La formación del futuro y los formadores. N° 1/1991
88 pages
Español
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

La formación del futuro y los formadores. N° 1/1991

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
88 pages
Español

Description

ISSN 0258-7483 N° 1/1991 La formación del filturo y los formadores Formación Profesional Publicación regular Esta publicación se edita CEDEFOP del Centro Europeo dos veces al año en español, Centro Europeo para el Desarrollo de la para el Desarrollo danés, alemán, griego, de la Formación inglés, francés, italiano, Formación Profesional Profesional neerlandés y portugués Edificio Jean Monnet Bundesallee 22, D-W-1000 Berlin 15 Tel.

Sujets

Informations

Publié par
Nombre de lectures 44
Langue Español
Poids de l'ouvrage 4 Mo

Exrait

ISSN 0258-7483
N° 1/1991
La formación
del filturo
y los formadores Formación Profesional
Publicación regular Esta publicación se edita CEDEFOP
del Centro Europeo dos veces al año en español, Centro Europeo para
el Desarrollo de la para el Desarrollo danés, alemán, griego,
de la Formación inglés, francés, italiano, Formación Profesional
Profesional neerlandés y portugués Edificio Jean Monnet
Bundesallee 22, D-W-1000 Berlin 15
Tel.: (30)884120
Télex: 184163eucen d
Telefax: (30)88412222
Publicado bajo la N° 1/1991: La formación del futuro y los formadores
responsabilidad de:
Ernst Piehl, director
Corrado Politi, director adjunto Sumario página
Enrique Retuerto de la Torre,
director adjunto Queridoslectores1
Elpersonaldeformación, base del éxito
HelmutBrumhard2Comité editor:
Cualificacióndelosformadores: un debate esencial en el marco del diálogosocialContenido
Georges Dupont JoãoProença6y
estructura El mercado de trabajo de los formadores
Pol Debaty9
Producción El Reino Unido fija nuevos niveles y cualificaciones para formadores Bernd Möhlmann
técnica Alistair Graham 13 Barbara de Souza
coordinación
Elcambioenlosrecursos humanos y el cambio en las cualificacionesdelprofesional
delosrecursoshumanos
Servicio de traducciones:
ChristopherHendryy Andrew Pettigrew17
Alison Clark
Fundamentosdeldesarrollo de las «cualificaciones clave»
DetlevLiepmann23
Maquetación y diseño:
Formaciónmultimedial: las competencias de los formadores
Agencia publicitaria D.Leclercq28
Zühlke Scholz & Partner S.L. Berlin
Concepcionesyrealizaciones de una nueva pedagogía global de la empresa
yladirección
Los textos originales se recibieron TheoHülshoff33
antes del 14.2.1991
Laformacióncontinua de los formadores en el Instituto Federal de Formación
Profesional
El Centro fue creado por Reinhard Selka 38
decisión del Consejo de Laformacióncontinua de los formadores y encargados de la formacióncontinua
Ministros de la CE JoachimMünch42
(reglamento n° 337/75)
Laformacióndelosformadores: una lógica de integración
AnnedeBlignières­Légeraud y Evelyne Deret 46
Las ideas expresadas por los Losformadoresenunentornodecambio:elcasodeEurotecnet
redactores no reflejan
DominiqueDanau52
necesariamente la opinión
Un método para el análisis denecesidadesdeformación de formadores del Centro Europeo para
Rosa María González Tirados58el Desarrollo de la
Formación Profesional La formación práctica en las empresascomopartede la formación en alternancia
en Dinamarca
Reproducción autorizada, excepto para
Birthe Hedegaard, Birgitte Elle y John HoumanSørensen 62
fines comerciales, con indicación de la
fuente bibliográfica
Fuentes de información
Número de catálogo: CEDEFOP 68
HX-AA-91-001-ES-C Β:FOREM/VDAB/CIDOC/ICODOC72
DK:SEL(StatensErhvervspædagogiske Læreruddannelse) 73
ISSN 0258-7483 D:BIBB(Bundesinstitut für Berufsbildung)74
GR: Παιδαγωγικό Ινστιτούτο (Instituto Pedagógico) 76
impreso en la República Federal de E: INEM (Instituto Nacional de Empleo)7
Alemania, 1991 F: Centre INFFO 78
IRL: FAS (An Foras Áiseanna Saothair - The Training and
Employment Authority)9
NL: CIBB (Centrum innovatie beroepsonderwijs bedrijfsleven) 80
P: SICT (Serviço de Informação Cientifica e Tecnica)2
UK: BACIE (British Association for Commercial and Industrial Education) 83 empresas, los individuos y el sector manente, en el marco de la formación
público a este respecto: objetivos de for­lß& continua.
