El gran libro de la cocina rápida
440 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

El gran libro de la cocina rápida , livre ebook

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
440 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

¿Es posible combinar la buena mesa con el escaso tiempo del que solemos disponer en la actualidad? ¿Cómo no dejarse superar por las obligaciones cotidianas y limitarse a platos repetitivos y elaborados apresuradamente, que ciertamente no predisponen al buen humor? Este libro está enteramente dedicado a quienes no pueden pasar horas y horas en la cocina. Constituye un recetario completo que tiene en cuenta todos los gustos y exigencias, y que incluye entrantes, primeros platos, segundos de carne y de pescado, platos únicos, postres y ensaladas. Contiene también consejos y trucos adecuados para quienes siempre tienen prisa y, sin embargo, no quieren renunciar a apetitosas recetas y a una cocina sana y auténtica como lo es la cocina casera. Este libro resultará útil en infinidad de ocasiones, todos los días del año.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 21 janvier 2013
Nombre de lectures 0
EAN13 9788431554408
Langue Español

Informations légales : prix de location à la page 0,0147€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

El gran libro
de la cocina rápida
Paola Sala







EL GRAN LIBRO
DE LA COCINA RÁPIDA
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos a menudo únicos de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. DE VECCHI EDICIONES, S. A.

De Vecchi Ediciones participa en la plataforma digital zonaebooks.com
Desde su página web ( www.zonaebooks.com ) podrá descargarse todas las obras de nuestro catálogo disponibles en este formato.

Diseño gráfico de la cubierta de Design 3.

Fotografías de la cubierta, del interior y de las recetas de © Studio Novak - Milán.

© De Vecchi Ediciones, S. A. 2012
Avda. Diagonal, 519-521 - 08029 Barcelona
Depósito legal: B. 28.181-2012
ISBN: 978-84-315-5440-8

Editorial De Vecchi, S. A. de C. V.
Nogal, 16 Col. Sta. María Ribera
06400 Delegación Cuauhtémoc
México

Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o trasmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación, sin permiso escrito de DE VECCHI EDICIONES.
Introducción


En el tercer milenio, cuando en la vida diaria y la sociedad se han producido tantos cambios, ya no es concebible tener que pasar muchas horas en la cocina para preparar platos laboriosos que exigen mucho tiempo.
Crece rápidamente el número de personas que viven solas y que solas deben hacerse cargo de los quehaceres cotidianos. En las familias tradicionales también se ha producido una redistribución del tiempo que se dedica a la preparación de la comida, ya que a menudo muchos de sus componentes trabajan fuera de casa.
El tiempo es cada vez más valioso para todos, puesto que el ritmo de vida se ha vuelto frenético, debido a la multiplicación de obligaciones y a las exigencias de las horas laborales. Por eso, el tiempo que debe dedicarse a los fogones cada día se ha reducido al mínimo indispensable, ya que, en muchos casos, incluso cuando se dispone de tiempo, se prefiere ocuparlo en otras cosas.
Sin embargo, la cocina rápida no significa una renuncia a comer bien: la buena mesa es un placer fundamental, que alegra la vida y consolida las relaciones entre las personas. La cocina rápida no debe restar validez al resultado, e incluso puede permitir que se invite a cenar o a comer a amigos más a menudo, sin revolucionar las propias costumbres diarias preparando platos complicados e interminables.


El reto: cocinar rápido y bien

El reloj parece ser más que nunca nuestro tirano, y nos impone a casi todos unos ritmos de vida imposibles; tiempo y calma se han convertido en unos «ingredientes» difíciles de aplicar, porque todos somos presa de las obligaciones, de intereses siempre renovados y de la esforzada carrera para arreglárnoslas entre compromisos, citas y plazos.
La cocina también se ha adaptado a este estilo de vida y ha conocido, gracias a la extraordinaria revolución tecnológica, modificaciones y transformaciones, sobre todo en los métodos de cocción. Se han eliminado los platos con una elaboración demasiado larga y complicada y, en cambio, se ha abierto la puerta a una cocina más simple, más sana, más rápida y más acorde con nuestra época. Hoy en día, se pueden cocinar los alimentos en periodos de tiempo muy breves con resultados no sólo satisfactorios, sino incluso mejores para la protección de la salud, y resolviendo el apremio diario de hacerlo rápido y bien.
En otras palabras, el menor tiempo que se dedica a la cocina no debe ser en detrimento de su calidad, sino que debe estimular la creación de platos apetitosos, en la que son parte muy importante el cuidado y una pizca de fantasía, para no tener que comer alimentos monótonos, insípidos, que destruyen el sacrosanto placer del paladar, sino variados, sabrosos, agradables y bien presentados.
Con un poco de buena voluntad y el conocimiento de aromas, sabores y colores que el mercado pone a nuestra disposición en cualquier temporada, se puede transformar un plato simple y banal en una especialidad muy efectiva, decididamente agradable y apreciada. Cocinar bien y en poco tiempo da, a todo el mundo, a la mujer que está en casa, a la que trabaja fuera de casa o al hombre que quiere arreglárselas sólo, la posibilidad de ahorrar tiempo para dedicarlo a otros compromisos, sin sacrificar ni el sabor ni la imaginación, sin cansarse demasiado ni verse obligado a la repetición de recetas, manteniendo vivo de ese modo el momento de la comida como joya de la convivencia.


Utensilios para ahorrar tiempo

Existen en las tiendas aparatos, accesorios y pequeños electrodomésticos que ayudan a agilizar el trabajo disminuyendo de forma drástica los tiempos de preparación y de cocción de los alimentos. Estos utensilios permiten, por una parte, redescubrir recetas que, en caso contrario, no podrían realizarse, ya que su ejecución completamente «manual» requiere demasiado trabajo; por otra parte, permiten preparar platos exquisitos y originales.
Obviamente, antes de enredar la cocina con aparatos que se utilizarán pocas veces, sería conveniente considerar exactamente lo que se quiere cocinar, cuáles son los gustos generales de la familia, etc. Podría servir de ayuda una visita a varias tiendas de artículos y electrodomésticos para el hogar. Por último, es necesario recordar que sólo una organización racional del espacio y las herramientas pueden evitar esfuerzos inútiles y extenuantes búsquedas de lo que se necesita, y que para nuestra propia integridad es preciso seguir con atención las instrucciones de los diferentes aparatos.
Entre los electrodomésticos de cocina más importantes se encuentran, sin duda alguna, el robot, las trituradoras y las batidoras. En las tiendas especializadas se pueden encontrar numerosos modelos y marcas, con muchas combinaciones de accesorios con las funciones más dispares: triturar, amasar, batir, montar, cortar en lonchas, filetear, trocear, homogeneizar, rallar, centrifugar, moler, pelar, exprimir, etc. Sea cual sea la elección, que puede ser de varios aparatos o de un modelo que tenga todas o la mayoría de las funciones, se aconseja también una trituradora o un accesorio para picar cantidades pequeñas, como las hierbas aromáticas, etc.
Por otra parte, es preciso tener en cuenta para la disminución de los tiempos de cocción dos electrodomésticos ahora difundidos muy ampliamente en la cocina: la olla a presión y el horno microondas.
Mientras la olla a presión permite un ahorro medio del 40 % del tiempo, el tiempo de cocción en el microondas puede verse reducido hasta el 90 %, ya que varía en función de la cantidad de alimentos. Es especialmente eficaz en la cocción de pequeñas cantidades de un determinado ingrediente o de platos para pocas personas.
En el caso del microondas, se plantea sólo el problema de la elección entre modelos tradicionales y otros modelos más innovadores, que combinan parrilla y cocción tradicional, que dan resultados excelentes en muchos platos. Por último, deben tenerse en cuenta las funciones a las que, durante años, se han visto limitados casi exclusivamente los hornos microondas, descongelar y calentar los platos congelados: un recurso para los que tienen poco tiempo o para afrontar una imprevista llegada de invitados.
En cuanto a los sistemas de cocción tradicionales, estaría bien dar preferencia a las ollas de buena calidad, que con una buena difusión del calor permiten cocciones homogéneas sin necesidad de que estemos delante todo el tiempo. Los materiales refractarios (cristal, porcelana, terracota), que se consideran estéticamente más aceptables y también son apropiados para servir, son adecuados para la cocción en el microondas, mientras que si se utilizan en los fogones tradicionales aumenta ligeramente el tiempo de cocción.


