Estereotipos y roles sociales de la mujer en el cine deportivo

-

Español
23 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Colecciones : Teoría de la Educación en la Sociedad de la Información, 2011, Vol. 12, n. 2
Fecha de publicación : 22-jul-2011
Este documento profundiza en el rol y cualidades asociadas a la mujer en el cine deportivo de la primera década del siglo XXI, objeto de estudio poco habitual en el segmento de la investigación cinematográfica. Para ello, se determinó una muestra compuesta por 74 películas, seleccionadas a través de un muestreo no probabilístico por cuotas y mediante un diseño de investigación de tipo descriptivo, siendo el análisis de contenido el instrumento elegido para llevarlo a cabo. Los resultados arrojaron que se reflejaba con fidelidad el modelo imperante en la actualidad, así como el canon moderno que se atribuye al sexo femenino, lo cual debería cuestionar el peso que supone la industria cinematográfica como instrumento de normalización en el tratamiento de la mujer.This paper explores the role and qualities associated to women in sports movies of the first decade of the 21st century and it represents an unusual study in the segment of film research. To do this, we investigated a sample of 74 films, selected through a non-probability quota sampling and research design using a descriptive, content analysis as an instrument to carry it out. The results showed that the prevailing model of our society is faithfully reflected, and the same happens to the modern canon attributed to females, which should question the importance of the film industry as a means of correction in the treatment of women.

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 22 juillet 2011
Nombre de lectures 9
Langue Español
Signaler un problème






TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103







ESTEREOTIPOS Y ROLES SOCIALES DE LA MUJER EN EL CINE DE
GÉNERO DEPORTIVO.


Resumen: Este documento profundiza en el rol y cualidades asociadas a la mujer en el
cine deportivo de la primera década del siglo XXI, objeto de estudio poco habitual en el
segmento de la investigación cinematográfica. Para ello, se determinó una muestra
compuesta por 74 películas, seleccionadas a través de un muestreo no probabilístico por
cuotas y mediante un diseño de investigación de tipo descriptivo, siendo el análisis de
contenido el instrumento elegido para llevarlo a cabo. Los resultados arrojaron que se
reflejaba con fidelidad el modelo imperante en la actualidad, así como el canon
moderno que se atribuye al sexo femenino, lo cual debería cuestionar el peso que
supone la industria cinematográfica como instrumento de normalización en el
tratamiento de la mujer.



Palabras clave: Deporte; cine; mujeres; roles de género.

















Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 82







TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103







STEREOTYPES AND SOCIAL ROLE OF WOMEN IN SPORTS GENDER
FILMS.

Abstract: This paper explores the role and qualities associated to women in sports
stmovies of the first decade of the 21 century and it represents an unusual study in the
segment of film research. To do this, we investigated a sample of 74 films, selected
through a non-probability quota sampling and research design using a descriptive,
content analysis as an instrument to carry it out. The results showed that the prevailing
model of our society is faithfully reflected, and the same happens to the modern canon
attributed to females, which should question the importance of the film industry as a
means of correction in the treatment of women.



Keywords: Sports; cinema; women; sex roles.














Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 83








TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103



ESTEREOTIPOS Y ROLES SOCIALES DE LA MUJER EN EL CINE DE
GÉNERO DEPORTIVO
Fecha de recepción: 15/04/2011; fecha de aceptación: 29/06/2011; fecha de publicación: 27/06/2011

Dr. Gonzalo Ramírez Macías
grm@us.es
Departamento de Educación Física y Deporte
Universidad de Sevilla

Dr. Joaquín Piedra de la Cuadra
jpiedra@us.es
Departamento de Educación Física y Deporte
Universidad de Sevilla

Dr. Francis Ries
fries@us.es
Departamento de Educación Física y Deporte
Universidad de Sevilla

Augusto R. Rodríguez Sánchez
rembrandt@us.es
Universidad de Sevilla

1.- INTRODUCCIÓN.

Los medios de comunicación son, en el más amplio sentido de la palabra, una
parte importante de la sociedad de la información. Como afirma Loscertales (2007)
nunca hasta este momento se había disfrutado de tal cantidad y calidad de medios
(prensa, radio, televisión, Internet, etc.) e instrumentos tecnológicos, que nos acercan a
cualquier lugar del planeta, nos informan, nos instruyen y nos entretienen. En definitiva,
el gran desarrollo de los medios de comunicación, ha provocado que éstos hayan
cobrado gran importancia en la socialización de las personas dentro de nuestra cultura
global (Bandura, 1986).

