaH [I Americana.Bihliografia iii Viajes Geografía.if IV Historia. V Biografia. VI Ciencias. VII Jurisprudencia. VIII Leyes^ Decretos Reglamentos.y IX Causas célebres. X Hacienda^ Economía Política. XI Comercio., industria, artes y oficios. XII Instrucción p'áhlica. XIII Religión. XIV Política en general. XV Diplomacia política exterior.y XVI Política interior. XVII Cuestiones varias. XVIII Literatura bellas artes.y XIX Administración pública. XX Varios. Doy preferencia á las publicaciones periódicas, porque ellas ha- cen conocer de un modo palpable el progreso especial de una na- motivoción. Con este creo de nece.sidad dar algunos breves datos sobre la imprenta en el Perú.históricos No se sabe con seguridad qué año se estableció la primera imprenta en el Perú pero, á juzgar por ciertos datos, es de; que fué entre lósanos de 1582 á 158o, porque el tercer con-creer Limano que duró desde 1582 á 158o, ordenó en la sesión delcilio 2^Agosto de 1583 que, cumpliendo con lo dispuesto en el15 de concilio Limano, se tradujera al Quechua Aymará se impri-y y enmiese el catecismo de la doctrina cristiana. Si el concilio mandó de 1583 que se imprimiera el catecismo, es evidente queAgosto ya existia una imprenta bien organizada. cierto que ya habia imprenta en Lima, que un año des-Tan es publicó la « Doctrina cristiana, Catecismo breve Catecismopués se y las lenguasmayor: anotaciones ó escolios sobre la traducción en doctrina cristiana. Impre-Quechua Aymará: exposición de lay pri-por Antonio Ricardo de Turin,sa en la ciudad de los Reyes