Mi Amor, Háblame… Diez reglas para lograr que un hombre hable

-

Livres
84 pages
Lire un extrait
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Si, a pesar del amor que los une, tanto el hombre como la mujer tienen problemas para dialogar, es porque la mujer busca la comunicación en términos de lazos íntimos y de expresión emotiva, mientras que el hombre se comunica para alcanzar objetivos precisos y para transmitir información. Los hombres hacen discursos, las mujeres intercambian.
Para mejorar la relación entre hombres y mujeres, el autor presenta a las mujeres diez reglas eficaces que pueden utilizar para entender mejor el universo masculino y para que ayuden al hombre a que comunique más y de la mejor manera lo que vive internamente; algunos de los ejemplos concretos que ilustran cada una de las reglas han sido tomados de su práctica profesional. Este libro también permite que los hombres se conozcan mejor y que entiendan, de igual manera, el deseo de comunicación de sus compañeras.
"Mi Amor, ¡háblame!" es un libro que intenta poner fin a la guerra de sexos proponiendo un mejor conocimiento y una mejor aceptación de nuestras diferencias, con el objeto de establecer un lazo íntimo y de complicidad entre dos seres que desean amarse.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 01 avril 2013
Nombre de visites sur la page 3
EAN13 9782981753137
Langue Español

Informations légales : prix de location à la page 0,0105 €. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Signaler un problème

Datos de catálogo antes de publicarse (Canadá)
Dallaire, Yvon,
1947Mi Amor, Háblame… Diez reglas para lograr que un hombre hable
Referencias bibliográficas
ISBN 2-922598-14-4
1. Relaciones entre hombres y mujeres. 2. Comunicación durante el matrimonio. 3.
Comunicación interpersonal. 4. Hombres - Psicología.
I. Título
HQ801.D34 1997 305.3 C97-901008
Mi Amor, Háblame… Diez reglas para lograr que un hombre hable
Copyright 2003 por Yvon Dallaire
Derechos reservados para todos los países
Les Éditions Option Santé Enr.
Domicilio: 675, Marguerite Bourgeoys, Quebec (Quebec) G1S 3V8
Teléfono : 418 687 0245, Fax: 418 687 1166
Correo electrónico: info@optionsante.com
Sitio Internet: http://www.optionsante.com
Diseño de la portada : Caroline Bédard
Imágenes por computadora : Chalifour Production Graphique
Fotograbado e impresión:
Fotografía del autor : Erick Labbé
Traducido por Sara D. Sesín Carpio
Revisión linguistica : Gloria Cabrera
Declaración legal: 4º trimestre de 2003
Biblioteca Nacional de Quebec
Biblioteca Nacional de Canadá
ISBN 2-922598-14-4
ISBN numérique: 978-2-92259-861-2 (EPUB ISBN of the book)
Distribución: Les Éditions Option Santé Enr.
Domicilio: 675, Marguerite Bourgeoys, Quebec (Quebec) G1S 3V8
Teléfono : 418 687 0245; sin costo: 1 800 473 5215
Fax: 418 687 1166 Correo electrónico: info@optionsante.com
Sitio Internet: http://www.optionsante.com
Impreso en CanadáDel mismo autor
En ediciones Opción Salud
www.optionsante.com
Yo también… Yo…más
1001 diferencias hombre–mujer
• • • • •
Preparándose
La trilogía de las parejas felices.Dedico este libro
a todos los hombres y mujeres
que desean fervientemente
el éxito de sus relaciones amorosas.Índice
Agradecimientos
Introducción
Primera parte :
Los Hechos
Capítulo 1: Las diferencias entre los hombres y las mujeres.
Capítulo 2: Las diferencias genéticas
Capítulo 3: Las diferencias gonadales
Capítulo 4: Las diferencias hormonales
Capítulo 5: Las diferencias anatómicas
Capítulo 6: ¿Y el cerebro?
Capítulo 7: Las diferencias psicológicas y de comportamiento
Capítulo 8: Se oponen o se complementan
Segunda parte :
Las Reglas
Regla nº 1. Plantear preguntas precisas
Regla n° 2. Respete su silencio
Regla n° 3. Acepte la dificultad que tiene para expresar sus emociones
Regla n° 4. Ya no lo interrumpa
Regla n° 5. No hable por él
Regla n° 6. Practique la escucha activa
Regla n° 7. Tóquelo
Regla n° 8. Recurra a las capacidades que él tiene
Regla n° 9. Sea directa
Regla n° 10. Sea responsable de “sus propias” emociones
Conclusión: Hay que saber cuándo ya no hay nada que hacer
Anexo I: Sabía usted que…
Anexo II: La prueba de los tres coladoresAgradecimientos
Quisiera agradecer muy especialmente a mi pareja, Renée Bérubé, quien me
permitió pacientemente que verificara, en ocasiones sin que ella lo supiera, los
fundamentos y la eficacia de las informaciones y reglas que presento en este libro.
Ella fue la que más me escuchó, la que más habló y quien, por nuestra experiencia
juntos, hizo que en repetidas ocasiones yo bajara la guardia. También le agradezco
el amoroso respeto que siempre tuvo para todos mis silencios.
De igual manera, agradezco a Caroline Bédard, la coordinadora de Éditions Option
Santé y mi valiosa asistente, por su fiel apoyo en todos mis proyectos y por sus
consejos tan acertados, aun cuando sepa que no siempre los escucho. Muchas
gracias también por la originalidad de la portada.
Agradezco también a Yousri Karakand quien aceptó tomar bajo su responsabilidad
varias tareas administrativas del Centro Psico-Corporal, de esa manera, me permitió
encontrar los momentos adecuados y necesarios para que redactar un libro como
éste.
Mi sincero agradecimiento a Ève Lamarque y Michel D. Roulin por tantas
correcciones realizadas. Gracias a Christian Chalifour, diseñador por computadora,
quien dedicó todo el tiempo necesario para la realización de este libro y por todos
sus arreglos.
Un agradecimiento especial al Sr. Pierre Élias, de la casa distribuidora ADP, quien,
gracias a su entusiasmo y a su experiencia, en cada uno de nuestros encuentros me
devolvió el gusto por volcarme en mis proyectos de escritor.
Para terminar, mis últimos agradecimientos aunque no los menos importantes, son
para todos aquellos y aquéllas que al confiar en mí, al asistir a mis conferencias, al
participar en mis talleres o al comentar mis obras anteriores hicieron que este libro
fuera tomando forma.¡ Mi Amor, Háblame !
Introducción
“Mi esposo no habla. Tengo que buscar la manera de saber lo que piensa, lo que
siente, siempre tengo la sensación de que lo molesto. Tal pareciera que hablarme
representa para él un gran esfuerzo”.
A lo largo de mis veinticinco años de práctica en terapia conyugal, el principal
reproche que he escuchado con mayor frecuencia, por parte de las mujeres hacia
los hombres, es que ellos no comunican lo suficiente y que no están abiertos al
diálogo:
“Siempre hay que estarles sacando las cosas con tirabuzón y nunca se sabe
realmente en qué piensan los hombres.” (Aparte del sexo, claro está.)
Nuestras observaciones confirman este reproche: cuanto más pasa el tiempo, el
hombre tiende menos a mostrarse comunicativo en la intimidad de la pareja. A
menudo, el hombre actúa como si su compañera estuviera conquistada, como si él
ya le hubiese dicho todo y que ya no fuera necesario mantenerla al tanto de sus
pensamientos y de sus emociones. Cuando su compañera le hace la observación, él
responde frecuentemente que no quiere “molestarla” con sus preocupaciones.
Este problema no existiría si la mujer no tuviera una necesidad constante de
comunicar y de comunicar a través de la palabra. Para mantenerse viva, atractiva,
amada y para sentirse en relación, la mujer necesita expresarse y que la escuchen.
La mujer encuentra placentero el poder al hablar y compartir sus pensamientos y
sus emociones, no necesariamente para resolver un problema, sino simplemente
por el gusto de compartir. ¿Qué mujer no quisiera ser comprendida por su marido de
la misma manera en que la comprende su mejor amiga?
Gracias al crecimiento de la sociedad de “hobbies”, hoy en día las parejas pasan
mucho más tiempo juntas que hace medio siglo. De manera paralela, el movimiento
feminista ha permitido que las mujeres obtengan ganancias importantes en los
ámbitos profesional, económico y político. Actualmente, hombres y mujeres deben
aprender a vivir y a comunicar juntos y existen muchos libros de psicología que
subrayan la necesidad de comunicar para entenderse. Salvo que…
Salvo que la mujer habla, piensa y actúa como si fuera china, y parte del
principio de que el hombre es un chino; y pues, el hombre habla, piensa y actúa
como un japonés y está seguro de que su mujer es una japonesa. Los dos creen
equivocadamente que hablan el mismo idioma, que piensan de la misma manera y
que actúan según las mismas motivaciones.
Todos los diccionarios francés–español le dirán que la palabra “demain” significa