En relación a la mujer, ya desde los inicios de los movimientos feministas en la
segunda mitad del siglo XX, se vienen desarrollando en la comunidad científica
estudios que abordan la problemática del tratamiento de la mujer en los medios de


Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 84







TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103



comunicación. Como afirman Blanco y Naranjo (2008) estos medios son elementos
conformadores de la realidad social y tienen gran responsabilidad en la proyección de la
imagen de la mujer.

Los estereotipos de género en los medios ha sido una de las áreas más
estudiadas, demostrándose que la mujer continua siendo vista en la sociedad occidental
de un modo estereotipadamente negativo, retratando una imagen irreal de la misma
(Bishop, 2003; King, 2007; Rowe, 2004; Blanco y Naranjo, 2008).

Los mecanismos que suelen utilizarse en los medios de comunicación para
incidir en esta visión estereotipada son variados, según Contreras (2007) dentro de éstos
destacan: la trivialización de temas femeninos, la eliminación de éxitos que son
reemplazados por detalles de la apariencia personal (indumentaria, maquillaje, etc.), la
transformación de la mujer en un objeto sexual, la reducción del espacio vital femenino
circunscribiéndolo a la familia y la presentación de la mujer como un ser débil que es
víctima de violencia.

En relación a esta visión estereotipada de la mujer, tiene especial interés el
ámbito de la belleza femenina, en el que se le perpetúa como un individuo escultural,
muy delgado, con pocas caderas y extremadamente atractivo, características que sólo
corresponden con el 5% de la población total de mujeres adultas (Neuendorf, Gore,
Dalessandro, Janstova y Snyder-Suhy, 2010). Por todo ello, en relación al discurso
patriarcal y tal como afirma Contreras (2007), los medios respaldan las estructuras
sociales dominantes, las reproducen y mantienen, participando en el proceso de
formación social.

Según Loscertales (2007), los medios de comunicación más importantes son
aquellos en los que prima lo icónico (imágenes, luces, colores, etc.) todo ello
combinado con lo verbal, pero sin ceder a la palabra más que el espacio mínimo
imprescindible. En este gran grupo de medios audiovisuales se halla en primer lugar la
televisión junto a sus productos de ficción fundamentales, concretamente el cine y, con
él, las series televisadas. Después estarían Internet, los móviles y los videojuegos.

Así pues, el cine aparece como un elemento importante del ocio colectivo, que al
igual que otros medios audiovisuales ha proliferado en los últimos decenios gracias a las
Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). Al respecto hay que destacar,
como afirma Stromquist (2009), que las TICs configuran densas y veloces formas de


Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 85








TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103



transmisión de ideas que no se hallan libres de valores sino que tienen efectos sobre la
sociedad y éstos, en relación a la mujer, son generalmente adversos.

En la actualidad se puede consumir cine en formatos muy variados: televisión
portátil, ordenador portátil, Televisión Digital Terrestre (que ha aumentado sobremanera
el número de canales televisivos), videoclubes digitales, Internet (incluyendo los
portales de descargas cinematográficas), salas de cine, etc. Todo ello ha aumentado no
sólo la producción de películas sino el consumo de éstas como producto de ocio.

Por tanto, es posible afirmar que, en la sociedad de la información en la que
vivimos, todo aquello que se produce en el cine se exporta, mucho más que hace 50
años, al resto del mundo; por ello, las grandes productoras cinematográficas tienen su
papel en la construcción de la sociedad. Los roles que hombres y mujeres desempeñan
en sus historias son observados y en muchos casos asumidos como normal por los
espectadores. En este punto es preciso subrayar la opinión de Guarinos (2007), autora
que afirma que de todos los medios de comunicación el cine es sin duda el pionero en la
absorción y proyección de elementos para la realimentación de la sociedad de la que
procede y a la que sirve. Por tanto, es pionero en la reproducción y transmisión del
discurso patriarcal que asigna determinados estereotipos y roles a la mujer.

Dentro de los diferentes géneros cinematográficos, en relación a dichos
estereotipos y roles, tienen un interés especial las películas de género deportivo,
entendiendo a éste como aquel en el que el argumento gira en torno a una o varias
actividades deportivas. La afirmación anterior se sustenta en el hecho de que el deporte
es una realidad social especialmente proclive al discurso patriarcal dentro de los medios
de comunicación, como demuestran varios estudios precedentes (González, 2005;
López, 2005; Guarinos, 2007; Ramírez, en prensa).

En base a la argumentación expuesta, se planteó realizar este estudio cuya
finalidad es investigar los personajes femeninos de las películas de género deportivo de
la primera década del siglo XXI, valorando si reproducen los estereotipos y roles
sociales que se imponen en la sociedad occidental con respecto al género femenino.

En la definición hecha sobre la finalidad del estudio, es preciso concretar dos
elementos esenciales de la misma. En primer lugar el concepto de estereotipo, entendido
como “una imagen convencional, acuñada, un prejuicio o creencia popular sobre grupos
de gente; que los categoriza según su aspecto, conducta o costumbres” (Correa, Guzmán


Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 86







TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103



y Aguaded, 2000). En segundo lugar el concepto de estereotipo sexista, definido como
el sistemas de creencias acerca de los grupos de hombres y mujeres en general o sobre
las características de masculinidad y feminidad por ellos desarrolladas (Barberá, 2004).

2.- REVISIÓN DE LA LITERATURA.

La introducción de la mujer y otras minorías en el cine moderno del pasado
siglo, es un indicativo del impacto tanto de los derechos civiles como de los
movimientos feministas. Según Pearson, Curtis, Haney y Zhang (2003), en el ámbito
norteamericano, la ley Title IX de prohibición de discriminaciones en función del sexo
en instituciones que perciban ayuda estatal, ha conducido un incremento en películas
deportivas con protagonistas femeninos. Sin embargo, las películas de Hollywood sobre
deporte generalmente se centran en el cuerpo masculino (Cook, 1982 citado por
Guttman, 1996).

La década de los 60 ha producido grandes adelantos en la igualdad de mujeres y
hombres, así como una mayor representación femenina en el deporte. La conciencia
social y la democratización prominente en la década de los 70, ha destacado en sátiras y
exposiciones, así como películas que retratan prácticas antiheróicas y no éticas en el
deporte (Pearson et al., 2003).

Como afirma Kuhn (1982, citado por Duncan y Hasbrook, 2002), las películas
tienen con frecuencia una función de represión de la feminidad en las sociedades
patriarcales. Según Neuendorf et al. (2010) y Huggins (2007) se pueden clasificar en
tres los principales roles desempeñados por las mujeres en las tramas cinéfilas. Por un
lado el de “heroína subversiva”, entendiéndose por aquella mujer fuerte y valiente que
transgrede los cánones femeninos y de la sociedad y que suele ser sexualmente activa.
Por otro lado la mujer “villana o femme fatal”, sería aquella mujer fuerte, en ocasiones
manipuladora y corruptora, que puede tener a su mando a un hombre y que es activa
sexualmente. Por último la denominada por Clemente (2007) “Cenicienta”, que sería la
mujer bondadosa y tierna, que cuida de los demás y que normalmente necesita la ayuda
de su amado, suele ser pasiva y “pura” sexualmente. Sin embargo, estas características
de autonomía que tienen alguno de estos roles, no la sitúan como tal, sino adjunta al
protagonista.

Siguiendo a Gilpatric (2010) y Guttman (1996) los estereotipos asignados a
hombres y mujeres en el cine son, para los primeros: dominantes, agresivos,


Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 87








TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103



competitivos, hipermusculados, independientes, ambiciosos, decididos y aventurados;
para las segundas: afectivas, sumisas, emocionales, simpáticas, gentiles y
comunicativas.

También la imagen corporal juega un papel importante en la construcción del yo
de las personas (Garrett, 2004), sobre todo en el caso de las mujeres. Por ello, la imagen
no realista del cuerpo femenino que se ofrece en las películas puede llevar a algunas
mujeres desviaciones en su identidad e incluso a enfermedades como la anorexia o la
bulimia.

En su análisis de género dentro de las películas deportivas del cine americano,
Baker (2006) afirma que las mujeres, salvo en contadas ocasiones, son representadas
con papeles de débiles animadoras y jugadoras de deportes de equipo. En la mayoría de
las películas en la que la mujer practica un deporte trasgrediendo los cánones
heteronormativos de la sociedad patriarcal, el final de la historia se presenta cuando ésta
abandona la carrera deportiva y se casa con el amado, volviendo así, al lógico equilibrio
patriarcal de la sociedad americana. En muchas de estas películas se muestra el miedo
de las mujeres deportistas de ser vistas como mujeres masculinizadas, miedo que se
produce por la no aceptación en la cultura occidental de diferentes rasgos que se aparten
del binomio clásico masculino-femenino.

En los últimos años han sido rodadas diversas películas deportivas cuya trama
central la desarrolla un personaje femenino (Boyle, Millington y Vertinsky, 2006;
Caudwell, 2008). Sobre una de ellas (Girlfight, 2000), la investigadora británica
Caudwell (2008) afirma que la actividad y el cuerpo físico de la protagonista pueden ser
leídos como transgresivos. Como afirman Pearson et al. (2003), las condiciones sociales
existentes a finales del siglo XX y principios del siglo XXI tienen su impacto sobre la
sociedad occidental y en su representación en el cine, especialmente en el cine
deportivo. Dichas películas producen un cierto tipo de imágenes e historias de las
mujeres. Estas representaciones definen pocas posibilidades de feminidad de la mujer e
incluyen una versión particular de la sexualidad femenina (Caudwell, 2008).

Históricamente, el deporte ha sido una práctica excluyente en una doble
vertiente, por un lado era propio de la elite social y, por otro lado, era practicado
exclusivamente por hombres (Salvador, 2004). Por tanto, es posible afirmar que el
deporte ha sido y es origen de estereotipos sexistas hacia las mujeres.


Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 88







TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103



En la actualidad, afortunadamente, se ha logrado que las mujeres tomen parte,
sin ser consideradas varoniles, en los deportes típicamente masculinos tales como el
boxeo, la lucha el fútbol, el triatlón, etc. Los niveles de práctica deportiva femenina han
subido en gran medida en las últimas décadas llegando a niveles casi parejos al de los
hombres, e incluso superándolos en algunos casos. Sin embargo, en el deporte de ocio,
los intereses de mujeres y hombres se mueven en direcciones diferentes. Las mujeres
tienen motivos más relacionados con la salud y la estética, mientras que los hombres lo
hacen más por diversión y competitividad (Pfister, 2010). Además, también es de
resaltar que mientras que las mujeres toman parte en deportes masculinos, no sucede lo
mismo con la participación de los hombres en los deportes más femeninos.

De igual modo, también se ha producido un aumento general en el número de
programas, películas y retrasmisiones que contienen imágenes estéticamente agradables
dirigidas a un público femenino. Tanto para los medios de comunicación como para los
consumidores masculinos del deporte, las atletas femeninas que irradian un aura de
erotismo en los deportes masculinos parecen tener una atracción especial. Por ello, hoy
se considera a las mujeres futbolistas particularmente atractivas e incluso sexys (Pfister,
2010). La objetivización y erotización del cuerpo femenino con finalidades comerciales
es muy clara en el deporte (Messner, 2002). Muchas atletas transforman sus
indumentarias convirtiéndolas en puros objetos del deseo y mostrando así un mensaje
ambiguo, las deportistas son mujeres sensuales (Hargreaves, 1994).

Según Messner (2002), las mujeres deportistas sufren cuatro formas de
discriminación por los medios de comunicación que pueden ser aplicadas al cine de
género deportivo:

 Silence, no existe presencia, o muy poca, de mujeres en este tipo de películas.
 Humorous Sexualization, se muestran prácticas y actividades no serias del
deporte femenino para darle un cariz no serio y una sexualización del cuerpo
femenino.
 Backlash against women’s sports, resaltando con posturas misóginas y
homofóbicas aspectos o actuaciones de la mujer de manera negativa.
 Selective incorporation of standout women athletes, utilizar los personajes
femeninos para intereses políticos o sociales.

Por todo ello, podemos concluir que las mujeres, dentro del deporte, tienen que
equilibrar sus habilidades deportivas con feminidad para poder ser aceptadas (Huggins,


Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 89








TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103



2007), si no rápidamente son calificadas como poco femeninas, ya que se alejan de su
estereotipo y se acercan a los masculinos. El legado histórico junto con las férreas
asunciones actuales de “sentido común” se traducen en la institucionalización de
normas, prioridades y prácticas específicas para cada género (Scraton, 1992). Dichas
prácticas y normas de género en el deporte, siguiendo a Schneider (2000), a Blández,
Fernández y Sierra (2007) y a Crawford y Unger (2004), son para la mujer: ritmo,
expresión, elasticidad, flexibilidad, belleza.

3.- MÉTODO

Siguiendo el criterio “manipulación de variables y objetivos de investigación”
definido por Bisquerra (1989), esta investigación pertenece a las de tipo descriptivo, ya
que no manipula ninguna variable sólo se dedica a describir fenómenos propios de la
sociedad actual.

La población de esta investigación queda conformada por las películas de
temática deportiva filmadas entre los años 2000 y 2009, entendiendo esta temática como
aquella en el que el argumento gira en torno a una o varias actividades deportivas;
debido a la gran cantidad de películas que cumplían estos criterios fue necesario la
selección de una muestra, entendiéndola como un subconjunto representativo de la
población original. La selección de la muestra se realiza en mayor parte de entre
aquellas películas que por su gran distribución y difusión en Europa y Estados Unidos
son de fácil acceso, dejando fuera de la muestra a un buen número de largometrajes de
origen asiático, latinoamericano o africano de escasa comercialización y repercusión en
la sociedad occidental en la que nos encontramos.

La muestra queda finalmente conformada por 74 películas, las cuales son
seleccionadas por el método de muestreo no probabilístico por cuotas (Bogdan, 2007).
En este método se fija una cuota, que consiste en un número de sujetos que reúnen unas
determinadas características, en el caso de esta investigación 74 películas que cumplen
la condición de que su argumento gira en torno a una o varias actividades deportivas.

Se toma como referencia para la selección de la muestra los rankings de Box
10 11 12Office Mojo , de FilmAffinity y de IMDb (Internet Movie Database) . El primero es
un sitio web que brinda información sobre cine; comienza en 1998 y actualmente recibe
más de un millón de visitantes mensuales. El segundo es un sitio web creado en 2002,
done se evalúan, comentan y recomiendan películas cinematográficas, con una extensa


Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 90







TESI, 12 (2), 2011, pp 82-103



base de datos donde se encuentra la ficha completa (técnica y artística) de una gran
cantidad de éstas, llegando en la actualidad a más de 40.000. Por último IMDb,
inaugurada en 1990, es una base de datos en línea de información relacionada con
películas, directores, productores, y actores y actrices que contiene una exhaustiva lista
de películas, siendo el portal cinematográfico de referencia a nivel mundial.

Siguiendo a Bardin (1986), Krippendorff (1990) y Neuendorf (2002), el diseño
de investigación queda definido en tres fases:

Preanálisis: A partir de una revisión bibliográfica en profundidad sobre estudios
precedentes, se determina que la técnica de investigación que mejor se adapta a este
estudio es el Análisis de Contenido, con objeto de obtener de forma metódica los
datos contenidos en las fuentes que son de relevancia para esta investigación. Todo
contenido de un texto o imagen puede ser interpretado de forma directa y manifiesta,
o de una forma soterrada en su sentido latente e indirecto (que se sirve del manifiesto
para expresar un sentido oculto).

Como afirma Neuendorf (2002), el Análisis de Contenido se utiliza para
descodificar mensajes manifiestos y ocultos plasmados en diferentes tipos de medios:
prensa, radio, televisión, películas…, pudiendo analizar diferentes tipos de signos:
verbales y no verbales, icónicos-sonoros o icónicos-visuales.

En segundo lugar, se procede a definir las categorías descriptoras del objeto de
investigación, a partir de dicho objeto y de las propuestas realizadas en estudios
precedentes por Huggins (2007), Gilpatric (2010), Baker (2006), Pearson et al.
(2003) y Caudwell (2008). Para esta definición se tuvieron presentes los modelos de
desarrollo de categorías inductivas y deductivas de Mayring (2000). La formación
del sistema categorial es la fase más significativa del Análisis de Contenido, ya que
refleja directamente el propósito del investigador y la teoría subyacente que organiza
el estudio.

En tercer lugar, la propuesta metodológica fue consultada a tres expertos, con
objeto de que fuera valorada y corregida. A partir de las aportaciones de dichos
expertos, el sistema de categorías descriptoras fue redefinido con mayor precisión.

En cuarto lugar, los investigadores se sometieron a un proceso de preparación
como codificadores, conformado por dos fases:


Gonzalo Ramírez Macías, Joaquín Piedra de la Cuadra, Francis Ries
y Augusto R. Rodríguez Sánchez 91