Locos por… los smoothies
102 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Locos por… los smoothies , livre ebook

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
102 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Si desea cuidarse y estar siempre en forma, este libro le ofrece la manera más deliciosa de hacerlo. Efectivamente, ¿qué puede haber mejor que un nutritivo preparado de frutas o verduras, fuente de vitaminas y energía? ¿Y qué mejor que hacerlo en casa, para controlar en todo momento la calidad de los productos? Aquí encontrará una extraordinaria selección de recetas en las que frutas y verduras, solas o combinadas con lácteos o cereales, harán las delicias de todos y aportarán toda la vitalidad que necesita para afrontar el día. Además se facilita información nutricional sobre los ingredientes más comunes y consejos de presentación, porque ¡qué mejor modo de agasajar a un invitado, que ofrecerle un delicioso smoothie, un refrescante zumo o un sabroso batido!

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 21 janvier 2013
Nombre de lectures 0
EAN13 9788431555184
Langue Español

Informations légales : prix de location à la page 0,0192€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Locos por... los smoothies
Cristina Sala Carbonell





Locos por... los smoothies
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos a menudo únicos de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. DE VECCHI EDICIONES, S. A.

Diseño gráfico de la cubierta: © YES.

Fotografías de la cubierta: © Olga Liubkyna / Fotolia.com; © klikk / Fotolia.com; © ampFotoStudio / Fotolia.com, y © Cristina Sala Carbonell.

© De Vecchi Ediciones, S. A. 2012
Avda. Diagona l 519 - 08029 Barcelona
Depósito Legal: B. 19.433-2012
ISBN: 978-84-315-5518-4

Editorial De Vecchi, S. A. de C. V.
Nogal, 16 Col. Sta. María Ribera
06400 Delegación Cuauhtémoc
México

Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o trasmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética o cualquier almacenamiento de información y sistema de recuperación, sin permiso escrito de DE VECCHI EDICIONES.

Introducción



Todos conocemos la importancia que tiene para la salud el consumo de frutas y verduras. Sin embargo, el objetivo último de este libro no es tan sólo que usted pueda disponer de una buena guía para mejorar su dieta, sino poner en sus manos la posibilidad de disfrutar bebiendo fruta. Hasta hace pocos años, la fruta solía tomarse en forma de zumo y, en algunos lugares, mezclada con leche en forma de batidos. Otra manera tradicional de consumir fruta era cocinada, junto con guisos y estofados, o integrando desayunos y meriendas en forma de mermelada. Sin embargo, la fruta cocida, aunque resulta deliciosa al paladar, pierde una parte muy significativa de sus propiedades nutritivas. Con el paso del tiempo, y con la aparición de nuevos electrodomésticos que facilitan su manipulación, la fruta ha ido asumiendo un papel distinto en nuestra alimentación cotidiana. El puré de frutas u hortalizas, en el que se combinan la pulpa y el zumo con otros ingredientes es decir, el smoothie , ha entrado a formar parte de nuestra gastronomía.
Para facilitar la tarea de alimentarnos de manera sana, la industria ha creado numerosos preparados de fruta listos para su consumo inmediato. No debe existir ningún prejuicio a la hora de utilizar estos productos, total o parcialmente, pero es imposible comparar tanto su sabor como sus cualidades nutricionales con el zumo, el batido o el smoothie que podemos preparar en casa.
¿Por qué? Porque somos nosotros los que vamos al mercado y podemos seleccionar la fruta de mayor calidad en su mejor momento. Porque podemos combinar aquellos ingredientes que sean más adecuados para satisfacer nuestras necesidades, respetando a la vez nuestras particularidades (alergias, asimilación de algunos productos, patologías leves o transitorias, etc.) y también, ¡cómo no!, convertir la fruta en un auténtico festín para nuestros sentidos. Podemos combinar colores, sabores y texturas, podemos dar rienda suelta a nuestra fantasía y servir las bebidas en diferentes vasos y copas, y decorarlas haciendo alarde de nuestra habilidad para convertir un sencillo smoothie, zumo o batido en una personal obra de arte.

En este volumen se han agrupado las bebidas a base de frutas y verduras en tres apartados:

• Smoothies : aunque en sus inicios se preparaban únicamente con la pulpa y el zumo de la fruta, más adelante comenzaron a añadírseles otros ingredientes, como yogur, leche de soja, queso fresco, tofu, etc., con el objetivo de incrementar su contenido en proteínas y convertirlos así en un saludable primer plato o en un sustitutivo de una comida.

• Batidos : siguen siendo la combinación de fruta triturada y leche o helado por excelencia, destinada a complementar desayunos y meriendas.