Las estrategias

Como ya se ha señalado, además de las herramientas adecuadas para ahorrar tiempo es necesario planificar bien el modus operandi . Se puede organizar el menú basándose en las obligaciones y compromisos semanales, y después se procede a la compra. También se pueden preparar algunas bases de varios platos uno o dos días antes, de modo que no tenga que dedicar todos los días el mismo tiempo a la cocina, sino concentrar en una vez las operaciones más largas y que requieren más atención.
Por otra parte, debe tenerse en cuenta que muchos platos que necesitan largos tiempos de cocción pero pocos minutos de preparación también podrían ser adaptados por los que no tienen tiempo, ya que durante la cocción puede dedicarse a otras actividades de la casa.
Antes de proceder a la realización de una receta, se disponen en orden todos los ingredientes, en las cantidades indicadas, junto con los utensilios y recipientes de cocción: lo que inicialmente se considere una pérdida de tiempo, se traducirá después en una notable rapidez de ejecución.
Entre los grandes recursos para los hambrientos con poco tiempo, se encuentran la pasta, el arroz y los cereales de cocción rápida (10-12 minutos) y el cuscús precocinado, todos transformables en platos apetitosos en pocos minutos añadiendo algunas verduras salteadas en la sartén, atún, pesto de albahaca, rúcula o berros, hortalizas maceradas en aceite y hierbas aromáticas, aceite o mantequilla aromatizados, nata y quesos... Y también deben tenerse en cuenta las bases para pizzas y las tortas saladas, el pescado ya limpio, la carne cortada en lonchas o las típicas albóndigas de requesón italianas.
En cualquier caso, estaría bien tener en casa al menos un par de platos listos y algunos tentempiés, para poder remediar la llegada de huéspedes imprevistos, retrasos, etc.


Platos rápidos, sanos y ligeros

Sólo se puede proteger la salud con una alimentación equilibrada: los alimentos son beneficiosos si se consumen en la cantidad adecuada, en la proporción debida, y son preparados con cuidado; es perjudicial seguir una alimentación sin reglas, desmesurada.
Por consiguiente, es muy importante mantener una dieta alimenticia correcta y sana, que pueda prevenir los males más característicos de nuestro tiempo: las llamadas enfermedades de la civilización, como el infarto, la arteriosclerosis, la obesidad o la diabetes, que ya se ha demostrado que también pueden prevenirse en la mesa. El que come bien vive más tiempo; cuando se está bien, se vive y se trabaja también mejor.
Una cocina racional diaria debe tener, por tanto, entre sus objetivos la salud: también desde este punto de vista la cocina rápida se une a estas exigencias, ya que no requiere horas ante los fogones y, al mismo tiempo, no elimina el placer de preparar cosas buenas para nosotros y para los que se sientan en la mesa con nosotros.
Se puede comer bien con inteligencia y conciencia, adoptando un tipo de cocina rápida, pero que no sea sinónimo de cocina descuidada, realizada sin criterio ni sentido común tanto en la elección de los alimentos como en los métodos de cocción; hay que dar preferencia a combinaciones alimentarias equilibradas, y aprender a utilizar los distintos alimentos según su aporte nutritivo y las propias exigencias. Con este objetivo es conveniente seguir los principios fundamentales de la dietética, que aconseja:

comer alimentos ricos en fibra, vitaminas y sales minerales, como verduras y frutas;
comer poca carne y dar prioridad al pescado;
condimentar siempre la comida con pocas grasas, y dar preferencia a las grasas vegetales más que a las animales; en cualquier caso, las grasas deben ser crudas o poco cocinadas;
salar los alimentos con moderación: demasiada sal falsea el sabor, arruina el alimento y la salud y es la causa principal de la retención de líquidos y la hipertensión;
utilizar preferentemente verduras frescas de temporada, a poder ser crudas;
no freír, sino calentar a fuego medio eventualmente;
utilizar, cuando sea posible, métodos de cocción que permitan cocinar en poco tiempo sin destruir las propiedades organolépticas de los alimentos (para ello son particularmente adecuados los hornos microondas y las ollas a presión):
cubrir, si la realización de la receta lo permite, el recipiente de cocción y escogerlo proporcionado a la cantidad de alimento (de modo que pueda reducirse el condimento y la cocción sea más rápida);
limitar, sin por ello eliminar, el consumo de azúcares y huevos.


Platos semielaborados, latas y productos congelados

Hoy en día, la tecnología de la alimentación pone a disposición de los consumidores una gran variedad de alimentos preparados, semielaborados o listos para su consumo.
Obviamente, aquí citaremos sólo por encima los verdaderos alimentos preparados, hoy en día congelados sobre todo, que no necesitan otro esfuerzo que calentarse o cocerse, y de los que destacamos su carácter práctico. Los supermercados y las tiendas de ultramarinos ofrecen también una amplia gama de platos congelados precocidos, ante los que sólo nos quedará elegir uno u otro: algunos están listos y sólo deben calentarse, como los canelones rellenos, las lasañas al horno, la pasta, etc. Apuntamos que estaría bien disponer de algunos productos de este tipo en casa para salir del paso en situaciones de absoluta emergencia.
Por otra parte, parece más práctico dedicar un poco de atención a los productos semielaborados, en lata o congelados, que evitan largas, laboriosas y a menudo costosas operaciones de limpieza y preparación preliminar: guisantes, espinacas, tomate pelado troceado o en puré, legumbres hervidas, hortalizas en aceite, ensaladas lavadas y escurridas, bechamel y mayonesas preparadas, queso rallado...; ciertamente, su aspecto y su sabor no serán nunca idénticos a los de los productos frescos, preparados al momento, pero ¿quién puede permitirse todos los días un lujo así? Más que nunca es necesario hacer de la necesidad virtud y no recurrir a las latas sistemáticamente, sino con inteligencia y sentido común.
Además, hoy en día, una determinada categoría de consumidores da preferencia a productos fáciles y prácticos de usar, higiénicos en su elaboración y que requieren poco tiempo en su preparación.
Por ello, la industria alimentaria desarrolla cada vez más el sector de los semielaborados, es decir, los alimentos que, después de seguir todas las fases preliminares que en general son las más aburridas y largas , llegan a nuestra mesa en poco tiempo con sólo algunos toques que personalizan el plato: filetes de pescado, crustáceos pelados, moluscos limpios, etc.
Todos estos productos tan útiles son una invitación para presentar en la mesa platos apetitosos, variar los menús sin demasiado esfuerzo ni excesivas obligaciones.

L OS CONGELADOS : ALGUNAS PRECISIONES

Los productos congelados tienen valores nutritivos que se corresponden sustancialmente con los de los alimentos frescos, ya que la congelación industrial es uno de los procesos de conservación que mantiene las propiedades nutritivas de los alimentos: un producto alimentario puede calificarse como congelado cuando alcanza los –18 °C en menos de 4 horas. De este modo, un producto congelado tendrá características nutritivas más elevadas que su homólogo fresco que no se consuma de inmediato o esté mal preparado.
Esto no significa que los congelados deban sustituir completamente los productos frescos, sino que pueden considerarse productos recogidos en el momento justo, escogidos con cuidado, seleccionados y enviados rápidamente a la cadena de frío, de modo que se mantengan intactas sus propiedades naturales y puedan estar disponibles en el mercado en cualquier periodo del año. El consumidor puede, por tanto, confiar plenamente en los productos congelados, con algunas precisiones:

controlar que el alimento esté en un envase cerrado desde el principio y lleve una etiqueta clara y legible, en la que se puedan leer las indicaciones del productor y todas las modalidades de conservación y utilización;
para transportar los productos congelados desde la tienda a casa, utilice una bolsa térmica;
descongele carnes y pescados en el microondas o bien lentamente, en el frigorífico, evitando descongelar bajo el agua corriente o cerca de una fuente de calor;
cocer las verduras todavía congeladas, como estén o con poca agua, para evitar la dispersión de las vitaminas y las sales minerales;
no volver a congelar un producto descongelado.


Vía libre a la fantasía

Los productos preparados o semielaborados, si se utilizan correctamente, pueden dar óptimos resultados y satisfacer todos los gustos y todos los paladares, porque se pueden transformar con la imaginación y la creatividad de quien los utiliza en preparaciones exquisitas de éxito asegurado. En pocos minutos, alimentos comunes conservados en latas o en botes de cristal, añadiéndoles otros ingredientes escogidos con criterio y con cierta inspiración, se convierten en delicadas y esponjosas mousses, sabrosos patés, apetitosas salsas de acompañamiento para primeros platos, carnes y pescados.
Además, cuando llega un huésped inesperado, ante cualquier emergencia, ante un retraso imprevisto, ante el deseo momentáneo de cocinar deprisa, por pereza, por falta de voluntad, durante las vacaciones, estos productos son providenciales también al natural, tal como se encuentran, basta sólo con presentarlos con gusto y fantasía, acompañándolos con guarniciones de verduras frescas, hojas, hierbas aromáticas, de manera que parezcan elaborados e insólitos manjares. Setas, alcachofas, pepinillos constituyen una guarnición apreciada para un plato de carne fría; una ensalada mixta, enriquecida con salmón o atún y rodajas de huevo duro, será un apreciado segundo plato sin carne; la pulpa o los palitos de cangrejo darán un sabor un poco distinto a una ensalada de canónigos; un poco de orégano espolvoreado sobre las anchoas las hará más gustosas, y serán más apetitosas si se acompañan de hojas frescas de ensalada o ramitas de perejil; la pasta de olivas será un óptimo y variado condimento para una pasta, como también serán exquisitos toques para un aperitivo unas rebanadas de pan de molde untadas con mantequilla y caviar o huevas de lumpo, cubiertas de hojas de escarola o rúcula. Una salsa de tomate en lata será más apreciada si se enriquece con unas hojas de albahaca, que confieren al condimento un tono natural y una nota de frescor, o si se le añade un poco de mozzarella, orégano o perejil triturado. Las bases ya preparadas pueden convertirse en pizzas, calzone , quiches, tortas dulces y saladas siempre con gran éxito, mientras que los cereales, ahora ya de rápida cocción, regresan a nuestra mesa como protagonistas de sabrosas sopas o refinadas ensaladas.
La lista de productos y sus posibles utilizaciones podría seguir: basta con echar una ojeada a las estanterías del supermercado para descubrir que las posibilidades son prácticamente ilimitadas, y sobre todo es preciso no perder el deseo de experimentar, crear, aunque sea simplemente intentar hacer un plato que se ha visto en el escaparate de una tienda de comida preparada, que se ha apreciado en el restaurante o en casa de unos amigos, o bien que se ha descubierto durante las vacaciones, etc.
Recetario


• En general, las recetas están pensadas para cuatro personas, salvo en aquellas en las que se indique otra cosa.
• Las calorías están indicadas por persona.
• Para los platos que lleven arroz, se aconseja emplear el de «rápida cocción».
• Para los dulces, se aconseja utilizar fécula o almidón de maíz para abreviar el tiempo de cocción.
E ntrantes
Achicoria con camarones



c alorías
120 aproximadamente

tiempo de preparación
15 minutos

250 g de achicoria
200 g de camarones hervidos y pelados
40 g de queso curado aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta


Se lava la achicoria y se corta en sentido longitudinal. Se pone en una fuente y se espolvorea con trozos de queso. Se añaden los camarones, tres cucharadas de aceite, sal y pimienta. Se mezcla todo y se vierte sobre una hoja de papel de horno.

Se dispone en una fuente de microondas, se cierra el papel y se cuece en el horno durante dos minutos. Se retira del horno, se deja reposar algunos minutos y se sirve.
Apio al jamón



c alorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

2 tallos de apio
100 g de jamón del país
1 cucharada de mostaza
1 cucharada de aceite


Después de lavar y secar los tallos de apio, se eliminan los filamentos.

En un recipiente, se baten la mostaza y el aceite.

Se corta el apio en bastones de un dedo de largo y se untan en la mezcla anterior. Se enrollan con las lonchas de jamón.

Con el horno precalentado a 180º, se hornean durante cinco minutos; el apio debe quedar caliente y crujiente, pero no demasiado hecho.
Barquitas de tomate



c alorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

200 g de tomates
100 g de queso mozzarella
30 ml de aceite de oliva virgen extra
2 filetes de anchoa
1 pizza de orégano
sal y pimienta


En un recipiente resistente al calor se disponen los tomates lavados y cortados por la mitad.

Se corta la mozzarella en dados y se coloca dentro de las barquitas de tomate. Se espolvorea con orégano y se sala ligeramente.

Se trocean las anchoas y se distribuyen también por encima de los tomates.

Se introduce el recipiente en el horno microondas durante 3 minutos, se deja reposar un minuto y se sirve.
Bigné de setas



c alorías
22 0 aproximadamente

tiempo de preparación
2 0 minutos

50 g de harina blanca
50 g de mantequilla
50 g de setas secas
2 huevos
10 ml de aceite de oliva
1 diente de ajo
aceite para freír
sal y pimienta


Se ablandan las setas en agua fría. Se escurren y se pasan por la sartén con 10 ml de aceite y un diente de ajo. Se elimina el ajo y se cortan las setas en pedacitos muy pequeños.