mación que se persiguen (en función de ffP
nuevas necesidades), nuevos contenidos, La oferta de formación de formadores es ¿φ H/n organización de la formación, métodos y muy variada: n muy breve y
medios utilizados. puntual o formación de media o larga Qr*
duración, a veces bastante alejada del
mundo del trabajo. El desarrollo de las Sin embargo, la cuestión de la cualifica­
vías de perfeccionamiento «pedagógico» El abanico de cualificaciones generales y ción de los formadores debe analizarse
y «técnico» no siempre se realiza de modo profesionales debe incluir en la actuali­ también desde la óptica del funciona­
coherente e integrado para todos los for­dad una aptitud específica para afrontar miento del mercado de trabajo respecto a
madores. y gestionar el cambio. este grupo profesional. ¿Se trata simple­
mente de «profesionalización»? No hay
El formador, tanto en la formación inicial no consenso pleno, desde luego, en esta Estos enfoques diferenciados en la forma­
como en la formación continua, es espe­ materia, y el debate sigue abierto: nos ción de los formadores entrañan conse­
cialmente sensible a esta nueva flexibili­ encontramos con diferentes opiniones cuencias diferentes tanto para la calidad
dad de los sistemas de formación. Esto que corresponden a lógicas distintas. de la formación como para el mercado de
significa que su perfil profesional con­ Entre otras, la de la economía, que pre­ trabajo de los formadores. Y no hay que
cede y concederá una relevancia primor­ cisa calidad en la formación, pero choca olvidar que éstos se enfrentan a menudo
dial, además de a los saberes específicos, con inconvenientes de costes y de produc­ con el problema de la precariedad del
al «saber hacer», al «saber ser», al saber tividad; y la de los propios formadores, empleo.
evolucionar y al saber cambiar. que asocian obviamente su cualificación
a la evolución de su carrera (movilidad En el momento en que Europa apuesta
Cuando se habla de cualificaciones profe­ interna y externa). por la cualificación de los recursos huma­
sionales específicas del formador, hay nos y, en consecuencia, por la calidad de
que responder a numerosas preguntas: la formación, la cuestión de la formación El debate sobre la «profesionalidad» de
de los formadores ocupa un lugar impor­los formadores tiene hoy especial impor­
• ¿A quién nos referimos cuando habla­ tante en los debates sobre las estrategias tancia porque los cambios de comporta­
mos de formador? de desarrollo de los recursos humanos y miento, sobre todo de las empresas, impli­
en las iniciativas nacionales y comunita­can nuevas estrategias de formación ape­
• ¿Qué nuevas exigencias se asocian a rias. Un testimonio de ello son diversos nas formalizadas y desde luego sin insti­
las nuevas funciones que han de desem­ programas de la Comisión de las Comuni­tucionalizar, que requieren tareas de
peñar los formadores en el marco de los dades Europeas, así como las iniciativas supervisión dentro de la empresa. Si este
distintos objetivos y estructuras de la for­ de cooperación nacional e internacional movimiento se consolida, el peso relativo
mación? que proliferan en toda Europa. En la pre­del personal de supervisión irá en
sente publicación, de acuerdo con la aumento; sus perfiles y cualificaciones en
• ¿Cuáles son los factores de bloqueo Task­Force «recursos humanos, educa­formación no serán ciertamente de la
que dificultan el desarrollo de estas com­ ción, formación y juventud» de la Comi­misma naturaleza y amplitud que los de
petencias? sión de las Comunidades Europeas, pre­profesionales de la formación, pero esta
sentamos algunos ejemplos de estas ini­función de supervisión exige también
• ¿Qué relación existe entre la «oferta» ciativas en el marco de los programas determinadas competencias en for­
de formación de los formadores (escuelas, comunitarios Eurotecnet y PETRA. mación.
empresas, centros de formación privados
y públicos) y la «demanda» (poderes
Esperamos que el enfoque de esta proble­Respecto a la oferta, ¿qué tipo de respues­, empresas, sindicatos, profeso­
mática desde distintos ángulos pueda tas habrá que dar a este conjunto de cues­res y los propios formadores)?
aportar ideas fecundas para el desarrollo tiones complejas, concretamente en
de la formación de los formadores en materia de formación continua de los for­Una cuestión previa para comprender la
Europa. madores, que parece revelarse como el evolución de la función y del perfil de los
instrumento privilegiado de su cualifi­formadores es saber qué diferencia existe
cación? entre el concepto de «pedagogía» en la
formación profesional y, sobre todo, en la
Un «formador» es, ante todo, un especia­n de adultos, y las prácticas
lista de una materia a quien se solicita que pedagógicas tradicionalmente ligadas a la
«transmita» sus conocimientos a otros. educación. ¿Difieren la filosofía, las estra­
Suele ser en ese momento cuando el for­tegias, los métodos y los medios? ¿En
mador siente la necesidad de adquirir qué?
competencias recurriendo a la formación
continua. Pero no deberá olvidar el riesgo Una segunda cuestión previa para enten­ a&¿¿
que existe, en ciertas ocasiones, de perder der la evolución de estas funciones y los
su cualificación técnica (su especializa­perfiles asociados se refiere a los cambios
ción básica), cualificación que también Ernst Pieni de la propia formación profesional, si
debe ser objeto de una actualización per­observamos el comportamiento de las Director del CEDEFOP
Formación Profesional 1/1991 El personal de formación,
base del éxito
Los formadores y su misión en el marco de los
objetivos económicos, sociales y culturales
Sin embargo, dado el carácter polifacé­ coyuntural de la empresa, el formador
El desarrollo técnico, econó­ tico de su labor y las diferencias por razón desempeña un papel central en el éxito o
mico y social trac consigo una del tamaño, el sector o el área de las el fracaso de la formación. Sobre todo
progresiva necesidad de educa­ empresas, no es razonable ni sería realista cuando las empresas, como ocurre con el
ción y de formación profesional el proyecto de una formación profesional sistema dual en la República Federal de
y, en consecuencia, una cre­ uniforme o su elevación general a un Alemania, son responsables de la forma­
ciente demanda de profesores y nivel universitario. En la práctica hay ción en su resultado global, deben contar
de formadores idóneos. Tam­ que atribuir una relevancia especial a los con un personal de formación cualifi­
bién el proceso bacia el mercado formadores paraprofesionales y también cado. Esto implica, entre otras cosas, la
interior europeo y, especial­ a los formadores técnicos. Unos y otros preparación suficiente para realizar la
mente, la relevancia de la forma­ realizan su misión formativa en conexión tarea y la promoción permanente al ritmo
ción profesional para la Repú­ con su labor profesional originaria. Cola­ del cambio en las condiciones generales,
blica Federal de Alemania hacen boran directamente, pero en una medida sobre todo en el campo técnico, econó­
pensar en la aportación de los no esencial o sin ser responsables últimos mico y social.
enseñantes y, sobre todo, en la de la formación profesional de individuo.
función decisiva de los formado- Sólo por ellos es posible la integración de El conocimiento de la importancia de la
res para la calidad de nuestra for­ la formación en el proceso de producción, cualificación profesional para la empresa
y para su capacidad competitiva, la capa­mación profesional. con el fin de poner a los aprendices que
reciben instrucción en el puesto de tra­ cidad vital yl del individuo y el
bienestar de la sociedad son, por lo En la labor de formación tiene general­ bajo a la altura de las tendencias y deman­
demás, la base para que las empresas se mente una importancia primordial la das actuales y futuras.
decidan a invertir en formación profesio­aportación de los enseñantes. En el sis­
nal y, por tanto, en formadores. La activi­tema dual, los formadores son responsa­ Todos los formadores, incluidos los más
dad de éstos no debe ser rutinaria. Los for­bles de la calidad de la formación profe­ altos responsables, deben readaptarse al
madores se sienten motivados cuando sional. Las nuevas demandas de cualifica­ nuevo esquema en el que la diferencia
entre el aprender y el enseñar ha perdido ven que su labor es reconocida por la ción profesional suponen también nue­
dirección de la empresa, por los jóvenes y vas y superiores exigencias en la vigencia y el formador ha pasado a ser un
colega del aprendiz en el aprendizaje. por la sociedad en general. Y no hay que cualificación de los formadores. Una
olvidar que en la propia República Fede­edad más avanzada, unos grupos más Resulta cada vez más importante que los
ral de Alemania hay una considerable variados y una formación previa de los formadores fijos colaboren estrecha­
demanda no satisfecha en este campo. alumnos más diferenciada hacen el resto. mente, como técnicos, interlocutores,
La competencia técnica, metodológica y asesores, entrenadores y jefes de los
social determinan la profesionalidad de alumnos, con los formadores especializa­
los formadores. Su formación y perfec­ dos paraprofesionales. Contar con un Aptitud personal y aptitud
personal de formación cualificado en cionamiento tienen una importancia des­ técnica de los formadores
tacada. todas las categorías es un deber empresa­
rial de especial importancia y constituye
En el marco del sistema dual alemán se ha una inversión decisiva en una empresa.
constatado la conveniencia de que el
hacerse cargo de la formación se supedite
Helmut
a la aptitud del formador, la cual incluye
La cualificación de los Brumhard ciertos requisitos personales y técnicos.
Gerente formadores, una tarea Es técnicamente apto aquel que posee las
del Kuratorium empresarial competencias y conocimientos profesio­
der Deutschen nales y los saberes pedagógico-profesio-
Wirtschaft nales y pedagógico-laborales exigibles. El personal de formación determina en
für Berufsbildung. Los formadores, profesionales o no, las empresas, más que cualquier otro fac­
Vicepresidente del deben cumplir estos requisitos. En los for­tor, el resultado de la formación. Este
Consejo de Administración del madores paraprofesionales lo decisivo es, resultado depende de múltiples y diversas
CEDEFOP. sobre todo, la cualificación técnica: condiciones generales. Aparte del sector
deben estar en condiciones de ejercer su y la estructura, del tamaño y la situación
Formación Profesional 1/1991 tarea en la línea de una iniciación laboral cualidades humanas como la apertura, la integración de jóvenes extranjeros, la
concreta, aunque no necesiten un certifi­ serenidad, el empeño y la tolerancia. selección de candidatos, el aprendizaje
cado de aptitud específico. permanente, los nuevos métodos de
En la República Federal de Alemania se
aprendizaje (como el método del texto
suele afrontar la formación, con sus exi­La formación suele llevarse a cabo en una guía y el método del proyecto) y la forma­
gencias técnicas, acudiendo al personal fase evolutiva en la que los jóvenes son ción profesional adaptada a la edad.
cualificado (trabajadores especializados
aún receptivos a la formación y educa­
u oficiales) que con su propia preparación ción. Esa formación consiste en el apren­ Desde la aprobación del AEVO en 1972,
y con su actividad profesional ha apren­dizaje de las cualificaciones profesiona­ unos 280 000 formadores han superado
dido la profesión que enseña. La capaci­les, pero marca a los jóvenes al mismo el examen de aptitud.
dad pedagógico-profesional y pedagó-tiempo en su cualificación y disposición
gico-laboral que necesitan los formadores
global y determina básicamente su futura Se puede afirmar, en definitiva, que la ele­
profesionales la acreditan sin más los competencia personal y técnica. vación al rango universitario y la ulterior
maestros artesanos y, desde hace poco,
profesionalización del formador repre­
también los maestros industriales con el Al formar y asesorar al joven, los forma- sentan un camino equivocado. Los for­
título de maestría. Pueden adquirirla asi­dores sientan las bases para una actividad madores trabajan en empresas de la más
mismo acogiéndose a una disposición profesional y un estilo de vida positivos, diversa índole y en puestos tan distintos
estatal del año 1972: el reglamento sobre en interés del joven (base existencial), que cualquier intento de simplificación,
aptitud de los formadores (AEVO), que pero también en interés de la empresa y fijación, autonomización y desconexión
prevé un examen ante las Cámaras de de la economía (rentabilidad) y en interés del contexto general de la empresa lleva
Industria y de Comercio. Dicho regla­de la sociedad (productividad). a una desintegración y alejamiento de la
mento, consensuado con los interlocuto­
práctica.
res sociales, abarca los temas básicos de la Las expectativas de su rendimiento no se
formación profesional, la planificación y cifran sólo en respetar las condiciones
generales ya citadas, sino en asumir los realización de la formación, la formación Complejidad de la actividad
desafíos específicos de su época. Estos de los jóvenes y los fundamentos formadora
jurídicos. s son, por ejemplo, los avances téc­
nicos, los cambios económicos en el mer­
Un plan general, elaborado en un princi­ La formación profesional tiene por
cado mundial o los derivados de la reali­
pio con la participación de los interlocu­ objeto la capacitación para el ejercicio de
zación del mercado interior de la Comu­
tores sociales (por recomendación del una profesión. La competencia profesio­
nidad Europea, la creciente importancia
Comité Federal de Formación Profesio­ nal se alcanza mediante la capacitación
de los factores medioambientales y los
nal), y actualizado por la Conferencia ale­ para la planificación, realización y con­
nuevos planes y expectativas en el ámbito
mana de la industria y el comercio con la trol de las actividades profesionales. Esto
vital y profesional.
colaboración de las Cámaras y la partici­ implica la necesidad de cualificar al indi­
pación de las empresas, incluye nuevos viduo, no sólo en el aspecto técnico de la
Con estos objetivos y sobre el trasfondo
contenidos relativos a aspectos como la formación profesional, sino también en el
señalado se busca sobre todo la cualifica­
formación profesional de los jóvenes, la aspecto social y general.
ción técnica del formador en el conjunto
de su tarea, especialmente en el ámbito
empresarial desde las perspectivas del
saber, de la acción y de la experiencia.
Estar técnicamente al día exige un gran
esfuerzo del formador profesional. Por
eso es muy de desear que realice esta fun­
ción temporalmente o la alterne al menos
periódicamente con otra actividad labo­
ral para refrescar los conocimientos de la
práctica profesional.
El formador debe poseer ciertas compe­
tencias pedagógico-profesionales y peda-
gógico-laborales acordes con las tareas
que deba realizar. La competencia didác­
tica y metodológica favorece la creativi­
dad, el interés participativo, la solidari­
dad y el trabajo en equipo, la conciencia
de responsabilidad y la capacidad de coo­
peración y adaptación. Las premisas de
una formación diferenciada, una edad
más avanzada, un mayor porcentaje de
jóvenes extranjeros, la inclusión de chi­
cas en los cursos y la formación de alum­
nos con problemas de aprendizaje plan­
tean unas exigencias pedagógicas espe­
ciales.
No habría que desdeñar, sin embargo, en
la labor diaria de todos los formadores
Formación Profesional 1/1991 Los jóvenes con problemas de aprendi­
zaje o de rendimiento requieren cuidados
especiales. La experiencia enseña que
muchos de ellos superan con éxito la for­
mación profesional si reciben una promo­
ción adecuada e intensiva. Siempre que
no se fraccione el proceso de fabricación
y de trabajo, cuando los trabajadores se
conocen entre sí y el responsable (el maes­
tro artesano, por ejemplo) mantiene un
contacto directo con ellos, se establecen
unas condiciones de aprendizaje que faci­
litan a aquéllos el éxito en la formación
práctica y les ayudan además a asimilar
los contenidos del aprendizaje teórico.
La armonía entre la empresa y la escuela,
entre formadores y profesores, tan impor­
tante en el sistema dual en general,
adquiere especial importancia en estos
casos. Si se cuenta con asistentes sociales,
es indispensable su inclusión en la toma
de decisiones por parte de la dirección.
Así lo han demostrado los diversos mode­
los que se han ensayado.
En la República Federal de Alemania, la dización, consolidación, conceptualiza-
formación en el sistema dual ha dado bue­ ción e introducción en la situación real se
nos resultados en las profesiones. El efectúan en distintas fases de la forma­ Formación
método que se aplica es el de la integra­ ción ocupacional. Paralelamente a esta
y perfeccionamiento
ción en la práctica laboral. La compleji­ diferenciación organizativa, se establece
de los formadores dad del sistema ocupacional opera, pues, una distinción de tareas para el personal
como condición decisiva en el aspecto de formación ocupacional. Los formado-
De lo dicho se desprende que los «forma-técnico y estructural para la actividad res profesionales intervienen como direc­
dores de los formadores» deben estar al concreta de los formadores. El objetivo tores en el taller de aprendizaje o como
día en el aspecto técnico, pero también en de la formación y la vinculación con la coordinadores, mientras que los forma-
el plano metodológico-didáctico y en el práctica definen la labor de los formado- dores paraprofesionales, como ocurre en
plano pedagógico. Son imprescindibles res más que cualesquiera otros factores las pequeñas y medianas empresas, sue­
además unos equipamientos suficientes de influencia, como los requisitos especia­ len ser responsables de la cualificación de
en todos los centros, incluso los de carác­les de los alumnos o la alternancia de tra­ los alumnos en el trabajo cotidiano, hasta
ter externo, para transferir a la propia bajo y escuela. que esa cualificación les capacite para
práctica lo que se ha aprendido a través realizar trabajos con plena indepen­
del formador. dencia. La complejidad y diferenciación de la
práctica empresarial y la variedad de la
Dada la gran importancia que tiene la
demanda determinan en última instancia capacitación de los formadores para el
las tareas concretas del formador en cada Es obvio que el papel del formador cam­ éxito de la formación, su preparación y
caso. Según el sector, el tamaño de la biará en el futuro con las nuevas deman­ perfeccionamiento deben ser objeto de
empresa, la organización de la misma, las das en formación profesional. Cabe espe­ una atención especial. Es indudable que
peculiaridades de las profesiones de for­ rar que el «maestro o instructor compe­ la formación y el perfeccionamiento de
mación y el número de alumnos, y según tente en todo» vaya siendo sustituido por los formadores adquieren cada vez
sea el nivel tecnológico, aparecen unas el «acompañante de los procesos de mayor importancia para satisfacer la
formas de actividad y unos campos de aprendizaje, que asesora y promueve». demanda especializada, técnica, econó­
acción específicos. En las pequeñas y Cabe esperar una mayor participación mica, metodológico-didáctica y social.
medianas empresas, como las de artesa­ del formador a medida que éste se vaya Además, los nuevos estatutos de la edu­
nía y el comercio minorista, el formador perfeccionando. cación y las nuevas profesiones consti­
responsable suele ser el propietario tuyen otros tantos retos, para los que
mismo cuando la formación corre a
deberían ofrecérseles apoyo técnico y
cargo, principalmente, de personal téc­ Los formadores que promueven la auto­ metodológico-didáctico. La obligación
nico paraprofesional. La formación se
nomía de los alumnos deben conceder a recae aquí, una vez más, sobre todo en las
lleva a cabo sobre todo en el lugar de tra­
éstos una libertad progresiva ya durante empresas y en las organizaciones empre­
bajo y en el proceso de producción, y se
el período de formación, iniciar las fases sariales y sindicales, con sus organismos
complementa con breves estancias en
de aprendizaje autodirigido y confiarles correspondientes.
centros de formación supraempresa- responsabilidades. Formadores y alum­
riales.
nos deben considerarse, progresiva­ En la República Federal de Alemania, las
mente, como «colegas en el aprendizaje». organizaciones empresariales y los sindi­
Los formadores pasan a ser asesores en En las grandes empresas industriales la catos tomaron la iniciativa común de
problemas técnicos y personales, y su crear un centro especial para la promo­formación reviste sobre todo la forma de
cualificación ha de ir paralela a esta evo­cursos y se realiza en talleres de aprendi­ ción de los formadores (AFZ), encami­
lución. zaje y en escuelas artesanales. La profun- nado al apoyo de la promoción de los for-
Formación Profesional 1/1991 exponer los contenidos tecnológicos y madores mediante la prestación de diver­ empresas. Tales programas se refieren,
metodológico-didácticos esenciales de sos servicios. A tal efecto, el centro ela­ por ejemplo, a la titulación en CNC para
el personal de formación y de dirección de estas profesiones en su nueva reglamen­boró planes de estudio, estableció ayudas
talleres en la industria del metal, a la for­ tación de forma sintética y global, a fin de metodológicas y aportó medios audiovi­
suales para la promoción de los formado- mación de jóvenes turcos, o a los textos que el formador pueda utilizarlos en su
práctica formativa dentro de la empresa. res, y preparó material para docentes y guía para el aprendizaje autónomo en la
participantes en los cursos de formado- formación profesional.
Señalemos por último que en la Repú­res. Puso estas ayudas a disposición de las
blica Federal de Alemania se promueve entidades competentes para la promo­ Los programas de perfeccionamiento de
ción de los formadores. En un ámbito res­ formadores organizados y realizados den­ la labor de los formadores, desde hace
tringido, organizó reuniones para estimu­ tro de la empresa favorecen un estrecha­ muchos años, mediante la comunicación
lar esta promoción, ensayar nuevas miento de la relación con el proceso de interempresarial a través de las asociacio­
nes, las Cámaras o la Federación. orientaciones y desarrollar nuevas inicia­ formación y con la propia realidad de la
tivas o educar a los docentes para que empresa. Las empresas y los formadores
pudieran beneficiarse de las medidas de se sienten más motivados al respecto Ya en los años cincuenta estaban muy
otras entidades. Su trabajo fue ejemplar. cuando conocen el valor de la formación difundidos los grupos de trabajo de for­
profesional para la propia empresa y para madores. De orientación comercial o téc­
la economía, y cuando los formadores nico-industrial la mayoría de ellos, ofre­Por razones organizativas, la promoción
cen un amplio margen al debate sobre de los formadores en la República Fede­ saben que su labor es bien acogida por la
opinión pública. Por eso, muchas empre­ temas relacionados con la práctica de la ral de Alemania pasó en 1985 al Instituto
sas importantes han elaborado un formación y dan información sobre los Federal de Formación Profesional
esquema de acción global que abarca últimos avances. (BIBB), con objeto de que el personal
seminarios, grupos de trabajo, jornadas encargado de la promoción de los forma-
dores pudiera aprovechar directamente para formadores, programas de adiestra­ El Kuratorium der Deutschen Wirt­
miento, cursos para formadores y servi­los resultados de las investigaciones sobre schaft für Berufsbildung celebra una reu­
cios de asesoramiento y de supervisión. nion anual, a escala federal, de dos grupos formación profesional y traducirlos a la
de trabajo, con un total de doscientos a práctica. En la actualidad, el BIBB
cuatrocientos directores de formación, desarrolla programas del tipo seminario Hay también numerosas ofertas de per­
que pone a disposición de las entidades feccionamiento que ofrecen las Cámaras, que llevan a cabo una labor común de
competentes para el perfeccionamiento por ejemplo, los cursos para formadores desarrollo y un intercambio de expe­
riencias. de los formadores dentro y fuera de las en el metal y la electricidad, destinados a
Cualificación de los formadores en BMW AG: el ejemplo de la BMW
Seminarios especiales de
Programa de desarrollo Moderación/taller
desarrollo del personal;
de maestros de formación de aprendizaje
por ejemplo, formación
de directivos medios
Grupos de trabajo
Instituto para formadores
intersectoriales
Asesoramiento/supervisión Jornadas de formación
Adiestradores en formación Seminarios especiales:
de adultos/enseñanza en — técnica/tecnología
equipo — pedagogía profesional/laboral
Formación Profesional 1/1991 Cualificación de los
formadores: un debate esencial
en el marco del diálogo social
investigación y al desarrollo. Busca, por La integración del país en las Comunida­
otra parte, una cierta armonización (que des Europeas ha permitido una disponibi­Los formadores ocupan un
no uniformización) de los sistemas nacio­ lidad mucho mayor de recursos financie­puesto central en la mejora cuali­
nales de formación profesional. ros, nacionales y comunitarios, acompa­tativa y cuantitativa de la forma­
ñada del lógico aumento del número de ción. Los sistemas de formación
Mientras en épocas pasadas la cualifica­ jóvenes y de población activa implicados profesional deben basarse en
ción se obtenía antes de la integración en en la formación. Pero, a pesar de los profesores y formadores a
la vida activa, hoy en día los conocimien­ esfuerzos que están realizándose, los cur­tiempo completo, y es funda­
tos quedan rápidamente anticuados. sos suelen ser de corta duración, no inte­mental la clarificación de su
Ante la introducción de nuevas tecnolo­ grados en programas de cualificación posición profesional y el des­
gías y procesos y el cambio del modelo de adecuados, y la titulación es práctica­arrollo de su formación inicial y
especialización, se impone la formación mente nula. continua. El derecho de forma­
continua de los trabajadores. Por ello, los ción comienza en los formadores
sistemas de formación deben atender al y exige la existencia de planes a En este marco, los recursos humanos
tiempo a lan de los jóvenes, a la medio plazo en las empresas pri­ dedicados a la formación, y en particular
de los desempleados y a la formación con­vadas y estatales que permitan los formadores, adquieren una creciente
tinua de los trabajadores. programar y reunir los recursos importancia. Ellos son el motor de las
humanos necesarios. La deter­ transformaciones y, al mismo tiempo, su
Asistimos también a un cambio en la con­
minación de los instrumentos y número insuficiente, la falta de motiva­
figuración de las calificaciones, al exigirse
medios de formación y el des­ ción y el desfase entre las cualiñcaciones
una mayor polivalencia, que obliga a una
arrollo de los programas son res­ existentes y las necesarias pueden consti­
formación básica más amplia capaz de
ponsabilidad del Estado y de los tuir las principales limitaciones para el
permitir una mayor capacidad de apren­
interlocutores sociales. aumento cuantitativo y cualitativo de la
dizaje y más flexibilidad en la profundiza-
oferta de formación.
ción de los conocimientos o en el des­
arrollo de nuevas calificaciones.
La formación profesional está en pro­ La «desespecialización», por la mayor
fundo cambio y crecimiento, y las empre­ flexibilidad y polivalencia, la obsolescen­
Cambia, asimismo, el lugar en que se
sas la consideran cada vez más un instru­ cia relativamente rápida de las competen­
imparte la formación. En contraposición
mento estratégico de desarrollo. Europa cias y la posibilidad de poder utilizar com­
al sistema basado en la escuela y en cen­
se está recuperando en este campo de su petencias adquiridas en un puesto de tra­tros extraescolares de carácter básica­
retraso respecto a Estados Unidos y bajo en una empresa o en un sector de mente público, asistimos al desarrollo de
Japón, y concede por ello gran importan­ actividad diferente al inicial hacen que
sistemas escuela-empresa, o de formación
cia a la circulación de la información, a la sea cada vez más importante compatibili­
centrada en la empresa, o incluso de pro­
creación de programas innovadores, a la zar la formación general y la formación
gramas ligados ai propio puesto de
técnica antes del inicio de la vida activa y trabajo.
durante ella.
Los cambios son lógicamente mayores en
En la formación general en la escuela se países, como Portugal, que parten de un João Proença
incluyen procesos y valores que den res­sistema de formación profesional prácti­
Secretario general
camente inoperante y obsoleto. De la puesta a las necesidades sociales, cultura­
de la Unión Gene­
les y científicas del joven en cuanto ciuda­urgencia de modificar el sistema escolar
ral de Trabajado­
es buena prueba el inicio del aprendizaje dano, así como las actitudes y los conoci­
res de Portugal.
y el desarrollo de la formación en la mientos tecnológicos necesarios en el
Miembro de los
empresa, un capítulo casi inexistente. A mundo del trabajo. La formación general Consejos A dm i-
la práctica ausencia den técnica no es exclusiva de la escuela, y pasa a inte­nistración del CE-
y tecnológica de los jóvenes se añaden la grar todo el proceso de aprendizaje o
DEFOP y del Instituto de Empleo y
baja cualificación de la mayoría de los actualización de los conocimientos profe­Formación Profesional, del Consejo
trabajadores (cualificación obtenida casi sionales. Permanentede Contratación Social y
exclusivamente en el puesto de trabajo),
del Grupo de Trabajo de la CES sobre
un bajo nivel de formación literaria e Al mismo tiempo, disminuyen las demar­Educación -Formación.
incluso una tasa elevada de analfa­ caciones entre los distintos puestos de tra­
betismo. bajo y es cada vez más importante el tra-
Formación Profesional 1/1991 cial y continua debe adaptarse al conoci­
miento y la previsión de los constantes
cambios en los planos social, económico
y tecnológico, así como al desarrollo de
los métodos pedagógicos y de los nuevos
métodos de enseñanza, a la capacidad
para elaborar y desarrollar programas y a
la capacidad de evaluación.
La formación de formadores ha sido una
preocupación fundamental de los pode­
res públicos. Las experiencias que se han
realizado en la creación de centros de for­
mación de formadores han sido general­
mente positivas. Pero los formadores se
encuentran con dificultades de acceso a
la formación, que deben superarse distri­
buyendo las responsabilidades entre el
empresario y el Estado. Si hay que reco­
nocer el derecho a la formación a todos
los trabajadores, con mayor razón debe
hacerse en el caso de los formadores, para
bajo en equipos autónomos y relativa­ nuestro juicio, el elemento esencial del
los que es un derecho y un deber funda­
mente reducidos, capaces de acometer sistema de formación profesional. De ello
mental. Y la motivación desempeña tam­
una amplia serie de tareas, lo que requiere se derivan algunas conclusiones:
bién aquí un papel importante. Se reco­
capacidad lingüística, así como compe­
noce la necesidad de motivar a los forma­■ La necesidad de motivar a ese personal tencias en las relaciones interpersonales y
dores para potenciar las acciones de for­mediante el diseño de sus carreras y el de gestión. Se perfila así una formación
mación; es necesario, por tanto, superar sueldo, además del reconocimiento del predominantemente relacional.
factores de índole material (régimen, dis­derecho a la negociación y a la garantía
persión geográfica, cuestiones financie­de empleo. La formación adquiere a veces la forma
ras, etc.) y hacer atractivas esas acciones
de un curso debidamente organizado en
(su vinculación a la posición profesional, ■ La obligatoriedad de una formación la escuela, en el aprendizaje o en la
desarrollo de la información, etc.). La for­básica adecuada y necesariamente empresa. En este último caso, las accio­
mación debe poseer también un compo­amplia, de carácter técnico y pedagógico, nes de formación en un centro autónomo
nente práctico. Para ello es insuficiente la que facilite la formación de adultos y una de la empresa son cada vez más frecuen­
práctica simulada y resulta de extrema dinámica que asocie las necesidades del tes, en virtud de un contrato con ésta.
importancia la formación en el puesto de individuo al desarrollo del espíritu de Pero se produce en paralelo una forma­
trabajo, algo que exige a menudo la movi­grupo. ción no formalizada en el puesto de tra­
lidad entre los centros de formación y las
bajo, en respuesta a las necesidades direc­
■ La necesidad de una formación conti­ empresas.
tas de producción y de utilización de nue­
nua de formadores que permita adaptar
vos procesos y equipos. En todos estos aspectos, el papel de los sus conocimientos de base tecnológica a
interlocutores sociales nos parece impor­los nuevos retos y dinámicas de la califi­
Podemos distinguir así, básicamente, tres tante, ya que son los que mejor conocen cación y la configuración del puesto de
tipos de formadores: las necesidades de las empresas y de los trabajo.
trabajadores. Son los principales interesa­
■ Los profesores, que adquieren com­ Es necesario superar una situación de dos en la mejora de la calidad de la forma­
petencias universitarias que les capacitan desmotivación, precarización de los vín­ ción. Por eso defendemos la gestión tri­
para el ejercicio de la profesión, sobre culos laborales (resultante en gran partita de los centros de formación de for­
todo formación general, tecnológica y medida de la privatización) y carencia de madores.
relacional. profesionales en sectores clave (como
La formación debe incluir un compo­matemáticas y ciencias).
■ Los formadores a tiempo com­ nente que permita mejorar la integración
pleto, que procedentes de una profesión Las consecuencias de la evolución demo­ del trabajador en la vida de la empresa.
técnica, poseen conocimientos básicos de gráfica, con descenso del número de Materias como higiene y seguridad en el
formación tecnológica, técnica y rela­ alumnos en la enseñanza primaria y trabajo, legislación laboral, negociacio­
cional. secundaria en numerosos países euro­ nes colectivas y conocimiento de la reali­
peos, no debe significar una crisis en esta dad de la empresa y de los sindicatos
■ Los formadores a tiempo parcial, clase profesional. En principio, los profe­ deben ser comunes a todos los cursos.
que por su formación básica, eminente­ sores son probablemente los mejor prepa­ Ello justifica una estrategia articulada
mente técnica, están capacitados para rados para la formación profesional con los interlocutores sociales en la selec­
impartir formación técnica en un centro extraescolar, bien sea en centros de for­ ción y reclutamiento de los formadores.
o puesto de trabajo. mación estructurados, públicos o priva­
No obstante, se justifica la existencia, dos, o en cursos impartidos en las
Esta diferenciación, necesariamente junto a los profesores y otros formadores empresas.
esquemática, nos lleva a afirmar que la a tiempo completo, de formadores con
cualidad del formador puede y debe ir Pero para saber enseñar es necesario participación directa en el sistema de pro­
asociada a una profesión y constituye, a ducción o que desempeñen actividades saber realizar. Por ello, la formación ini­
Formación Profesional 1/1991 ción de su personal a consecuencia de
procesos de modernización y de reestruc­
turación, ni que el derecho a la formación
no es sólo para la población activa, sino
también para los desempleados, ya se
encuentren o no en busca del primer ■R*Hi
empleo. Por tanto, sin perjuicio de las res­
ponsabilidades de los empresarios, el m Pv­.
Estado debe garantizar también el dere­K£f cho a la formación, que debe adoptar for­
I HHu­
mas flexibles que permitan responder a
necesidades de promoción personal y a
las s a corto, medio y largo
plazo de la economía y de la sociedad en
general. ι^^B
En este marco es de especial importancia
^^ el diálogo social europeo, sobre todo en el
área de la educación­formación. Las
declaraciones comunes de la Confedera­
M^H Hb­­ f tå J Æ Ê'K
ción Europea de Sindicatos y de la
UNICE y del CEEP sobre la formación
continua y sobre la transición de la
escuela a la vida adulta y profesional, y la
nueva declaración (en fase de ratifica­
ción) sobre el acceso a la información que les permitan una mayor especializa­ verdaderos trabajadores con nula o baja
abren el camino al diálogo y a la negocia­ción o un conocimiento privilegiado de remuneración.
ción a nivel nacional, sectorial y de las realidades económicas, sociales y cul­
La formación profesional debe ser resul­ empresa, para profundizar en las políticas turales. Tal es el caso, por ejemplo, de los
tado de una adecuada «dosificación» de formación profesional. docentes universitarios, de los investiga­
entre los profesionales a tiempo completo dores y de los técnicos de las organizacio­
y a tiempo parcial. No es posible obtener Y terminamos aplaudiendo una de las nes patronales y sindicales.
una buena calidad de formación cuando conclusiones de la primera declaración
la regla es que los técnicos y mandos pro­ común: «r¿s importante dedicar una aten­Sin embargo, las competencias profesio­
ductivos sean retirados a tiempo parcial ción especial a la formación de los profe­nales tampoco brindan aquí una forma­
de sus tareas normales para ejercer fun­ sores y los formadores, velando a la vez ción adecuada en lo que respecta a los
ciones de gestión, organización y supervi­ para que se forme anualmente un métodos pedagógicos y los procesos rela­
sión de la formación. El proceso forma­ número suficiente y para que su forma­ciónales. Y la posición y responsabilida­
tivo es también, en sí, un proceso alta­ ción alcance un elevado nivel cualitativo. des de los profesionales en el proceso for­
mente especializado que exige ser reali­ Asimismo, es necesario promover el mativo deben ser claras, resultado de una
zado, en buena parte, por técnicos desarrollo de los instrumentos y métodos negociación entre sindicatos y entidades
debidamente calificados. Esto supone un de formación, así como la mejora de su formadoras.
gran desafío para países como Portugal, calidad y de los medios de formación.
que basa su sistema en acciones de carác­ Conviene redoblar los esfuerzos destina­Entre los formadores no podemos dejar
ter puntual, financiadas por asignaciones dos a estimular a los profesores y forma­de destacar a los mandos intermedios de
del Fondo Social Europeo y del presu­ dores para que participen en programas las empresas, poseedores de unas «destre­
puesto de la Seguridad Social. La existen­ de intercambio, de formación práctica, de zas técnicas» y un conocimiento directo
cia de programas operacionales debería ir familiarización de los profesores con los de las dificultades de realización que los
acompañada de la existencia, en las últimos avances en las empresas y en las hacen especialmente importantes en las
empresas y los centros de formación, de nuevas tecnologías, y profundizar en la actividades formativas. Su nivel de edu­
planes de formación a medio plazo que formación teórica y pedagógica de los for­cación básica es a menudo claramente
hagan viable e inmejorable la utilización madores en la empresa». insuficiente, por los que su formación
de un cuadro de formadores a tiempo como formadores exige una atención
completo. Y ello con independencia de la especial y presenta especiales difi­
aprobación individual de cada una de las cultades.
acciones de formación que se integran en
el plan a medio plazo. Éste es otro de los grandes problemas
para países como Portugal. El desarrollo Los planes de formación de las empresas,
de la formación está limitado en muchos anuales y a medio plazo, deben ser fruto
sectores y empresas por la inexistencia de de un debate con las organizaciones sindi­
formadores. Es elevado el número de cales. La actualización de conocimientos
mandos intermedios formados en el y la formación del personal no cualifi­
puesto de trabajo, pero con conocimien­
cado deben ser examinadas en el ámbito
tos literarios y culturales insuficientes
de la empresa.
para la actividad formativa. Esto podría
llevar a desvirtuar la formación profesio­ Pero no debemos olvidar que muchas
nal, transformando a los «aprendices» en empresas prevén a medio plazo la reduc­
Formación Profesional 1/1991 X