• Zumos : se trata de bebidas refrescantes y tonificantes elaboradas con el jugo obtenido de la fruta natural, de la que se desecha la pulpa. Suelen tomarse solos o aligerados con agua o hielo.

Con las recetas que aquí se incluyen podrá comenzar a practicar esta nueva y sana forma de utilizar la fruta y la verdura. Además, en el libro se facilita toda la información sobre los electrodomésticos y útiles de cocina necesarios, así como indicaciones y comentarios sobre frutas, hortalizas y productos complementarios (lácteos y similares, edulcorantes, suplementos, etc.).
No deje pasar esta oportunidad, ¡beba salud!

Ingredientes



Frutas y hortalizas



© Victoria Visuals/Fotolia.com


Ingrediente principal de smoothies, batidos y zumos, las frutas y las hortalizas son una excelente fuente de vitaminas, imprescindible para una dieta sana y equilibrada.
En la actualidad tenemos una amplia gama de frutas a nuestra disposición, pero no siempre ha sido así. Algunas de ellas forman parte del imaginario clásico de zumos y batidos, como por ejemplo la naranja y el limón (en cuanto a los zumos) y las fresas, (sobre todo para los batidos).
Con el transcurso del tiempo, se han producido cambios importantes en tres aspectos: a los mercados llega actualmente toda clase de frutas, incluidas las exóticas; hemos incorporado licuadoras y batidoras de vaso alto a nuestras cocinas, y hoy en día todos sabemos la importancia que tiene para nuestra salud el hecho de llevar una dieta sana. Estos cambios han dado lugar a un nuevo concepto en la forma de tomar fruta: el smoothie. Ahora, además de poder obtener zumos de casi todas las frutas y hortalizas, y variar sustancialmente los ingredientes de nuestros batidos, las tomamos en deliciosas combinaciones y con una textura que nos permite utilizarlas «casi» como un primer plato.
La infinidad de frutas que se encuentran hoy en los mercados y tiendas especializadas hacen posible añadir a nuestro clásico zumo de naranja otros zumos, como los de manzana, uva, piña, sandía, kiwi, cerezas, mango, etc.
De igual forma, estas mismas frutas, trituradas en el vaso mezclador y con leche o bebidas vegetales, han permitido ampliar la gama de batidos más allá del tradicional batido de fresas, y han conducido a la incorporación en nuestra dieta de los smoothies, de consistencia más cremosa y densa, que pueden incluir entre sus ingredientes yogur u otros lácteos sólidos o semisólidos.
Aunque todas las frutas disponen de un elevado contenido en fibra, su aporte de agua es muy variado. Por esta razón, algunas, como la papaya, el plátano, el aguacate, los higos, las frutas del bosque, etc., no se prestan a la elaboración de zumos pero son, en cambio, una buena base para obtener batidos o smoothies.
Entre las hortalizas, las más empleadas son las zanahorias, los tomates y los pepinos, que, combinadas con otras, como el apio o la cebolla, dan lugar a excelentes preparados, refrescantes y muy vitamínicos. La unión de frutas y hortalizas, como en el caso de la naranja y la zanahoria, aunque no es demasiado habitual, puede ser un excelente campo de experimentación casero.

Además de las frutas o las verduras principales, en cada receta suelen emplearse otras que cumplen una función complementaria y cuyos objetivos pueden ser distintos.
Este es el caso del plátano, que sirve en muchas ocasiones para dar consistencia a una preparación que, sin él, podría resultar demasiado líquida. Otro ejemplo sería el uso de pequeñas cantidades de zumo de fruta, ya sea de manzana o de naranja, para aligerar algunas preparaciones demasiado densas, o la adición de zumo de limón o lima para aportar acidez y frescor a las bebidas.
No debemos olvidar que también podemos «corregir» el color del preparado aprovechando las posibilidades que nos ofrecen los zumos de bayas (arándanos, moras, fresas, etc.).
En definitiva, puede utilizar los ingredientes que tenga a mano para mejorar la textura, el sabor y el color de sus bebidas, y darles su toque personal.