Se pone una cacerola en el fuego con 125 ml de agua; se sala y se incorpora la mantequilla cortada en trocitos. Cuando empiece a hervir y la mantequilla se haya disuelto, se retira del fuego el recipiente y se añade de golpe la harina, dando vueltas enérgicamente con una cuchara de madera para evitar la aparición de grumos. Se coloca de nuevo la cacerola en el fuego y se sigue dando vueltas hasta que la mezcla se pegue a la cuchara. Se deja enfriar y se incorporan a continuación los huevos, uno a uno, mientras se sigue removiendo. Se añaden las setas, se trabaja la mezcla con la cuchara y se rectifica la sal y la pimienta.

Se pone la masa en una manga impermeable con boca lisa de dos centímetros de diámetro y se calienta aceite abundante en un recipiente adecuado. Cuando está bien caliente, se vierten trocitos del preparado de aproximadamente 2 cm de longitud, cortándolos con un cuchillo que tenga la hoja bien seca.

En cuanto estén dorados, se escurren y se colocan encima de un papel blanco de cocina.

Se sirven bien calientes.
Bignés salados



c alorías
220 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

24 bignés ya preparados
50 g de atún
1 cucharada de alcaparras
1 tacita de mayonesa
2 cucharadas de nata
300 g de ensaladilla rusa


Se cortan los bignés por la mitad de forma que quede una especie de tapa unida por un borde.

Se trituran las alcaparras y el atún, y la mezcla se une a la nata y la mayonesa.

Se llenan los bignés con la ensaladilla rusa hasta la mitad y el resto se rellena con la mousse de atún.
Bocaditos de mozzarella con pimientos



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

2 pimientos amarillos y carnosos
100 g de mozzarella
6 aceitunas
6 filetes de anchoa en aceite de oliva
sal y orégano


Se asan los pimientos en el horno muy caliente y se pelan. Se cortan por la mitad, y cada mitad en tres partes.

Se disponen las tiras de pimiento en una fuente y sobre cada una se coloca un trocito de mozzarella, un filete de anchoa y media aceituna.

Se sala ligeramente y se espolvorea con orégano; si se desea, se añade pimienta.

Se conserva a temperatura ambiente o bien se sirve algo templado.
Bocaditos de perejil



calorías
120 aproximadamente

tiempo de preparación
15 minutos

50 g de queso gorgonzola cremoso
50 g de queso parmesano rallado
1 cucharada de perejil picado


Dejando un poco de parmesano aparte se trabajan los dos tipos de queso en un cuenco y se forman bolitas del tamaño de una avellana (si la pasta resultante fuera demasiado dura, se debe añadir un poco de mantequilla).

Se rebozan las bolitas en una mezcla de queso parmesano y perejil.

Se disponen en un plato y se refrigeran en el frigorífico hasta el momento de servir.
Bocaditos de primavera



calorías
120 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

2 platos de postre de bolitas de mozzarella
filetes de anchoa
alcaparras
sal y pimienta (opcional)


Se hacen pequeños cortes en las bolitas.

Se rellenan con trocitos de anchoa, se vuelven a cerrar y se fijan por medio de un palillo en el que se clavará una alcaparra.
Bolitas de atún



calorías
220 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

170 g de atún
80 g de mantequilla
50 g de pistachos
1 pizca de pasta de anchoa


Se tritura el atún y se trabaja la mantequilla hasta que esta parezca crema.

Se unen los dos elementos y, si se quiere, la pasta de anchoa. Se rectifica la sal.

Se introduce la mezcla en la nevera para que se endurezca.

Después, con la ayuda de dos cucharillas húmedas se forman bolitas del tamaño de una cereza; se rebozan con los pistachos triturados finamente.

Se sirven muy frías.
Bolitas sorpresa



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
15 minutos

12 granos de uva blanca no demasiado grandes
4 porciones de queso de cabra
40 g de queso rallado parmesano
30 g de mantequilla
un poco de perejil


Se lava muy bien la uva.

En un recipiente, se trabaja con un tenedor el queso de cabra, la mantequilla y el queso rallado.

Se rebozan los granos de uva en esta masa de queso y después se pasan por perejil picado.

Las bolitas se sirven bien frías y se acompañan con vino blanco fresco.
Buñuelos fritos



calorías
220 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

2 huevos
125 ml de agua
50 g de mantequilla
60 g de harina blanca
1 pizca de sal aceite abundante


Se hierve el agua con la mantequilla cortada en trocitos. Se añade la sal y se incorpora la harina de golpe; se remueve sin parar hasta que la masa se pegue a las paredes del recipiente.

Ya fuera del fuego, se agregan los huevos procurando no echar el segundo hasta que el primero se haya mezclado totalmente con la masa.

En otro recipiente se calienta aceite abundante; con la ayuda de dos cucharillas se van añadiendo trocitos de masa en el aceite bien caliente y se dejan hasta que se hayan hinchado y dorado bien. Se sirven espolvoreados con sal o aromatizados según el gusto personal.
Buñuelos picantes a los dos sabores



calorías
2 0 0 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

100 g de pimientos
1 cebolla
un poco de chile en polvo medio vaso de agua
50 ml de aceite de oliva virgen extra
60 g de harina blanca


Se cortan los pimientos y la cebolla en dados y se rehogan por separado.

A continuación, se pasan por harina, aceite y huevo, de manera que el rebozado quede consistente.

Se salan y se añade un poco de chile.

Se fríen en aceite abundante y, cuando estén dorados, se escurren, se salan y se sirven bien calientes.
Canapés gustosos



calorías
170 aproximadamente

tiempo de preparación
15 minutos

4 rebanadas de pan
4 lonchas de queso
60 g de mantequilla
1 cucharada de pasta de anchoa


Se trabajan la pasta de anchoa y la mantequilla hasta obtener un compuesto homogéneo.

Se elimina la costra del pan de molde y se corta en cuatro cada rebanada. Se untan con la mezcla anterior.

Se cortan las lonchas de queso según convenga y se decoran con ellas los canapés.
Canapés de palmito


calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

4 rebanadas de pan negro
2 cogollos de palma
50 g de mantequilla
1 puñado de perejil
sal y pimienta


Se lava el perejil y se pasa por la picadora junto a la mantequilla.

Se salpimienta y se tritura hasta conseguir una mezcla verde y homogénea.

Se untan las rebanadas cortadas con esta mantequilla y el perejil.

Se cortan los palmitos en discos y se colocan sobre el pan untado.

Se refrigeran cubiertos en la nevera hasta el momento de servir.
Canapés tricolor



calorías
130 aproximadamente

tiempo de preparación
15 minutos

3 rebanadas de pan de molde
50 g de mantequilla
1 puñado de perejil
1 trocito de remolacha
50 g de paté de hígado


Se elimina la costra del pan.

Se trabaja la mantequilla hasta obtener una crema y con una pequeña parte de ella se unta una rebanada de pan; se unta a continuación con paté.

La mantequilla restante se divide en dos partes: a una se le une el perejil y se salpimienta, y a la otra se le une la remolacha triturada; con la mantequilla de perejil se unta una segunda rebanada, y con la de remolacha, una tercera.

Se divide cada rebanada en cuatro triángulos y se colocan en un plato.
Canapés de trufa



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

100 g de queso parmesano
200 g de queso de Villalón
100 g de queso de bola
1 trufa
pan de molde


Se eliminan las costras del pan y se corta en formas diferentes.

Se mezclan la mitad del parmesano y el queso de Villalón con el queso de bola y un trozo de trufa cortada finísima hasta obtener una mezcla homogénea.

Se distribuye la pasta sobre los canapés.

Los canapés se adornan con una lámina de trufa cada uno y se espolvorean con el resto del parmesano.

Se pone el resto del queso de Villalón en una manga de pastelería con boca estriada y se decoran con él los contornos de los canapés.
Cazuelitas de espárragos y gambas



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

8 rebanadas de pan de molde medio vaso de leche
1 nuez de mantequilla
1 manojo de espárragos
200 g de gambas
8 cucharadas de zumo de limón para el aliño


Se bañan con leche las rebanadas de pan de molde y se ponen en ocho pequeños recipientes untados con mantequilla.

Se introducen en el horno 7 minutos a 200° y luego se dejan enfriar. Se sacan las cazuelitas de pan procurando no romperlas.

Mientras, se cuecen las gambas en una mezcla de agua y vino blanco, se pelan y se cortan en trozos bastante grandes. Se cuecen los espárragos, se pasan por agua fría para fijar el color y también se cortan en trozos.

En las cazuelitas se ponen trocitos de gambas y espárragos.

En el momento de servir se vierte una cucharadita de zumo de limón por encima.
Cazuelitas a la mozzarella



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

8 huevos
20 g de mantequilla
100 g de queso mozzarella
sal y pimienta


Se untan con abundante mantequilla cuatro pequeños recipientes especiales para el horno y se forran con un poco de mozzarella cortada.

Se añaden dos huevos, se sala la clara y se incorpora la mantequilla restante fundida sobre las yemas.

Se ponen las cazuelitas en el horno. Apenas empiecen a cuajar las claras, se retiran del horno.
Cebollas al orégano



calorías
70 aproximadamente

tiempo de preparación
8 minutos

500 g de cebollitas peladas
1 cucharada de orégano
1 pizca de sal
50 ml de aceite de oliva virgen extra


Se lavan las cebollitas y se vuelven a poner en el frasco o paquete que las contenía o en otro recipiente.
Se añade el aceite y se cubren.

Se cuecen en el microondas durante 4 minutos a máxima potencia y luego se dejan reposar 1 minuto.

Se descubren, se salan y se les añade el orégano. Se colocan en una fuente y se sirven.
Cebollitas y ciruelas a la cazuela



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
15 minutos

250 g de cebollitas
200 g de ciruelas deshuesadas
1 nuez de mantequilla
sal y pimienta


Se funde la mantequilla y al momento se añaden las cebollitas. Se tapan.

Se introducen en el microondas y se cuecen durante un par de minutos, bañándolas con un poquito del caldo que ellas mismas han generado; se salan y, si se desea, se añade pimienta.

Se les da unas vueltas y a continuación se ponen al fuego durante un par de minutos sin tapar el recipiente.

Mientras, las ciruelas se han ido ablandando en agua fría. Se escurren y se mezclan con las cebollitas. Un minuto más de cocción y ya están listas.
Cecina en rollitos con palmitos y setas



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
5 minutos

150 g de cecina
1 lata de palmitos
200 g de setas
unas cucharaditas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada de albahaca desmenuzada
sal y pimienta negra recién molida


Se cortan los palmitos por la mitad.

Se untan las lonchas de cecina con un poco de aceite y se enrollan los palmitos con ellas.

Se limpian las setas con un trapo de cocina limpio y se cortan en lonchas muy finas.

Se distribuyen los rollitos en corona sobre una fuente y las setas se colocan en el centro.

Se espolvorea con albahaca y se aliña en el momento de servir.
Cecina con salsa de yogur



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
5 minutos

250 g de cecina
120 g de yogur
1 diente de ajo
medio pepino fresco
sal y pimienta


Se prepara la salsa uniendo el yogur con el ajo, al que se le habrá sacado el germen, y con el pepino lavado, pelado y cortado en trozos muy pequeños.

Se añade sal y pimienta.

Se colocan las lonchas de cecina sobre una fuente.

Se cubren con la salsa y se sirve inmediatamente.
Champiñones rellenos de atún



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
7 minutos

250 g de sombreros de champiñón
250 g de atún en aceite
un poco de perejil picado mayonesa
sal y pimienta


Se lavan bien los sombreros de los champiñones y se colocan sobre una fuente.

Se rellenan con el atún desmenuzado, se decora con un poquito de mayonesa por encima y se espolvorea perejil triturado. Se tapan.

Se cuecen en el microondas durante 2 minutos.

Se destapan, se salan y se dejan reposar 1 minuto; se sirven a continuación.
Ciruelas a la crema de gorgonzola



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

12 ciruelas secas
100 g de queso gorgonzola
50 g de mantequilla
sal y pimienta


Se dejan en remojo las ciruelas para que se ablanden; se deshuesan.

Se trabaja la mantequilla hasta que se quede como si fuera crema, se incorpora el gorgonzola y, con esta mezcla, se rellenan las ciruelas.
Cóctel de cigalas y calabacines



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

600 g de cigalas
250 g de yogur desnatado
3 calabacines
2 limones
salsa ketchup
cebollino
laurel
perejil
sal
pimienta
pimienta en grano


Se introducen las cigalas en agua salada hirviendo durante 5 minutos, junto a una pizca de perejil, una rodaja de limón, una hoja de laurel y algunos granos de pimienta negra. Se cuelan, se escurren, y se dejan enfriar.

Se lavan los calabacines y se cortan en finas rodajas. En un cuenco, se mezcla el yogur con 2 cucharadas de ketchup, el zumo de medio limón y una cucharadita de cebollino. Se salpimienta.

Se distribuyen las cigalas y los calabacines en copas individuales, se condimenta con la salsa y se decoran con rodajas de limón.
Crema delicada


calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

200 g de hierbas aromáticas lavadas
1 cebolla pequeña
200 g de queso de Villalón
20 g de mantequilla
pan integral
sal y pimienta


Se ponen las hierbas lavadas en una cacerola junto con la mantequilla y la cebolla cortada en láminas.

Se cuece durante 4 minutos sin tapar y con el fuego bajo; se sala.

Se pasa por la batidora y se deja enfriar. Se une el queso de Villalón y se rectifica la sal.

Se vierte en un recipiente y se sirve con pan integral cortado en forma de bastones.
Crema fría de espárragos



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

200 g de espárragos bien lavados
1 cebolla
200 g de queso de Villalón
20 g de mantequilla
1 yema de huevo duro
sal y pimienta recién molida


Se cuecen las puntas de los espárragos en muy poca agua en una olla sin tapar.

Se rehoga la parte verde de los espárragos con la cebolla en mantequilla, se vierte poquísima agua de vez en cuando.

Cuando estén tiernos, se pasa todo por la batidora y se salpimienta.

Se tritura también la yema de huevo. Se añade delicadamente el queso de Villalón y se corrige la sal.

Se vierte la crema en una copa y se sirve con tostadas.
Cubitos de polenta con pasas



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

4 rebanadas de polenta
100 g de espinacas
30 g de mantequilla
1 diente de ajo (opcional)
1 cebolla pequeña
30 g de pasas en remojo
sal y pimienta


Se cortan una docena de cuadrados de polenta de un centímetro de altura aproximadamente.

Se asan los cuadraditos unos minutos.

Se lavan y cuelan las espinacas y se rehogan con la mantequilla, el ajo y la cebolla picada fina en una sartén. Se corrige la sal y la pimienta.

Una vez cocido todo, se tritura hasta obtener una crema.

Se agujerean los cubos de polenta y se rellenan con la crema.

Los cuadrados se decoran con pasas remojadas.

Se pasa por el horno unos minutos y se sirven bien calientes.
Cubitos de queso



calorías
130 aproximadamente

tiempo de preparación
4 minutos

queso de Cabrales
pimentón
mostaza
curry
pimienta
perejil


Se corta el Cabrales en cubitos y cada uno se reboza con uno solo de los aromatizantes (perejil picado, pimienta molida y los demás en polvo).

Se disponen los cubitos alternando los colores.
Delicias al orégano



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
12 minutos

24 obleas
100 g de queso de Villalón quesos mantecosos
1 pizca de orégano
sal y pimienta


Se trabajan las variedades de quesos hasta obtener una crema homogénea. Se corrige la sal; si se quiere, se añade pimienta.

Se untan las obleas abundantemente y se espolvorean con orégano.

Se sirven a temperatura ambiente.
Entrante de alcachofas



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
12 minutos

4 alcachofas
1 limón
1 vaso de vinagre blanco
1 cucharada de alcaparras
aceite de oliva
agua
sal


Se desechan las hojas exteriores de las alcachofas y se cortan verticalmente en lonchas delgadas; a continuación se ponen en un recipiente lleno de agua y zumo de limón.

Mientras, se pone a hervir una cazuela de barro con agua y vinagre en la misma cantidad.

Cuando la mezcla hierva, se introducen las alcachofas durante tres minutos. Después se escurren y se secan con un trapo de cocina limpio.

Se disponen en un recipiente y se hacen tres capas con las alcachofas. Sobre cada capa se esparce sal, alcaparras trituradas, aceite de oliva y, si se desea, pimienta. Al final, se rocía todo con un poquito de aceite de oliva.
Entrante de calabacines Primavera



calorías
100 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

300 g de calabacines
unos palitos de cangrejo
1 cucharadita de pimienta verde
unas cucharaditas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de salsa de Worcestershire
el zumo de un limón
media cucharada de sal

Se limpian los calabacines, se cortan en discos y se disponen en forma de corona sobre una fuente.

Se desmenuzan los palitos de cangrejo. Se colocan en el centro de la corona y se espolvorean con los granos de pimienta verde.

Se prepara el condimento en un recipiente aparte disolviendo la sal en el limón, añadiendo la salsa de Worcestershire y mezclando finalmente aceite con los anteriores elementos.

Aliñar en el momento de servir.
Entrante de filete con setas



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
4 minutos

200 g de filete de buey picado
2 setas peladas y cortadas en lonchitas muy finas
30 ml de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de pasta de anchoa
el zumo de medio limón hojas de jaramago (para decorar)
sal y pimienta


Se lavan las setas y se disponen sobre una fuente; se cubren con el filete.

Se mezclan en la batidora el aceite de oliva, el zumo de limón, la pasta de anchoas, la sal y la pimienta; con la salsa obtenida, se aliña la carne.

Se adorna la fuente en el momento de servir con hojitas de jaramago y se perfuma con un poquito de pimienta blanca molida.
Flores de calabacín rellenas de jamón



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

8 flores de calabacín
4 calabacines no demasiado grandes, cocidos al vapor
100 g de jamón de York
60 g de pan rallado
2 cucharaditas de nata ligeramente montada
sal y pimienta


Se lavan con cuidado las flores de calabacín y se les saca el pistilo.

Se trituran los calabacines, la albahaca, el jamón y el pan rallado hasta obtener una crema homogénea. Se une la nata, ligeramente montada, se sala y, si se desea, se añade pimienta.

Se rellenan las flores de calabacín con esta pasta y se colocan con cuidado en un recipiente resistente al calor untado previamente. Se ponen en el microondas a la máxima intensidad durante 2 minutos.

Pasado este tiempo, se sacan del horno y se sirven con los cuatro calabacines cocidos al vapor.
Galletitas saladas con peras



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos + 1 hora para enfriar

2 peras
75 g de requesón
8 galletitas saladas
1 limón
menta
albahaca
aceite de oliva virgen extra
azúcar
sal
pimienta negra
pimienta rosa


Se lavan y se secan las peras; se elimina el corazón con el utensilio adecuado.

En una fuente, se mezclan el requesón, una cucharada de albahaca y menta picadas y unos granos de pimienta rosa.

Con el zumo de medio limón se pinta el interior de las peras y se rellenan con la crema de queso. Se deja que se enfríen en el frigorífico durante una hora.

En una taza, se baten una cucharada de aceite con el zumo de medio limón, una cucharada de menta y albahaca picados, una cucharadita de azúcar, la sal y una pizca de pimienta negra.

Se disponen en una fuente de servicio las galletitas saladas, y sobre ellas se distribuyen las peras cortadas en rodajas; se condimenta con la salsa y se sirve.
Jamón ahumado con alcachofas a la albahaca



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
4 minutos

2 alcachofas
50 g de jamón ahumado
50 g de queso emmental
2 manojos de albahaca
un poco de zumo de limón aceite
sal y pimienta


Se lavan las alcachofas y se dejan en agua y limón.

Mientras, se cortan el jamón y el queso emmental en tiras.

Se disponen en una fuente las alcachofas escurridas y cortadas en láminas; sobre ellas se coloca el jamón y el queso.

Se aliña con limón y aceite y se espolvorea con albahaca picada.

Se sirve inmediatamente.
Mejillones marinados



calorías
100 aproximadamente

tiempo de preparación
4 minutos + dos horas para el marinado

600 g de mejillones
1 chalote
cebollino
pimentón
aceite de olive virgen extra
vinagre blanco
pimienta


Se limpian los mejillones raspándolos con un cuchillo y se elimina el biso.

Se eliminan las conchas y se filtra el líquido de cocción. Se vierte el líquido en una terrina y se emulsiona con 3 cucharadas de vinagre y una cucharada de aceite.

Se añade el chalote cortado finamente, media cucharadita de cebollino picado, una pizca de pimentón y un poco de pimienta. Se mezcla, se añaden los mejillones y se remueve nuevamente.

Se cubre el recipiente y se deja marinar en el frigorífico durante dos horas antes de servir.
Melón con gambas



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

2 meloncitos
30 langostinos o cigalas pequeñas
un poco de perejil
aceite de oliva virgen extra
medio limón
sal y pimienta


Se cortan por la mitad los melones, se extraen las semillas y los filamentos y se vacían con un utensilio adecuado o, a falta de este, se corta la pulpa en forma de dados.

Se cuecen y se pelan las gambas. Se mezcla la pulpa con las gambas y se rellenan las partes vacías de los melones.

En un recipiente aparte, se prepara la salsa vinagreta uniendo la sal y el limón primero, añadiendo el aceite después y trabajándolo todo muy bien. Se sirven los melones aliñados presentando aparte la pimienta.
Melón con jamón



calorías
170 aproximadamente

tiempo de preparación
8 minutos

2 meloncitos
200 g de jamón del país blando, cortado en dos lonchas
medio limón
unas hojas de lechuga (para decorar)


Se cortan por la mitad los meloncitos, se extraen las semillas y los filamentos y se vacían con un utensilio adecuado.

Se corta el jamón en dados, desechando las partes grasas. Se mezcla el jamón con la pulpa del melón y con esto se rellenan las partes vaciadas de los melones. Se decoran con una rodaja de limón.

Se sirven en platos pequeños donde previamente se habrán dispuesto hojas de lechuga como decoración.
Meloncitos picantes



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

2 melones pequeños
6 lonchas de queso de cabra
1 cucharadita de pimienta verde
s al


Se cortan los meloncitos por la mitad, se extraen las semillas y se salan ligeramente; se guardan en lugar fresco vueltos del revés.

Se trabaja el queso de cabra con un tenedor, se pone en una manga pastelera de boca estriada y se rellenan los melones; se decoran con pimienta verde.
Mousse de espinacas



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
9 minutos

250 g de espinacas cocidas
300 g de requesón
1 nuez de mantequilla
sal y pimienta


Después de cocidas, se desmenuzan las espinacas.

Se pasan por la batidora junto con la mantequilla hasta obtener una crema homogénea.

Se unen el requesón y la sal y se da otra pasada. Si se quiere, se añade pimienta.

Se vierte la mezcla en un recipiente.
Mousse de guisantes



calorías
280 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

250 g de guisantes
250 g de requesón
1 nuez de mantequilla
un poco de perejil
1 cebollita
rábanos (para decorar)
sal y pimienta


Se pasan por la sartén los guisantes, la mantequilla y la cebolla (si se pegan se puede añadir un poquito de agua) y se cuecen en el microondas durante cinco minutos en una cacerola tapada. Se deja aparte una cucharada grande de guisantes para decorar y los demás se pasan por la batidora hasta que se obtenga una crema homogénea. Se corrigen la sal y la pimienta. Se incorpora el requesón y se mezcla hasta que este sea absorbido.

La mousse se coloca sobre una fuente y se adorna con los guisantes que se habrán dejado aparte o con algún rábano cortado en forma de flor.
Mousse del Mediterráneo



calorías
170 aproximadamente

tiempo de preparación
9 minutos

250 g de queso cremoso
50 g de aceitunas
deshuesadas
pimienta negra recién molida picatostes


Se pasan por la batidora las aceitunas verdes hasta que se conviertan en una crema homogénea.

A esta crema se le añade el queso y se trabaja muy bien; se vierte la mezcla en un molde forrado de papel de aluminio.

En el momento de servir, se desmolda en una fuente y se adorna con discos de aceituna deshuesada.

Se sirve con picatostes.
Mousse de queso con albahaca



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

200 g de quesos variados
(brie, gorgonzola y requesón)
40 g de mantequilla
40 g de jamón de York cortado en lonchas no demasiado delgadas
1 manojo de albahaca
sal y pimienta


Se pone papel de aluminio en un molde de plum-cake de cuarto de litro y se forra a continuación con el jamón.

Se trabajan la mantequilla y los quesos y se vierte la mezcla en el molde. Cuando el molde está medio lleno, se incorpora la albahaca y después se añade el queso restante.

Se cubre con el jamón.

Se desmolda en una fuente y se decora.

Se sirve con picatostes.
Mousse de queso a la húngara



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

100 g de requesón
100 mg de queso de Cabrales
50 g de mantequilla
30 g de pimentón
50 g de queso manchego
sal y pimienta


Se trabajan el queso y la mantequilla hasta que la mezcla tenga la consistencia de la crema; se une el queso manchego cortado en trocitos y parte del pimentón.

Se vierte la mezcla en un molde forrado de aluminio ligeramente mojado.

Se desmolda y se sirve con picatostes y verdura fresca.
Mousse de salmón ahumado



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

100 g de salmón ahumado
150 g de queso de Burgos
1 cucharadita de ketchup langostinos (para decorar)
sal y pimienta


Se pasa el salmón por la batidora hasta conseguir una masa homogénea.

Se añade parte del queso de Burgos a cucharaditas y se vuelve a pasar por la batidora. Cuando la masa esté ya más blanda, se añadirá el ketchup y se volverá a dar otra pasada.

Se incorpora el resto del queso de Burgos con cuidado, con un movimiento vertical de abajo arriba.

Se corrige la sal y, si se desea, se le añade pimienta.

Se vierte la mezcla en un molde forrado de aluminio o en cualquier otro recipiente.

Se sirve decorado con langostinos.
Pan de centeno con melón



calorías
400 aproximadamente

tiempo de preparación
15 minutos

100 g de jamón serrano
90 g de mantequilla
4 rebanadas de pan de centeno
1 melón pequeño
1 limón
1 puerro
salsa de tomate eneldo


Se ablanda la mantequilla y se mezcla con el zumo de medio limón. Se extiende una parte en las rebanadas de pan y se mezcla el resto con dos cucharadas de salsa de tomate.

Se vierte la mezcla en una manga pastelera y se decoran las rebanadas de pan formando líneas diagonales. Se disponen las rebanadas en una fuente de servicio.

Se corta el melón, se eliminan las semillas y se forman bolitas con la pulpa. Con palillos adecuados, se preparan pinchitos con las bolitas de melón y las lonchas de jamón.

Se decoran las rebanadas de pan con los pinchitos, se espolvorean con eneldo y rodajas de puerro y se sirven.
Panecillos a la mousse de queso y uva



calorías
130 aproximadamente

tiempo de preparación
4 minutos

20 panecillos pequeñísimos
150 g de queso de cabra granos de uva
1 nuez de mantequilla


Se cortan los panecillos por la mitad y se untan con mantequilla.

Se trabaja el queso de cabra con un tenedor, y se pone en una manga pastelera de boca estriada.

Se rellenan los panecillos.

Se cierran y se adornan con un grano de uva clavado en un palillo.
Paté de aceitunas a la italiana



calorías
300 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos + 12 horas para enfriar

Para 6 personas
200 g de aceitunas negras sin hueso
50 g de berenjenas en aceite
50 g de mantequilla
1 limón
pan rallado
aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta
tostadas de pan para servir


Se escurren las berenjenas y se trituran junto con las aceitunas. Se vierte en una terrina la mezcla con el zumo de medio limón. Se vierte una cucharada de aceite y se remueve.

Se añade la mantequilla ablandada, una cucharada de pan rallado, otra de limón rallado, sal y pimienta.

Se trabaja la pasta con la batidora hasta obtener una mezcla cremosa. Se vierte en una hoja de papel oleoso, se enrolla y se deja en el frigorífico durante una noche.

Se sirve acompañado de tostadas.
Paté de salmón



calorías
100 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

400 g de salmón en lata
200 g de queso emmental
150 g de mayonesa
100 g de ensalada lollo
80 g de mantequilla
2 dl de leche
2 cebolletas tomatitos mostaza
sal pimienta


Se mezcla la mayonesa con una cucharada de mostaza y se reserva aparte.

Se escurre el salmón y se pone en la batidora con la leche, la mantequilla ablandada, el queso emmental cortado en dados y la cebolleta picada. Se bate la mezcla durante un minuto y se vierte en un molde con tapadera junto con agua. Se enfría en el frigorífico durante dos horas.

Se lava la ensalada y se escurre. Se cortan los tomatitos en gajos.

Se desmolda el paté en una fuente de servir y se ponen a su alrededor la ensalada y los tomates.

Se sirve acompañado con la salsa de mayonesa y la mostaza.
Peras del campesino



calorías
150 aproximadamente

tiempo de preparación
5 minutos

3 peras
40 g de queso cremoso en virutas
30 g de parmesano rallado
30 g de almendras fileteadas


Se pelan las peras, se cortan en gajos y se eliminan las pepitas.

Se pasa cada gajo por el parmesano rallado y por las almendras fileteadas.

Se disponen en forma de corona sobre un plato y se rellenan los huecos dejados por el corazón de la fruta con las virutas de queso.

Se sirve como aperitivo o entremés.
Pinchos trentinos



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
7 minutos

300 g de polenta fría
200 g de queso tipo manchego
2 huevos
pan rallado
aceite para freír
salvia
sal y pimienta


Se corta en dados la polenta y el queso.

Se colocan los dos ingredientes en los pinchos alternándolos y se añade una hoja de salvia.

Se baten los huevos salpimentados y se pasan por ellos los pinchos; luego se pasan por el pan rallado.

Se colocan en una sartén con aceite abundante y se fríen los pinchos cuando el aceite esté bien caliente.

Se escurren sobre papel absorbente y se sirven calientes.
Pinchos de verdura y uva



calorías
350 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

200 g de mayonesa
150 g de uva blanca
100 g de uva negra
100 g de champiñones
8 tomates
8 panochitas de maíz
3 calabacines
1 berenjena
1 pimiento
tabasco
vino blanco seco
aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta


Se corta el pimiento en dados.

Se lavan la fruta y la verdura; se cortan los calabacines y media berenjena en trozos.

Se cuece la berenjena en el microondas durante 5 minutos.

Se preparan los pinchos alternando la uva blanca, las setas, la berenjena, los calabacines, la uva negra y, por último, se coloca una panochita.

Se ponen los pinchos en una sartén con dos cucharadas de aceite y se fríen durante dos minutos; se salan y se añade medio vaso de vino blanco. Se guisan 10 minutos más.

Se mezclan con la mayonesa el pimiento cortado en dados y algunas gotas de tabasco.

Se sirven los pinchos acompañados con la salsa.
Pizza mexicana



calorías
700 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

500 g de masa para pizza
250 g de salchichas picantes en rodajas
75 g de maíz
2 tomates
queso rallado
perejil
aceite de oliva virgen extra


Se extiende la masa para la pizza en una fuente, se rocía con 2 cucharadas de aceite y se distribuyen en capas la mozzarella, los tomates cortados en rodajas, las salchichas y la mozzarella restante.

Se distribuyen el maíz escurrido y 2 cucharadas de perejil.

Se espolvorean con el queso rallado y se hornea a 250 °C durante 10 minutos.
Puré de guisantes y menta



calorías
450 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

700 g de guisantes
100 g de mantequilla
80 g de queso rallado
8 lonchas de pan de molde
leche
nata
menta
sal


Se cuecen los guisantes en agua salada durante 10 minutos. Mientras tanto, se cortan las rebanadas de pan de molde en triángulos, se fríen en una sartén con la mantequilla y se disponen en una fuente de horno.

Se espolvorean con el queso rallado y se pasan por la parrilla durante algunos minutos, hasta que el queso se derrita y se dore.

Se escurren los guisantes y se baten con una cucharada del agua de cocción. Se vierte el puré obtenido en una cazuela: se añaden 4 cucharadas de nata, medio vaso de leche y una cucharada de menta picada. Se calienta, mezclando y corrigiendo la sal y la pimienta.

Se sirve el puré de guisantes acompañando con las rebanadas de pan de molde calientes.
Rollitos ahumados



calorías
170 aproximadamente

tiempo de preparación
8 minutos

4 lonchas de jamón ahumado
no demasiado gruesas
80 g de queso tierno
50 g de queso cremoso
1 nuez de mantequilla


Se disponen sobre cada loncha de jamón, después de haberlas untado con el queso cremoso, los dados de queso tierno y se enrollan.

Después de untar un recipiente resistente al calor con mantequilla, se colocan en él los rollitos y se ponen en el horno caliente durante tres minutos.

Se sirven inmediatamente.
Rollitos de jamón



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
7 minutos

4 lonchas de jamón de York
un poco de perejil
un poquito de aceite de oliva virgen extra
80 g de queso emmental
1 cucharada de mostaza aromatizada
1 nuez de mantequilla


Se corta el queso en dados.

Se cortan las lonchas de jamón por la mitad, se untan con mostaza y se cubren de cubitos de queso y un poco de perejil. Se enrollan.

Se unta ligeramente una fuente y se disponen en ella los rollitos. Se introduce la fuente en el horno microondas un minuto, se deja reposar otro minuto y se sirve.
Rollo de jamón ahumado



calorías
180 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

3 huevos
1 cucharadita de queso rallado
2 cucharadas de leche
100 g de jamón ahumado
20 ml de aceite de oliva virgen extra
30 g de mantequilla
1 manojo de romero
sal


Se baten los huevos, el queso, la leche y la sal.

En una sartén grande y baja se calienta el aceite, se vierte la mezcla y se fríe durante unos minutos por ambas partes. Cuando esté frito, se espolvorea con el romero picado y se deja enfriar.

Por otro lado, se habrá troceado el jamón y se habrá mezclado con la mantequilla; se cubre la tortilla ya fría con esta última mezcla.

Se enrolla la tortilla y se envuelve en papel para horno. Se deja enfriar. Se corta en rebanadas y se sirve.
Rollo de mortadela



calorías
100 aproximadamente

tiempo de preparación
3 minutos

1 loncha de mortadela italiana
100 g de queso cremoso


Se unta la mortadela (sin piel) con el queso.

Se enrolla la loncha y, si se cree oportuno, se llenan de nuevo los extremos del rollo con más queso.

Se refrigera en el frigorífico.

En el momento de servir, se corta en rodajas y se coloca en una fuente.
Salmón marinado con puré de acederas o berros



calorías
200 aproximadamente

tiempo de preparación
10 minutos

300 g de salmón cortado en lonchas muy finas
unas cucharadas de aceite de oliva
un poco de zumo de limón
sal y pimienta

Para la salsa
de acederas o berros
1 puñado de acederas o berros
1 nuez de mantequilla
1 cucharadita de fécula blanca
un poco de leche


Se coloca el salmón en una fuente y se aliña con el aceite y el limón; se sala y, si se desea, se le añade pimienta.

Se rehogan las acederas en una sartén con mantequilla; una vez hechas, se espolvorean con fécula; se salpimientan, se incorpora la leche y se hierve.

Se pasa todo por la batidora.

Se pone la crema resultante en una manga pastelera con boca estriada y se adorna el plato.
Tapitas de verduras



calorías
140 aproximadamente

tiempo de preparación
20 minutos

200 g de queso de cabra
30 g de pistachos
8 rábanos

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents