El Comité Económico y Social apoya la eliminación de las fronteras fiscales

-

Documents
88 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

COMUNIDADES EUROPEAS El Comité Económico y Social apoya la eliminación de las fronteras fiscales Bruselas - julio de 1988 IVO COMITE ECONOMICO Y SOCIAL OBJETIVO 1992 El Comité Económico y Social apoya "La Eliminación de las Fronteras Fiscales" Bruselas - julio de 1988 SUMARIO página 1. Supresión de las fronteras fiscales 1 2. Dictamen sobre la "Comunicación global de la Comisión" 7 — Ponente: Sra. ROBINSON 3. Propuestas específicas relativas al IVA — Aproximación de los tipos del IVA 17 Ponente: Sr. BROICHER — Supresión de las fronteras fiscales 25 Ponente: Sr. BROICHER — Mecanismo de compensación del IVA 31 Ponente: Sr. DELLA CROCE — Procedimiento de convergencia de los tipos del IVA e impuestos especiales 39 Ponente: Sr. DELLA CROCE 4. Propuestas específicas relativas a los impuestos especiales — Los cigarrillos y otros tabacos manufacturados 45 Ponente: Sra. ROBINSON — Los aceites minerales 59 Ponente: Sr. BROICHER — Las bebidas alcohólicas y el alcohol contenido en otros productos 65 Ponente: Sr. DELLA CROCE SUPRESION DE LAS FRONTERAS FISCALES 8 dictámenes sobre la armonización de los impuestos indirectos El Comité Económico y Social se ha pronunciado por amplia mayoría a favor de la armonización de la estructura de los impuestos indirectos para el 1 de enero de 1993.

Sujets

Informations

Publié par
Nombre de visites sur la page 76
Langue Español
Signaler un problème

COMUNIDADES EUROPEAS
El Comité
Económico y Social
apoya
la eliminación de las
fronteras fiscales
Bruselas - julio de 1988
IVO
COMITE ECONOMICO Y SOCIAL OBJETIVO 1992
El Comité Económico y Social
apoya
"La Eliminación de las Fronteras Fiscales"
Bruselas - julio de 1988 SUMARIO
página
1. Supresión de las fronteras fiscales 1
2. Dictamen sobre la "Comunicación global de la Comisión" 7
— Ponente: Sra. ROBINSON
3. Propuestas específicas relativas al IVA
— Aproximación de los tipos del IVA 17
Ponente: Sr. BROICHER
— Supresión de las fronteras fiscales 25
Ponente: Sr. BROICHER
— Mecanismo de compensación del IVA 31
Ponente: Sr. DELLA CROCE
— Procedimiento de convergencia de los tipos del IVA
e impuestos especiales 39
Ponente: Sr. DELLA CROCE
4. Propuestas específicas relativas a los impuestos especiales
— Los cigarrillos y otros tabacos manufacturados 45
Ponente: Sra. ROBINSON
— Los aceites minerales 59
Ponente: Sr. BROICHER
— Las bebidas alcohólicas y
el alcohol contenido en otros productos 65
Ponente: Sr. DELLA CROCE SUPRESION DE LAS FRONTERAS FISCALES
8 dictámenes sobre la armonización de los impuestos indirectos
El Comité Económico y Social se ha pronunciado por amplia mayoría a favor de la
armonización de la estructura de los impuestos indirectos para el 1 de enero de 1993. La
aprobación de este "paquete" fiscal propuesto por la Comisión es el reflejo de la posición
mantenida por el Comité en la materia durante los diez últimos años. No obstante, esta
aprobación está acompañada por varias solicitudes de aclaración, sugerencias específicas
y apreciaciones de carácter técnico cuya importancia no podrá ser ignorada por las personas
encargadas de aplicar las decisiones tomadas por la Comunidad en un sector importante para
los ciudadanos y los agentes económicos europeos.
1. El Comité ha manifestado en numerosas ocasiones su voluntad de conseguir la plena
realización del mercado interior, así como la supresión de las fronteras fiscales. Ya en 1978,
en un documento informativo sobre la "armonización fiscal"11', el Comité puso de relieve
las ventajas de una armonización en la materia, señalando que se trataba de una oportunidad
única que no debía desaprovecharse. Efectivamente, esta armonización contribuirá sustan-
cialmente al establecimiento de un sistema fiscal adecuado y más soportable, que permita
garantizar una mayor protección de los intereses de los ciudadanos y de la administración
y evitar, a nivel de la política de las estructuras sociales, errores que podrían incitar a los contri­
buyentes reticentes a oponerse al pago del impuesto, precisamente por falta de transparencia.
Por razones financieras, tanto para la economía en general como para la administración,
y en interés de los ciudadanos, un sistema fiscal racional deberá permitir que la imposición
se reaiice con los menores gastos e intervenciones posibles, pero garantizando un sistema
equilibrado y equitativo.
Asimismo, en su Dictamen sobre ia "nena realización del mercado interior - Libro Blanco
de la Comisión" del 27 de noviembre de 1985(2), el Comité reiteró su apoyo a la Comisión
en su intento de conseguir la supresión final de los controles en las fronteras mediante la
reducción de las divergencias en materia de fiscalidad indirecta. En esta ocasión, el Comité
hizo hincapié en los problemas planteados por las actuales propuestas de la Comisión relativas
a la armonización de los impuestos indirectos.
En su Dictamen sobre la "Propuesta por la que se establece un statu quo en materia de
impuestos sobre el valor añadido y sobre consumos específicos" del 22 de mayo de 1986' ',
sobre "La integración financiera en la Comunidad" del 27 de noviembre de 198614' y sobre
"Los impuestos sobre el volumen de negocios en lo que se refiere a las pequeñas y medianas
empresas" del 28 de enero de 198715', el Comité destacó que la armonización de la imposición
indirecta debía considerarse como una etapa necesaria con vistas a ia realización de un verdadero
Mercado Común. La estructura de esta armonización que deberá prever largas fases de transición
y, en su caso, medidas de compensación, deberá orientarse hacia la aproximación progresiva
de las condiciones fiscales relacionadas con la integración financiera.
( 1 ) Ponente: Sr. FREDERSDORF (doc. CES 846/78. del 12 de julio de 1978).
(2): Sr. POETON - Coponente: Sr. ROUZIER (DO n.° C 344 de 31 de diciembre de 1985).
(3) Ponente: Sr. DELLA CROCE (doc. CES 500/86).
(4): Sr. DRAGO (doc. 970/87).
(5) Ponente: Sr. BROICHER (doc. CES 95/87). Pese a la existencia de estructuras fiscales muy diferentes y de concepciones distintas
de la fiscalidad, es preciso conseguir una neutralidad fiscal, la mayor posible para que los
movimientos de capitales puedan orientarse en función de elecciones económicas y no en
función de consideraciones fiscales.
En el ámbito de la imposición directa, el Comité considera oportuna una aproximación
de la incidencia de las cargas fiscales de las empresas, para que los costes de producción,
la localization de las inversiones y el rendimiento de los capitales no estén muy influidos por
el régimen fiscal de los países miembros. En lo que respecta a la fiscalidad, el Comité llama
la atención de la Comisión y del Consejo sobre los problemas del fraude fiscal internacional
y los "paraísos fiscales".
2. El 11 de septiembre de 1987, el Consejo decidió consultar al Comité Económico y Social
sobre la "Comunicación general de la Comisión relativa a ia plena realización del mercado
interior: aproximación de los tipos de gravamen y armonización de la estructura de los
impuestos indirectos" (doc. COM(87) 320 final) y sobre una serie de ocho propuestas de
reglamento y de directiva relativas a los tipos del IVA y de impuestos sob^t consumos
específicos.
— Respuesta de la Comisión al desafío de la piena realización del mercado interior.
3. Ya en enero de 1985, la Comisión decidió lanzar un programa detallado con vistas a
la supresión de las fronteras dentro de la Comunidad. A este respecto, debe quedar claro
que en su estado actual este "paquete de medidas" no está destinado a conseguir un sistema
fiscal ideal para la Comunidad, sino que constituye un proyecto para la eliminación gradual
de las fronteras fiscales. Con esta perspectiva, la Comisión ha tratado de encontrar soluciones
pragmáticas en lo que respecta a la aproximación y la estructura de los tipos del IVA, las
exenciones, el tipo cero y las exenciones correspondientes, derechos sobre consumos especí­
ficos, así como el efecto presupuestario global y el calendario para la realización.
— Apoyo del Comité a las propuestas de la Comisión.
4. El Comité apoya plenamente el objetivo de suprimir antes del 1 de enero de 1993 todas
las fronteras y todos los controles fronterizos, incluyendo aquéllos que actualmente se
efectúan para la recaudación de los impuestos indirectos (IVA e impuesto sobre consumos
espcíficos). El Comité se felicita de que la Comisión haya elegido un enfoque pragmático
en la materia.
No obstante, el Comité señala que puede resultar necesario adoptar alqunas medidas
transitorias para lograr el acuerdo de los Estados miembros, en particular exenciones en la
aplicación del tipo cero o de tipos más elevados en países con necesidades tributarias
especiales. Aunque existen argumentos para ampliar los plazos previstos, en líneas generales
sería deseable ajustarse al plazo de 1992. El Comité lamenta que la Comisión no haya dado ninguna respuesta a toda una serie
de problemas técnicos (control de la recaudación efectiva del IVA en los intercambios,
problemas presupuestarios, sociales, sistema de compensación etc.) que causan inquietud
respecto a los avances que podría traer consigo el proyecto de supresión de las fronteras
fiscales con relación a la situación actual, caracterizada por un respeto riguroso de la igualdad
de competencia en los intercambios comunitarios.
Resulta importante conseguir una buena acogida por parte de la opinión pública de las
propuestas relativas a la plena realización del mercado interior. Los líderes políticos de los
Estados miembros deben poner todo su empeño en subrayar las ventajas económicas que
se derivarán de la plena realización del mercado interior.
La convergencia fiscal no es una condición sine qua non de la integración europea, pero
debe considerarse como parte del proceso global por intentar conseguir la cohesión
económica y global y la unión monetaria y políticas.
— Propuestas específicas relativas al IVA.
5. En lo que respecta a la aproximación de los tipos del IVA (doc. C0M(87) 321 final/2),
el Comité considera que el margen previsto de 6 ó 5 puntos respecto a los suministros y
servicios dirigidos al consumidor final parece demasiado amplio.
Como quiera que, tras la supresión de las fronteras interiores, todos los bienes proce­
dentes de todos los Estados miembros podrán ser libremente adquiridos por cualquier consu­
midor final, las diferencias entre los diversos tipos podrían dar lugar a serias distorsiones de
ia competencia.
Hay que tener presente que el concepto de consumidor final no se refiere exclusiva­
mente a las personas privadas, sino también al sector público y otras organizaciones sin
derecho a deducciones de impuestos pagados, así como empresas que, en calidad de explo­
taciones pequeñas o en virtud de disposiciones explícitas, no tienen derecho a deducciones
de impuestos pagados.
Por consiguiente, se debería proceder a una disminución progresiva de los márgenes
previstos. Si todos los Estados miembros no pueden llegar inmediatamente a un acuerdo
sobre la reducción de los márgenes, la presente propuesta de la Comisión sólo podrá ser consi­
derada como una reglamentación transitoria.
6. En cuanto a la supresión de las fronteras fiscales (doc. COM( 87) 322 final/2), el Comité
señala que, junto a las adaptaciones puramente formales, la propuesta de la Comisión
introduce nuevas reglamentaciones que tienen una determinada incidencia material, y que
afecten especialmente a aquellas disposiciones que, una vez se hayan suprimido las fronteras
fiscales interiores, dejarán de ser aplicables en la práctica, o cuyo mantenimiento podría tener
consecuencias desfavorables. Entre estas disposiciones, las relativas a la imposición de las
operaciones de crédito revisten especial importancia. 7. El establecimiento de un mecanismo de compensación del IVA para las ventas intra­
comunitárias (doc. COM(87) 323 final/2) no constituye una propuesta de directiva sino más
bien un documento de trabajo que el Comité ha calificado de confuso y complejo.
La terminología utilizada por la Comisión, "eliminación de las fronteras fiscales", puede
ciertamente despertar un gran interés y mucho entusiasmo. Sin embargo, es necesario ser
conscientes de las dificultades y los límites a que nos enfrentamos y por lo tanto evitar
ilusiones demasiado fáciles. Dado que Europa está todavía lejos de constituir una entidad
política única, el mercado único europeo debe tener en cuenta la autonomía y las prerroga­
tivas de los diversos Estados miembros. Entre estas prerrogativas una de las más importantes
es la de imponer y recaudar impuestos.
Por otra parte, no se puede olvidar que todo sistema de percepción de impuestos sobre
la cifra de negocios plantea problemas complejos de control. Estos controles son fundamen­
tales para asegurar una competencia justa e igual.
A pesar de ello, los Estados miembros han aceptado constituir el mercado único
europeo. por eso interesa a todos que dicha tarea se lleve a cabo garantizando la libre compe­
tencia y reduciendo las obligaciones burocráticas de todos los agentes comerciales.
Dado que la eliminación de las fronteras fiscales y ia exacción del IVA en el interior
de la Comunidad como si fuese un único país están previstas para 1992, la definición de
un mecanismo de compensación podría parecer una tarea no urgente.
No obstante, conviene señalar que es necesario precisar desde ahora el sistema de
compensación, bien porque es parte relevante del proyecto general, o bien porque es
necesario dar garantías precisas a los Estados miembros de que el nuevo sistema no compro­
meterá ios ingresos fiscales del IVA recaudado por los productos importados y de que el IVA
seguirá siendo un impuesto sobre el consumo final.
8. Tratándose del procedimiento de convergencia de los tipos del IVA e impuestos
especiases (doc. COM(87) 324 final/3), el Comité considera que, dado que en 1992 todos
los Estados miembros deberán tener dos tipos de IVA con niveles variables entre unos límites
precisos y deberán fijar impuestos especiales únicos, no parece oportuno limitarse a
establecer la obligación de no ampliar las divergencias actuales y a "permitir" una aproxi­
mación a los tipos impositivos previstos para 1992.
De hecho, teniendo en cuenta las dificultades tradicionales que encuentran los Estados
a la hora de modificar sus regímenes fiscales, se corre el riesgo de llegar a 1992 con una
situación sensiblemente parecida a la actual. Ello pondría gravemente en peligro la armoni­
zación, pues la única solución sería realizar una operación compleja y costosa. Parece más
oportuno proponer una directiva que establezca para todos los Estados miembros la
obligación de aproximarse gradualmente al objetivo final.