Productos lácteos y similares

Los smoothies y batidos son elaboraciones muy equilibradas desde el punto de vista nutritivo, ya que entre sus ingredientes se incluyen productos lácteos o sucedáneos vegetales de los mismos, que aportan principalmente proteínas y, en cierta medida, algo de grasa.
Sin duda, la leche y el yogur son los lácteos más utilizados, aunque también puede emplearse queso fresco o requesón.
Quienes sigan dietas de adelgazamiento o deseen controlar el colesterol pueden optar por productos descremados, que, sin ver reducido su sabor y contenido proteínico, contienen menos grasas que los enteros; con estos productos se consigue reducir las calorías por ración.
Existen también bebidas vegetales que pueden sustituir de forma ventajosa los productos lácteos; la más conocida y utilizada es la leche de soja. No sólo posee proteínas equiparables en cantidad y calidad a las de la leche, sino que no contiene grasas de origen animal y la lecitina y las isoflavonas de la soja ayudan a reducir el colesterol.
De la soja se obtienen también el tofu, una sustancia sólida similar al queso fresco, así como yogures.
Otras bebidas vegetales igualmente saludables son las que se obtienen a partir de la avena, la cebada, el arroz y otros cereales. Son numerosos sus beneficios sobre la salud: resultan muy digestivas, aportan energía, alivian el cansancio y el estrés, ayudan a reducir el colesterol, y los hidratos de carbono de liberación lenta que poseen son adecuados para los diabéticos. Estas bebidas pueden encontrarse, ya preparadas y de buena calidad, en comercios de dietética y productos biológicos y naturales.


Complementos

Edulcorantes

La fruta posee, de forma natural y en proporción directa a su grado de maduración, unos azúcares que son responsables de su dulzor: la fructosa y la glucosa.
En determinadas recetas, cuando intervienen frutas demasiado ácidas o poco dulces, por ejemplo, puede ser necesaria la adición de algún edulcorante, ya sea natural o bien artificial. El más utilizado es el azúcar blanco o refinado. Está compuesto por sacarosa, y se obtiene principalmente de la caña de azúcar y de la remolacha. Durante el proceso de refinado se pierden todas las sales y oligoelementos, interesantes desde el punto de vista nutricional, que están presentes en la melaza extraída de aquellas plantas. Por este motivo es aconsejable utilizar preferentemente melaza o azúcar integral, que además aportan menos calorías a la dieta.
Entre los edulcorantes naturales se incluyen también la miel y la savia de algunas plantas, como por ejemplo el jarabe de arce. La miel en particular ofrece una gama muy amplia de aromas, ya que estos dependen principalmente de las flores que han visitado las abejas para recolectar el néctar.
Por último, la industria ha creado los edulcorantes artificiales para disponer de unas sustancias que, como la sacarina o los ciclamatos, poseen una gran capacidad endulzante con un nulo aporte calórico, por lo que pueden emplearse en las dietas adelgazantes.
Las personas diabéticas tienen problemas para descomponer la glucosa presente en la sangre, y por este motivo deben reducir la ingesta de este azúcar en la dieta. Todos los edulcorantes naturales poseen, en mayor o menor medida, glucosa, y resulta recomendable su sustitución por alguno artificial, más aún si se tiene en cuenta que la fruta en sí ya contiene entre un 5-20 % de azúcar, del cual la mitad es glucosa.

Otros complementos

En general, las frutas poseen un bajo contenido en proteínas, y si bien este puede compensarse con la incorporación de productos lácteos o similares, en algunos casos resulta conveniente incrementar su proporción en la dieta de manera fácil y segura. Para ello se puede recurrir a los preparados de proteínas en polvo obtenidos principalmente a partir de la soja o del suero de leche. El carácter neutro de su sabor permite su empleo en todas las recetas con independencia del tipo de fruta utilizado.
Como fuente de proteínas puede emplearse también el polen, que aporta igualmente minerales y vitaminas.
No debemos olvidar el uso de especias, como la canela, el clavo o el jengibre, que ayudan a mejorar el sabor de las bebidas y añaden un toque exótico y agradable.
Aparatos de cocina




© Tarantino/Fotolia.com


La elaboración de smoothies, batidos y zumos requiere tratar la fruta de diferentes maneras con el fin de obtener de ellas las mejores cualidades organolépticas y las texturas más adecuadas para cada presentación. En los dos primeros casos suele procesarse la fruta de modo que se mantenga la pulpa junto con el zumo, mientras que en los zumos, por el contrario, es necesario separarlos, aunque en algunas ocasiones, como en el zumo de naranja, puede incorporarse la pulpa a gusto del consumidor.
Los aparatos indispensables para llevar a cabo las recetas que inc luye este libro son la batidora, la licuadora y el exprimidor. También se pueden utilizar algunos utensilios complementarios que normalmente se pueden encontrar en cualquier cocina para manipular convenientemente los ingredientes.

U TENSILIOS COMPLEMENTARIOS

La manipulación de frutas y verduras durante el proceso de elaboración de las recetas requiere el empleo de algunos utensilios cuya presencia es habitual en la cocina y que pasamos a detallar a continuación:

■ Cuchillos : conviene disponer de uno cebollero o de verduras para trocear y limpiar las frutas grandes, y una puntilla o cuchillo pequeño para mondar frutas u hortalizas pequeñas.

■ Pelador : el objetivo de este instrumento es mondar frutas y hortalizas, es mejor que el cuchillo porque reduce las pérdidas de pulpa y su manejo es más seguro.

■ Rallador : se utiliza sobre todo cuando se quiere obtener la ralladura de la piel de los cítricos.

■ Descorazonador : utensilio muy práctico para quitar de forma limpia y segura el corazón de manzanas, peras y frutas similares.

■ Deshuesador : permite la rápida extracción de los huesos de las cerezas y las ciruelas pequeñas.

■ Colador : se utiliza para escurrir las frutas una vez lavadas. Los coladores de malla fina pueden emplearse para separar la pulpa de algunos zumos.

■ Medidores : existen medidores en forma de vaso graduado, que resultan útiles cuando los volúmenes necesarios son suficientemente grandes. Para cantidades más pequeñas pueden utilizarse juegos de cucharillas o cacitos de medidas normalizadas.

■ Lengua de silicona: es un instrumento realmente útil para poder retirar del vaso de la batidora hasta el último resto de fruta.

■ Cucharillas : es conveniente disponer de varias de longitudes diferentes, adecuadas para los vasos en los que se sirve la fruta, con la finalidad de poder remover cómodamente el contenido.

■ Palillos y pinchos : adecuados para preparar decoraciones para las bebidas a base de trozos de frutas u hortalizas.


La batidora

Se trata de un pequeño electrodoméstico del que existen dos versiones: la de vaso alto y la de brazo, que se utiliza para triturar y batir. Aunque la más habitual en todas las casas es la batidora de brazo, la más adecuada para preparar nuestras recetas es la de vaso alto.
Este útil aparato consta de dos partes bien diferenciadas: la base, en la que se encuentra el motor, dispone generalmente de un selector de velocidades que permite adecuar la potencia de la máquina al tipo de producto que se está procesando; el vaso, que puede ser de vidrio o plástico, tiene forma de jarra y se separa de la base. En el interior del mismo se encuentran unas afiladas cuchillas que, junto con la potencia del motor, permiten incluso picar hielo. Dispone de una tapa con una abertura que posibilita la introducción de ingredientes mientras se están procesando los demás.


La licuadora

Se trata de un electrodoméstico muy especializado cuyo cometido es la obtención de zumos libres de pulpa a partir de frutas y verduras. De este modo se consigue una bebida ligera que, si bien carece de algunas de las ventajas de los smoothies y los batidos, abre la puerta al consumo de fruta a aquellos que están menos habituados al mismo. Los zumos son una gran fuente de vitaminas, y pueden tomarse solos o agregarse a smoothies y batidos con objeto de diluirlos si resultan demasiado espesos.
Si la licuadora dispone de control de velocidad, es conveniente ajustarlo al tipo de ingrediente empleado, para obtener de él la mayor cantidad de zumo posible.


El exprimidor

Está destinado a obtener zumos de los cítricos. Existen exprimidores manuales y eléctricos. Aunque el resultado obtenido por los dos sea equiparable, puede ser más conveniente disponer de uno eléctrico si se elaboran grandes cantidades de zumos de naranja o de pomelo.




© Cyril Comtat/Fotolia.com
Presentación



Smoothies, batidos y zumos son sin duda una manera excelente, nutritiva y divertida de tomar frutas y hortalizas, sobre todo en un momento en que todos somos conscientes de que su consumo es necesario para una buena salud. A pesar de ello, a muchas personas les resulta difícil introducirlas en su dieta habitual. ¿Por qué no ayudarlas ofreciéndoselas de manera cómoda y atractiva a la vista?
Es cierto que en gran medida comemos por la vista. De este modo, una presentación agradable y colorista despierta el apetito y el deseo de probar aquello que se nos muestra.
El uso de ingredientes cuyos colores armonicen o sean de la misma gama permite obtener preparaciones de un tono intenso y definido que sugiere los valores nutricionales de la fruta que contiene.


Elementos decorativos

Vasos y copas de diferentes formas y tamaños son elementos imprescindibles que realzan la presentación de las combinaciones preparadas. No es lo mismo servir una bebida de frutas como aperitivo que como primer plato, merienda o refresco. Deberá tener en cuenta que un smoothie resulta muy denso, por lo que se sirve en un volumen menor que un refresco o un zumo.

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents